miércoles, 1 de julio de 2015

EFESIOS 4:17 NUEVA VIDA EN CRISTO

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ Efesios 4:17 La Biblia de las Américas (LBLA) Nueva vida en Cristo 17 Esto digo, pues, y afirmo juntamente con el Señor: que ya no andéis así como andan también los gentiles, en la vanidad[j] de su mente,18 entenebrecidos en su entendimiento, excluidos[k] de la vida de Dios por causa de la ignorancia que hay[l] en ellos, por la dureza de su corazón; 19 y ellos, habiendo llegado a ser insensibles, se entregaron a la sensualidad para cometer con avidez toda clase de impurezas. 20 Pero vosotros no habéis aprendido a Cristo[m] de esta manera, 21 si en verdad lo oísteis y habéis sido enseñados en El, conforme a la verdad que hay[n] en Jesús, 22 que en cuanto a vuestra anterior manera de vivir, os despojéis del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos[o], 23 y que seáis renovados en el espíritu de vuestra mente, 24 y os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza deDios[p], ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad. 25 Por tanto, dejando a un lado la falsedad, HABLAD VERDAD CADA CUAL CON SU PROJIMO, porque somos miembros los unos de los otros. 26 AIRAOS, PERO NO PEQUEIS; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27 ni deis oportunidad[q] al diablo. 28 El que roba, no robe más, sino más bien que trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, a fin de que tenga qué compartir con el que tiene necesidad. 29 No salga de vuestra boca ninguna palabra mala[r], sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad[s] del momento, para que imparta gracia a los que escuchan. 30 Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, por[t] el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 31 Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia. 32 Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os[u] perdonó en Cristo. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION 7 Versículos Bíblicos Sobre El Propósito de Dios Algunas veces podemos estar tan ocupados en nuestras vidas que nos olvidamos del propósito que hay detrás de ellas. Estamos impulsados por las exigencias de la vida y no nos damos cuenta de que Dios siempre tiene un propósito mayor. Sus efectos no sólo abarcan nuestra vida, si no también la vida de quienes nos rodean, en el hogar, la escuela, el trabajo y la comunidad. Es importante conocer y vivir los siguientes versículos de la Biblia sobre el propósito de Dios: Dios Tiene Un Propósito Para Todo El Mundo “Pero yo te he levantado para este mismo propósito, para mostrar mi poder y para que mi nombre sea anunciado en toda la tierra” (Éxodo 9:16). Faraón pensó equivocadamente que estaba en control. Sin embargo, Dios lo puso en el lugar de ser un líder egipcio para su propósito. Dios tiene un propósito para todo el mundo, incluyendo para aquellos que lo resisten. Finalmente Dios recibirá la gloria no importa quien sea la persona, porque Él es el Dador de propósito en la vida ya sea que vivan para Él o no. El Propósito de Dios No Puede Ser Estorbado “Yo sé que tú puedes hacer todas las cosas; ningún propósito tuyo puede ser estorbado “(Job 42:2). Una vez que Dios ha establecido sus propósitos para nuestras vidas, nadie puede cambiarlos. Cuando Dios ha cerrado la puerta, ningún hombre puede abrirla y la puerta que Dios abre, nadie puede cerrar. La gente se desgasta en los esfuerzos de hacer mal en contra de los creyentes, sin embargo, Dios tiene la última palabra, lograr sus planes. Los cristianos pueden tomar coraje al saber que Él está trabajando a nuestro favor incluso en las situaciones más difíciles de la vida. El Propósito de Dios Es Lo Que Prevalece “Muchos pensamientos en el corazón del hombre, pero es el propósito del Señor que prevalece” (Proverbios 19:21). Las vidas de los hombres y las mujeres no son más que un vapor; Sin embargo, los propósitos de Dios se pueden cumplir en varias generaciones. Podemos hacer nuestros planes y verlos consumados, pero si no oramos y buscamos de Dios en ese sentido podríamos encontrarnos a la deriva en un océano de problemas sin dirección. Cada plan debe comenzar y terminar en la mente de Dios primero. versiculos biblicos propositos de Dios Cada Persona Nace Con Un Propósito “Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre; Mas el hombre entendido lo alcanzará.” (Proverbios 20:5). Todas las personas están hechas a imagen de Dios. Cada uno de nosotros nacemos con un propósito y llamado que podemos descubrir o completamente perder. La influencia del Espíritu Santo en la vida de los creyentes nos da una idea de sus propósitos para nosotros. Nos encontramos en paz y con coraje cuando sentimos la confirmación del Espíritu de que estamos en el lugar correcto en el momento adecuado de nuestro llamado. Dios Cumple Su Propósito En Los Creyentes “Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, 2:13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.”(Filipenses 2:12-13). El propósito de Dios tiene que estar siempre en primer lugar en nuestras vidas. Pueden ofrecernos oportunidades de empleo, una nueva escuela, y de matrimonio que pueden no encajar en los propósito de Dios. Por eso toma la sabiduría para esperar en la paz de Dios antes de tomar decisiones presuntuosas que pueden tener consecuencias para toda la vida. Hay gran alegría en el descubrir su propósito cuando confiamos en Él y no en nuestros sentimientos o las presiones de otras personas. Dios Trabaja A Través De Todas Las Situaciones Para Cumplir Su Propósito “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” (Romanos 8:28). Los tiempos difíciles pueden hacer que sea complicado ver el propósito de Dios sobre todo cuando sólo sentimos el dolor y la pena. Muchas veces no queremos que se nos recuerde que Dios está obrando en medio de nuestra dificultad para nuestro bien. Sin embargo, si practicamos vivir nuestras vidas con la mentalidad de que Dios está obrando cosas a nuestro favor, podemos tener paz por aceptar esta verdad en medio de las tormentas. Dios Tiene Un Propósito Mayor Al Salvarnos “quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos” (2 Timoteo 1:9). La salvación es sólo el comienzo para los cristianos fuimos salvos para buenas obras en el nombre de Jesús. La promesa de la eternidad y vivir libres de la esclavitud del pecado es un maravilloso don de la salvación. Estas bendiciones prometidas nos liberan hasta para entender los propósitos de Dios. Necesitamos comenzar nuestras mañanas con una oración pidiendo a Dios que nos revele sus propósitos para ese día. Propósitos Perfectos El Señor y Sus propósitos son perfectos, pero nosotros no. Nos asaltan las dudas y temores que muchas veces nos impiden vivir en la plenitud de sus propósitos que Él ha establecido para nuestras vidas. Sin embargo, podemos superar esto constantemente leyendo y estudiando su Palabra para que nuestra fe sea más fuerte día a día. A medida que aprendemos de Dios y oramos a Él con regularidad, seremos más valientes para lograr sus grandes propósitos en su nombre, y para su gloria. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Por nuestras acciones, nos conocerán A un árbol se lo identifica por sus frutos y a nosotros por la manera en que nos comportamos. Así como un buen árbol no puede producir frutos malos y un árbol malo no puede producir frutos buenos, tampoco nosotros podemos seguir siendo las mismas personas y teniendo los mismos pensamientos y actitudes como quien no recibió a Jesús como nuestro Salvador; porque de ser así no estaríamos mostrando la obra que Él empezó en nosotros y que la va perfeccionando día a día. Romanos 8:14 dice que sólo los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios, de modo que ya no podemos seguir siendo dominados por los deseos de nuestra carne, necesitamos mediante el poder del Espíritu, hacer morir cada día tales acciones, porque como Mateo 3:10 dice: “El hacha ya está puesta a la raíz de los árboles, y todo árbol que no produzca buen fruto será cortado y arrojado al fuego”. Nadie quiere tener ese fin, pero depende de cada uno ya no seguir manifestando las obras de la carne, sino más bien reflejar el fruto del Espíritu que es: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. No crean ustedes que pueden engañar a Dios. Cada uno cosechará lo que haya sembrado. Si seguimos nuestros malos deseos, moriremos para siempre; pero si obedecemos al Espíritu, tendremos vida eterna Gálatas 6:7-8 (TLA) ¿Y tú qué tipo de frutos estás dando? Si aún sigues pensando, hablando, sintiendo, mirando y escuchando cosas que no edifican tu vida ni la de los demás, ya no lo sigas haciendo, no hay tiempo que perder, empieza hoy a tener otra actitud porque no tienes la seguridad de estar vivo mañana y porque a través tuyo muchos pueden llegar a querer tener a Jesús en sus vidas y experimentar el mismo cambio. Sólo con la ayuda del Espíritu Santo es que podemos llegar a ser hombres y mujeres conforme al corazón de Dios, sabios, prudentes e íntegros. Brisna Bustamante CVCLAVOZ

martes, 30 de junio de 2015

APOCALIPSIS 22:20 ORACION FINAL

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ Apocalipsis 22:20 La Biblia de las Américas (LBLA) Oración final 20 El que testifica de estas cosas dice: Sí, vengo pronto. Amén. Ven, Señor Jesús. 21 La gracia del Señor Jesús sea con todos[n]. Amén. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Un Corazón Herido Por Cristianos ¿Fuiste Lastimado Por Cristianos? ¿Tienes el corazón herido? “…TÚ, SEÑOR, ME AYUDASTE Y ME CONSOLASTE” (Salmos 86:17) ¿Te ha herido algún cristiano? ¿Alguien que te condenó en lugar de demostrarte compasión y ayudarte? ¿Alguien que no te atendió cuando debería haberte buscado, restaurado espiritualmente y devuelto al lugar que te corresponde en la familia de Dios? La mayoría de las personas que han sido heridas por otros cristianos podrían convencer fácilmente a un jurado de que tal o cual cosa no debería haber ocurrido jamás. Y la verdad es que tienen razón; pero ocurrió. Seguir dándole vueltas al tema no cambiará las cosas, aunque te cambiará a ti, y no precisamente para bien. Piensa que si te asaltaran en la calle y te llevaran al hospital, no te pasarías el resto de la vida obsesionado con la persona que lo hizo. No; tu meta sería recuperarte lo más rápido posible y pasar de página. ¡Qué curioso que busquemos a yuda inmediata para las heridas físicas pero que tendamos a centrarnos en el problema y no en la solución cuando se trata de heridas emocionales! Y tú ¿qué vas a hacer? Éstas son las distintas opciones: 1) Contárselo a todo el mundo. Repetir los hechos no conseguirá más que reforzar y avivar tu dolor. 2) Reprimirlo. Eso fue lo que hizo David: “Mientras guardé silencio… mi fuerza se fue debilitando como al calor del verano” (Salmos 32:3-4 CST). 3) Procesarlo. Es decir, estar dispuesto a dejar de encubrir las áreas en las que te hirieron y abrirte para recibir la gracia de Dios. Entonces es cuando descubres que “Él sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas” (Salmos 147:3). 4) Compartirlo. La Biblia dice: “Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que seáis sanados…” (Santiago 5:16). Si eres sabio, elegirás las opciones 3 y 4. ¿Cómo Curar Tus Heridas Espirituales? “…¿QUIERES CURARTE?” (Juan 5:6 BLP) Ser herido es algo inevitable, pero de ti depende quedarte con el daño. Puedes elegir o bien ser víctima para siempre y darle vueltas a cómo deberían haberse hecho las cosas o bien aprovechar la experiencia para volverte más fuerte y más sabio. Jesús conoció a un hombre en el estanque de Betesda que era paralítico y que había estado en cama durante treinta y ocho años. Cuando Jesús se enteró del tiempo que llevaba ahí, le preguntó: “¿Quieres curarte?” (Juan 5:6 BLP). Después de treinta y ocho años lo más probable es que este hombre viera su minusvalía como parte de su identidad. Llevaba tanto tiempo discapacitado que se tenía a sí mismo por víctima: “…No tengo a nadie que me meta en el estanque…” (Juan 5:6 BLP) . Traducido: “A nadie le importo”. Pero a Jesús sí, y le ordenó que se levantara y caminara. Ahora bien, el hombre tuvo que poner fe de su parte para superar esos viejos y arraigados sentimientos de desaliento y autocompasión; pero cuando obedeció a Jesús fue curado en el acto. Dios nunca te obliga a sanar, ni siquiera cuando estás herido. Tienes que ser tú quien quiera recuperarse y tomar una decisión firme de que lo puedes hacer por la gracia de Dios. Afrontémoslo, la iglesia está formada por seres humanos llenos de defectos que a veces hablan sin pensar y hieren a los demás. ¡Pero eso no es razón suficiente para abandonarla! “…Os ha llamado Dios para formar un solo cuerpo…” (Colosenses 3:15 BLP). Fuera de ese cuerpo no desempeñas ninguna función y te faltan tanto el alimento como el propósito, de tal manera que comienzas a morir espiritualmente. Se necesita la misma energía para optar por curarte que por sentirte impotente, pero las consecuencias de una u otra decisión son muy diferentes. Una alternativa te deja paralizado con lo sucedido y la otra te da esperanza para el futuro. ¿Cuál vas a elegir? Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Suelta la cuerda Cierto predicador, contaba acerca de un viajero que fue asaltado por bandidos en un camino solitario, le quitaron todo cuanto llevaba y lo condujeron a las profundidades de la selva oscura. Allí ataron una cuerda a una rama de un gran árbol e hicieron que el hombre se aferrara a la punta de la misma. Le dieron un impulso que lo hizo balancearse en la negrura del espacio, y le dijeron que estaba colgando sobre un profundo precipicio, que en el momento que soltara la cuerda se destrozaría contra las rocas del fondo, y se fueron. El viajero se llenó de temor y se aferró desesperadamente de la punta de la cuerda, pero al cabo de un buen rato sus manos ya no podían resistir más y creyó que había llegado su fin. Sus dedos, acalambrados, soltaron la cuerda y cayó, pero sólo a un metro del suelo; sus pies encontraron, no un abismo, sino tierra firme por la que pudo andar. Había sido una trampa de los ladrones para darles tiempo a escapar. Muchas veces aprendemos las promesas de Dios, la creemos, decimos que nos apropiamos de ellas, pero sólo las usamos como un paliativo para nuestro temor, para calmar la ansiedad que nos produce el problema que enfrentamos, pero no somos capaces de confiar en Aquel que nos las dio y no nos permitimos descansar en Él. Sabemos que Dios es nuestro Refugio, Amparo, Fortaleza, nuestra Roca, el Juez Justo, nuestro Proveedor, Sanador, Salvador, quien pelea por nosotros y tantas cosas más pero aun cuando hablamos de la vida eterna y la promesa que nos hizo, nos aferramos a la vida y sus afanes como el hombre de la historia lo hacía a su cuerda. Aunque en ocasiones nuestra parte racional nos impide soltarnos de la cuerda y creemos más en lo que nos dicen los ladrones de nuestra paz que en las promesas de Aquel que nos ama y quiere nuestro bien; lo cierto es que un día, todos soltaremos la cuerda a la que nos estamos aferrando y entonces experimentaremos vívidamente las promesas de Dios. Cuando nuestras fuerzas nos abandonan es el momento en el que permitimos que Dios nos sostenga y haga el milagro. En realidad, no se trata de conocer las promesas que tenemos en la Biblia, sino de vivirlas de forma práctica y dejar que Dios obre. “Dios no es un hombre, por lo tanto, no miente. Él no es humano, por lo tanto, no cambia de parecer. ¿Acaso alguna vez habló sin actuar? ¿Alguna vez prometió sin cumplir?” Números 23:19 (NTV) Si Dios prometió algo, así lo hará porque Él no miente ni cambia de parecer. No permitas que las circunstancias y las personas te llenen de temor e inseguridad, suéltate de la cuerda a la que estás aferrado y deja que los brazos de Dios te sostengan, disfruta de la paz que Él te prometió, permite que sus bendiciones llenen tu vida. Cuando sueltes la cuerda, serás capaz de experimentar cada una de aquellas promesas que hasta hoy has venido repitiendo sin ser capaz de vivirlas y serás testigo del poder, el amor y la misericordia de Dios. Ana María Frege Issa CVCLAVOZ

viernes, 26 de junio de 2015

APOCALIPSIS 1:5 SALUDOS A LAS SIETE IGLESIAS

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ Apocalipsis 1:5 La Biblia de las Américas (LBLA) Saludo a las siete iglesias 4 Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia a vosotros y paz, de aquelque es y que era y que ha de venir, y de los siete Espíritus que están delante de su trono, 5 y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos ama y nos libertó[c] de nuestros pecados con[d] su sangre, 6 e hizo de nosotros un reino y sacerdotes para su Dios y Padre[e], a El sea la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén.7 HE AQUI, VIENE CON LAS NUBES y todo ojo le verá, aun los que le traspasaron; y todas las tribus[f] de la tierra harán lamentación por El; sí. Amén. 8 Yo soy el Alfa y la Omega[g] —dice el Señor Dios— el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION El Egocéntrico Y La Biblia No seas egocéntrico la Biblia lo enseña así “VUESTRA ACTITUD DEBE SER COMO LA DE CRISTO JESÚS” (Filipenses 2:5 CST) “Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás” (v.4) La madurez espiritual es la capacidad de ver y actuar de tal modo que beneficie a los demás. A los inmaduros les cuesta percibir las cosas desde la perspectiva del otro. Pocas veces se preocupan por lo que es mejor para el prójimo. En muchos aspectos son como niños. En el libro Property Law as Viewed by a Toddler (La Ley de la propiedad vista por un niño pequeño) de Michael V. Hernández, se describe el mundo desde el punto de vista de un niñito: 1) Si me gusta, es mío. 2) Si lo tengo en la mano, es mío. 3) Si te lo puedo quitar, es mío. 4) Si lo tenía hace un rato, es mío. 5) Si es mío, no tiene que parecer nunca que es tuyo. 6) Si estoy haciendo o construyendo algo, las piezas son mías. 7) Si parece mío, es mío. 8) Si yo lo vi primero, es mío. 9) Si lo puedo ver, es mío. 10) Si creo que es mío, es mío. Por desgracia, no siempre se alcanza la madurez con los años; en muchos casos los años se suman solos, sin traer nada más con ellos. Debes luchar contra esa actitud egoísta innata, lo que puede ser una batalla que dure toda la vida. Pero es sumamente importante, ya que si no la ganas, acabarás ocupándote únicamente de tus propios asuntos y pasando por alto a los demás. A las personas que no te son útiles, no les prestarás tiempo ni atención. La Biblia dice: “Vuestra actitud debe ser como la de Cristo Jesús” (Filipenses 2:5). Todo lo que Él hizo, lo hizo por los demás. En resumen: si te quieres tomar en serio el seguir los pasos de Jesús deja el egocentrismo. “NADIE BUSQUE SU PROPIO BIEN, SINO EL DEL OTRO” (1 Corintios 10:24) Muchas veces, los líderes prominentes tienen un gran ego, y eso es un problema. En el libro The Empowered Communicator (El comunicador eficaz), Calvin Miller utiliza el formato de una carta para describir este problema y el efecto negativo que causa: “Querido orador: Tu ego se ha convertido en un muro entre tú y yo. No te importo mucho, ¿verdad? Lo que más te importa es si tu discurso es efectivo… si estás haciendo un buen trabajo o no. Temes que no vaya a aplaudirte, ¿verdad? Te preocupa que no me ría de tus bromas o que no llore con tus anécdotas emotivas. Estás tan obsesionado con mi reacción a tu discurso que no has pensado en mí para nada. Me podrías haber gustado, pero estás tan inmerso en tu amor egocéntrico que el mío de nada te sirve. Si no te presto atención es porque veo que no hago falta aquí. Cuando te veo en el micrófono, veo a Narciso mirándose al espejo… ¿Tienes la corbata bien puesta? ¿Y el pelo? ¿Tu compostura es impecable? ¿Y tu fraseología perfecta? Parece que tienes todo bajo control; todo menos a la audiencia. Lo ves todo tan claro, menos a nosotros. El hecho de que seas ciego con nosotros ha hecho que seamos sordos contigo. Nos tenemos que ir ya. Lo siento. Llámanos en otro momento. Volveremos a ponernos en contacto cuando seas lo suficientemente genuino como para vernos… después de que se hayan frustrado tus esperanzas… después de que te hayan roto el corazón… después de que tu arrogancia se haya hundido en la desesperación. Entonces, habrá sitio para nosotros en tu mundo. Entonces, ya no te importará si aplaudimos tu genialidad. Porque serás uno de nosotros”. “…[PROCURAD INTERESAROS] EN LOS DEMÁS” (Filipenses 2:4 NTV) John Craig afirma: “Por mucho trabajo que pueda hacer un hombre, por muy atractiva que sea su personalidad, no irá lejos si no puede comunicarse con los demás”. Para ello tienes que percibir el valor de las personas. Esta verdad la comprenden los triunfadores, en el ámbito en que se encuentren. En una reunión internacional de ejecutivos, un hombre de negocios estadounidense preguntó a su homólogo japonés cuál era el idioma más importante en el comercio internacional. El estadounidense pensó que respondería que el inglés, pero el japonés, que tenía un conocimiento más holístico de los negocios, respondió: ‘El idioma de mi cliente’. Ofrecer un buen producto o servicio no es suficiente. Ni tampoco lo es convertirte en un experto, puesto que si conoces tu producto pero no a tus clientes, sólo tendrás al go que vender y a nadie que lo vaya a comprar. Pero además de eso, el valor que le das a la gente debe ser genuino. Bridget Haymond, conocida formadora profesional, escribió: “Puedes hablar hasta la saciedad, pero los oyentes se dan cuenta instintivamente si te importan de verdad”. Si quieres encajar bien, tendrás que dejar tu ego de lado, fijarte en lo que hay a tu alrededor y no dentro de ti y pensar en los demás. Lo bueno es que eres capaz de hacerlo. Cualquiera puede; lo único que hace falta es voluntad para cambiar, determinación para llevarlo a cabo y unas cuantas destrezas que se pueden aprender. La motivación para llevarlo a cabo se encuentra en las palabras del apóstol Pablo: “No [os preocupéis] sólo de [vuestros] propios intereses, sino también [procurad interesaros] en los demás (Filipenses 2:4 NTV) “. Cuando busques ocasiones para invertir en los demás, las encontrarás. “…¡A NADIE LE IMPORTO!” (Salmos 142:4 TLA) Aquellos en quienes intentas influir siempre se preguntan: ‘¿Te importo?’ Acuérdate de las mejores experiencias que hayas vivido con gente. ¿Qué tienen en común? Que se preocupaban de ti de corazón, ¿verdad? Y es maravilloso que puedas ampliar esa capacidad de cuidar de otros para abarcar también a los de fuera de tu círculo social. Sea cual sea tu profesión, cuando ayudas a los demás, mejoras tanto tu vida como la de ellos. Veamos algunas observaciones de algunas personas de éxito procedentes de diversos trasfondos. Negocios: “No puedes hacer que el otro se sienta importante cuando está contigo si en el fondo piensas que es un don nadie” (Les Giblin, mejor vendedor del año en EE.UU. y conocido conferenciante). Política: “Para ganar a un hombre para tu causa, debes convencerle primero de que eres su amigo leal” (Abraham Lincoln, expresidente de los EE.UU.). Ocio: “Algunos cantantes quieren que la audiencia los ame. Yo amo a la audiencia” (Luciano Pavarotti, legendario tenor de la ópera italiana). Ministerio cristiano: “Cuanto más te entregues a algo mayor que tú, más energía tendrás” (Norman Vincent Peale, pastor y escritor). El salmista escribió: “¡A nadie le importo!” (Salmos 142:4 TLA). Y hay personas con las que tratas a diario que en el fondo también se sienten así. Ya sea que intentes compartirles tu fe, que hagas negocios con ellas, que entables una amistad o que les ayudes en algo en concreto, debes demostrarles que te importan de verdad. Todo eso demanda tiempo, esfuerzo y hasta sacrificio, pero si de verdad te preocupan las relaciones humanas, lo harás. Seguramente alguien lo hizo por ti y eso ha contribuido a moldear a la persona que eres hoy. ¡Ahora hazlo tú por otros! “NO HAGO SÓLO LO QUE ES MEJOR PARA MÍ; HAGO LO QUE ES MEJOR PARA OTROS…” (1 Corintios 10:33 NTV) Aquí tienes tres preguntas que la gente se suele hacer cuando les hablas: 1) ‘¿Te importo de verdad?’ El D. Calvin Miller lo expresó así: ‘Cuando escuchamos hablar a alguien, a veces pensamos: “Estoy esperando en solitario encontrar un amigo. Me muero por reír. Soy un suspiro que desea ser consolado. Soy una herida que desea ser sanada. Si quieres ganarte mi atención, tendrás que convencerme de que quieres ser mi amigo”‘. 2) ‘¿Me puedes ayudar de verdad?’ La gente de éxito sabe que los demás se hacen continuamente esa pregunta. Una manera de responderla es concentrarte en los beneficios que tienes para ofrecer. Seamos sinceros, todos los días nos bombardean con información sobre las cara cterísticas de este producto o de aquel aparato, pero llega un momento en que desconectamos. 3) ‘¿Me puedo fiar de ti de verdad?’ William Arthur Ward escribió: “Bienaventurado quien ha aprendido a admirar sin envidiar, a seguir sin imitar, a alabar sin adular y a dirigir sin manipular”. Tu carisma y tus capacidades pueden llevarte a lo más alto, pero sólo tu carácter y compromiso te mantendrán ahí. La confianza se gana diciendo la verdad y cumpliendo tus compromisos. La gente se dispone a actuar si tiene motivos personales para hacerlo, no por lo que otros les propongan. Si observamos a esas personas aprenderemos algo que siempre conlleva una mayor recompensa que lo que les podamos decir de nosotros mismos. Ya sea que estén comprando un coche, buscando pareja o escuchando un sermón, en el fondo quieren saber si pueden confiar en la persona con la que tratan. Dime, ¿pueden confiar en ti? Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION No es culpa de Dios Recordando las historias pasadas, por ejemplo la de Noé donde la incredulidad era tan grande y todos estaban tan involucrados en el pecado, vemos que Dios mandó un diluvio para destruir la tierra; sin embargo, mientras se construía el arca Él le dio a la gente la oportunidad de cambiar de decisión, pero no lo hicieron. De igual forma pasó con Sodoma y Gomorra, las personas estuvieron perdidas en los pecados de la carne y también hicieron que Dios tomara la decisión de destruir esas ciudades con fuego. Muchos se pueden preguntar ¿dónde está ese Dios bueno y misericordioso? Debemos darnos cuenta de que todo lo que hoy sucede en el mundo, así como lo que ocurría hace años, no es culpa de Dios; esto se debe a la desobediencia, al hecho de tener la oportunidad de conocer acerca de nuestro Padre y rechazarlo como Salvador. Así como hace tantos años Dios dio la oportunidad a la humanidad para arrepentirse y salvarse, ahora es más grande esta dádiva pues sólo necesitamos aceptar a Jesucristo como Salvador y caminar de acuerdo a lo que dice su Palabra. Tenemos esa opción, aprovechemos este tiempo de gracia que nos regala. Los tiempos finales se acercan, aun tienes ese libre albedrío para decidir qué camino seguir y a quién creer. Si tomaste la decisión de seguir a Cristo es una gran alegría, pero si estás decido a seguir tu vida sin Él, no culpes a Dios por esa decisión y por lo que a la larga pueda ocurrir. “cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros). Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por dignos de su llamamiento, y cumpla todo propósito de bondad y toda obra de fe con su poder, para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo.” 2 Tesalonicenses 1:10-12 (RVR1960) Hoy es el día en que debes decidirte por seguir a Jesucristo, pues a pesar de las pruebas y problemas, Él estará contigo y su galardón por la eternidad. Ésta es tú decisión. Telma Céspedes CVCLAVOZ

jueves, 25 de junio de 2015

2 JUAN 9 EXHORTACIONES

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ 2 Juan 9 La Biblia de las Américas (LBLA) Exhortaciones 4 Mucho me alegré al encontrar algunos de tus hijos andando en la verdad, tal como hemos recibido mandamiento del Padre. 5 Y ahora te ruego, señora, no como escribiéndote un nuevo mandamiento, sino el que hemos tenido desde el principio, que nos amemos unos a otros. 6 Y este es el amor[b]: que andemos conforme a sus mandamientos. Este es el mandamiento tal como lo habéis oídodesde el principio, para que andéis en él. 7 Pues muchos engañadores han salido al mundo que no confiesan que Jesucristo ha venido[c] en carne. Ese es el engañador y el anticristo. 8 Tened cuidado para que no perdáis lo que hemos[d] logrado, sino que recibáis abundante recompensa. 9 Todo el que se desvía y no permanece en la enseñanza[e] de Cristo, no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza[f] tiene tanto al Padre como al Hijo. 10 Si alguno viene a vosotros y no trae esta enseñanza[g], no lo recibáis en casa, ni lo saludéis, 11 pues el que lo saluda participa en sus malas obras. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION ¿Que Dice La Biblia Sobre La Palabras Amables? La naturaleza humana en sí misma esta en constante rebelión contra Dios. Nosotros pecamos contra Él diariamente y nosotros le fallamos una y otra vez. Tenemos una voluntad de hacer las cosas a nuestra manera en vez de ser a la manera de Dios. Nos gusta estar en control y sin tener en cuenta sus planes para nosotros. Con todo esto dicho, es muy fácil quedar atrapado en “Yo”. Cuanto más nos centramos en nosotros mismos más nos olvidamos de las necesidades de otros. Y en última instancia, esto puede terminar en que digamos algunas cosas que vamos a lamentar más tarde. Cuanto más nos centramos en él, más detenemos el “Yo” y empezamos a ayudar a los demás. Esto puede traer bondad y compasión en la vida y recuerdos que se disfrutaran de por vida. A veces sólo hace falta una pequeña cosa para cambiar el mal día de una persona en mejor. Así que, ¿qué dice la Biblia acerca de palabras amablesí ¡Entremos y veamos lo que dice! “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.” – Efesios 4:29 Sinceramente esto suena como un verso con sentido común, pero ¿con qué frecuencia tu y yo lo aplicamosí Tiene sentido que decir cosas amables para dar gracia a los oyentes. Pero ¿qué hay de ese tipo que te cerro el camino en la carretera y casi te hizo tener un accidente? ¿Siempre perdona y sigue adelante o usted tal vez deja salir unas malas palabras para hacerle saber su ira? La naturaleza humana quiere poner ese tipo en su lugar, pero Dios dice que no hay que hacer eso! Con el fin de vivir una vida que habla amabilidad a los demás nos tenemos que preparar a diario en la Palabra y la oración, pidiendo a Dios que nos guíe y que sea su voz a los demás cuando hablamos. Sólo entonces será una reacción natural gentil y amable con los que nos ofenden. “Panal de miel son los dichos suaves;Suavidad al alma y medicina para los huesos.” – Proverbios 16:24 Las palabras amables pueden ayudar a curar el espíritu quebrantado. Una palabra de aliento puede provocar el fuego en el corazón de una persona nuevamente. Piensa en lo maravilloso que se ha sentido cuando alguien te ha consolado en un momento difícil de la vida. Esas palabras de amor y lealtad me han mantenido en mis momentos más oscuros. Tantas veces he querido tirar la toalla, pero Dios en su tiempo perfecto siempre ha enviado a alguien para alentarme y decir cosas amables para mantenerme motivado y en el camino. Es por eso que somos un cuerpo. Nos necesitamos unos a otros. Así es como hemos sido creados. “La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor.” – Proverbios 15: 1 Para alimentar el fuego de la ira todo lo que tiene que hacer es ser duro con alguien y se convertirá en hostil. La negatividad hacia otra persona impulsará su rabia. Sin embargo, lo contrario también es cierto. La cura para la ira es una suave, suave palabra, amable con alguien. Cuando escuchas a alguien aliviar sus sentimientos, el fuego de la ira va a morir dentro de ellos. La gente por lo general sólo necesitan a alguien para escucharlos y su ira disminuirán en algunos si no completamente. Así que, si alguien está enojado con usted, mantenga la calma, sea amable, y deje que el Señor haga la obra. Para aquellos que son Groseros “La boca del necio es quebrantamiento para sí, Y sus labios son lazos para su alma.” – Proverbios 18: 7 Un necio es alguien que anima la negatividad. Un necio es impulsado por la confrontación. Un necio quiere destruir tu espíritu con cosas hirientes. Y un necio es muy fácil de detectar. Están cerrados de mente y muchas veces en voz alta. Una vez leí una cita que decía: “El problema con la gente de mente cerrada es que sus bocas están siempre abiertas.” 2 Timoteo 3: 1-5 describe los atributos de la gente necia. Algunos de estos incluyen: orgullosos, arrogantes y abusivos. El final de esta parte dice: “Evita este tipo de personas.” Siempre que sea posible hay que evitar a los que aman herir a los demás en cualquier forma, incluyendo con palabras. Conclusión La consecuencia de nuestras palabras es bastante clara. Cuando somos amables con los demás, les ayudamos a superar su ira. Cuando decimos cosas hirientes a los demás, sólo intensificamos su ira presente. Como dice la canción, “Las palabras pueden edificarnos. Las palabras pueden quebrarnos. Iniciar un fuego en nuestros corazones o apagarlo.” (Palabras, Hawk Nelson) Así que mientras caminamos este camino de fe continuemos amando al ser amado y demos gracia a los que nos odian o nos desean mal. Que Dios los bendiga a medida que continúe en vivir una vida digna de la vocación con que fue llamado! Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Vivir con humildad Oyendo un joven campesino inglés que el doctor Morrison, misionero en la China, pedía un ayudante, vino a ofrecer sus servicios a un miembro del comité misionero, quién quedó asombrado de ver a un joven falto de instrucción, y cubierto con malos vestidos, aspirar a ser el auxiliar del traductor de la Biblia al idioma Chino. Por otra parte había en este ofrecimiento tanta sencillez, buena fe y resolución, que no se sintió libre para despedirle y acabó por decirle: -Amigo, ni yo ni mis compañeros podemos consentir en enviar a usted a china como misionero, pues para esto se necesita instrucción y dotes especiales que usted no tiene; pero si no le repugna ir allí como criado del señor Morrison gustoso le proporcionamos los medios de acompañarle. -Señor, contestó humildemente el joven, lo que deseo es servir al Señor en China, sea como misionero, sea como criado. Seré, lo que usted disponga que sea, para servicio de mi adorable salvador. Dios bendijo su humildad, y ratificó su decisión de tal manera, que el joven campesino, pobre e ignorante, llegó a ser más tarde el célebre Doctor Milne; uno de los misioneros más distinguidos de la iglesia contemporánea. Al igual que la historia Dios anhela usar a personas humildes para su servicio, busca gente que reconozca su dependencia de Él y que en su corazón haya esa convicción de decir “sin Él nada soy”. La palabra humildad significa modestia, humillación de mente; es la virtud que consiste en conocer las propias limitaciones y debilidades y actuar de acuerdo a tal conocimiento. Filipenses 2:5-7 nos dice “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo.” Nuestro Salvador nos instruyó con su vida misma cuán importante es vivir con humildad. Él mostró que no necesitaba exaltarse para ser conocido, tomó forma de siervo, se despojó a sí mismo y no se aferró a su divinidad. También recordemos que la humildad tiene una gran recompensa, el Señor mismo nos dijo “Porque el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.”(Mateo 23:12 NVI) Para que realmente disfrutemos la vida cristiana es de vital importancia ser humildes porque esta virtud nos ayuda a someternos a la dirección del Espíritu Santo y nuestra voluntad doblegarla al Señor Jesucristo. Claudia Carvajal CVCLAVOZ

miércoles, 24 de junio de 2015

1 JUAN 5:13 EL CONOCIMIENTO DE LA VIDA ETERNA

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ 1 Juan 5:13 La Biblia de las Américas (LBLA) El conocimiento de la vida eterna 13 Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna. 14 Y esta es la confianza que tenemos delante de[m] El, que si pedimos cualquier cosa conforme a su voluntad, El nos oye. 15 Y si sabemos que El nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hemos hecho. 16 Si alguno ve a su hermano cometiendo un pecado[n] que no lleva a la muerte, pedirá, y por él Dios dará vida a los que cometen pecado que no lleva a la muerte[o]. Hay un pecado que lleva a la muerte[p]; yo no digo que deba pedir por ése. 17 Toda injusticia es pecado, y hay pecado que no lleva a la muerte[q]. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION ¿Quién te dice la verdad? “EL QUE REPRENDE A OTRO HALLARÁ DESPUÉS MAYOR GRACIA QUE EL QUE LISONJEA CON LA LENGUA” (Proverbios 28:23) El hecho de tener menos información no te hace inferior. La vida es una escuela y cada nuevo contacto nos enseña algo. Cualquier cosa que otros saben, no lo supieron siempre. La mayor acusación que tiene la ignorancia es la de no querer aprender, así que, aprovecha cada oportunidad que tengas. Pero asegúrate de elegir a las personas adecuadas: las que han ganado el derecho de ponerse a tu lado y cuando es oportuno te hacen preguntas difíciles, te traen perspectiva y te mantienen bien encaminado. Si se da el caso de que Dios te envíe tales personas, aquí tienes cuatro principios que te ayudarán a tratarles correctamente: quien dice la verdad.jpg (1) Muestra aprecio Una actitud de “no lo espero de ellos, así que yo tampoco se lo voy a mostrar” te hará daño y te cerrará las puertas en el futuro. Nunca tomes las cosas por concedido y no te olvides de dar las gracias. (2) Lleva tu propia carga No seas ni egoísta ni oportunista. Busca siempre la manera para que tu presencia sea apreciada, y que la gente no se sienta obligada a estar contigo. La vida no te debe nada excepto una oportunidad para crecer. (3) Mantente abierto y “ve al grano” sobre lo que quieres Conversaciones vagas y dobles motivos suponen que la otra persona es de algún modo menos inteligente que tú. Esto puede ser fatal… (4) Entiende los Límites Porque otros conocen a alguien lo bastante bien para llamarle a él o ella por su nombre de pila, no significa que tú deberías hacer lo mismo. Si alguien dice: “Hola, mi nombre es Carlos”, no contestes con un: “¿Qué pasa contigo, tío?”. Demuéstrale respeto. No trates de cambiar el protocolo para acoplar el ambiente al que tú estás acostumbrado. Respeta los límites, igual que a los demás, y siempre tendrás personas en la vida que podrán ayudarte a llegar a donde tienes que ir. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Una nueva manera de vivir Así como la levadura impregna toda la masa, así el pecado destruye por completo una vida, es el causante de destruir la comunión e intimidad con nuestro Creador, razón por la cual uno ya no tiene deseos de orar, de leer la biblia ni de ir a la iglesia, desplazando a Dios del primer lugar que sólo a Él le pertenece. Se endurece tanto el corazón, que uno deja de ser sensible a su voz y a la guía del Espíritu Santo, porque sólo vive satisfaciendo los deseos de la carne que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías y cosas semejantes a estas. Pero no debemos olvidar que la Biblia dice que quienes practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Gálatas 5:21 (RVR1960) A pesar de que todos los días somos propensos a pecar necesitamos recordar que ya no somos las mismas personas y que no podemos seguir viviendo de la misma manera, porque Cristo vive en nosotros y cada vez que cedemos a la tentación, no sólo damos un mal testimonio sino que también contristamos al Espíritu Santo a quien le impedimos obrar libremente en nosotros. En Efesios 4:22-24 tenemos la siguiente recomendación: “Desháganse de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir, que está corrompida por la sensualidad y el engaño. En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo”. Todos los días necesitamos pedirle al Espíritu Santo que nos ayude y nos de la convicción de los pecados que cometemos, para que ese mismo momento nos arrepintamos de nuestro mal proceder y le pidamos perdón a Dios, comprometiéndonos a no volver a hacerlos. Sólo siendo guiados por Él y obedeciéndolo es que podremos agradar a Dios, amar a los demás, estar siempre alegres y vivir en paz con todos; ser pacientes y amables, confiar en nuestro Padre Celestial, ser humildes y saber controlar nuestros malos deseos. Si vivimos pensando en todo lo malo que nuestros cuerpos desean, quedaremos separados de Dios porque sin santidad nadie podrá verlo. Brisna Bustamante CVCLAVOZ

martes, 23 de junio de 2015

1 JUAN 1:3 ASUNTO Y PROPOSITO DE LA CARTA

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ 1 Juan 1:3 La Biblia de las Américas (LBLA) Asunto y propósito de la carta 1 Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y lo que han palpado nuestras manos, acerca del Verbo de vida 2 (pues[a] la vida fue manifestada, y nosotrosla hemos visto y damos testimonio y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre y se nos manifestó); 3 lo que hemos visto y oído, os proclamamos también a vosotros, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y en verdad nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo. 4 Os escribimos estas cosas para que nuestro[b] gozo sea completo. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION 5 Lecciones para aprender en la vida diaria Sobre La Historia de David y Goliat La historia de David y Goliat es maravillosa en muchos sentidos. El valor final de la historia es que Dios obra a través de su pueblo a hacer cosas asombrosas. Pero hay mucho más que podemos aprender de 1 Samuel 17 y esta magnífica historia. Aquí hay 5 lecciones prácticas de vida que podemos aprender de la sumisión de David a Dios. 1) Obediencia Sin queja David obedeció a su padre cuando Jesé le pidió a David para llevar comida a sus hermanos, y ver si ellos estaban bien (1 Samuel 17: 17-20). Al parecer, David no tenía una gran relación con sus hermanos. Esto lo vemos por la forma en que Eliab (el mayor) habló a David cuando él llegó al campamento israelita, lo cual parece indicar que había una gran tensión entre los hermanos (1 Samuel 17:28, 29). Cuando el padre de David le pidió que hiciera este trabajo, David obedeció (1 Samuel 17:20). Cuando David fue desafiado por Goliat para luchar por el Señor, él lo hizo sin dudarlo (1 Samuel 17:26, 29). Cuando Saúl le preguntó a David si quería usar su armadura para la batalla, David aparentemente trato de hacerlo, pero tuvo que respetuosamente dejarla de lado (1 Samuel 17:38, 39). Dios ha puesto autoridades sobre cada uno de nosotros. Debemos estar dispuestos a obedecer en cada situación. Hay momentos en que la obediencia no es posible (Pedro habló de esto en Hechos 05:29). Pero la sumisión es necesaria en estos casos. Por ejemplo, mientras que Daniel no podía obedecer la orden del rey de abstenerse de adorar a Dios, y se sometió a la pena que fue promulgada sobre él. Dios obtuvo una gran victoria ante el pueblo de Babilonia a causa de la obediencia de Daniel, no por causa de su rechazo para adorar al rey. En esta historia de David y Goliat, vemos a David como un joven obediente. Dios nos llama a ser siervos obedientes, no rebeldes y tiranos. 2) Tome una Posición Cuando David llegó al campamento se sorprendió al escuchar las palabras de Goliat. De inmediato pensó que había que hacer algo para detener al gigante blasfemo (1 Samuel 17:26). Casi parece que David no se dio cuenta de que todos los demás estaban huyendo de miedo. Su primera reacción fue que había una causa por la que luchar. “Y dijo David a los que estaban junto a él, diciendo: ¿Qué harán al hombre que venciere a este filisteo, y quitare el oprobio de Israel? Porque ¿quién es este filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente? “(1 Samuel 17:26) 3) Confíe en Dios David creía que Dios iba a ganar la batalla por el (1 Samuel 17:26, 32, 37). David quería ser parte del plan de Dios. Confío en que Dios podía y que lo utilizaría. Qué refrescante es pensar y ver en alguien se ofrece al servicio del Señor. Hoy escuchamos tantas personas que dicen que no pueden hacer esto o aquello para el Señor, porque el Señor no los ha llamado a un servicio en particular. David no esperó a ser llamado. David se ofreció y puso su vida en juego por el honor de Dios. Creo absolutamente que Dios llama a las personas a su servicio. Pero, también creo que muchas personas se esconden detrás de la frase: “Dios no me ha llamado a hacer eso.” No estoy seguro de quien lo dijo, pero yo he oído el sentimiento ante la pregunta: ” ¿Dios le llamo a quedarse en casa y no llevar el Evangelio a un mundo moribundo?” Muchas personas deben creer primero que Dios les ha llamado a hacer algo para hacerlo, en lugar de responder al llamado de Cristo para llevar su Palabra al mundo y hacer discípulos. 4) Mire La Victorias Pasadas David fue capaz de confiar en el Señor, porque el Señor lo había ayudado de muchas maneras en el pasado (1 Samuel 17: 34-37). David sabía que podía pelear contra Goliat, aunque nunca se había enfrentado a un gigante en el pasado. David utilizó las últimas victorias para darse confianza de que Dios seguiría trabajando en el y a través de él. Usted puede estar enfrentando algunos grandes obstáculos en su vida hoy, pero ¿Qué ha visto a Dios hacer en su vida en el pasado? ¿No crees que Él es capaz de seguir trabajando en mejores maneras en el futuro? Permita que esas victorias pasadas lo animen hacer grandes cosas para el Señor. Tal vez vencer para tener una nueva vida espiritual es lo que necesita en este momento. Tal vez lo que necesita volver donde una vez estaba en su relación con Dios. Vuelva allí e inspirece por la fidelidad que Dios le dio en sus victorias pasadas. Entonces audazmente de un paso de fe adelante hacia nuevas victorias que Dios quiere darle. 4) Entregue Sus Talentos Sabemos algunos de los talentos de David por este momento de su vida. Sabemos que él era un músico experto y que él era un pastor capaz. Música no parecía ser la herramienta para salir a enfrentarse con un gigante guerrero. David rindió sus habilidades de pastor para hacer una obra para el Señor. Es increíble para mí ver a gente con talentos y habilidades maravillosas sentarse en la iglesia y no se involucrar por la obra del Señor. Ellos dicen cosas como: “si yo pudiera cantar como la señora tal. O hablar como el pastor x, allí si, me gustaría hacer algo para el Señor”. Sin embargo, estas mismas personas podrían ser usadas para ganar a los niños para el Señor por el amor y afecto si se involucrarán en una clase de escuela dominical. O podrían usar sus conocimientos de informática para compartir el Evangelio a través de Internet o mantener los equipos de la iglesia funcionando correctamente. Se necesita un simple paso de fe para utilizar sus habilidades para el Señor. David ya había demostrado su gran talento musical en los capítulos anteriores de 1 Samuel. Pero esa habilidad muy pública y prestigiosa de tocar el arpa no sirvió de nada en esta situación. Lo que le dio la victoria a David fue su habilidad que fue perfeccionada mientras era un joven pastor desconocido que dedicó su vida a cuidar ovejas mal olientes. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Fe en acción Un relato en el Expositor Bíblico, cuenta que hace muchos años, estando predicando en una aldea a mucha distancia de la estación de la misión, un misionero habló a sus oyentes de la fidelidad de Dios en sus respuestas a la oración. En aquella aldea vivía una niña huérfana que se hallaba en un estado de indigencia total y no podía esperar más que la esclavitud en el futuro.La pequeña había oído que en la estación de la misión había una escuela en la cual cierto número de chicas habían hallado cobijo y cuidados. Así que pidió al misionero que se la llevara con él. Aunque conmovido por la situación de la niña, el misionero se vio obligado a negarse a su petición. Le dijo que el dinero del que disponían al presente no bastaba para cuidar a las chicas que tenían ahora, y que le era imposible llevársela, a menos que llegara más dinero. - Pero ora para que el Señor nos envíe algo de dinero – le dijo- Y yo oraré también. Quizás Dios en alguna forma hará posible que te demos un lugar.Cuando regresó a su casa el misionero halló una carta, recibida en su ausencia, con un cheque cuantioso incluido, totalmente inesperado. Recordando su promesa a la niña, envió mensajeros inmediatamente para que la trajeran a la estación. Y aunque había un día largo de viaje, al medio día ya estaban de vuelta con la pequeña. Asombrado el misionero, les pidió una explicación. Los mensajeros le dijeron que la habían encontrado a unas pocas millas de la estación y la niña les explicó: - Usted dijo que Dios contestaría, y como los dos habíamos orado, pensé que ya podía ponerme en camino.Es este tipo de fe la que necesitamos practicar todos, esa que cree en que Dios responde y se pone en acción. En muchas oportunidades nos sentamos a esperar que Dios responda pero sin hacer nada. Creemos que Dios puede sanar, proveer para las necesidades, que puede resolver conflictos, que es Todo Poderoso pero permanecemos sumergidos en nuestros temores y ansiedades en lugar de creer en sus promesas y descansar en Él. Dios ya conoce nuestras necesidades antes de que se las hagamos conocer en oración y tiene la respuesta exacta para lo que necesitas, pero debes creer, debes confiar y ponerte en acción. “Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis”. Mateo 21:22 (RVR1960) Todos necesitamos de una fe como la de esta niña para poder ver la mano de Dios obrando a nuestro favor. Cuando realmente confiamos en que Dios responderá nuestra oración no nos sentamos solamente a esperar, sino que nuestras acciones demuestran que creemos que la respuesta está en camino. ¡Pon tu fe en acción y prepárate para ver las grandes cosas que Dios tiene para ti! Ana María Frege Issa CVCLAVOZ

lunes, 22 de junio de 2015

2 PEDRO 3:10 EL DIA DEL SEÑOR

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ 2 Pedro 3:10 La Biblia de las Américas (LBLA) El día del Señor 8 Pero, amados, no ignoréis esto: que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. 9 El Señor no se tarda en cumplir su promesa, según algunos entienden la tardanza, sino que es paciente para con vosotros[c], no queriendo que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento[d].10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón, en el cual los cielos pasarán con gran estruendo, y los elementos serán destruidos con fuego[e] intenso, y la tierra y las obras que hay en ella serán quemadas[f]. 11 Puesto que todas estas cosas han de ser destruidas de esta manera, ¡qué clase de personas no debéis ser vosotros en santa conducta y en piedad, 12 esperando y apresurando la venida del día de Dios, en[g] el cual los cielos serán destruidos por fuego[h] y los elementos se fundirán con intenso calor! 13 Pero, según su promesa, nosotros esperamos nuevos cielos y nueva tierra, en los cuales mora la justicia. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Cristiano: ¿Pones en práctica la compasión? “NADIE TIENE MAYOR AMOR QUE ÉSTE, QUE UNO PONGA SU VIDA POR SUS AMIGOS” (Juan 15:13) El teléfono sonó en una casa de la alta sociedad de Boston. Era la clase de familia a la que le gustaba los cócteles y las fiestas. El hijo que acababa de volver de Vietnam llamaba desde California. Dijo: “Llamo para comentarles que quiero llevar a casa a un amigo”. Su madre le contestó: ¡Pues claro que sí! ¡Tráelo!?. “Pero, mamá, hay algo que me gustaría que sepas acerca de él. Le falta una pierna, un brazo, un ojo, y la cara está desfigurada”. Ella le respondió: “Está bien, de todos modos, tráelo durante unos días”. A lo que él reaccionó: “No lo entiendes, deseo llevarlo a casa para vivir con nosotros”. Después de una larga pausa, la madre comenzó a hacer excusas: ¿Qué pensaría la gente, y cómo podríamos cuidarlo, considerando la vida tan ocupada que tenemosí. Después, el teléfono hizo “clic”. Unas horas más tarde hubo una llamada del Departamento de Policía de California. La madre contestó el teléfono de nuevo, y una voz dijo: “Hemos encontrado a un muchacho con sólo un brazo, una pierna, un ojo, y con la cara destrozada. Acaba de suicidarse. Los papeles de identificación dicen que es su hijo…”. Mostrar compasión requiere que mueras al egoísmo, porque ella interrumpe nuestras vidas tan bien ordenadas, nos cuesta dinero que habíamos planeado usar para otras cosas, precisa de nuestro tiempo, y, a menudo, de años de cuidados cuando nos parece que apenas tenemos bastante tiempo para nosotros mismos. ¿Qué es la compasión? Poner nuestra vida por los demás. Es por eso que Jesús dijo: “Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos” (Juan 15:13).¿Pones en práctica la compasió Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION "Yo puedo solo" “Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera.” 2 Corintios 12:7 (RVR-1960) Este pasaje nos habla de que nosotros no somos perfectos, que así como somos susceptibles al pecado y tenemos debilidades, esas molestias en nuestra vida que hacen que los problemas se nos hagan más difíciles de resolver, que nos sintamos impotentes, frustrados, etc. El propósito por el cual tenemos esas debilidades es para no enaltecernos o que el orgullo se apodere de nosotros. Cuando el mundo nos alaba, felicita o aplaude, nuestro ego comienza a crecer y sentimos que cada vez estamos más lejos del piso. Creemos que no necesitamos de nada, ni de nadie. La Biblia dice que Dios mira al altivo de lejos, así que nuestras debilidades son útiles para mantenernos sencillos, para reconocer que somos polvo y que sin Dios no somos nadie, para mantenernos más humildes y más cerca de nuestra Padre. Cuando reconocemos que no tenemos el control de todo y que varias cosas escapan de nuestras manos es donde comenzamos a depender de Dios y darle la gloria a Él y no a nuestros logros. “Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.” 2 Corintios 12:9-10 (RVR-1960) En la debilidad podemos sentirnos más fuertes porque dejamos de hacer las cosas en nuestras fuerzas y comenzamos a hacer las cosas con su fuerza, con el poder de Dios, con la fe. El Señor utiliza nuestra debilidad para mostrarse al mundo, para demostrar que a través de personas imperfectas puede mostrar su perfección. Hoy te animo a darle gloria a Dios por tus debilidades y falencias, reconócelas y entrégaselas, con ellas Dios puede hacer grandes cosas. Telma Céspedes CVCLAVOZ