viernes, 25 de julio de 2014

ISAIAS 54:17 FECUNDIDAD DE JERUSALEN

Isaías 54:17 La Biblia de las Américas (LBLA) Fecundidad de Jerusalén 54 Grita de júbilo, oh estéril, la que no ha dado a luz; prorrumpe en gritos de júbilo y clama en alta voz, la que no ha estado de parto; porque son más los hijos de la desolada que los hijos de la casada —dice el Señor. 2 Ensancha el lugar de tu tienda, extiende[a] las cortinas de tus moradas, no escatimes; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas. 3 Porque te extenderás hacia la derecha y hacia la izquierda; tu descendencia[b] poseerá naciones, y poblarán ciudades desoladas. 4 No temas, pues no serás avergonzada; ni te sientas humillada, pues no serás agraviada; sino que te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y del oprobio de tu viudez no te acordarás más. 5 Porque tu esposo es tu Hacedor, el Señor de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor es el Santo de Israel, que se llama Dios de toda la tierra. 6 Porque como a mujer abandonada y afligida de espíritu, te ha llamado el Señor, y como a esposa de la juventud que es repudiada —dice tu Dios. 7 Por[c] un breve momento te abandoné, pero con gran compasión te recogeré. 8 En un acceso[d] de ira escondí mi rostro de ti por un momento, pero con misericordia eterna tendré compasión de ti —dice el Señor tu Redentor. 9 Porque esto es para mí como en los días[e] de Noé, cuando juré que las aguas de Noé nunca más inundarían[f] la tierra; así he jurado que no me enojaré contra ti, ni te reprenderé. 10 Porque los montes serán quitados y las colinas temblarán, pero mi misericordia no se apartará de ti, y el pacto de mi paz no será quebrantado —dice el Señor, que tiene compasión de ti. 11 Oh afligida[g], azotada por la tempestad, sin consuelo, he aquí, yo asentaré tus piedras en antimonio, y tus cimientos en zafiros[h]. 12 Haré tus almenas de rubíes, tus puertas de cristal[i] y todo tu muro[j] de piedras preciosas. 13 Todos tus hijos serán enseñados por el[k] Señor, y grande será el bienestar[l] de tus hijos. 14 En justicia serás establecida. Estarás lejos de la opresión, pues no temerás, y del terror, pues no se acercará a ti. 15 Si alguno te ataca ferozmente, no será de mi parte. Cualquiera que te ataque, por causa de ti caerá. 16 He aquí, yo he creado al herrero que sopla las brasas en el fuego y saca una herramienta para su trabajo; yo he creado al devastador para destruir. 17 Ningún arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se alce contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos del Señor, y su justificación viene de mí —declara el Señor. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION TOLERANCIA Devocionales, Reflexión Hace ya más de dos años atrás tuve la oportunidad de participar de un seminario de jóvenes y postmodernidad dictado por un español que llevaba mucho tiempo trabajando esta temática en su país, decidió venir a Chile y compartir la experiencia de su ministerio. De todo lo interesante que pude escuchar en esas plenarias, me quedo con una oración que resumió el sentido de su potente mensaje: “las personas cristianas son lo menos tolerante que hay”. Antes de que te saques los pelos y te ataques por mi cita, déjame contextualizarte un poco más para comprender la lógica de este comentario. Si hablamos de postmodernidad, debemos entender que hablamos de un momento histórico que trae consigo una manera de pensar, una manera de vivir y distintas tendencias que se instalan en nuestra cultura. Por ejemplo, el relativismo es una de sus herencias, nada es blanco o negro y todo depende del ojo de quien ve y de las ideas que tenga sobre el mundo. Esta visión puede que nos agrade o puede que nos cause comezón, pero es una realidad evidente en nuestra sociedad actual. No obstante, a lo que se refería el conferencista es que como pueblo cristiano figurábamos como los intolerantes por excelencia, puesto que las cosas eran “pecado” o “no pecado” y con esa misma categoría clasificábamos el comportamiento de nosotros mismos, y más aún, el de los demás. Me inquieta el hecho de que esta es una realidad. A diario me relaciono con jóvenes que critican el comportamiento de otros por no ser “consecuente” o no estar “a la altura de las circunstancias”, lo que me inquieta aún más. Me ocupa el hecho de que nos convirtamos en “policías morales” sintiendo que tenemos el derecho y la autoridad para juzgar actos e intenciones ajenas. Más me ocupa el hecho de que no seamos capaces de relacionarnos con “el mundo” porque “ellos” (y siempre en un todo despectivo) no viven la vida de la manera en que yo “el super espiritual” la vivo. Me preocupa el hecho de que más de una vez me encuentre yo misma cerrando mis oídos a las ideas que no cuadran con mi “perfecta” filosofía de vida y no pueda conocer otras realidades y visiones que en vez de sentir que atacan mi visión de la vida, me ayudan a sustentarla y defenderla con aún más vigor; no la defiendo para convencer a otros, la defiendo porque es lo que PARA MÍ ha sido una realidad. A través de mi profesión de psicóloga me he encontrado con infinitas historias, visiones y formas de entender al mundo y en todas ellas trato (aunque muchas veces me cuesta MUCHO trabajo) de encontrar el punto en común, siempre hay algo que nos une: el amor, la esperanza, la amistad, el compañerismo, la libertad… ¡Algo! Y ese algo es el que nunca debemos perder de vista. Tengo la convicción grabada a fuego de que el trabajo de nosotros en este mundo no es juzgar intenciones ni razones, nuestro trabajo es compartir la buena noticia, y esa buena noticia se llama Jesús. Nada más. Esa es nuestra misión. El Espíritu Santo se encarga del resto, no tú ni yo, Él lo hace a Su tiempo y en Su medida. Aprendamos y luchemos por ser tolerantes ante las diferencias, esto no es caer en un relativismo moral o ser “light”, esto se trata de respeto, de amar en la diferencia para transmitir el amor que Cristo me entregó. Cuando Él me escogió y te escogió éramos (espantosamente) diferentes a lo que cualquier moralista pudiera definir como lo óptimo, y así y todo Dios apostó por nosotros. A veces nos falta seguir ese ejemplo, ser capaces de abrir nuestra mentalidad y comprender que en el mundo existen millones y millones de personas radicalmente distintas a nosotras; sin embargo, Cristo murió por cada uno de nosotros, sin excepción y sin reparos, sólo LO HIZO. “Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas. Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda; y tu descendencia heredará naciones, y habitará las ciudades asoladas” Isaías 54:2-3 (RVR1960) Autora: Poly Toro Un Encuentro Con la Palabra Promesas de Dios-> Ningún proyecto vale el papel en el que está escrito a menos que lo haga comenzar algo. Muchas personas se esfuerzan por ser perfeccionistas, pero es el que termina los trabajos el que por lo general más logra en la vida. Habacuc 2:2 Escribe la visión, grábala en tablas, para que pueda leerse de corrido. Eclesiastés 9:10 Todo lo que tu mano halle para hacer, haz lo según tus fuerzas; porque no hay actividad ni propósito ni conocimiento ni sabiduría en el Seol adonde vas. Efesios 6:7 Servid de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, Romanos 12:11 no seáis perezosos en lo que requiere diligencia; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor, Colosenses 3:23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres, Génesis 37:35 Y todos sus hijos y todas sus hijas vinieron para consolarlo, pero él rehusó ser consolado, y dijo: Ciertamente enlutado bajaré al Seol por causa de mi hijo. Y su padre lloró por él. 1 Samuel 10:7 Cuando estas señales te hayan sucedido, haz lo que la situación requiera, porque Dios está contigo. Job 21:13 Pasan sus días en prosperidad, y de repente descienden al Seol. Salmos 6:5 Porque no hay en la muerte memoria de ti; en el Seol, ¿quién te dará gracias? Eclesiastés 9:5 Porque los que viven saben que han de morir, pero los muertos no saben nada, ni tienen ya ninguna recompensa, porque su memoria está olvidada. Eclesiastés 11:6 De mañana siembra tu semilla y a la tarde no des reposo a tu mano, porque no sabes si esto o aquello prosperará, o si ambas cosas serán igualmente buenas. Isaías 38:10 Yo dije: A la mitad de mis días he de entrar por las puertas del Seol; se me priva del resto de mis años. Isaías 38:18 Pues el Seol no te expresa gratitud, ni la muerte te alaba. Los que descienden a la fosa no pueden esperar tu fidelidad.

2 TESALONICENSES 2:9 LA VENIDA DEL SEÑOR Y EL HOMBRE DE PECADO

2 Tesalonicenses 2:9 La Biblia de las Américas (LBLA) La venida del Señor y el hombre de pecado 2 Pero con respecto a la venida[a] de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con El, os rogamos, hermanos, 2 que no seáis sacudidos fácilmente en vuestro modo de pensar[b], ni os alarméis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera de nosotros, en el sentido de que el día del Señor ha llegado. 3 Que nadie os engañe en ninguna manera, porque no vendrá sin que primero venga la apostasía y sea revelado el hombre de pecado[c], el hijo de perdición, 4 el cual se opone y se exalta sobre todo lo que se llama dios o esobjeto de culto, de manera que se sienta en el templo de Dios[d], presentándose como si fuera Dios. 5 ¿No os acordáis de que cuando yo estaba todavía con vosotros os decía esto?6 Y vosotros sabéis lo que lo detiene por ahora, para ser revelado a su debido tiempo.7 Porque el misterio de la iniquidad[e] ya está en acción, sólo que aquel que por ahora lo detiene, lo hará hasta que él mismo sea quitado de en medio. 8 Y entonces será revelado ese inicuo[f], a quien el Señor matará con el espíritu[g] de su boca, y destruirá con el resplandor[h] de su venida[i]; 9 inicuo cuya venida[j] es conforme a la actividad[k] de Satanás, con todo poder y señales[l] y prodigios mentirosos[m], 10 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 11 Por esto Dios les enviará[n] un poder engañoso[o], para que crean en la mentira[p], 12 a fin de que sean juzgados[q] todos los que no creyeron en la verdad sino que se complacieron en[r] la iniquidad. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION DEVOCIONAL DIARIO – NO MIRE A LA TEMPESTAD Publicado por: Pastor Carlos Vargas Valdez en Devocional Cristiano Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame! Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? . Mateo 14:30-31 El diablo hará cualquier cosa para que usted quite sus ojos de la Palabra de Dios. Por ejemplo, causará problemas en su vida, agitará las cosas de tal manera que su situación sea como un bote de remos en una temepestad, hará lo que pueda para que usted ponga sus ojos en el mundo físico y en la situación que lo rodea y no en las promesas de Dios. Él sabe que si no logra ese cometido, usted podrá valerse de las promesas de Dios para derrotarlo. Esa táctica fue la que Satanás utilizó contra Pedro. Cuando Pedro saltó de la barca en obediencia a la palabra de Jesús, ¿qué sucedió después?: él anduvo sobre las aguas sin ningún problema. Cuando Jesús le dijo “ven”, él se aferró a esa palabra y saltó al agua. Pero cuando quitó sus ojos de esa palabra y los volvió a la tempestad, se puso a pensar que lo que él estaba haciendo no podía ser posible; después de todo, él era pescador. Todos sus conocimientos y toda su experiencia le decían que cuando las olas y el viento eran tan fuertes, él sería arrastrado por ellas. Él empezó a fijarse en lo que sabía del mundo natural en lugar de lo que Jesús le había dicho, entonces su fe le faltó y él empezó a hundirse. No permita que eso le suceda a usted. Una vez que reciba alguna revelación de la Palabra de Dios, aférrese a ella y no se fije en nada más porque el diablo hará cualquier cosa para que usted desista de ella: agitará las cosas a su alrededor, tratará de infundirle temor y traerá a su memoria cosas del pasado para hacerle pensar como lo hacía antes en la vida vieja. Pero no ceda. Fije su mira en la Palabra de Dios hasta que sea más real que cualquier otra cosa, y podrá andar sobre las aguas sin ningún problema. Un Encuentro Con la Palabra Promesas – Domínese Usted mismo en lugar de dominar al mundo. ¡El mundo interior es verdaderamente la frontera más dura! Tito 2:6 Asimismo, exhorta a los jóvenes a que sean prudentes. 1 Tesalonicenses 5:6 Por tanto, no durmamos como los demás, sino estemos alerta y seamos sobrios. 1 Timoteo 5:1 No reprendas con dureza al anciano, sino, más bien, exhórta lo como a padre; a los más jóvenes, como a hermanos,

jueves, 24 de julio de 2014

ECLESIASTES 4:3 INJUSTICAS DE LA VIDA

Eclesiastés 4:3 La Biblia de las Américas (LBLA) Injusticias de la vida 4 Entonces yo me volví y observé todas las opresiones que se cometen bajo el sol: Y he aquí, vi las lágrimas de los oprimidos, sin que tuvieran consolador; en mano de sus opresores estaba el poder, sin que tuvieran consolador. 2 Y felicité a los muertos, los que ya murieron, más que a los vivos, los que aún viven. 3 Pero mejor que ambos está el que nunca ha existido, que nunca ha visto las malas obras que se cometen bajo el sol. 4 Y he visto que todo trabajo y toda obra hábil que se hace, es el resultado de la rivalidad entre el hombre y su prójimo. También esto es vanidad y correr tras el viento[a]. 5 El necio se cruza de manos, y devora su propia carne. 6 Más vale una mano[b] llena de descanso que dos puños llenos de trabajo y correr tras el viento. 7 Entonces yo me volví y observé la vanidad bajo el sol: 8 Había un hombre solo, sin sucesor[c], que no tenía hijo ni hermano, sin embargo, no había fin a todo su trabajo. En verdad, sus ojos no se saciaban de las riquezas, y nunca se preguntó: ¿Para quién trabajo yo y privo a mi vida del placer? También esto es vanidad y tarea penosa. 9 Más valen dos que uno solo, pues tienen mejor remuneración por su trabajo. 10 Porque si uno de ellos cae[d], el otro[e] levantará a su compañero; pero ¡ay del que cae cuando no hay otro[f] que lo levante! 11 Además, si dos se acuestan juntos se mantienen calientes[g], pero uno solo ¿cómo se calentará? 12 Y si alguien[h] puede prevalecer contra el que está solo, dos lo resistirán. Un cordel de tres hilos no se rompe fácilmente. 13 Mejor es un joven pobre y sabio, que un rey viejo y necio, que ya no sabe recibir consejos[i]. 14 Porque ha salido de la cárcel para reinar, aunque nació pobre en su reino. 15 He visto a todos los vivientes bajo el sol apresurarse a ir junto al joven sucesor[j] que lo reemplaza[k]. 16 No tenía fin la multitud[l] de todos los que lo[m] seguían, y ni aun los que vendrán después estarán contentos con él; pues también esto es vanidad y correr tras el viento. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION CONOCIMIENTO O REVELACIÓN Devocionales, Meditaciones, Reflexión Si realmente pudiéramos descifrar al ser humano, a la única conclusión a la que podríamos llegar es que es “infinito”; el ser humano es la creación más hermosa que existe, pues somos hechos a imagen del mismo Dios. Entonces, por qué el afán de esta sociedad en tratar de entender el comportamiento humano, cuando es más fácil reconocer quién nos creó y mantener una constante relación con Él para que nos podamos conocer mejor y descubrir los propósitos especiales por los que existimos. Además, cuál es nuestro afán en querer hacer que alguien cambie sólo porque pensamos que debe hacerlo; cuando ni siquiera somos capaces de reconocer que el cambio debe empezar por nosotros mismos, qué nos creemos como para pretender que los demás hagan o sean como nosotros queremos. Existen diversos métodos y teorías científicas que pretenden ayudar al ser humano para descubrir su interior y encontrar su sentido de vida; esto no es tan malo, sólo que estas ciencias siempre quedarán incompletas porque no existe nada ni nadie en el mundo que pueda comprender lo que somos, el único que tiene ese conocimiento es Dios, pues Él fue quien nos creó y asimismo, Él es único que tiene el poder de transformarnos, de moldearnos hasta que lleguemos a ser lo que realmente debemos ser, que no es nada más, que lo que Él quiere que seamos. Cuándo vamos a entender que nosotros nos somos dueños de nada y menos de sí mismos, tenemos un dueño y Él obrará en nosotros como quiera y cuando quiera; nosotros sólo podemos ser artífices de las elecciones que hacemos, pero qué bueno que comprendiéramos que sólo de la mano de Dios podremos garantizar una vida plena, esa vida que tanto anhelamos, de lo contrario siempre habrá inconformidad. Dios es nuestro alfarero, somos arcilla en sus manos, dejémonos moldear por Él, es de la única manera que podremos garantizar nuestro bienestar, pues sin Él, todo es inseguro e inestable. Ustedes están en mis manos. Yo puedo hacer con ustedes lo mismo que este alfarero hace con el barro. En el momento que yo quiera, puedo amenazar a una nación o a un reino, y anunciarle su completa destrucción. Pero si esa nación deja de hacer lo malo, entonces yo decidiré no castigarlos como pensaba hacerlo. En algún otro momento, puedo decidir que alguna nación o reino prospere y llegue a tener mucho poder. Pero si esa nación hace lo malo y no me obedece, entonces decidiré no darle todo lo bueno que había pensado darle. Jeremías 18:6-10 (Traducción en Lenguaje Actual). Lo que tienes ahora en cualquier momento puede desaparecer y entonces ¿Qué harás cuando esto suceda, te caerás al piso, se te derrumbará la vida? ¿De qué o de quién depende tu bienestar, de Dios, de lo que tienes, de lo que sabes, de la posición que ocupas en esta sociedad, de las personas que te rodean? ¿Qué es lo que te mantiene firme?, no olvides que cuando partamos de este mundo no vamos a llevarnos nada ni a nadie, entonces ¿Quién o cuál es tu prioridad? ¿Conocerte, descubrirte? ¿Tener y saber? ¿Para qué? Puedes tener mucho conocimiento de ti mismo y de lo que te rodea; sin embargo, no es el conocimiento de ti mismo lo que te lleva a encontrar tu verdadero propósito en la vida; es la revelación, es el conocimiento que viene de aquel que nos creó, Él es quien nos direcciona, Él es el autor de nuestra vida. ¿Tú crees que Dios te creó para que hicieras tu voluntad? estás equivocado si crees que es así; una cosa es que nos haya dado libre albedrío pero esto no significa que no haya tenido claro para qué nos creó. Es curioso, el hombre cada día se inventa teorías y técnicas científicas que pretenden llevar al conocimiento del ser humano, lo increíble de todo esto es que todas estas invenciones demuestran al final, la necesidad que el hombre tiene de encontrar su propósito y su sentido de vida. Reitero, por qué no retomar el inicio de las cosas, por qué no aceptar cuál es nuestro origen y a partir de allí avanzar en esa búsqueda interior que tanto desea encontrar el hombre de hoy en día y que cada vez se pierde más, por utilizar recursos innecesarios, falsos e inútiles que lo único que hacen es exteriorizar los deseos para al final colocarlos en el tener y en el saber, creyendo supuestamente qué es esto lo que cobra valor en la vida. Que error tan grande es pretender entendernos sin tener en cuenta la dirección de Dios, nuestro creador. No gastemos afán en pretender vivir de acuerdo a nuestro entendimiento, el entendimiento viene de Dios y es Él quien nos guiará al lugar indicado y a hacer y ser lo indicado; entender que nuestra voluntad debe ser doblegada para que Dios haga su voluntad en nosotros, es el acto más inteligente que puede hacer cualquier persona, así no lo alcancemos a comprender. “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”. Romanos 12:2 (Nueva Versión Internacional). El propósito de este artículo, es que entiendas que debes depender de Dios porque sin Él nadie eres y nada puedes hacer. “Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada. El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman”. Juan 15:5-6 (Nueva Versión Internacional). ¡EL CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO SIN LA REVELACIÓN DE DIOS, NO TIENE NINGÚN SENTIDO! Autora: Marisela Ocampo Otálvaro Un Encuentro Con la Palabra Hace 7 minutos REFLEXION ¿Estás educando sola a tus hijos? La mayoría de las personas desconoce la importancia de la figura paterna en la infancia, es una presencia vital, desde la cual el niño extrae los elementos necesarios para articular su propia identidad y consolidar su estructura yoica. Sin embargo, la huella paterna no precisamente puede ser la del padre, sino la de un tercero que cuide de él e instaure la ley en su vida, como la de un abuelito, un tío, etc. alguien quién ponga reglas y límites dentro su hogar. Recuerdo una clase, en la que analizábamos éste tema. Un compañero levantó la mano y mencionó que él había sido educado solamente por su madre, sin contar con la presencia de su padre o un tercero que lo sustituyera. Sin embargo, indicó que cada vez que conversaba con su abuelita, ella le hablaba de “Dios como Padre”, le leía la biblia y le enseñaba a obedecerlo en todo momento. El terminó diciendo que no necesitó de un padre o de un tercero. Lo interesante de éste caso, fue la respuesta de nuestra licenciada, ella le dijo: “Tal vez no hayas tenido una figura paterna físicamente, pero tu abuela te instauró esa figura con Dios como Padre, por tanto si tuviste un padre en tu infancia”. Padre de huérfanos y defensor de viudas. Es Dios en su santa morada. Salmos 68:5 Si eres una mujer que tiene el reto de educar sola a sus hijos, comprendo que no es una tarea fácil asumir dos responsabilidades: la de una madre que representa amor y ternura pero también desempeñar el rol del padre, cuya figura es la de autoridad y protección. Sin embargo, recuerda que no estás sola, con Dios no estás incompleta. Él quiere ocupar el lugar que tu esposo ha dejado. Te aseguro que no hay mejor padre, ni figura paterna que aquel que dio su vida misma por amor. Y amarás a Jehová tú Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Deuteronomio 6:5-7 Y si tú aún no tienes hijos, seguramente conoces muchos niños que están creciendo sin el amor y protección de un padre, si es así, te animo a imitar la actitud de ésta abuelita, háblales de Dios como su “Padre” todo el tiempo, léeles la biblia y diles que son las “palabras que su Padre quiere que conozcan”. De ésta manera habrás implantado la figura paterna en la etapa que más necesitaban. Existen muchos testimonios de jóvenes, que gracias a que alguien les instauró la figura de padre Dios a temprana edad, lograron llegar muy lejos y no se han sentido incompletos. Si eres ese niño, adolescente, joven o adulto, no es tarde para acercarte a Dios y pedirle que sea tu Padre, te aseguro que Él llenará el vacío de tú corazón y nunca te fallará. ¡Hoy Él quiere adoptarte como su hijo! Acéptalo, ya no estarás incompleto. Shirley Chambi CVCLAVOZ

JOB 24:5 QUEJA DE JOB

Job 24:5 La Biblia de las Américas (LBLA) Queja de Job 24 ¿Por qué no se reserva los tiempos[a] el Todopoderoso[b], y por qué no ven sus[c] días los que le conocen? 2 Algunos quitan los linderos, roban y devoran[d] los rebaños. 3 Se llevan los asnos de los huérfanos, toman en prenda el buey de la viuda. 4 Apartan del camino a los necesitados, hacen que se escondan enteramente los pobres de la tierra. 5 He aquí, como asnos monteses en el desierto, salen con afán en busca de alimento[e] y de pan[f] para sus hijos en el yermo. 6 Cosechan su forraje en el campo, y vendimian la viña del impío. 7 Pasan la noche desnudos, sin ropa, y no tienen cobertura contra el frío. 8 Mojados están con los aguaceros de los montes, y se abrazan a la peña por falta de abrigo. 9 Otros arrancan al huérfano del pecho, y contra el pobre exigen prenda. 10 Hacen que el pobre ande desnudo, sin ropa, y al hambriento quitan las gavillas. 11 Entre sus paredes producen aceite; pisan los lagares, pero pasan sed. 12 Desde la ciudad gimen los hombres, y claman las almas de los heridos, pero Dios no hace caso a su oración[g]. 13 Otros han estado con los que se rebelan contra la luz; no quieren conocer sus caminos, ni morar en sus sendas. 14 Al amanecer se levanta el asesino; mata al pobre y al necesitado, y de noche es como un ladrón. 15 El ojo del adúltero espera el anochecer, diciendo: “Ningún ojo me verá”, y disfraza[h] su rostro. 16 En la oscuridad minan las casas, y de día se encierran; no conocen la luz. 17 Porque para él la mañana es como densa oscuridad, pues está acostumbrado a los terrores de la densa oscuridad. 18 Sobre la superficie de las aguas son insignificantes[i]; maldita es su porción sobre la tierra, nadie se vuelve hacia[j] las viñas. 19 La sequía y el calor consumen[k] las aguas de la nieve, y el Seol[l] a los que han pecado. 20 La madre[m] lo olvidará; el gusano lo saboreará hasta que nadie se acuerde de él, y la iniquidad será quebrantada como un árbol. 21 Maltrata a la mujer estéril[n], y no hace ningún bien a la viuda. 22 Pero El arrastra a los poderosos con su poder; cuando se levanta, nadie está seguro de la vida. 23 Les provee seguridad y son sostenidos, y los ojos de El están en sus caminos. 24 Son exaltados por poco tiempo, después desaparecen; además son humillados y como todo, recogidos; como las cabezas de las espigas son cortados. 25 Y si no, ¿quién podrá desmentirme, y reducir a nada mi discurso? Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION REFLEXION – ¡NO MIRES HACIA ABAJO! Publicado por: Pastor Carlos Vargas Valdez en Devocional Cristiano El ascensor, con veinte mineros de Sudáfrica, comenzó el lento descenso. El fondo de la mina estaba a 1.600 metros de profundidad. A la mitad de la bajada, una falla mecánica paró en seco el ascensor, y los veinte hombres quedaron atrapados. Fue entonces que surgió un héroe. Mario Cockrell, uno de los mineros, tuvo una idea. Deslizándose por los cables de acero, llagando sus manos, fue guiando, uno por uno, a sus compañeros de trabajo. Eran ochocientos metros de bajada y, para calmar los nervios de los mineros, les decía una sola cosa: «¡No mires hacia abajo! ¡Mira hacia arriba!» Fue la fortaleza física de Mario Cockrell, su presencia de ánimo, su amor al prójimo, su firme fe en Dios y esa oportuna y sabia recomendación: «¡No mires hacia abajo!» lo que salvó la vida de todos. Esa es una recomendación que encierra un significado poderoso. Sirve para todas las circunstancias de la vida, buenas o malas, placenteras o desagradables. No hay que mirar hacia abajo. ¡Hay que mirar hacia arriba, siempre hacia arriba! Si miramos hacia abajo veremos sólo un abismo negro. Veremos el fracaso, la desesperación, la desgracia, el infortunio. Pero si miramos hacia arriba veremos el cielo azul, el sol brillante y —¿por qué no?— a Dios mismo. Los que miran siempre hacia abajo no ven nada más que sombras, zozobras, peligros, incertidumbres y enemigos. En cambio, los que miran hacia arriba ven luz y colores y cielo y resplandor. Y ven esperanza, seguridad, consuelo y paz. Por alguna razón bien profunda el apóstol Pablo dice: «Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra» (Colosenses 3:2). Si nos concentramos sólo en la tierra, veremos toda la fealdad de la humanidad caída en pecado. Pero si miramos hacia arriba, y esto con los ojos de la fe, veremos a Dios, y de Él recibiremos el poder de una vida nueva y eterna. Es cierto que vivimos con los pies pegados a esta tierra. Tenemos que fijarnos en las cosas de acá. Aquí está nuestra familia que debemos cuidar. Aquí está nuestro trabajo que nos da el pan. Aquí están las oportunidades de ser útiles. Con todo, mirar solamente la tierra y desdeñar el cielo es muerte. Cristo está arriba, en su trono, esperando que miremos hacia Él y que nos arrepintamos. No despreciemos esa dirección vertical. Dios espera que alcemos la vista y miremos en dirección suya. La Biblia dice: «Busquen al Señor mientras se deje encontrar, llámenlo mientras esté cercano» (Isaías 55:6). por el Hermano Pablo Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Propuesta de Amor Sentirse amado es lo que el ser humano busca con más ímpetu. Cuando las parejas se enamoran son capaces de hacer muchas cosas para demostrar sus sentimientos: regalos, cartas de amor, poesías, canciones, etc. Inclusive hay casos donde un loco enamorado ha declarado su amor a la luz de unas velas en una cena, en una fiesta, en un partido de futbol, en fin son muchas las ideas que surgen ante este sentimiento tan bonito. Cuenta una historia que un novio grabó un vídeo y lo puso en el cine para que su novia lo viera. La joven llegó al cine con su hermano, sin sospechar nada, y cuando empezó la función ella no paraba de asombrarse. En la cinta se veía a su novio confesándole al padre de la novia que la amaba y que deseaba pasar con ella el resto de su vida, luego de que el padre aprueba la unión, el muchacho sale a buscarla al cine, y es ahí cuando entra realmente y le pide la mano en vivo y en directo. Muchos familiares estuvieron como espectadores del cine, felicitándolos luego de tal sorpresa. Fue una romántica e inesperada propuesta de matrimonio. Hay muchas formas de demostrar y declarar el amor pero una sola jamás se repetirá y es la más trascendental para toda la humanidad: la cruz. Jesús fue voluntariamente a sufrir los duros golpes de la paga del pecado, fue maltratado por ti y por mí. Murió pero resucitó para que todo aquel que lo reciba en su corazón sea hecho hijo de Dios, así demostró que nos ama, con un acto único. Romanos 5:8 dice: “pero Dios mostró el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores.” Puede que sientas que nadie te ama, que a nadie le importas pero ten en cuenta que hay alguien que tiene un gran amor por ti y le interesas tanto que lo demostró dando su vida por ti. Hoy Dios te hace esa propuesta de amor, Él quiere llenar tu corazón de su paz, su perdón y darte una vida plena, es tu decisión aceptarla. Soraida Fuentes CVCLAVOZ

miércoles, 23 de julio de 2014

1 CORINTIOS 15:10 SISTESIS DEL EVANGELIO

1 Corintios 15:10 La Biblia de las Américas (LBLA) Síntesis del evangelio 15 Ahora os hago saber, hermanos, el evangelio que os prediqué[a], el cual también recibisteis, en el cual también estáis firmes, 2 por el cual también sois salvos, si retenéis la palabra[b] que os prediqué[c], a no ser que hayáis creído en vano. 3 Porque yo os entregué en primer lugar lo mismo que recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; 5 que se apareció a Cefas y después a los doce; 6 luego se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, la mayoría de los cuales viven aún, pero algunos ya duermen; 7 después se apareció a Jacobo[d], luego a todos los apóstoles, 8 y al último de todos, como a uno nacido fuera de tiempo[e], se me apareció también a mí. 9 Porque yo soy el más insignificante de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, pues perseguí a la iglesia de Dios. 10 Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia para conmigo no resultó vana; antes bien he trabajado mucho más que todos ellos, aunque no yo, sino la gracia de Dios en mí. 11 Sin embargo, haya sido yo o ellos, así predicamos y así creísteis. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Tiempo de hablar Hace muchos años tres mujeres conversaban animádamente en la plaza de un pueblo que estaba a las afueras de Londres. Cada una compartía el cambio que había experimentado en su vida al conocer a Jesús. Estaban tan absortas en la conversación, que no advirtieron que un hombre se había acercado lo suficiente como para poder oír todo lo que hablaban. El caminante notó que aquellas palabras salían del fondo de sus corazones, esas humildes mujeres poseían algo real y sublime que él no tenía y que jamás había experimentado. El impacto de estas palabras fue tal, que nunca pudo olvidarlas. Por lo cual, un día se propuso, apartarse de sus malas compañías y buscar el tesoro espiritual que estas mujeres poseían. Aquel hombre era John Bunyan, hoy conocido internacionalmente como el autor de su célebre obra “El Peregrino” (1678), y de tantos libros que impactaron a varias generaciones. Además se transformó en un tremendo predicador de gran impacto para su nación en su época. Aunque todos conocemos a John Bunyan, nadie sabe los nombres de aquellas tres mujeres, que fueron de tanta influencia en su vida. 2 Timoteo 1:8 “Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios” Cuando damos testimonio de lo que Dios ha hecho en nuestras vidas, nunca podremos saber con certeza quien está alrededor escuchando atentamente, ni tampoco cuales son las personas que pudieran ser impactadas por nuestras palabras. Quizás nunca nos enteremos del fruto que finalmente dio la semilla que plantamos, pero podemos estar seguros que la palabra de Dios nunca volverá vacía. El hecho de que no podamos ver el fruto, no quiere decir que este no exista. No hace falta un relato extraordinario para captar la atención de la gente, simplemente que te animes a compartir lo que Dios ya hizo en tu vida. Esto es un testimonio digno de contar, una historia que podrá llenar de fe a quien la escucha, levantar al caído, o bien quebrantar un corazón endurecido por la vida. Hablar del evangelio que nos dio libertad no es echar palabras al viento, sino que esas palabras tienen poder para transformar a todo aquel que pueda escucharlas con apertura en su mente y corazón. Es un arma poderosa que puede ser usada por quien se atreva a proclamar el poderoso mensaje del Evangelio. ¿Acaso habrá alguien que no tenga necesidad de escuchar la Palabra de Dios? Al igual que aquellas tres mujeres, deja que el gozo de la salvación te invada y comienza a compartir las maravillas que Dios ha hecho en tu vida, quizás te esté escuchando el próximo John Bunyan que Dios ha levantado para esta generación. Héctor Colque CVCLAVOZ Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Mi Verdad – Tu Verdad – La Verdad Publicado por: Pastor Carlos Vargas Valdez en Devocional Cristiano Encamíname en tu verdad, y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación. Salmo 25:5. La gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. Juan 1:17. «Mi verdad»: se trata de los valores de los que estoy convencido personalmente. A mi verdad le he dado forma y la he construido según mi carácter, mi personalidad y lo que he vivido. «Tu verdad»: es lo que el otro cree y que me obligo a respetar, aun cuando su verdad es muy diferente de mis propias convicciones. Doy pruebas de una mente abierta al admitir que nadie puede imponer reglas en cuanto a lo que se debe ser o pensar. «A cada uno su verdad», traduce bien la actitud tolerante que nos imponemos con respecto a los demás. No deseamos defender la intolerancia que trae el fanatismo y sus sangrientos excesos. Pero, ¿no hay un problema cuando se considera siempre la verdad como relativa? ¿Es la verdad algo que cada uno domina y le da forma a su gusto? ¿Hemos reducido la verdad a lo que nuestro espíritu limitado puede concebir? La Biblia presenta a Jesús como la verdad absoluta, la que ningún hombre puede dominar. Se impone a toda la humanidad y no puede ser separada de la gracia y de la bondad de Dios. Aceptemos humildemente ante Dios que nosotros mismos somos incapaces de construir la verdad. Busquemos la verdad que Dios en su gracia nos comunica por medio de la Biblia. En ella él nos dice la verdad acerca de nosotros mismos, declarando que estamos perdidos y alejados de él. También nos dice que Jesucristo vino a buscar y a salvar a estos perdidos.

ECLESIASTES 2:11 VANIDAD DE LAS COSAS TERRENALES

Eclesiastés 2:11 La Biblia de las Américas (LBLA) Vanidad de las cosas terrenales 2 Entonces me dije[a]: Ven ahora, te probaré con el placer; diviértete[b]. Y he aquí, también esto era vanidad. 2 Dije de la risa: Es locura; y del placer: ¿Qué logra esto? 3 Consideré en mi mente[c] cómo estimular mi cuerpo[d] con el vino, mientras mi mente[e] me guiaba con sabiduría, y cómo echar mano de la insensatez, hasta que pudiera ver qué hay de bueno bajo el cielo que los hijos de los hombres hacen en los contados días de su vida.4 Engrandecí mis obras, me edifiqué casas, me planté viñedos; 5 me hice jardines y huertos, y planté en ellos toda clase de árboles frutales; 6 me hice estanques de aguas para regar[f]el bosque con árboles en pleno crecimiento. 7 Compré esclavos y esclavas, y tuve esclavos nacidos en casa[g]. Tuve también ganados, vacas y ovejas, más que todos los que me precedieron en Jerusalén. 8 Reuní también para mí plata y oro y el tesoro de los reyes y de las provincias. Me proveí de cantores y cantoras, y de los placeres de los hombres, de muchas concubinas[h]. 9 Y me engrandecí y superé a todos los que me precedieron en Jerusalén; también la sabiduría permaneció conmigo. 10 Y de todo cuanto mis ojos deseaban, nada les negué, ni privé a mi corazón de ningún placer, porque mi corazón gozaba de todo mi trabajo, y ésta fue la recompensa de toda mi labor. 11 Consideré luego todas las obras que mis manos habían hecho y el trabajo en que me había empeñado[i], y he aquí, todo era vanidad y correr tras el viento[j], y sin provecho bajo el sol. 12 Yo volví, pues, a considerar la sabiduría, la locura y la insensatez, porque ¿qué hará el hombre que venga después del rey sino lo que ya ha sido hecho? 13 Y yo vi que la sabiduría sobrepasa a la insensatez, como la luz a las tinieblas. 14 El sabio tiene ojos en su cabeza, mas el necio anda en tinieblas. Pero yo sé también que ambos corren la misma suerte. 15 Entonces me dije[k]: Como la suerte del necio, así también será la mía[l]. ¿Para qué, pues, me aprovecha haber sido tan sabio? Y me dije[m]: También esto es vanidad. 16 Porque no hay memoria duradera[n] ni del sabio ni del[o] necio, ya que todos serán olvidados en los días venideros. ¡Cómo mueren tanto el sabio como[p] el necio! 17 Y aborrecí la vida, porque me era penosa[q] la obra que se hace bajo el sol, pues todo es vanidad y correr tras el viento. 18 Asimismo aborrecí todo el fruto de mi trabajo con que me había afanado bajo el sol, el cual tendré que dejar al hombre que vendrá después de mí. 19 ¿Y quién sabe si será sabio o necio? Sin embargo, él tendrá dominio sobre todo el fruto de mi trabajo con que me afané obrando sabiamente bajo el sol. También esto es vanidad. 20 Por tanto me desesperé en gran manera[r] por todo el fruto de mi trabajo con que me había afanado bajo el sol.21 Cuando hay un hombre que ha trabajado con sabiduría, con conocimiento y con destreza, y da su hacienda[s] al que no ha trabajado en ella, esto también es vanidad y un gran mal.22 Pues, ¿qué recibe el hombre de todo su trabajo y del esfuerzo de su corazón con que se afana bajo el sol? 23 Porque durante todos sus días su tarea es dolorosa y penosa; ni aun de noche descansa su corazón. También esto es vanidad. 24 Nada hay mejor para el hombre que comer y beber y decirse que su trabajo es bueno[t]. Esto también yo he visto que es de la mano de Dios. 25 Porque ¿quién comerá y quién se alegrará sin El[u]? 26 Porque a la persona que le agrada[v], El le ha dado sabiduría, conocimiento y gozo; mas al pecador le ha dado la tarea de recoger y amontonar para dárselo al que agrada a[w] Dios. Esto también es vanidad y correr tras el viento. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Devocional – 40 Cuarenta años muertos de miedo Publicado por: Pastor Carlos Vargas Valdez en Devocional Cristiano “Antes de que los espías se acostaran, Rajab subió al techo y les dijo: Yo sé que el Señor les ha dado esta tierra, y por eso estamos aterrorizados; todos los habitantes del país están muertos de miedo ante ustedes.” Josue 2:8-9 Los dos espías israelitas habían sido descubiertos. Los soldados de Jericó estaban en guardia y no fueron sorprendidos. Comenzó una feroz persecución y el final era predecible. Si los agarraban eran hombres muertos. Subieron al muro y se encontraron arrinconados. No había escapatoria. Y cuando se pensaban muertos una puerta se abrió. Una mujer los invita a pasar y esconderlos. Solo les pidió que le preserven la vida cuando destruyan la ciudad. No era un pedido muy lógico para una mujer que estaba en la posición de pedir lo que quisiera. Tenía la vida de los dos espías en sus manos. La explicación que les da es muy simple. Sabemos que Dios les ha dado la tierra en sus manos, sabemos que ya hemos sido derrotados antes de comenzar a luchar y por eso hace 40 años que vivimos muertos de miedo. Los espías seguramente se sorprendieron aún más. Ellos habían crecido caminando en el desierto sin sentido la misma cantidad de años que los pobladores de la tierra prometida esperaban su final anunciado. Me imagino la ansiedad y asombro de esa generación que vivió vigilando los pasos del pueblo de Israel sin entender por que razón seguían dando vueltas sin sentido sabiendo que tenían el triunfo asegurado. Muchas veces vivimos como los espías. Los que nos rodean saben que tenemos un Dios poderoso y eterno que está de nuestro lado, un Dios grande y maravilloso que sigue haciendo milagros, un Dios que nos da la victoria. Pero nosotros seguimos dando vueltas en círculos viciosos sin sentido y sin disfrutar de los beneficios que Dios desea darnos. Caminamos en medio del calor de las malas decisiones y de la sequedad de nuestros caprichos en vez de disfrutar de la frescura y bendición de Dios. Aprovechá hoy la bendición de Dios. No sigas perdiendo el tiempo. La simpleza de Dios es tan maravillosa que ofrece bendición con generosidad. No seas que por tus malas decisiones pierdas el tiempo y no las puedas disfrutar ahora. Reflexión : Hoy es el día de la bendición de Dios. Aprovechalo. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION UN PARIENTE DE ORO Devocionales A medida que pasan los años, creo que vamos reconociendo en nuestras vidas a aquellas personas que nos demostraron su lealtad a través de los años, y cuando recordamos determinados hechos en los que ellos estuvieron presentes, cuánto lo valoramos. Yo por ejemplo recuerdo a mi mamá, que siempre estuvo presente en todos los momentos de mi vida, pero los que más recuerdo son aquellos, en que nacieron mis hijos. Ella siempre estuvo ahí, especialmente cuando me dijeron que probablemente no iba a nacer mi primer hijo (en este caso era una niña) recuerdo sus palabras de fe: “¡Oremos que Dios es poderoso y va a permitir que el bebé nazca!” te aseguro que momentos así, no te los olvidas más, porque eso era exactamente lo que yo necesitaba: ¡palabras de fe, de ánimo y de esperanza! En este día te voy a compartir la historia de un tío y un sobrino, en donde vemos que ese tío también supo estar al lado de su sobrino, como si fuera su propio hijo. Sus nombres eran Abraham y Lot. Lot, había quedado huérfano y le tocó compartir su vida con su tío Abraham, pero un día se tuvieron que separar, porque ambos tenían tantas riquezas y posesiones que el lugar en donde vivían era demasiado pequeño para los dos. Así que el tío le dijo a Lot: “elige tú primero” ¿No está toda la tierra delante de ti? “Si tú vas a la mano izquierda, yo iré hacia la derecha; pero si tú vas hacia la derecha yo iré hacia la izquierda”. O sea Lot tenía un tío espectacular, un hombre buenísimo, que lo estimaba de verdad. La actitud de Abraham fue no sólo desinteresada y pacífica sino también generosa y condescendiente. La cuestión es que Lot eligió el lugar más bello, sin dudarlo se “quedó con lo mejor”, ese lugar era de una vegetación abundante, mientras que el tío se fue hacia otra ciudad, no tan prometedora. Ahora, a la vista, el lugar que Lot eligió era realmente hermoso y así “fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma”. Lot representa a la gente inmadura, se le pegó a Abraham, pero no para capturar la mentalidad de Abraham y lograr lo que Abraham tenía, sino para disfrutar de las bendiciones de Abraham Sodoma era un lugar de perversión, allí la gente vivía como se le antojaba, no había ninguna clase de respeto por la vida. Una vez instalado allí, sucedió un imprevisto. Unos reyes atacaron al rey de Sodoma tomando toda la riqueza de la ciudad, sus provisiones y también tomaron a Lot y sus bienes. Lot en vez de capturar la mentalidad de Abraham, le dice que se va a separar de él y se va para el otro lado con sus ovejas y entonces termina secuestrado. Pronto la mala noticia llegó a los oídos de su tío Abraham, quien reaccionó rápidamente y fue en su rescate, dice la historia que “armó a sus criados” o sea tomó a la gente más confiable que tenía para esta noble misión y pudo rescatar a su sobrino y recobró todos sus bienes, a las mujeres y demás gente. Esto realmente es “jugarse por alguien”, ya que Abraham arriesgó su vida por la de su sobrino. Abraham lo fue a recuperar, porque le quiso dar una nueva oportunidad. Pero les quiero contar algo más, eso no fue todo lo que hizo el tío Abraham, ¡hay más! Como les mencioné Sodoma era una ciudad corrompida, por lo cual Dios la iba a destruir, estaba completamente determinado a hacerlo. Pero hay un detalle, dice la Biblia que Dios era Amigo de Abraham y se dijo a sí mismo: “¿encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer?”, o sea Dios le contó a Abraham que iba a destruir la ciudad, Abraham se entristeció por esa noticia, pues allí vivía su sobrino, al cual amaba y entonces muy decidido intercedió por Lot y le preguntó por seis veces a Dios, si él consideraría no destruir la ciudad si se hallara gente justa allí, a lo que Dios le respondió que por supuesto no lo haría, si hallara aunque sea, a diez personas justas allí. Sólo alguien que Ama Mucho puede hacer lo que hizo Abraham. Lo crió prácticamente a su sobrino, lo ayudó a enriquecerse, le dio a elegir el lugar que quisiera para vivir, lo rescató cuando estuvo prisionero y ahora, está Intercediendo ante Dios por él, esto es lo que llamo: UN PARIENTE DE ORO, como dice ese refrán: “QUE VALE LO QUE PESA“. El único mandamiento con promesa es: “honra a tu padre y a tu madre”, porque así tendremos una larga vida sobre la tierra, y quizás hay muchos como en el caso de Lot, que no tuvo papá y mamá que lo criasen, pero tuvieron a alguien que se ocupó de ustedes y que les hicieron más fácil el paso por esta vida. Me gustaría reconocer en este momento a aquellas personas, sean parientes, amigos, mentores etc. que hicieron un aporte a nuestra vida. Piensa en alguno de ellos; seguramente existió alguien así que estuvo cerca en aquellos momentos “en que todo era oscuro para ti”. Y si aún vive, te sugiero que lo llames o le escribas y lo bendigas. Cuando reconocemos en nuestras vidas a las personas que en algún momento nos lideraron, nos enseñaron o como en el caso de Abraham “se jugaron” por nosotros, ¡bendigámoslos dándoles la honra que se merecen! Alguna vez alguien hizo algo por ti, ahora te toca a ti, hacer algo por otros. Esta anécdota nos ilustra la importancia de nuestras acciones al pasar por esta vida: Un hijo y su padre estaban caminando por las montañas De repente el hijo cayó, se lastimó y gritó: ¡Cha! Para su sorpresa, oyó una voz repitiendo en algún lugar de la montaña: ¡cha! Con curiosidad el niño grito: “¿quién eres tú?” Recibió la respuesta: “¿quién eres tú?” Enojado con la contestación respondió: ¡cobarde! Le contesto la montaña: ¡cobarde! Miró a su padre y le preguntó: ¿qué sucede papá? El padre sonrío y dijo: ” hijo mío, presta atención”. Y entonces el padre miró a la montaña: ¡te admiro! La voz respondió: ¡te admiro! De nuevo el hombre grito: ¡eres un campeón! La voz contestó: ¡eres un campeón! El niño estaba asombrado, pero no entendía. Luego el padre explicó: “la gente lo llama eco, pero en realidad es la vida misma”. Te devuelve todo lo que dices o haces. Nuestra vida es simplemente el reflejo de nuestras acciones. Si deseas más amor en el mundo, crea más amor a tu alrededor. La vida te devolverá exactamente aquello que tú le has hecho. Tu vida no es una coincidencia, es un reflejo de ti. Autora: Silvia Truffa

martes, 22 de julio de 2014

JUAN 5:17,19 JESUS CENSURADO POR SANAR EN EL DIA DE REPOSO

Juan 5:17,19 La Biblia de las Américas (LBLA) Jesús censurado por sanar en el día de reposo Y aquel día era día de reposo. 10 Por eso los judíos decían al que fue sanado: Es día de reposo, y no te es permitido cargar tu camilla. 11 Pero él les respondió: El mismo que me sanó, me dijo: “Toma tu camilla y anda.” 12 Le preguntaron: ¿Quién es el hombre que te dijo: “Toma tu camilla y anda”? 13 Pero el que había sido sanado no sabía quién era, porque Jesús, sigilosamente, se había apartado de la multitud que estaba en aquel lugar.14 Después de esto Jesús lo halló* en el templo y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te suceda algo peor. 15 El hombre se fue, y dijo a los judíos que Jesús era el que lo había sanado. 16 A causa de esto los judíos perseguían a Jesús, porque hacía estas cosas en el día de reposo. 17 Pero El les respondió: Hasta ahora mi Padre trabaja, y yo también trabajo. 18 Entonces, por esta causa, los judíos aún más procuraban matarle, porque no sólo violaba el día de reposo, sino que también llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose igual a Dios. Un Encuentro Con la Palabra Promesas – Lo Mejor está por Venir Todo hombre tiene momentos de entusiasmo. Algunos lo poseen por treinta minutos, otros por treinta días, pero el que lo posee por treinta años es el que triunfa en la vida. Mire siempre delante y hacia las alturas. Sus mayores contribuciones hacia la vida, sus mejores entregas, sus mejores cuidados, lo mejor de su amor, ¡aún está por darse! Corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante. Hebreos 12:1 Romanos 13:12 La noche está muy avanzada, y el día está cerca. Por tanto, desechemos las obras de las tinieblas y vistámonos con las armas de la luz. 1 Corintios 9:24 ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos en verdad corren, pero sólo uno obtiene el premio? Corred de tal modo que ganéis. 1 Corintios 9:26 Por tanto, yo de esta manera corro, no como sin tener meta; de esta manera peleo, no como dando golpes al aire, Gálatas 2:2 Subí por causa de una revelación y les presenté el evangelio que predico entre los gentiles, pero lo hice en privado a los que tenían alta reputación, para cerciorarme de que no corría ni había corrido en vano. Efesios 4:22 que en cuanto a vuestra anterior manera de vivir, os despojéis del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos, Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION DE CONFUSIÓN A MILAGRO Publicado por: Pastor Carlos Vargas Valdez en Devocional Cristiano La boca del necio es quebrantamiento para sí, y sus labios son lazos para su alma. Proverbios 18:7 Lo que decimos se convierte en realidad: esta es una verdad que vemos en la Biblia. La vemos en Marcos 11:23, Mateo 21:21, Santiago 3:2 y muchos versículos más. Pero a menudo se nos olvida eso porque hablamos como el mundo en lugar de hablar la Palabra, y con el tiempo recibimos lo que hemos estado articulando: una gran confusión. Si ha tenido esa experiencia, recuerde que lo que tiene en su vida es producto de sus palabras. A no ser que pueda cambiar lo que tiene, deberá cambiar lo que sale de su boca. Para cambiar el rumbo de su vida – de la muerte a la vida, de la enfermedad a la salud, del fracaso al éxito – , tendrá que medir sus palabras. Eso es más fácil decirlo que hacerlo. Pero esa es la clave: tiene que decirlo para que sea hecho. ¿Cómo se empieza? Tenga presente que este problema no se puede solucionar con lo natural, sino con poder espiritual, porque estamos hablando de una ley espiritual. Santiago 3:7-8 dice que la lengua no puede ser domada con el mismo poder con que se doma a los animales; se necesita la sabiduría de Dios. La Palabra es la sabiduría de Dios (Proverbios 2:6). Jesús dijo que sus palabras son espíritu y son vida. Eso significa que se necesitan las palabras de Dios para domar nuestra lengua. Segundo, arrepiéntase por haber permitido que otros, además del Espíritu Santo, usaran su lengua. Luego, entréguele su lengua a Jesús y decida que va a hablar palabras de amor, de fe, de gozo, de paz y de gracia. Las palabras de fe detienen los dardos de fuego del infierno. Tercero, haga lo que Jesús dice en Marcos 4:24: “mirad lo que oís”. O sea, considere sus palabras: “¿quiero que lo que acabo de decir se haga realidad?” Si la respuesta es no, deténgase y corríjase en ese momento, y reemplace las palabras negativas con alabanzas (Efesios 5:4). Si no ha medidio sus palabras, cámbielas para que pueda cambiar el rumbo de su vida. Pida al Señor que guarde su boca (Salmos 141:3). Ponga el poder de la lengua a trabajar a su favor; deje de usarla para causar confusión y empiece a usarla para hacer milagros. En su boca hay un milagro. Escritura Devocional para leer: Proverbios 18:7 La boca del necio es quebrantamiento para sí, y sus labios son lazos para su alma.

ECLESIASTES 3:22 TODO TIENE SU TIEMPO

Eclesiastés 3:22 La Biblia de las Américas (LBLA) Todo tiene su tiempo 3 Hay un tiempo señalado para todo, y hay un tiempo para cada suceso[a] bajo el cielo: 2 tiempo de nacer[b], y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; 3 tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de derribar, y tiempo de edificar; 4 tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de lamentarse, y tiempo de bailar; 5 tiempo de lanzar piedras, y tiempo de recoger piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de rechazar el abrazo; 6 tiempo de buscar, y tiempo de dar por perdido; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; 7 tiempo de rasgar, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; 8 tiempo de amar, y tiempo de odiar; tiempo de guerra, y tiempo de paz. 9 ¿Qué saca el trabajador de aquello en que se afana? 10 He visto la tarea que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que en ella se ocupen. 11 El ha hecho todo apropiado a[c] su tiempo. También ha puesto la eternidad en sus corazones; sin embargo[d], el hombre no descubre la obra que Dios ha hecho desde el principio hasta el fin. 12 Sé que no hay nada mejor para ellos que regocijarse y hacer el bien en su vida;13 además, que todo hombre que coma y beba y vea lo bueno en todo su trabajo, eso es don de Dios. 14 Sé que todo lo que Dios hace será perpetuo; no hay nada que añadirle y no hay nada que quitarle; Dios ha obrado así para que delante de El teman[e] los hombres. 15 Lo que es, ya ha sido, y lo que será, ya fue, y Dios busca[f] lo que ha pasado. 16 Aun he visto más bajo el sol: que en el lugar del derecho, está[g] la impiedad, y en el lugar de la justicia, está[h] la iniquidad. 17 Yo dije en mi corazón: al justo como al impío juzgará Dios, porque[i] hay un tiempo para cada cosa[j] y para cada obra. 18 Dije además en mi corazón en cuanto a los hijos de los hombres: Ciertamente Dios los ha probado para que vean que son sólo animales. 19 Porque la suerte de los hijos de los hombres y la suerte de los animales es la misma[k]: como muere el uno así muere el otro. Todos tienen un mismo aliento de vida; el hombre no tiene ventaja sobre los animales, porque todo es vanidad. 20 Todos van a un mismo lugar. Todos han salido del polvo y todos vuelven al polvo. 21 ¿Quién sabe que el aliento de vida del hombre asciende hacia arriba y el aliento de vidadel animal desciende hacia abajo, a la tierra? 22 Y he visto que no hay nada mejor para el hombre que gozarse en sus obras, porque esa es su suerte. Porque ¿quién le hará ver lo que ha de suceder después de él? Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION La Perla preciosa y el Reino de los Cielos Publicado por: Pastor Carlos Vargas Valdez en Devocional Cristiano También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró. Mateo 13:45-46. Apreciamos una cosa según lo que nos costó. Asimismo Cristo aprecia a la Iglesia por lo que le costó poseerla. Él “amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella”, pagando así un altísimo precio, es decir, todo lo que tenía. Renunció a todo: su lugar, su paz, su gloria, todos sus derechos como Hijo de Dios y, por encima de todo, se dio a sí mismo. No podía dar más que su vida, no podía hacer más ni soportar más. Su amor fue puesto a prueba al extremo, pero él permaneció como una roca. “Las muchas aguas no podrán apagar el amor” (Cantar de los Cantares 8:7). Pero, para nosotros existe otra manera de evaluar una cosa. Podemos estimarla por lo que es en sí misma según nuestro parecer. Así ocurrió con Jesús, cuyo corazón pensó en la Iglesia desde la eternidad. Para él, ella era la perla preciosa que su corazón deseaba. Vendió todo lo que tenía para poseerla. Él apreció el valor de esa perla antes de comprarla. Quería poseerla, cualquiera fuera su precio. ¡Cuán maravilloso es su amor! Él vio algo hermoso en aquellos que estaban en sus pecados y habían caído en la pobreza moral y la indignidad. Esto parece demasiado maravilloso para ser verdad. Sin embargo, así es, pues la Palabra de Dios lo afirma: “Cristo nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros” (Efesios 5:1). En Proverbios 8:31 él dice: “Mis delicias son con los hijos de los hombres”. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION JESÚS YO CONFÍO EN TI Devocionales, Meditaciones, Reflexión No sé qué podrás estar pasando en este momento, tal vez te sientes sin fuerzas, no encuentras esperanza, no encuentras salida y piensas que lo que estás viviendo no es tan fácil de superar. A veces nos sentimos realmente desolados y lo que obra a nuestro alrededor pareciera hundirnos más en ese estado de desesperación, de angustia y de ansiedad. Hoy quiero decirte que no importa lo que estas pasando, no importa cuán grande es el pantano en el que te estás hundiendo, el Señor no nos desampara, Él pronto estirará su mano y te ayudará a salir del fango en el que te encuentras. Así que pongan sus preocupaciones en las manos de Dios, pues Él tiene cuidado de ustedes. 1 Pedro 5:7 (Traducción en Lenguaje Actual). Algo que me alienta en cada situación difícil que atravieso, es que por más difícil que parezca, para el Señor es mucho mejor, pues su nombre será mayormente glorificado; piensa bien, cómo podría el Señor hacer milagros en nuestra vida si no existieran las crisis, realmente si estuviéramos bien y ocurrieran los milagros, no los alcanzaríamos a notar, porque cuando todo está en calma, nosotros estamos tranquilos, entonces el nombre de Jesús no se glorifica; pero cuando estamos en crisis y todo empieza a oscurecer, de repente llega Él con su luz, de la nada y resplandece todo. Me alegra saber que no estamos solos, me llena de satisfacción saber que en Él estamos seguros, que Él no va a fallarnos porque no es como nosotros, que sus ojos siempre nos están mirando y que su mano victoriosa siempre está dispuesta a salvarnos. No olvides que Jesús murió por ti, no olvides que Jesús entregó su vida por nosotros, Él pagó el precio por nuestros pecados y nuestras necesidades; para Él no hay absolutamente nada imposible, todo esto que quizá estas atravesando y que te duele, con toda seguridad obrará para tu bien y al final verás la luz del Señor brillar en tu vida e iluminar todo que hace parte de ti. Él es fiel, Él cumple sus promesas; toma su palabra, come del pan de vida que es Jesús y confía plenamente en que tu vida está en sus manos, Él no fracasará contigo, Él te llevará a lo alto y en lo alto tú le darás la gloria porque grandes maravillas hará Él con la situación que estás viviendo. Si te encuentras en un pantano, no te angusties, en cualquier momento llegará su mano a rescatarte, en cualquier momento Él aparecerá y te sorprenderá; es más, Él nunca se ha ido de tu lado, Él está pendiente de ti. No dudes de Él, confía en su amor y en su fidelidad, dile gracias, dile te amo, dile Jesús yo confío en ti y sé que todo lo que estoy viviendo será para glorificar tu Santo Nombre. No olvides que la palabra de Dios es infalible, si así no fuera se negaría a sí mismo y Él no sería Dios; pero esto nunca va a pasar porque Él es Dios, nuestro único Dios, el Todopoderoso, Bueno, Justo y Misericordioso. Dios cumple fielmente sus promesas, tu sólo espera en Él, no es fácil pero es lo más seguro que tienes, tu garantía son sus promesas. Pero una cosa quiero tener presente y poner en ella mi esperanza: El amor del Señor no tiene fin, ni se han agotado sus bondades. Cada mañana se renuevan; ¡qué grande es su fidelidad! Y me digo: ¡El Señor lo es todo para mí; por eso en Él confío! El Señor es bueno con los que en Él confían, con los que a Él recurren. Es mejor esperar en silencio a que el Señor nos ayude. Lamentaciones 3:21-26 (Dios Habla Hoy). EN LAS BUENAS Y EN LAS MALAS SIEMPRE DILE: “JESÚS, YO CONFÍO EN TI” Autora: Marisela Ocampo Otálvaro

lunes, 21 de julio de 2014

ECLESIASTES 11:5

Eclesiastés 11:5 La Biblia de las Américas (LBLA) 11 Echa tu pan sobre las aguas, que después de[a] muchos días lo hallarás. 2 Reparte tu porción con siete, o aun con ocho, porque no sabes qué mal puede venir sobre la tierra. 3 Si las nubes están llenas, derraman lluvia sobre la tierra; y caiga el árbol al sur o al norte, donde cae el árbol allí se queda. 4 El que observa el viento no siembra, y el que mira las nubes no siega. 5 Como no sabes cuál es el camino del viento, o cómo[b] se forman[c] los huesos en el vientre de la mujer encinta[d], tampoco conoces la obra de Dios que hace todas las cosas. 6 De mañana siembra tu semilla y a la tarde no des reposo a tu mano, porque no sabes si esto o aquello prosperará, o si ambas cosas serán igualmente buenas. Un Encuentro Con la Palabra Promesas – No Podrás Lograrlo-> Son miles lo que te dicen que no se puede lograr. Son miles lo que profetizan el fracaso; son miles los que te señalan, uno por uno, los peligros que hay en el camino. Pero tú, con una leve mueca en el rostro, abróchate con firmeza el cinturón, quítate la chaqueta y manos a la obra. Comienza a cantar mientras atacas aquello que no se puede lograr, y lograrás hacerlo. Proverbios 23:7 Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él. Proverbios 23:19 Escucha, hijo mío, y sé sabio, y dirige tu corazón por el buen camino. Deuteronomio 4:9 Por tanto, cuídate y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, y no se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; sino que las hagas saber a tus hijos y a tus nietos. Proverbios 4:23 Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida. Mateo 15:18 Pero lo que sale de la boca proviene del corazón, y eso es lo que contamina al hombre. Mateo 15:19 Porque del corazón provienen malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios y calumnias. Proverbios 26:24 El que odia, disimula con sus labios, mas en su corazón acumula engaño. Proverbios 26:25 Cuando su voz sea agradable, no lo creas, pues hay siete abominaciones en su corazón. Lucas 6:45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo que es bueno; y el hombre malo, del mal tesoro saca lo que es malo; porque de la abundancia del corazón habla su boca. Proverbios 4:23 Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida. Proverbios 6:6 Ve, mira la hormiga, perezoso, observa sus caminos, y sé sabio. Proverbios 9:6 Abandonad la necedad y viviréis, y andad por el camino del entendimiento. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION EL DOLOR DE PECAR Devocionales, Enrique Monterroza, Meditaciones Es una realidad que todos tenemos luchas diarias, áreas de nuestra vida con las que tenemos años de venir luchando por tratar de cambiar, pero en muchos casos, no hemos avanzado mucho. Si realmente eres nacido de nuevo, sientes un dolor muy profundo por fallar quizá en las mismas áreas todo el tiempo, te sientes mal, quizá lloras muchas veces al ver que no puedes sostener tu palabra de no volverlo a hacer. Para aquellos que un día conocimos al Señor y tuvimos un encuentro real con Él, no es una sensación bonita la que se siente fallarle a Dios. De hecho cuando le fallamos sentimos como que todo se nos vino abajo, como que si Dios ya esta cansado de nosotros o como que si nunca fuésemos a cambiar. ¿Te ha pasado?, ¿Has experimentado esa sensación de saber que no tienes que hacer eso, pero a pesar de ello lo haces y luego te sientes muy mal contigo mismo?, y es que la mayoría de nosotros sabemos muy bien que no tenemos que actuar de ciertas maneras, quizá en ocasiones mientras has estado llevando a cabo tu falla, has sentido que no tienes que hacerlo, sin embargo no puedes parar a pesar que sabes que después te sentirás mal. Si alguien no se identifica con situaciones como estas o parecidas, es porque quizá no es de este planeta, pero para los demás humanos, TODOS hemos sentido esa horrible sensación de saber que le fallamos a Dios a pesar que sabíamos muy bien que no teníamos que hacerlo. ¿Sabes una cosa?, ese dolor que te causa fallarle a Dios es una muy buena señal que todavía hay oportunidad para ti. Ese mal sabor de boca que te deja el fallarle habla de que el Espíritu Santo de Dios esta en tu vida redarguyéndote todavía. Fuese un gran problema que fallaras y no sintieras el mínimo dolor por hacerlo, esa es una señal que estas a punto de morir espiritualmente, pero si sientes dolor por hacerlo, entonces tienes que tener la seguridad que hay una oportunidad más para ti. Sentir dolor por pecar o fallarle a Dios, habla que tenemos conciencia real del error que cometimos y que nuestro corazón y espíritu no quisiera hacer eso, pero que lastimosamente nos dejamos dominar por nuestros deseos carnales y pecaminosos. Ahora bien, es necesario detectar que es lo que esta pasando, por qué fácilmente estas cayendo en ese error, estoy seguro que en la mayoría de casos es porque estamos descuidando nuestra vida espiritual, seguro estas orando menos, seguro hasta dejaste de leer la Biblia, quizá no te estas congregando o no estas teniendo contacto con personas que espiritualmente te pueden ayudar, sino que estas haciendo todo lo contrario y teniendo comunicación constante con personas que lo menos que te enseñaran es a ser agradable a Dios. ¿Por qué no comenzamos de nuevo?, sí, si sientes dolor al pecar, si sientes dolor al fallarle a Dios, es porque HAY OPORTUNIDAD PARA TI, ¿Qué es lo que tienes que hacer?, solo recuerda los episodios de tu vida en los que te sentiste plenamente feliz, estoy seguro que esos fueron aquellos en los que estabas muy cerca de Dios y que al estar cerca de Él en tu mente no cabía otro pensamiento que no fuese el de agradarlo. A veces al ver el deterioro de nuestro estado espiritual, se nos olvida que no estuvimos así todo el tiempo, que hubieron momentos en los que dimos todo de nosotros y que nos sentimos plenamente gozosos, que hubieron tiempos en los que espiritualmente avanzamos mucho, quizá porque dispusiste tu corazón o quizá porque renunciaste con determinación a aquello que era tu perdición. Hoy quiero invitarte a volver a esos momentos, a que hagas lo mismo que en esos momentos de felicidad plena hacías, comienza a orar nuevamente, comienza a leer la Biblia otra vez, congregarte más seguido, sírvele al Señor, se humilde, que tus oídos se vuelvan tan humildes que no importando a quien escuches predicar la Palabra puedas aprender algo que te ayude en tu vida. Quita de tu vida todo orgullo que no te deja prosperar y que te esta arruinando, no te creas que lo sabes todo o que nadie te puede enseñar nada nuevo que no sepas, mejor aprende como un niño, como que si fuera la primera vez que estas aprendiendo de Dios, porque si sigues creyendo que lo sabes todo, la realidad es que no sabes nada, porque la sabiduría de una persona no se cataloga en toda la teoría que sabe, sino en su forma de poner en practica su conocimiento y vivirlo. “Pónganse mi yugo. Déjenme enseñarles, porque yo soy humilde y tierno de corazón, y encontrarán descanso para el alma.” Mateo 11:29 (Nueva Traducción Viviente) La única forma efectiva para comenzar de nuevo y triunfar en la vida espiritual es ser humilde para reconocer donde estamos fallando y tener la suficiente determinación para decidir salir de ese lodo en el que hemos caído, entonces, Dios te dará la fuerza que necesitas para salir adelante de cualquier situación, pues tu humildad y determinación son la llave que abrirá la bendición de Dios sobre tu vida. ¡ADELANTE, TÚ PUEDES PORQUE DIOS ESTA CONTIGO! “Dios está obrando entre ustedes. Él despierta en ustedes el deseo de hacer lo que a él le agrada y les da el poder para hacerlo.” Filipenses 2:13 (Palabra de Dios para Todos) Autor: Enrique Monterroza

LUCAS 1:17 ANUNCIO DEL NACIMIENTO DE JUAN EL BAUTISTA

Lucas 1 La Biblia de las Américas (LBLA) Anuncio del nacimiento de Juan el Bautista 5 Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, cierto sacerdote llamado Zacarías, del grupo de Abías, que tenía por mujer una de las hijas de Aarón[f] que se llamaba Elisabet. 6 Ambos eran justos delante de Dios, y se conducían intachablemente en todos los mandamientos y preceptos del Señor. 7 No tenían hijos, porque Elisabet era estéril, y ambos eran de edad avanzada[g]. 8 Pero aconteció que mientras Zacarías[h] ejercía su ministerio sacerdotal delante de Dios según el orden indicado a su grupo, 9 conforme a la costumbre del sacerdocio, fue escogido por sorteo para entrar al templo del Señor y quemar incienso. 10 Y toda la multitud del pueblo estaba fuera orando a la hora de la ofrenda de incienso. 11 Y se le apareció un ángel del Señor, de pie, a la derecha del altar del incienso. 12 Al verlo, Zacarías se turbó, y el temor se apoderó de[i] él. 13 Pero el ángel le dijo: No temas, Zacarías, porque tu petición ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y lo llamarás[j] Juan. 14 Y tendrás gozo y alegría, y muchos se regocijarán por su nacimiento. 15 Porque él será grande delante del Señor; no beberá ni vino ni licor, y será lleno del Espíritu Santo aun desde el vientre de su madre. 16 Y él hará volver a muchos de los hijos de Israel al Señor su Dios. 17 E irá delante de El en el espíritu y poder de Elías para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y a los desobedientes a la actitud de los justos, a fin de preparar para el Señor un pueblo bien dispuesto. 18 Entonces Zacarías dijo al ángel: ¿Cómo podré saber esto? Porque yo soy anciano y mi mujer es de edad avanzada[k]. 19 Respondiendo el ángel, le dijo: Yo soy Gabriel, que estoy en[l] la presencia de Dios, y he sido enviado para hablarte y anunciarte estas buenas nuevas. 20 Y he aquí, te quedarás mudo, y no podrás hablar hasta el día en que todo esto acontezca, por cuanto no creíste mis palabras, las cuales se cumplirán a su debido tiempo. 21 Y el pueblo estaba esperando a Zacarías, y se extrañaba de su tardanza en el templo. 22 Pero cuando salió, no podía hablarles, y se dieron cuenta de que había visto una visión en el templo; y él les hablaba por señas, y permanecía mudo. 23 Y[m] cuando se cumplieron los días de su servicio sacerdotal, regresó a su casa. 24 Y después de estos días, Elisabet su mujer concibió, y se recluyó[n] por cinco meses, diciendo: 25 Así ha obrado el Señor conmigo en los días en que se dignó mirarme para quitar mi afrenta entre los hombres. Un Encuentro Con la Palabra Promesas – Aprende a Soltar y deja que Dios se encargue del asunto Promesas-> No te aferres hoy a una situación negativa que pueda estarte robando vitalidad, energía, creatividad y el entusiasmo de vivir. Como dice el dicho: Aprende a Soltar y deja que Dios se encargue del asunto. Confía en que el Señor te guiará hacia el consejo sabio y las nuevas oportunidades que tiene reservadas para ti. Filipenses 3:13-14 Olvidando ciertamente lo que queda atrás. y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Romanos 8:28 Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito. Romanos 11:29 porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables. 1 Corintios 9:24 ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos en verdad corren, pero sólo uno obtiene el premio? Corred de tal modo que ganéis. Filipenses 3:3 porque nosotros somos la verdadera circuncisión, que adoramos en el Espíritu de Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no poniendo la confianza en la carne, Colosenses 2:18 Nadie os defraude de vuestro premio deleitándose en la humillación de sí mismo y en la adoración de los ángeles, basándose en las visiones que ha visto, hinchado sin causa por su mente carnal, 2 Timoteo 1:9 quien nos ha salvado y nos ha llamado con un llamamiento santo, no según nuestras obras, sino según su propósito y según la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad, Hebreos 3:1 Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad a Jesús, el Apóstol y Sumo Sacerdote de nuestra fe. Hebreos 6:1 Por tanto, dejando las enseñanzas elementales acerca de Cristo, avancemos hacia la madurez, no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas y de la fe hacia Dios, Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION No recibo lo malo – Reflexiones Devocionales En una oportunidad un hombre insultaba a un sabio quien se mantuvo en un estado de imperturbable serenidad y silencio. Al terminar el hombre con los insultos, el discípulo del sabio se sintió impotente por los insultos que recibió su maestro. El sabio le dijo: “Si yo te regalara un caballo pero tú no lo aceptas ¿de quién es el regalo?” El discípulo contestó: “Si no lo acepto sería tuyo todavía”. El sabio respondió: “Pues no acepto los insultos de este hombre, así que estos se quedarán con él”. Todo lo bueno, todo lo justo, todo lo honesto, lo abrazo. Todo lo malo no me afecta porque no lo recibo, va de vuelta con el que me lo envió. Así debemos obrar en la vida, cuando recibimos algo negativo de parte de quien sea. Debe quedarse con el que lo dijo, esto requiere de una fuerza de espíritu grande, pues sin duda que lo primero que nos viene a la mente, es devolverle la ofensa, o el insulto a quien nos lo dijo. Personalmente yo no reacciono de entrada, pero una vez que medito en el tema, lo retomo y lo aclaro, si es que vale la pena hacerlo. Hay veces que no debemos aclarar nada, porque entendemos que los que dirigen palabras duras contra nosotros no saben realmente lo que dicen. Pero otras, nos damos cuenta que esa persona tiene realmente un problema con nosotros y es mejor tratarlo, máxime si las ofensas se repiten. Por ejemplo, esto sucede en algunas familias; a mí me tocó tener un padre que no medía sus palabras, y que fue muy difícil convivir con él, no sólo para mí, sino para el resto de mi familia. Otro lugar fue el trabajo, y especialmente si conocen tu forma de pensar en cuanto a Dios, también va a ser motivo de “cargadas” de diferentes tipos. Recuerdo que cuando trabajaba en una oficina, mi jefa era una mujer buena, y me permitía poner algún cuadro que hablara de Dios, y los que entraban a mi despacho decían: “llegamos a la capillita”, eso no era en realidad ofensivo para mí; lo tomaba en broma, aunque sonara un poco sarcástico. Y también entre el círculo de cristianos lamentablemente, hay mucha crítica respecto de los métodos que usamos para hacer tal o cual cosa. Hay predicadores que quiero y respeto muchísimo, que son literalmente “bombardeados” con palabras hirientes e irrespetuosas. Mi pastor sabiamente dice: “sean libres de la gente”, esto es algo que debemos tener presente todos los días de nuestra vida. Él comenta que uno nunca tiene problemas con el gato o con el perro, los problemas tanto como las bendiciones vendrán a través de las personas. Por eso es necesario aprender a tratar a la gente. La humillación es una de las experiencias universales que hasta el mismo Jesús pasó. ¿Quién no fue maltratado, humillado por una pareja, por un amigo, por un compañero de trabajo? Ser humillado según el diccionario, es sentirse rebajado, inferiorizado, sometido, ultrajado por otro. Ser humillado no es lo mismo que hacer una broma. Humillar a alguien tiene el objetivo de destruir a esa persona, destruir su corazón, su vida, su sueño. En la Biblia se habla de que cuando Saúl fue elegido rey, hubo gente que lo menospreció, por eso algunos dijeron: “¿Cómo nos ha de salvar éste? Y le tuvieron en poco, y no le trajeron presente, más él disimuló”. Esa fue una actitud correcta de parte de Saúl, en lugar de “hacerse el fuerte” y empezar a hacer uso de la autoridad que se le había conferido por medio del profeta Samuel, hizo de cuenta que no había escuchado nada y tampoco hizo caso al hecho de que no le trajeron regalos. En los países orientales, el honor del soberano y el esplendor de su casa real se apoyaban no en una tarifa fija de impuestos, sino en los obsequios traídos en ciertas épocas por oficiales y hombres de recursos, desde todas partes del reino, según las riquezas del individuo, las cuales tenían un valor reconocido. Por eso al rehusar, llevarle ese tributo, Saúl no pudo establecer su reino por un tiempo. Pero el disimuló, soportando el insulto con prudencia y magnanimidad, cualidades muy útiles en el principio de su gobierno. ¿Cómo relacionamos esto con nuestra vida? No van a faltar situaciones en las que algo semejante nos pueda pasar, quizás te ascendieron en el trabajo y hubo algunas caras disgustadas, o te sacaste la mejor nota en un examen y no faltó el envidioso que te dijo algo para molestarte, y lamentablemente en muchos hogares también pasa, cuando nos comparan con nuestros hermanos y nunca es suficiente lo que hacemos para agradarles a nuestra familia, “siempre nos falta algo” nunca logramos satisfacerlos del todo. Por eso el consejo de Dios para tu vida es NO RECIBAS LO MALO. No dejes que te traspasen las críticas, los desprecios, las palabras negativas, los insultos NO TIENES QUE PERMITIR QUE ENTREN A TU CORAZÓN. Yo sé que no es fácil, y más si convives con un maltratador verbal. Pero quiero decirte que va a haber un día en que eso se va a terminar en tu vida. En gran medida depende de ti, si ya eres mayor de edad, para pedirle a Dios que te ayude a encaminar tu vida de tal manera que ya no tengas que escuchar más ninguna palabra que te lastime. CUANDO NOS ANIMAMOS A CAMBIAR DEJAMOS DE SER VÍCTIMAS. Debo Perdonar y soltar de mi vida a todos los que me lastimaron: Perdonar es algo que haces por vos, no por el otro. Perdonar no es olvidar: “No pasó nada”, “Ya fue”. Perdonar es: “Me lastimaste, tengo derecho a venganza, pero no me voy vengar, Dios es mi venganza”. Y te desatas de esa persona, porque si no perdonas llevas esa carga; a esa persona, en el mundo espiritual, la llevas encima de ti, pero el perdón nos coloca por encima de la autoridad de nuestro ofensor; nos pone en un nivel espiritual más alto, porque ya “lo solté de mi vida”. Cuando esto sucede en tu vida, en ese momento Dios puede comenzar a sanar tu herida. Siempre detrás de tus sueños va a haber cuervos: gente que te va a venir a molestar; gente que odia que vos sueñes lo que soñás. Dicen que los cuervos molestan a las águilas; pero las águilas nunca atacan a los cuervos: levantan vuelo. Porque los cuervos no pueden levantar tanto vuelo. Yo quiero decirte: si hay cuervos delante de ti, levantá vuelo; volá más alto. Decí: “Yo no tengo ningún enemigo, porque Dios me ha dicho: estás volando tan alto que has pasado a todos los cuervos que te han querido molestar.” Decí: yo sigo levantando vuelo. No pelees con los cuervos. ¿Saben cuánto vuela un águila? mil ochocientos metros sobre el nivel del mar ¿Y un cuervo? no sé cuánto vuela; pero mil ochocientos metros no, ¡los perdí de vista ya no sé cuándo! Autora: Silvia Truffa

viernes, 18 de julio de 2014

FILIPENSES 2:1-4 HUMILLACION Y EXALTACION DE CRISTO

Filipenses 2:1-4 La Biblia de las Américas (LBLA) Humillación y exaltación de Cristo 2 Por tanto, si hay algún estímulo en Cristo, si hay algún consuelo de amor, si hay alguna comunión del Espíritu, si algún afecto[a] y compasión, 2 haced completo mi gozo, siendo[b] del mismo sentir, conservando el mismo amor, unidos en espíritu, dedicados a un mismo propósito. 3 Nada hagáis por egoísmo[c] o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo, 4 no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás. 5 Haya, pues, en[d] vosotros esta actitud[e] que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo[f] tomando forma de siervo, haciéndose[g] semejante a los hombres. 8 Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, 10 para que al[h] nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre. 1. Un Encuentro Con la Palabra Promesas – Los Momentos Difíciles No Son Eternos! Cuando todo salga mal y ya intentaste todas las alternativas, no te desesperes… Dios proveerá de una solución. EL ES UN DIOS FIEL Y TE GUARDARÁ DE TODO MAL. ¡Los momentos difíciles no son eternos! Son como tempestades, sólo duran un momento. Mira hacia atrás y ve cuantas cosas peores ya pasaste y superaste. Marcos 4:39 – 40 Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: ¡Cálmate, sosiégate! Y el viento cesó, y sobrevino una gran calma. Entonces les dijo: ¿Por qué estáis amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe? Salmos 65:7 el que calma el rugido de los mares, el estruendo de las olas, y el tumulto de los pueblos. Salmos 89:9 Tú dominas la soberbia del mar; cuando sus olas se levantan, tú las calmas. Salmos 107:29 Cambió la tempestad en calma y las olas del mar callaron. Mateo 8:26 Y El les dijo: ¿Por qué estáis amedrentados, hombres de poca fe? Entonces se levantó, reprendió a los vientos y al mar, y sobrevino una gran calma. Lucas 8:25 Y El les dijo: ¿Dónde está vuestra fe? Pero ellos estaban atemorizados y asombrados, diciéndose unos a otros: ¿Quién, pues, es éste que aun a los vientos y al agua manda y le obedecen? eprendió al viento, y dijo al mar: ¡Cálmate, sosiégate! Y el viento cesó, y sobrevino una gran calma. Entonces les dijo: ¿Por qué estáis amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe? Salmos 65:7 el que calma el rugido de los mares, el estruendo de las olas, y el tumulto de los pueblos. Salmos 89:9 Tú dominas la soberbia del mar; cuando sus olas se levantan, tú las calmas. Salmos 107:29 Cambió la tempestad en calma y las olas del mar callaron. Mateo 8:26 Y El les dijo: ¿Por qué estáis amedrentados, hombres de poca fe? Entonces se levantó, reprendió a los vientos y al mar, y sobrevino una gran calma. Lucas 8:25 Y El les dijo: ¿Dónde está vuestra fe? Pero ellos estaban atemorizados y asombrados, diciéndose unos a otros: ¿Quién, pues, es éste que aun a los vientos y al agua manda y le obedecen? Devocional Diario – «Lo haré, pero no enseguida» Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. 1 Juan 5:11-12. El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él. Juan 3:36. Al final de una predicación un joven se acercó al predicador y le dijo: –Usted tiene razón, debo convertirme a Jesucristo… Lo haré, pero no enseguida; todavía quiero aprovechar un poco de la vida. El predicador le respondió: –¿Sólo un poco? ¡Qué falta de ambición, querido amigo! ¡Acuda a Jesús y tendrá la vida eterna! Quizá nuestro lector ha oído el Evangelio, siente el peso de sus pecados, la necesidad de arrepentirse y aceptar el perdón de Dios, pero teme que tal decisión lo comprometa a llevar una vida de ermitaño, triste y sin gozo. Usted se equivoca, o más bien, Satanás, el enemigo de su alma, trata de impedirle, mediante tales pensamientos, acudir a Jesús. Intenta retenerle aturdiéndole con placeres pasajeros que a menudo tienen un sabor amargo; y de aventuras en desilusiones, el tiempo pasa… Deténgase ahora, escuche la voz de su conciencia y la advertencia de Aquel que le dice: “¿Qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?” (Marcos 8:36). Ante Dios usted está muerto en sus “delitos y pecados” (Efesios 2:1). Crea en el Hijo de Dios, acepte sin tardar la vida eterna, ese don gratuito. Entonces podrá aprovechar “las abundantes riquezas de su gracia” y andar “en vida nueva” (Romanos 6:4).

MATEO 5:44-45 EL AMOR VERDADERO Y SU RECOMPENSA

Mateo 5:44-45 La Biblia de las Américas (LBLA) El amor verdadero y su recompensa 43 Habéis oído que se dijo: “Amaras a tu projimo y odiarás a tu enemigo.” 44 Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen, 45 para que seáis[ae] hijos de vuestro Padre que está en los cielos; porque El hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. 46 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tenéis? ¿No hacen también lo mismo los recaudadores de impuestos[af]? 47 Y si saludáis solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis más que otros? ¿No hacen también lo mismo los gentiles? 48 Por tanto, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto. Un Encuentro Con la Palabra Promesas de Dios -> Si uno no toma sus propias decisiones, otro lo hará. Recuerde que no tomar una decisión ya es una decisión. La indecisión suele ser peor que equivocarse. Santiago 1:7-8 Quien es así, no crea que va a recibir nada del Señor, porque hoy piensa una cosa y mañana otra, y no es constante en su conducta. Santiago 1:6 Pero que pida con fe, sin dudar; porque el que duda es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y echada de una parte a otra. Santiago 1:8 siendo hombre de doble ánimo, inestable en todos sus caminos. Santiago 4:8 Acercaos a Dios, y El se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y vosotros de doble ánimo, purificad vuestros corazones. 2 Pedro 2:14 Tienen los ojos llenos de adulterio y nunca cesan de pecar; seducen a las almas inestables; tienen un corazón ejercitado en la avaricia; son hijos de maldición. 1 Reyes 18:21 Elías se acercó a todo el pueblo y dijo: ¿Hasta cuándo vacilaréis entre dos opiniones? Si el SEÑOR es Dios, seguidle; y si Baal, seguidle a él. Pero el pueblo no le respondió ni una palabra. Mateo 6:24 Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. Josué 24:15 Y si no os parece bien servir al SEÑOR, escoged hoy a quién habéis de servir: si a los dioses que sirvieron vuestros padres, que estaban al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa, serviremos al SEÑOR. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Devocionales, Meditaciones, Reflexión NO ES MUCHO O POCO AMOR, ES ORGULLO El orgullo siempre se ha definido como una estima exagerada de sí mismo, altivez, soberbia, egoísmo, arrogancia y vanidad; entonces, cuando vemos este tipo de características en una persona nos resulta fácil señalar y de inmediato tacharla de “orgullosa”. Pero qué podemos decir de aquellos que se muestran como mansos, humildes y hasta pareciera que no mataran una mosca, los “súper buenos, los súper perfectos”, aquellos que tras una máscara de hipocresía ocultan lo que realmente hay en su corazón. Perdón si estoy utilizando un lenguaje muy brusco, pero es que me cansa la hipocresía. ¿Por qué se nos olvida tan fácil, que a Dios no lo podemos engañar? Él conoce el corazón del hombre y sabe perfectamente si lo que aparenta es real o simplemente es un formalismo más que practica, para que los que se encuentran alrededor se fijen en lo “bueno” que es. De qué vale procurar agradar al hombre si se está desagradando a Dios. “No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra”. Gálatas 6:7 (Nueva Versión Internacional). A lo que pretendo llegar con este artículo, es que entendamos que el orgullo no todas las veces se muestra como tal, en ocasiones anda por ahí disfrazado de cordero. No todo lo que brilla es oro, a veces lo que parece bueno por fuera resulta oliendo muy mal, pues por dentro está lleno de podredumbre y así mismo es un corazón que se muestra humilde pero por dentro anda sucio, lleno de odio, falta de perdón, envidia y quién sabe cuántas cosas más. Es decir, si realmente hay humildad en el corazón, también hay pureza. Analicemos lo siguiente, si una de las definiciones del orgullo trata de la estimación que tenemos de sí mismos, sea exagerada o subvalorada; se puede llegar a la conclusión de que en ambos casos está presente el orgullo, porque en los dos casos se está pensando en satisfacerse a sí mismo y en satisfacer a los demás. Ahondemos en esta situación y lo veremos: Una persona con una estimación exagerada de sí misma es egoísta, pues está pensando en sí misma, en que se le reconozca, se le entienda, se le apruebe, se le comprenda, se le ame y se le respete; y qué, si esta misma persona tuviera en lugar de ello, una estimación subvalorada de sí misma ¿acaso no es igual de egoísta? pues cuando esto sucede la persona se decepciona porque no se le está supuestamente valorando, no se le está reconociendo, no se le comprende, no se le ama, no se le respeta, no se le atiende, etc. esto qué es, es egoísmo también, está pensando en sí misma, en pretender que el mundo gire en torno a ella porque si no, no está satisfecha. En pocas palabras, si realmente no existiera orgullo en nuestro corazón, nunca sentiríamos enojo, rabia, dolor o decepción por lo que otros nos hacen o por lo que no hacen. En conclusión, no es falta de amor o exagerado amor lo que hay en nuestro corazón, es orgullo. Nos amamos tanto que somos orgullosos, tanto que pretendemos que todo a nuestro alrededor sea como queremos. Ser humilde no necesariamente es carecer de orgullo, ser humilde es que a pesar de reconocer que somos orgullosos nos rendimos a Dios, le entregamos a Él ese orgullo que tenemos para que Él lo cambie por su humildad, humillándonos ante Él en reverencia para que nos transforme el corazón y nos de uno conforme al suyo. Si no te humillas reverencialmente ante Dios, sí eres verdaderamente orgulloso, pero si tu orgullo lo rindes a Él, estas dejando de serlo. El orgullo raya con la terquedad en pesar que no lo necesitamos a Él, hay muchos orgullosos disfrazados de humildad y hay muchos humildes que piensan que no son orgullosos; pero Dios nos desenmascara, Él se opone a los orgullosos y da gracia a los que de corazón son humildes. (Santiago 4:6). Si reconocemos que tenemos orgullo en nuestro corazón, vamos por buen camino, debemos arrepentirnos delante del Señor y pedir su perdón para que el orgullo no nuble nuestro entendimiento y no nos lleve a la destrucción; más bien, que el Señor con su amor y su gracia nos cubra para que disfrutemos de las bendiciones que Él tiene para los humildes de corazón . “Recompensa de la humildad y del temor del Señor son las riquezas, la honra y la vida”. Proverbios 22:4 (Nueva Versión Internacional). ¡Ser mansos y humildes de corazón es reconocer que sin el Señor nada podemos hacer! Autora: Marisela Ocampo Otálvaro

jueves, 17 de julio de 2014

GENESIS 31:2,5 JACOB DECIDE VOLVER A CANAAN

Génesis 31 :2,5 La Biblia de las Américas (LBLA) Jacob decide volver a Canaán 31 Pero Jacob oyó las palabras de los hijos de Labán, que decían[a]: Jacob se ha apoderado de todo lo que era de nuestro padre, y de lo que era de nuestro padre ha hecho toda esta riqueza[b]. 2 Y Jacob observó[c] la actitud[d] de Labán, y he aquí, ya no era amigable para con él como antes. 3 Entonces el Señor dijo a Jacob: Vuelve a la tierra de tus padres y a tus familiares, y yo estaré contigo. 4 Jacob, pues, envió a llamar a Raquel y a Lea al campo, donde estaba su rebaño[e], 5 y les dijo: Veo que el semblante de vuestro padre, no es amigable para conmigo como antes; pero el Dios de mi padre ha estado conmigo. 6 Y vosotras sabéis que he servido a vuestro padre con todas mis fuerzas. 7 No obstante vuestro padre me ha engañado, y ha cambiado mi salario diez veces; Dios, sin embargo, no le ha permitido perjudicarme. 8 Si él decía: “Las moteadas serán tu salario”, entonces todo el rebaño paría moteadas; y si decía: “Las rayadas serán tu salario”, entonces todo el rebaño paría rayadas. 9 De esta manera Dios ha quitado el ganado a vuestro padre y me lo ha dado a mí. 10 Y sucedió que por el tiempo cuando el rebaño estaba en celo[f], alcé los ojos y vi en sueños; y he aquí, los machos cabríos que cubrían las hembras[g] eran rayados, moteados y abigarrados. 11 Entonces el ángel de Dios me dijo en el sueño: “Jacob”; y yo respondí: “Heme aquí.” 12 Y él dijo: “Levanta ahora los ojos y ve que todos los machos cabríos que están cubriendo las hembras[h] son rayados, moteados y abigarrados, pues yo he visto todo lo que Labán te ha hecho. 13 “Yo soy el Dios de Betel, donde tú ungiste un pilar, donde me hiciste un voto. Levántate ahora, sal de esta tierra, y vuelve a la tierra donde naciste[i].” 14 Y Raquel y Lea respondieron, y le dijeron: ¿Tenemos todavía nosotras parte o herencia alguna en la casa de nuestro padre? 15 ¿No nos ha tratado como extranjeras? Pues nos ha vendido, y también ha consumido por completo el[j] precio de nuestra compra[k]. 16 Ciertamente, toda la riqueza que Dios ha quitado de nuestro padre es nuestra y de nuestros hijos; ahora pues, todo lo que Dios te ha dicho, hazlo. Un Encuentro Con la Palabra Promesas-> ¿Cómo enfrentarás los desafíos del día hoy? Puedes volverte más egoísta, recluso, pesimista o inclusive llenarte de odio. O, con la ayuda de Dios, puedes crecer y ser más comprensivo, optimista, generoso y amoroso. Dios te ha dado este día para que crezcas. ¿Lo vas a hacer a tu manera o a la manera de Dios? Efesios 4:13 Hasta que todos lleguemos a la unidad e la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. Juan 1:16 Pues de su plenitud todos hemos recibido, y gracia sobre gracia. Juan 6:69 Y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Santo de Dios. 1 Corintios 2:6 Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; pero una sabiduría no de este siglo, ni de los gobernantes de este siglo, que van desapareciendo, 1 Corintios 14:20 Hermanos, no seáis niños en la manera de pensar; más bien, sed niños en la malicia, pero en la manera de pensar sed maduros. Gálatas 4:19 Hijos míos, por quienes de nuevo sufro dolores de parto hasta que Cristo sea formado en vosotros, Efesios 1:17 pidiendo que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en un mejor conocimiento de El. Efesios 1:23 la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que lo llena todo en todo. Efesios 4:3 esforzándoos por preservar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz. Efesios 4:5 un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, Filipenses 3:8 Y aún más, yo estimo como pérdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por quien lo he perdido todo, y lo considero como basura a fin de ganar a Cristo, Filipenses 3:10 y conocerle a El, el poder de su resurrección y la participación en sus padecimientos, llegando a ser como El en su muerte, Colosenses 1:28 A El nosotros proclamamos, amonestando a todos los hombres, y enseñando a todos los hombres con toda sabiduría, a fin de poder presentar a todo hombre perfecto en Cristo. Hebreos 5:14 Pero el alimento sólido es para los adultos, los cuales por la práctica tienen los sentidos ejercitados para discernir el bien y el mal. 2 Pedro 1:4 por medio de las cuales nos ha concedido sus preciosas y maravillosas promesas, a fin de que por ellas lleguéis a ser partícipes de la naturaleza divina, habiendo escapado de la corrupción que hay en el mundo por causa de la concupiscencia. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION CRISTO EL MAYOR HABITA EN MI ! Publicado por: Pastor Carlos Vargas Valdez en Devocional Cristiano CRISTO EN USTED – MAYOR ES EL QUE ESTA EN NOSOTROS A quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Colosenses 1:27 Hace algunos años, estaba orando en nuestra pequeña casa en Tulsa, Oklahoma. Caminaba de un lado para otro, confesando 1 Juan 4:4: “porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo”. ¡Mayor es Él! ¡Mayor es Él! De repente, fui lleno de conocimiento revelado y dije: “¡Oh! ¡Dios está en mí!” Eso me impresionó tanto que sentí como si alguien me hubiera golpeado con un trapo mojado. Entonces comencé a pisotear por toda la casa. De pronto, dejé de ser el pobre predicador que vivía en esa casucha. ¡Yo era la morada del Dios Altísimo! Eso cambió mi manera de pensar en cuanto a muchas cosas. Vi mis manos y pensé: “Sus dedos están en mis dedos”. Vi mis piernas y dije: “Sus piernas están en mis piernas. Sus pies están en mis pies. Si ando en peligro, Él anda en peligro”. Ahora, cuando oigo a la gente decir: “Hermano Copeland, mis oraciones no suben más allá del techo de mi casa”, deseo contestarles: “¿Más allá del techo? No tienen que ir más allá de su nariz, porque Él está en usted. El Autor de sus oraciones y de su fe, Jesús de Nazaret, vive en usted. ¡Aleluya!” Algunos creen que para ser lleno del Espíritu Santo hay que recibir el bautismo en el Espíritu Santo. Pero no es así. El Espíritu Santo entró en su vida cuando usted recibió a Jesús como su Señor, cuando nació de nuevo. Ser bautizado en el Espíritu Santo es otra cosa: es recibir el poder del Espíritu para ministrar (Hechos 1:8). Eso quiere decir que aunque haya nacido de nuevo hace dos segundos, Jesús está en usted. Él vive dentro de usted, y estará ahí para siempre. ¿Entiende bien eso? Si se pone a pensar y a meditar en esa verdad, podrá recibir revelación en cuanto a eso como yo la recibí. Y esa revelación empezará a llenar su espíritu, y con el tiempo cambiará toda su vida. “… como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo” (2 Corintios 6:16). Jesús está en usted. Esa es la verdad más gloriosa de la Palabra de Dios. Deje que esa verdad cobre vida en usted hoy. Escritura Devocional para leer : Colosenses 1:27 A quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Por Kenneth Copeland

HECHOS 22:24 PABLO BAJO VIGILANCIA DEL COMANDANTE

Hechos 22 :24 La Biblia de las Américas (LBLA) Pablo bajo vigilancia del comandante 22 Lo oyeron hasta que dijo esto[l], y entonces alzaron sus voces y dijeron: ¡Quita de la tierra a ese individuo! No se le debe permitir que viva. 23 Como ellos vociferaban y arrojaban sus mantos y echaban polvo al aire, 24 el comandante[m] ordenó que lo llevaran al cuartel, diciendo que debía ser sometido a[n] azotes para saber la razón por qué gritaban contra él de aquella manera. 25 Cuando lo estiraron con[o] correas, Pablo dijo al centurión que estaba allí: ¿Os es lícito azotar a un ciudadano[p] romano sin haberle hecho juicio? 26 Al oír esto el centurión, fue al comandante y le avisó, diciendo: ¿Qué vas a hacer? Porque este hombre es romano. 27 Vino el comandante a Pablo y le dijo: Dime, ¿eres romano? Y él dijo: Sí. 28 Y el comandante respondió: Yo adquirí esta ciudadanía por una gran cantidad de dinero. Y Pablo dijo: Pero yo soy ciudadano de nacimiento. 29 Entonces los que iban a someterlo a[q] azotes, al instante lo soltaron[r]; y también el comandante tuvo temor cuando supo que Pablo era romano, y porque lo había atado con cadenas. Un Encuentro Con la Palabra Promesas – Matrimonio Exitoso Los matrimonios de mayor éxito son esos donde tanto el esposo como la esposa procuran edificar la autoestima del otro. 1 Tesalonicenses 5:11 Por eso, anímense y edifíquense unos a otros. Efesios 4:29 No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan. Judas 1:20 Pero vosotros, amados, edificándoos en vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, Eclesiastés 10:12 Llenas de gracia son las palabras de la boca del sabio, mientras que los labios del necio a él consumen. Romanos 14:19 Así que procuremos lo que contribuye a la paz y a la edificación mutua. Romanos 15:2 Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno para su edificación. Efesios 5:4 ni obscenidades, ni necedades, ni groserías, que no son apropiadas, sino más bien acciones de gracias. Colosenses 3:8 Pero ahora desechad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, maledicencia, lenguaje soez de vuestra boca. Colosenses 4:6 Que vuestra conversación sea siempre con gracia, sazonada como con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada persona. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Publicado por: Pastor Carlos Vargas Valdez en Devocional Cristiano LA SANIDAD – DIOS QUIERE QUE USTED ESTÉ BIEN Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas… Jeremías 30:17 Dios quiere que usted esté bien. El quiere que sea saludable y fuerte en todo aspecto de su vida: fuerte en el espíritu, fuerte en la fe, fuerte en la Palabra, fuerte en la redención, fuerte en el amor de Dios. El desea que esté bien mentalmente y que sea fuerte y estable en su estado de ánimo. El desea que usted tenga una voluntad sana, una voluntad que se acople a la voluntad de El. El desea que su cuerpo esté bien. Lo desea libre de las ataduras del dolor, de la enfermedad y de los afanes; libre de las preocupaciones y aflicciones de esta vida terrenal. Su Padre celestial quiere que usted esté bien. Es más, en este día y hora, Él necesita que usted esté bien, que viva en victoria y sanidad para que enseñe a otros cómo hacerlo. Estamos llegando al tiempo en que esa clase de conocimiento es una necesidad. Es hora de que el Cuerpo de Cristo deje de andar cojeando y deje de ignorar las maquinaciones del diablo y de estar desprevenido contra sus ataques. Es más, el Señor me dijo lo siguiente: “Cuanto más avances, más peligrosas serán las cosas en el mundo. Es necesario que los creyentes crezcan en las verdades de la redención y en cómo vivir por la fe, para que puedan vivir de la manera grandiosa y victoriosa que he planificado para ellos”. Jesús se dio a sí mismo hasta la muerte para que nosotros pudiéramos estar bien. El resucitó, y está siempre haciendo intercesión por nosotros para que podamos estar bien. Él desea que seamos sanos y fuertes para que seamos testimonio de su amor, su gracia y su poder en estos últimos días a un mundo lleno de terror. Reciba el poder sanador de Jesús en todos los aspectos de su vida. Empiece a aplicarlo por la fe en este momento. Comprométase a estar bien y a fortalecerse en todo aspecto de su vida. Escritura Devocional para leer : Jeremías 30:17 Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas…