viernes, 19 de diciembre de 2014

1 PEDRO 3:5 DEBERES CONYUGALES

1 Pedro 3:5 La Biblia de las Américas (LBLA) Deberes conyugales 3 Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, de modo que si algunos de ellos son desobedientes a la palabra, puedan ser ganados sin palabra alguna por la conducta de sus mujeres 2 al observar vuestra conducta casta y respetuosa[a]. 3 Y que vuestro adorno no sea externo: peinados ostentosos[b], joyas de oro o vestidos lujosos, 4 sino que sea el yo interno[c], con el adorno[d] incorruptible de un espíritu tierno y sereno, lo cual es precioso delante de Dios. 5 Porque así también se adornaban en otro tiempo las santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos. 6 Así obedeció Sara a Abraham, llamándolo señor, y vosotras habéis llegado a ser hijas de ella, si hacéis el bien y no estáis amedrentadas por ningún temor. 7 Y vosotros, maridos, igualmente, convivid de manera comprensiva[e] con vuestras mujeres, como con un vaso más frágil, puesto que es mujer, dándole honor como a coheredera de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no sean estorbadas. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – DESPUES DEL PACTO Pasaje clave: Deuteronomio 29 y 30. Estos son los últimos mensajes que Moisés le daría a la nueva generación después de recordarles el pacto que tenían con Dios. Serían sus últimas enseñanzas y consejos para ellos. 1º. 29:2 al 8. Les muestra las cosas grandes que Dios había hecho. 2º. 29:9 al 15. Los alienta a todos (líderes, hombres, mujeres ¡y niños!) a mantener el pacto para que sean prosperados en todas las cosas. 3º. 29:16 al 18. Les recuerda la pecaminosidad y la maldad de las naciones que ignoran a Dios, para que no las imiten. 4º. 29:18 al 21. Les advierte que pecar contra Dios, rompiendo el pacto y mentirse a uno mismo diciendo “todo está bien” o “no pasa nada”, les traería graves y tristes consecuencias, que ellos y sus hijos lamentarían. 5º. 29:22 al 28. Las naciones paganas (aquellos que no conocen a Jesús) conocerían cómo Dios los disciplinó y castigó por haber roto el pacto con Él. 6º. 29:29. Nos enseña que no podemos conocer todo lo que hay en Dios, pero para vivir bien nos alcanza con todo lo que Él ha querido revelarnos de sí mismo. 7º. 30:1 al 10. Enseñándoles que el juicio de Dios siempre estará acompañado de su misericordia y restauración. Siempre habrá perdón para aquel que vuelva a Dios con arrepentimiento y confesión. El pacto puede ser nuevamente restablecido entre él y Dios. 8º. 30:11 al 16. Y los desafía a renunciar a cualquier excusa. Los desafía a amar a Dios. Los desafía a creerle. Los desafía a tener un corazón temeroso de Él. Los desafía a comer de sus palabras. Los desafía a obedecerlo. Los desafía a disfrutar de la grandeza de Dios sobre ellos. De lo hermoso que es Vivir y Crecer En Cristo. 9º. 30:17 y 18. Vuelve a advertirles acerca de las consecuencias de romper el pacto. 10º. 30:19 y 20. Y finalmente concluye su último mensaje poniendo a los cielos y a la tierra como testigos de todas las palabras de vida y muerte, de bendición y maldición, que les había enseñado, para que sean ellos quienes escojan la manera en la que quieren vivir. Piénsalo. Dios habla claro y directo. Y en cada una de sus palabras nos desafía a tomar decisiones y a escoger entre la vida o la muerte, entre la bendición o la maldición. Entre lo blanco y lo negro, entre ser calientes o ser fríos. Entre estar totalmente comprometidos y jugados por Él o estar alejados de Él. Entre ser parte de su reino viviendo según sus deseos o ser parte del mundo gobernados por Satanás. Entre la santidad o el pecado. Entre la sujeción o la rebeldía. Entre el amor o el egoísmo. Entre el gozo y la alegría o la amargura y el pesimismo. Entre vivir En Cristo o vivir en nuestras propias ideas. Entre Su verdad o nuestras mentiras. Dios no soporta a los tibios. Ni a los que quieren ser bendecidos sin dejar de hacer lo que ellos mismos quieren. Escoge. Decídete. Una cosa o la otra. No puedes quedarte en el medio. Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Números/Deuteronomio” Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Reconstrucción Al noroeste de la ciudad de Nanchang, en Jiangxi provincia de China, existe un edificio que ha estado en ese mismo lugar por generaciones; El Pabellón del Príncipe Teng que data del año 653 d.C. Este edificio fue construido para ser la casa del sobrino del emperador nombrado en esa época gobernador del lugar. Sin embargo, 20 años más tarde el nuevo gobernador se quedó con la edificación que hasta antes de su muerte fue su hogar. El nuevo dueño no dudó en reconstruirlo con mejores materiales y hacerlo mucho más imponente. La arquitectura china de la época se puso en marcha logrando un acabado inmejorablemente elegante. Pero el glamur del edificio no pudo soportar el paso del tiempo; las guerras, los conflictos entre imperios chino-japoneses, los cambios climáticos, las tormentas, etc. fueron los principales contribuyentes a su deterioro. Es por eso que todos los gobernadores que habían ocupado esa casa trataron de mejorarla y de reconstruirla usando los materiales más resistentes que podían encontrar en cada época, pero siempre guardando el estilo inicial. Con la intención de busca un acabado perfecto, la ingeniería china no podía darse el lujo de arreglar solamente la fachada, sino que debían destruir más de una vez los cimientos para colocar unos nuevos y más resistentes en su lugar. Este proceso constante de reconstrucción fue interrumpido en 1926, año en el que el edificio fue totalmente destruido por diferencias religiosas y las invasiones a China. Pero su memoria fue gradada en dibujos de artistas y arquitectos que tenían admiración por semejante obra inmobiliaria. No fue sino hasta el año 1989 cuando se decidió reconstruir el edificio en base a la recopilación de todos los documentos históricos que les permitía levantar totalmente el edificio en su diseño original, pero esta vez los cimientos debían ser de hormigón armado y usarían madera de roble para aprovechar su durabilidad. Todo sería nuevo pero conservaría la belleza que caracterizó su fachada por años y que perdura hasta nuestros días. Cuando un edificio va a ser remodelado, la arquitectura sugiere siempre revisar primero los cimientos ya que construir algo sobre materiales debilitados, corroídos o con fisuras, podría comprometer toda la construcción y todos los arreglos que se vaya a hacer. Eso mismo es lo que Dios hace en muchas ocasiones en la vida de sus hijos. Lamentablemente nuestro carácter, madurez y sabiduría, podrían no ser los más fuertes y no resistirían el peso de una nueva bendición en nuestras vidas, sencillamente terminaríamos perdiéndolo todo por no tener la capacidad administrar un regalo. Entonces nuestro Padre que está en el cielo teniendo la firme intención de darnos lo mejor y que no lo perdamos, toma la decisión de reconstruir desde las bases. La demolición siempre es lo más doloroso, pero no se podría construir algo superior en su lugar sin atravesar este proceso inicial. “Justo es Jehová en todos sus caminos, Y misericordioso en todas sus obras.” Salmos 145:17 RVR1960 Dios quiere darnos lo mejor pero en ocasiones, al igual que con el edificio chino, el arquitecto encargado de la reconstrucción debe tomar la decisión de quitar una base inestable para colocar en su lugar otra más resistente. Nadie quiere pasar por el proceso de renunciar o de perder algo, pero es necesario. Si te sientes identificado, no tengas miedo y tampoco creas que tus sueños o anhelos están perdidos. Solo confía en Dios creyendo que él tiene todo bajo control y que aún está trabajando en tu vida. “Confía en el Señor y haz lo bueno, vive en la tierra y mantente fiel. Ama al Señor con ternura, y él cumplirá tus deseos más profundos.” Salmos 37:3-4 Versión DHH Héctor Colque CVCLAVOZ

jueves, 18 de diciembre de 2014

1 TIMOTEO 2:9 INSTRUCCIONES PARA LA MUJER CRISTIANA

1 Timoteo 2:9 La Biblia de las Américas (LBLA) Instrucciones para la mujer cristiana 9 Asimismo, que las mujeres se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia, no con peinado ostentoso[g], no con oro, o perlas, o vestidos costosos; 10 sino con buenas obras, como corresponde a las mujeres que profesan la piedad. 11 Que la mujer aprenda calladamente, con toda obediencia.12 Yo no permito que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada. 13 Porque Adán fue creado[h] primero, después Eva. 14 Y Adán no fue el engañado, sino que la mujer, siendo engañada completamente, cayó en transgresión. 15 Pero se salvará engendrando hijos, si permanece en fe, amor y santidad, con modestia. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – CUMPLE TUS PROMESAS Pasaje clave: Deuteronomio 23:21 al 23. Si prometes no te borres. ¿Cómo debía actuar aquel que le prometía cosas a Dios? (23:21 al 23). A veces en un arranque de consagración, en esas reuniones en las que por contagio todo el mundo llora, le hacemos promesas a Dios: “Te prometo Señor que nunca más voy a pecar…”. “Te prometo que voy a tener comunión contigo todos los días…”. “Te prometo que voy a predicarles a todos mis compañeros…”. “Te prometo, Papá, que cuando venda la moto voy a ofrendarte el 50% de su valor”. “Si a la rubia de ojos verdes la enamoras de mí, te prometo que te serviré siempre”. Pero cuando termina la reunión y pasa la emoción, ni te vuelves a acordar de lo que le prometiste a Dios. Pero Dios si se acuerda y te lo cuenta como pecado. ¿Por qué? Porque prometer algo y no cumplirlo es actuar como un mentiroso, además de romper el compromiso que asumiste con Dios en esa promesa. Él valora tu promesa como algo muy, muy serio. Es bueno prometerle cosas a Dios, hacer pactos con Él, siempre y cuando estemos completamente seguros que lo vamos a cumplir. De otro modo, lo mejor es callarse y no decir nada. Piénsalo. Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Números/Deuteronomio” Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION El Precio Cuentan que el gran reformador Martín Lutero viajaba a pie muy a menudo. En cierta ocasión pidió alojamiento en una rústica casa de campesinos. Sin saber quién era, lo recibieron bien y lo trataron tan bien como pudieron. Al saber quién era rehusaron toda paga, pero le pidieron encarecidamente que se acordara de ellos en sus oraciones y que escribiera con tinta en su pared alguna inscripción de recuerdo. Prometió hacerlo y escribió: “DominiSumus”. El campesino le preguntó qué significaban aquellas palabras, y Lutero explicó que tenía doble sentido: - Significan “Somos del Señor”, pero pueden también significar “Somos señores”. Lo uno entra en lo otro: siendo propiedad del Señor Jesucristo, a gran precio adquirida, no debemos ser esclavos de satanás ni de hombre sino señores verdaderamente libres que no sirven al pecado sino al Señor Jesús. El precio de nuestra libertad fue muy alto, Jesús nos compró con su sangre y al hacerlo nos dio la libertad para servirle y ya no ser esclavos de las cosas terrenales. Como hombres y mujeres verdaderamente libres, se nos otorgó la oportunidad y responsabilidad de elegir a quién serviremos. “Dios pagó un alto precio por ustedes, así que no se dejen esclavizar por el mundo”. 1 Corintios 7:23 (NTV) Que tus acciones, pensamientos, tus palabras y toda tu vida reflejen un continuo agradecimiento a aquel que no escatimó el precio por tu libertad. . Ana María Frege Issa CVCLAVOZ

miércoles, 17 de diciembre de 2014

2 REYES 9:30 MUERTE DE JORAM

2 Reyes 9:30 La Biblia de las Américas (LBLA) Muerte de Joram 14 Y Jehú, hijo de Josafat, hijo de Nimsi, conspiró contra Joram. Y estaba Joram con[g] todo Israel, defendiendo[h] a Ramot de Galaad contra Hazael, rey de Aram, 15 pero el rey Joram[i] había regresado a Jezreel para ser curado de las heridas que los arameos le habían hecho[j] cuando peleó contra Hazael, rey de Aram. Y Jehú dijo: Si es vuestro deseo, que nadie se escape ni salga de la ciudad para ir a anunciarlo en Jezreel. 16 Entonces Jehú montó en un carro y fue a Jezreel, porque Joram estaba allí en cama. Y Ocozías, rey de Judá, había descendido para ver a Joram. 17 Y el centinela que estaba en la torre de Jezreel vio la comitiva[k] de Jehú que venía, y dijo: Veo una comitiva[l]. Y Joram dijo: Toma un jinete y envíalo a su encuentro, y que diga: “¿Hay paz?” 18 Fue el jinete a su encuentro, y dijo: Así dice el rey: “¿Hay paz?” Y Jehú dijo: ¿Qué tienes tú que ver con la paz? Ven[m]en pos de mí. Y el centinela avisó, diciendo: El mensajero llegó hasta ellos, pero no regresó. 19 Entonces envió un segundo jinete, que vino a ellos, y dijo: Así dice el rey: “¿Hay paz?” Y Jehú respondió: ¿Qué tienes tú que ver con la paz? Ven[n] en pos de mí. 20 Y avisó el centinela, diciendo: El llegó hasta ellos, y no regresó; y el modo de guiar es como el guiar de Jehú, hijo de Nimsi, porque guía alocadamente. 21 Entonces Joram dijo: Preparad[o] el carro. Y prepararon su carro. Y salieron Joram, rey de Israel, y Ocozías, rey de Judá, cada uno en su carro, y fueron al encuentro de Jehú, y lo hallaron en el campo[p] de Nabot de Jezreel. 22 Y sucedió que cuando Joram vio a Jehú, dijo: ¿Hay paz, Jehú? Y él respondió: ¿Qué paz, mientras sean tantas las prostituciones de tu madre Jezabel y sus hechicerías? 23 Entonces Joram volvió las riendas[q] y huyó, y dijo a Ocozías: ¡Traición, Ocozías! 24 Y Jehú entesó su arco con toda su fuerza[r] e hirió a Joram en la espalda[s]; y la saeta salió por su corazón y se desplomó en su carro.25 Entonces Jehú dijo a su oficial Bidcar: Tómalo y tíralo en la porción del campo de Nabot de Jezreel, pues recuerdo cuando tú y yo[t] íbamos juntos montados detrás de su padre Acab, que el SEÑOR pronunció esta sentencia contra él: 26 “Ayer ciertamente he visto la sangre de Nabot y la sangre de sus hijos,” declaró el SEÑOR, “y te recompensaré en este campo[u],” declaró el SEÑOR. Ahora pues, tómalo y tíralo en el campo[v], conforme a la palabra del SEÑOR. 27 Cuando Ocozías, rey de Judá, vio esto, huyó por el camino de la casa del huerto. Y Jehú lo persiguió y dijo: Matadlo[w] a él también en el carro. Y lo hirieron a la subida de Gur, que está en Ibleam. Y huyó a Meguido, y murió allí.28 Entonces sus siervos lo llevaron en carro a Jerusalén, y lo sepultaron en su sepulcro con sus padres en la ciudad de David. 29 En el año once de Joram, hijo de Acab, Ocozías había comenzado a reinar sobre Judá. 30 Y llegó Jehú a Jezreel, y cuando Jezabel lo oyó, se pintó los ojos, adornó su cabeza y se asomó por la ventana. 31 Y cuando entraba Jehú por la puerta, ella dijo: ¿Le va bien a[x] Zimri, asesino de tu[y] señor? 32 Entonces él alzó su rostro hacia la ventana y dijo: ¿Quién está conmigo? ¿Quién? Y dos o tres oficiales se asomaron desde arriba[z]. 33 Y él dijo: Echadla abajo. Y la echaron abajo y parte de su sangre salpicó la pared y los caballos, y él la pisoteó. 34 Cuando él entró, comió y bebió; entonces dijo: Encargaos ahora de esta maldita y enterradla, pues es hija de rey. 35 Y fueron para enterrarla, pero de ella no encontraron más que el cráneo, los pies y las palmas de sus manos. 36 Entonces, volvieron y se lo hicieron saber a Jehú. Y él dijo: Esta es la palabra que el SEÑOR había hablado por medio de su siervo Elías tisbita, diciendo: “En la parcela de Jezreel los perros comerán la carne de Jezabel; 37 y el cadáver de Jezabel será como estiércol sobre la superficie del campo en la parcela de Jezreel, para que no puedan decir: ‘Esta es Jezabel.’” Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – PROHIBIDO PASAR Pasaje clave: Deuteronomio 23:1 al 8. ¿Quiénes tenían la entrada prohibida a la congregación? (23:1 al 8). Sí, vivir en aquel tiempo era realmente difícil. Para nosotros las cosas son diferentes. Dios nos ha dado mayor libertad (aunque esto implica mayor responsabilidad). Pero no porque nosotros seamos mejores que ellos, sino porque Cristo llevó en la cruz todas nuestras porquerías interiores y es su vida en nosotros la que nos da mayor libertad delante de Dios. Somos parte de la congregación de Dios, del pueblo de Dios, porque la sangre de Jesús borró nuestros pecados y el Espíritu de Dios nos ha sellado como su exclusiva propiedad. Dios no mira tu apariencia física, ni tu clase social, ni tu color de piel. Tampoco mira tus bolsillos, si tienes o no dinero. Él te recibe y te acepta solamente en Cristo. Dios mira únicamente lo que hay en tu corazón. ¿Cómo son tus pensamientos delante de Él? ¿Qué tipo de intenciones tienes? ¿Lo que sientes es de Dios o de tu propia carnalidad? Si tu corazón no está limpio, confiésale tu pecado, cree que su sangre te limpia y entra a su presencia. Si tu corazón está limpio delante de Él, ¡qué esperas! Entra con toda confianza a su presencia y alábalo con libertad. Él te está esperando. ¡Puedes pasar! Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Números/Deuteronomio” Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION ¿Tan necio eres? ¿Qué harías si te regalan un auto nuevo? ¿Lo manejarías o te pondrías detrás para empujarlo con todas tus fuerzas? Creo todos lo conducirían. Pues debes saber que existen personas que hacen algo parecido, esas personas se llaman cristianos carnales. ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne? Gálatas 3:3 ¿Qué clase de personas son estas? Están a un sólo paso de distancia del poder y la productividad, y sin embargo optan por ignorar esa posibilidad. En vez de manejar el auto y disfrutarlo, deciden ponerse detrás y empujarlo hasta quedarse sin energías ¿Quién querría vivir así? Solemos decir que existen dos tipos de personas: los salvos y los no salvos, pero el Apóstol Pablo nos corrige y nos muestra que existe un tercer tipo de persona: los salvos pero no espirituales. La persona espiritual es dependiente del Espíritu Santo, dirigida y dominada por él, es una persona que procura andar en el espíritu. “Porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? 1 Corintios 3:3 Estos son cristianos no espirituales, ya que de ellos solamente nacen “celos, contiendas, y disensiones” ¿En qué se diferencian de una persona que no conoce a Dios? No son agradecidos y si lo fueran ¿de qué agradecerían? ¿De vivir una vida sin gozo?. Los cristianos carnales ven la salvación de la misma manera que un granjero ve cien hectáreas de suelo no labrado, como un montón de trabajo. Con razón viven cansados y se quejan tanto. Dios nunca quiso que vivamos cansados, derrotados y miserables. Él dice: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Juan 7:37 Él dice “venga a mí” no dijo “venga a mi iglesia” ni “venga a mi sistema”. ¡Venga a Mí! Venga a mí y beba. Identifica si has estado viviendo una vida cristiana no espiritual, si aún alimentas celos, pleitos, envidia, y más. Si es así comienza a hacer cambios, para empezar busca al Señor y pídele que te ayude a conocer su Espíritu y disfrutar los beneficios de haber conocido a Cristo. Shirley Chambi CVCLAVOZ

martes, 16 de diciembre de 2014

1 CORINTIOS 11:23-28 LA CENA DEL SEÑOR

1 Corintios 11:23-28 La Biblia de las Américas (LBLA) La Cena del Señor 17 Pero al daros estas instrucciones, no os alabo, porque no os congregáis para lo bueno[f], sino para lo malo[g]. 18 Pues, en primer lugar, oigo que cuando os reunís como iglesia[h] hay divisiones[i] entre vosotros; y en parte lo creo.19 Porque es necesario que entre vosotros haya bandos, a fin de que se manifiesten entre vosotros los que son aprobados. 20 Por tanto, cuando os reunís, esto ya no es comer la cena del Señor, 21 porque al comer, cada uno toma primero su propia cena; y uno pasa hambre y otro se embriaga. 22 ¿Qué? ¿No tenéis casas para comer y beber? ¿O menospreciáis la iglesia de Dios y avergonzáis a los que nada tienen? ¿Qué os diré? ¿Os alabaré? En esto no os alabaré. 23 Porque yo recibí del Señor lo mismo que os he enseñado[j]: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan, 24 y después de dar gracias, lo partió y dijo: Esto es mi cuerpo que es[k] para vosotros; haced esto en memoria de mí. 25 De la misma manera tomó también la copa después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto cuantas veces la bebáis en memoria de mí. 26 Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que El venga. 27 De manera que el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor. 28 Por tanto, examínese cada uno[l] a sí mismo, y entonces coma del pan y beba de la copa.29 Porque el que come y bebe sin discernir correctamente el cuerpo del Señor, come y bebe juicio para sí. 30 Por esta razón hay muchos débiles y enfermos entre vosotros, y muchos duermen[m]. 31 Pero si nos juzgáramos a nosotros mismos, no seríamos juzgados. 32 Pero cuando somos juzgados, el Señor nos disciplina para que no seamos condenados con el mundo. 33 Así que, hermanos míos, cuando os reunáis para comer, esperaos unos a otros. 34 Si alguno tiene hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Los demás asuntos los arreglaré cuando vaya. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – PORTATE BIEN, NENE Pasaje clave: Deuteronomio 21:18 al 21. Cuando te mandas alguna macana fuerte lo más probables es que tus padres te den una disciplina fuerte. ¡Y está muy bien que lo hagan! Al hacerlo demuestran interés por tu vida. Por supuesto, seria totalmente errado de parte de ellos disciplinarte con “palizas”, “gritos e insultos”. Ya no estas en edad como para que tus padres te estén pegando. Y si lo siguen haciendo tienes que decírselos porque lo único que consiguen es llenarte de más bronca. Pero está muy bien que recibas algún tipo de disciplina si actuaste irresponsablemente, si les mentiste, si te comportaste como un maleducado o fuiste rebelde. Sin embargo, peores eran las consecuencias para los hijos rebeldes en el pueblo de Israel. Mira lo que hacían con el hijo “contumaz” (terco, porfiado) y “rebelde” (21:18 al 21). Ese hijo no tuvo un final feliz. Nosotros sabemos que hay padres equivocados en su manera de actuar. Inmaduros en sus reacciones y comentarios. Algunos con serias dificultades matrimoniales. Otros que no son cristianos y que no entienden tu fe en Cristo, ni para qué vas a la iglesia. Aquellos que llamándose cristianos viven como mundanos. Otros que tienen muchas dificultades para expresar sus afectos y aquellos que nunca tienen tiempo para ti y tus necesidades. También sabemos que hay padres amorosos que son un buen modelo y ejemplo; y algunos no son cristianos. Hay padres que son capaces de hablar bien, comprender y ayudarte a decidir sabiamente. Pero, como en toda relación padres-hijos, no toda “la culpa“, no todos “los errores”, no todo “el desamor”, no toda “la incomunicación”, no toda “la falta de tiempo”, y no todo “el maltrato”, proviene solo de ello. También tú tienes responsabilidades. Tú también eres responsable de cómo los tratas. Tal vez en menor medida, pero eres responsable por tus actitudes, por las maneras en las que reaccionas, especialmente cuando ellos quieren o desean acercarse a ti para acortar las distancias. Eres responsable por tus palabras, gritos o insultos (que jamás deberías decirles a tus padres). ¿Cómo puedes insultar o gritarles cosas a tus propios padres y después alabar a Dios en la iglesia? ¡No seas hipócrita! Eres responsable por no creer en ellos cuando te piden perdón por sus errores y seguir dándote manija con lo que te hicieron. ¿Cómo pretendes que Dios perdone tus propios pecados si no aceptas el perdón de ellos? ¡Cambia tu actitud! Eres responsable por el uso que haces de tus afectos. ¿Cómo puedes decir o sentir que amas a Dios cuando no soportas ni toleras a tus padres a quienes ves todos los días? ¡No seas mentiroso! ¿Son tus padres cristianos? Obedécelos y hónralos. ¿Tus padres no son cristianos? Obedécelos y hónralos. Si no honras ni obedeces a tus padres, ¿cómo puedes ser tan caradura para decir que honras y obedeces a Dios? ¡No seas falso! Empieza a rogarle a Dios que cambie tu corazón hacia ellos. No estés siempre a la defensiva como si fueras a luchar contra un enemigo. No vivas como si fueras la “víctima” y no tuvieras nada que ver con lo que pasa adentro de tu casa. No vayas por ahí hablando mal de ellos como si fueran una porquería. No lo son, aunque cometan errores o se hayan equivocado muchas veces. ¿Oras para que Dios los cambie? ¡Excelente! Ora también para que Dios cambie tu corazón hacia ellos. Piénsalo. Hoy nadie te va a matar a cascotazos, pero hay un montón de bendiciones que están reservadas exclusivamente para quienes han aprendido a honrar a sus padres. Piénsalo. Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Números/Deuteronomio” Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION LAS CUATRO CAUSAS DE LA IRA Con frecuencia, el fuego inicia y se alimenta de cuatro maneras: por petróleo, gas, lava derretida, o metano (un gas inflamable que puede ocasionar explosiones en las minas). De la misma manera, la ira puede ser alimentada por: la injusticia, el dolor, el temor o la frustración. La ira es una reacción secundaria a una o varias de estas causas. Es muy doloroso analizar los sentimientos enterrados del pasado. Por tanto, es más fácil permanecer enojados que descubrir la causa, ceder a nuestros derechos y llegar a la madurez. -1. Injusticia: Se violan nuestros derechos. Ejemplo bíblico: El rey Saúl (1 Samuel 20:32–34) -2. Dolor… Por una herida del corazón. Ejemplo bíblico: Los doce hijos de Jacob (Génesis 37:3–4) -3. Temor: Amenaza del futuro. Ejemplo bíblico: El rey Saúl (1 Samuel 18:5–15, 28–29) - 4. Frustración: Nuestro comportamiento es rechazado. Ejemplo bíblico: Caín (Génesis 4:3–5, 8) Versículos claves para memorizar: “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios”. (Santiago 1:19-20) Pasaje clave para leer y meditar: Efesios 4:26–27, 29–32. Autor: Esperanza para el Corazón

lunes, 15 de diciembre de 2014

MIQUEAS 6:6-8 LA JUSTICIA Y SU CASTIGO

Miqueas 6:8-8 La Biblia de las Américas (LBLA) La injusticia y su castigo 6 ¿Con qué me presentaré al SEÑOR y me postraré ante el Dios de lo alto? ¿Me presentaré delante de El con holocaustos, con becerros de un año? 7 ¿Se agrada el SEÑOR de millares de carneros, de miríadas de ríos de aceite? ¿Ofreceré[d] mi primogénito por mi rebeldía, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma? 8 El te ha declarado, oh hombre, lo que es bueno. ¿Y qué es lo que demanda el SEÑOR de ti, sino sólo practicar la justicia[e], amar la misericordia[f], y andar humildemente con tu Dios? 9 La voz del SEÑOR clamará a la ciudad (prudente es temer tu nombre): Oíd, oh tribu, ¿quién ha señalado su tiempo[g]? 10 ¿Hay todavía alguien en casa del impío con tesoros de impiedad y medida[h] escasa que es maldita? 11 ¿Puedo justificar balanzas falsas[i] y bolsa de pesas engañosas? 12 Porque los[j] ricos de la ciudad están llenos de violencia, sus habitantes hablan mentiras y su lengua es engañosa en su boca. 13 Por eso yo también te haré enfermar, hiriéndote, asolándote por tus pecados. 14 Tú comerás, pero no te saciarás, y tu vileza[k] estará en medio de ti. Apartarás, pero nada salvarás, y lo que salves, yo lo entregaré a la espada. 15 Sembrarás, pero no segarás; pisarás la oliva, pero no te ungirás con aceite, y la uva, pero no beberás vino. 16 Han sido guardados los estatutos de Omri y todas las obras de la casa de Acab, y andas en sus consejos. Por tanto te entregaré a la destrucción, y a tus[l] habitantes para burla, y soportaréis el oprobio de mi pueblo. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – ¡ESTO ES LA GUERRA! Pasaje clave: Deuteronomio 20. En este capitulo Dios les da indicaciones muy claras con respecto a la guerra. Les dice lo que tenían y lo que no tenían que hacer. Quiénes podían ir y quiénes debían quedarse. Y hasta les da estrategias de guerra para obtener la victoria. Estrategias que siempre incluían dos factores básicos: 1º. No tener miedo. 2º. Creer y depender del poder de Dios. Les enseña cómo sitiar a las ciudades enemigas y qué hacer con los hombres de guerra, con sus mujeres y niños. Y también les presenta una detallada lista de todas las ciudades que deberían destruir completamente. Arrasarlas. Borrarlas de la faz de la tierra. Piénsalo. Tú y yo estamos en guerra. No es una guerra de naciones. No es una guerra contra las personas. No es una guerra racial. No es una guerra de pandillas ni de barras bravas. No es una guerra contra tus padres o hermanos. Ni contra tus amigos, ni contra otros cristianos. No es una guerra contra tus profesores del colegio. Nuestra guerra, es una guerra de reinos. El reino de Dios contra el reino de Satanás. Abre tus ojos. Nuestra guerra es contra el pecado, contra las malas influencias de este mundo, contra los demonios. Contra todo lo que tenga que ver con el ocultismo y la idolatría. Es una guerra contra las mentiras y las ideologías que atan tu mente y esclavizan tu vida. Muchas veces Satanás utiliza a las personas (sean o no cristianas) en nuestra contra, para agredirnos, provocarnos, tentarnos o molestarnos. Pero entiende contra quién estás peleando. Tu guerra es contra el maligno. Satanás te odia y cada día busca tu destrucción. No pierdas el tiempo enojándote con las personas o buscando venganzas. Reconoce a tu verdadero enemigo. Ora contra Satanás en el nombre de Jesús. Reprende en el nombre de Jesús a sus sucios demonios. Rechaza en el poder del nombre de Jesús todo pensamiento mentiroso, fatalista, de muerte, de fracaso y de enfermedad que quiera controlar tu vida. ¡Gana esta guerra! El Todopoderoso está contigo. Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Números/Deuteronomio” Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Déjate guiar por el Espíritu Santo La desobediencia siempre trae consecuencias negativas a nuestras vidas. Adán y Eva desobedecieron a Dios cuando Él les recomendó que no comieran del árbol del conocimiento del bien y del mal porque morirían espiritualmente, pero como ellos no le obedecieron se dejaron seducir por la serpiente y pecaron. Si se hubieran arrepentido, Dios los hubiera perdonado pero no lo hicieron, por esa razón es que tuvieron que asumir las consecuencias de esa mala decisión. La tendencia que tenemos como seres humanos es querer hacer nuestra voluntad, creemos siempre tener la razón y queremos que las cosas se hagan a nuestra manera. Nos cuesta obedecer a Dios y cumplir los mandamientos que nos dejó en su Palabra, no respetamos a las autoridades impuestas por Él ni las reglas y procedimientos que rigen nuestra conducta. Solo cuando tenemos que asumir la responsabilidad de nuestros actos, llegamos a comprender la importancia de la obediencia y de tomar en cuenta los consejos sabios que en algún momento leímos en la biblia o nos dieron nuestros padres, pastores y amigos. No sería necesario perder a nuestra familia, salud, libertad, trabajo o ministerio para proceder correctamente, pero la mayoría de las veces lo es; porque solo a partir de ese incidente empezamos a valorar todo lo que tenemos y sobre todo lo que Dios quiere hacer en nuestras vidas y a través de nosotros. Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa no existe nada bueno. Quiero hacer lo que es correcto, pero no puedo. Quiero hacer lo que es bueno, pero no lo hago. No quiero hacer lo que está mal, pero igual lo hago. Ahora, si hago lo que no quiero hacer, realmente no soy yo el que hace lo que está mal, sino el pecado que vive en mí. Romanos 7:18-20 (NTV) El Espíritu Santo es el único que nos da la convicción de los pecados que aún moran en nosotros, por eso cada día debemos ser más sensibles a su voz y a su presencia, debemos reconocer que lo necesitamos, porque no es con nuestras fuerzas sino con su ayuda y poder que obedeceremos a Dios, consagraremos nuestra vida a Él, no cederemos al pecado, huiremos de toda tentación y cuidaremos nuestra salvación. En cambio, el Espíritu de Dios nos hace amar a los demás, estar siempre alegres y vivir en paz con todos. Nos hace ser pacientes y amables, y tratar bien a los demás, tener confianza en Dios, ser humildes, y saber controlar nuestros malos deseos. No hay ley que esté en contra de todo esto. Gálatas 5:22-23 (TLA) Nuestros actos deben responder al control que tiene el Espíritu Santo de todo nuestro ser, porque no podemos producir nada santo apartados de Él. Brisna Bustamante CVCLAVOZ

viernes, 12 de diciembre de 2014

ISAIAS 66:2 FUTURO GLORIOSO DE SION

Isaías 66:2 La Biblia de las Américas (LBLA) Futuro glorioso de Sion 66 Así dice el SEÑOR: El cielo es mi trono y la tierra el estrado de mis pies. ¿Dónde, pues, está la casa que podríais edificarme? ¿Dónde está el lugar de mi reposo? 2 Todo esto lo hizo mi mano, y así todas estas cosas llegaron a ser —declara el SEÑOR. Pero a éste miraré: al que es humilde y contrito de espíritu, y que tiembla ante mi palabra. 3 El que mata un buey es como el que mata a un hombre, el que sacrifica un cordero como el que desnuca un perro, el que presenta ofrenda de cereal como el que ofrece sangre de cerdo, el que quema[a] incienso como el que bendice a un ídolo. Como ellos han escogido sus propios caminos, y su alma se deleita en sus abominaciones, 4 también yo escogeré sus castigos[b], y traeré sobre ellos lo que temen. Porque llamé, mas nadie respondió, hablé, mas no escucharon; sino que hicieron lo malo ante mis ojos, y escogieron aquello que no me complacía. 5 Oíd la palabra del SEÑOR, vosotros que tembláis ante su palabra: Vuestros hermanos que os aborrecen, que os excluyen por causa de mi nombre, han dicho: “Sea el SEÑOR glorificado, para que veamos vuestra alegría.” Pero ellos serán avergonzados. 6 Voz de estruendo viene de la ciudad, una voz sale del templo: la voz del SEÑOR que da el pago[c] a sus enemigos. 7 Antes que estuviera de parto, ella dio a luz; antes que le vinieran los dolores, dio a luz un niño. 8 ¿Quién ha oído cosa semejante? ¿Quién ha visto tales cosas? ¿Es dado a luz un país en un solo día? ¿Nace una nación toda de una vez? Pues Sion apenas estuvo de parto, dio a luz a sus hijos. 9 Yo que hago que se abra la matriz, ¿no haré nacer? —dice el SEÑOR. Yo que hago nacer, ¿cerraré la matriz? —dice tu Dios. 10 Alegraos con Jerusalén y regocijaos por ella, todos los que la amáis; rebosad de júbilo con ella, todos los que por ella hacéis duelo, 11 para que maméis y os saciéis del pecho de sus consolaciones, para que chupéis y os deleitéis de su seno abundante[d]. 12 Porque así dice el SEÑOR: He aquí, yo extiendo hacia ella paz como un río, y la gloria de las naciones como torrente desbordado; y mamaréis, seréis llevados sobre la cadera[e] y acariciados sobre las rodillas. 13 Como uno a quien consuela su madre, así os consolaré yo; en Jerusalén seréis consolados. 14 Cuando lo veáis, se llenará de gozo vuestro corazón, y vuestros huesos florecerán como hierba tierna; la mano del SEÑOR se dará a conocer a sus siervos, y su indignación a sus enemigos. 15 Porque he aquí, el SEÑOR vendrá en fuego y sus carros como torbellino, para descargar con furor su ira y su reprensión con llamas de fuego. 16 Porque el SEÑOR juzgará con fuego y con su espada a toda carne, y serán muchos los muertos del SEÑOR. 17 Los que se santifican y se purifican para ir a los huertos, tras uno que está en el centro, que comen carne de cerdo, cosas detestables y ratones, a una perecerán —declara el SEÑOR. 18 Mas yo conozco[f] sus obras y sus pensamientos. Llegará el tiempo de juntar a todas las naciones y lenguas, y vendrán y verán mi gloria. 19 Y pondré señal entre ellos y enviaré a sus sobrevivientes a las naciones: a Tarsis, a Fut[g], a Lud, a Mesec, a Ros[h], a Tubal y a Javán[i], a las costas remotas que no han oído de mi fama ni han visto mi gloria. Y ellos anunciarán mi gloria entre las naciones. 20 Entonces traerán a todos vuestros hermanos de todas las naciones como ofrenda al SEÑOR, en caballos, en carros, en literas, en mulos y en camellos, a mi santo monte, Jerusalén —dice el SEÑOR— tal como los hijos de Israel traen su ofrenda de grano en vasijas limpias a la casa del SEÑOR. 21 Y también tomaré algunos de ellos para sacerdotes y para levitas —dice el SEÑOR. 22 Porque como los cielos nuevos y la tierra nueva que yo hago permanecerán delante de mí —declara el SEÑOR—, así permanecerá vuestra descendencia[j] y vuestro nombre. 23 Y sucederá que de luna nueva en luna nueva y de día de reposo en día de reposo, todo mortal[k] vendrá a postrarse delante de mí —dice el SEÑOR. 24 Y cuando salgan, verán los cadáveres de los hombres que se rebelaron[l] contra mí; porque su gusano no morirá, ni su fuego se apagará, y serán el horror[m] de toda la humanidad[n]. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – ASESINOS Pasaje clave: Deuteronomio 19. En el capítulo 19 te encontrarás con crímenes, muertes y testigos. Con asesinos que deben ser juzgados. Vamos por parte. ¿Qué homicida podía permanecer con vida? (19:4 y 5). ¿En qué sitios estaría a salvo? (19:1 al 3, 7 al 10). ¿De quién sería librado? (19:6). ¿Pero qué castigos aplicarían a los asesinos intencionales? (19:11 al 13). Dios juzga según la intención. Ambos asesinaron a su hermano. Ambos son culpables de la muerte de una persona, pero uno no tuvo intención de matarlo, no tenía ninguna enemistad ni maldad en su corazón hacia la persona que murió, fue un accidente. El otro, en cambio tenía intenciones distintas, odiaba a su prójimo y deseaba su muerte. Era un asesino. El primero podía continuar con su vida instalándose en alguna de las tres ciudades de refugio. Al segundo, en cambio, había que matarlo. El mismo pecado. Distintas intenciones. Diferentes consecuencias. Cuando alguien acusaba a otro, ¿qué testimonios se tomaban en cuenta? (19:15). ¿Cómo actuaban con los testigos falsos? (19:16 al 21). ¡Nosotros estamos en la gracia! Ya no es más ojo por ojo ni diente por diente. “Si me pega le pego”, “si me escupe lo escupo” ¡No! Desde que vino Jesús, vivimos de otra manera y las actitudes de venganza, revancha o pagar con la misma moneda fueron reemplazadas por las actitudes del perdón, el amor o la disciplina que corrige. No buscamos aplastar, hundir o matar a las personas, sean o no nuestros hermanos en la fe; por el contrario, buscamos bendecirlos y edificarlos. O simplemente “soportarlos”. Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Números/Deuteronomio” Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Medalla de Victoria Si podríamos hablar de hombres que recibieron grandes condecoraciones, no podemos dejar de mencionar a George Smith Patton, quien fue general del Ejército Estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial. Con sólo 36 años, asumió grandes retos haciéndose conocer como un hombre que no escapaba cuando tenía que enfrentar algún reto, lo cual le hizo merecedor del sobrenombre de “General Sangre y Agallas”. A lo largo de su carrera logró varias medallas y condecoraciones importantes como: “Medalla por Servicio Distinguido del Ejército”, “Estrella de Plata”, “Legión al Mérito” y “Estrella de Bronce” entre otras. Cada medalla tiene una historia por detrás, pero la más interesante la tiene la “Medalla de Victoria” En 1944, se tenía preparada una invasión a Europa comenzando por las costas de Normandía. Para ese fin, se debía concentrar en un lugar a muchos soldados para atacar al mismo tiempo. Esa era una tarea muy difícil, ya que el ejército Alemán prácticamente controlaba el cielo y las comunicaciones en toda el área. Ante este reto, el general decidió tomar todo su ejército para movilizarlo solamente por la noche y emitir falsas comunicaciones de radio en puntos dispersos para que las captase el enemigo. La movilización nocturna de soldados en terrenos desconocidos llevando armamento pesado, no era nada recomendable, pero la misión se logró con éxito. Su estrategia funcionó tan bien que consiguió llevar muchos soldados al punto de encuentro y unirse al desembarco de Normandía. Esa hazaña fue imitada en varias ocasiones posteriores y siempre funcionó con buenos resultados. Lo interesante fue que cuando el alto mando supo de esa exitosa maniobra, decidieron preparar una medalla por este logro, pero por alguna razón nunca se dio a conocer la existencia de dicho galardón. Un año después terminó la guerra, el general Patton regresó a su hogar, se presentó ante el presidente y vio por primera vez la condecoración que recibió con asombro. Todo un banquete se preparó en su honor y ante el aplauso de muchos soldados, agregó durante su breve discurso, que su mayor victoria fue haber podido regresar a casa. “Ahora me espera la corona merecida que el Señor, el Juez justo, me dará en aquel día. Y no me la dará solamente a mí, sino también a todos los que con amor esperan su venida gloriosa.” 2 Timoteo 4:8 Versión DHH Mientras estamos en la tierra sabemos que recibiremos bendiciones de Dios, pero más allá de esta vida, existe un galardón mucho más grande y aunque la biblia nos da pequeñas pistas, lo cierto es que lo preparado allí en el cielo es mucho más grande de lo que podemos imaginar. Cada acción de fe que realizamos para guardar los mandamientos de Dios y ponerlos en práctica, mueve todo un mundo espiritual oculto a nuestra percepción física, promoviendo bendiciones para recibir en esta tierra y preparando algo más grande en la eternidad. Al igual que lo ocurrido con el General Patton; él sólo trataba de llevar a cabo una orden con el mayor éxito posible, no sabía que recibiría una medalla ni el gran banquete que se preparaba en su honor. “Pero, como se dice en la Escritura: Dios ha preparado para los que lo aman cosas que nadie ha visto ni oído, y ni siquiera pensado.” 1 Corintios 2:9 Versión DHH Nada pasa por alto ante los ojos de Dios en el cielo, Él mira con especial cuidado todo lo que hacemos con el fin de entregarte recompensas. Las bendiciones en la tierra son reales y algo mucho más grande nos espera cuando volvamos a nuestro hogar en el cielo. Trabajemos para recibir ambas. Héctor Colque CVCLAVOZ

jueves, 11 de diciembre de 2014

SALMO 51:17 ORACION DE UN PECADOR ARREPENTIDO

Salmos 51:17 La Biblia de las Américas (LBLA) Oración de un pecador arrepentido Para el director del coro. Salmo de David, cuando después que se llegó a Betsabé, el profeta Natán lo visitó[a]. 51 Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; conforme a lo inmenso de tu compasión, borra mis transgresiones. 2 Lávame por completo de mi maldad, y límpiame de mi pecado. 3 Porque yo reconozco mis transgresiones, y mi pecado está siempre delante de mí. 4 Contra ti, contra ti sólo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos, de manera que eres justo[b] cuando hablas[c], y sin reproche[d] cuando juzgas. 5 He aquí, yo nací en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre. 6 He aquí, tú deseas la verdad en lo más íntimo, y en lo secreto me harás conocer sabiduría. 7 Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve. 8 Hazme oír gozo y alegría; que se regocijen los huesos que has quebrantado. 9 Esconde tu rostro de mis pecados, y borra todas mis iniquidades. 10 Crea en[e] mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí. 11 No me eches de tu presencia, y no quites de mí tu santo Espíritu. 12 Restitúyeme el gozo de tu salvación, y sostenme con un espíritu de poder[f]. 13 Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos, y los pecadores se convertirán[g] a ti. 14 Líbrame de delitos de sangre, oh Dios, Dios de mi salvación; entonces mi lengua cantará con gozo tu justicia. 15 Abre mis labios, oh Señor, para que mi boca anuncie tu alabanza. 16 Porque no te deleitas en sacrificio, de lo contrario yo lo ofrecería; no te agrada el holocausto. 17 Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito; al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás. 18 Haz bien con tu benevolencia a Sion; edifica los muros de Jerusalén. 19 Entonces te agradarán los sacrificios de justicia[h], el holocausto y el sacrificio perfecto[i]; entonces se ofrecerán novillos sobre tu altar. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – PODERES OSCUROS Pasaje clave: Deuteronomio 18. De los versículos 9 al 14 Moisés advierte sobre el ocultismo. El ocultismo trata de cosas secretas, poderes oscuros, relacionadas con fuerzas sobrenaturales de origen demoníacas. No podían mezclarse con ninguna de las siguientes prácticas: Pasar a los hijos por el fuego: Un ritual satánico donde los hijos eran entregados como ofrendas a los demonios. En la actualidad existen sectas explícitamente satánicas que continúan practicando sacrificios de niños. Grupos heavy, punk, death, góticos no cristianos hablan constantemente en sus canciones de rituales y sacrificios satánicos. Muchos dibujos animados japonés (anime) presentan explícitamente ritos satánicos, invocaciones a los demonios y pactos con las fuerzas ocultas. Por ejemplo: Slayers, Blue Seed, Sailor Moon, Shutendoji, Zenki, Yu-Gi-Oh, por mencionar sólo algunos. O no japoneses como Spawn, Cónan, entre otros. Adivinación: Mediante el conocimiento que viene de demonios tratan de predecir qué sucede en la vida de aquel que consulta, cuál será su futuro, etc. Muchos son unos charlatanes y estafadores que se aprovechan de la necesidad y de la ignorancia de las personas, pero otros operan según la revelación espiritual que proviene de los demonios. Lo hacen mediante cartas (cartomancia), leyendo las líneas de la mano (quiromancia), mirando a través del ojo de la persona, escribiendo cartas astrales, horóscopos, etc. El juego de la copa, el tablero Ouija, el I Ching, diversas clases de amuletos, pirámides, etc., son también medios para la adivinación. Agorero: Es la persona que adivina mediante agüeros, o sea mediante determinadas señales de cosas que suceden. Sortílego: La persona que practica la adivinación. Hechicero: El brujo que realiza sus “trabajos” utilizando magia blanca y negra (ambas magias tienen la misma fuente: los poderes demoníacos) y es un adorador de Satanás. Los curanderos, los pais y mais del umbanda, los gurús, chamanes, etc., son hechiceros. Encantador: Es la persona que utilizando magia, hipnosis o sugestión manipula y controla la voluntad de otras personas. Adivino: El que practica la adivinación. Mago: El que practica la magia blanca y negra o cualquier otro tipo de magia en la que intervengan poderes ocultos. No se refiere al que hace un “truco de magia” y nos sorprende con su habilidad ilusionista sino al que recurre a la sabiduría y poderes del demonio. Consultar a los muertos: Esto se llama espiritismo. Es la comunicación con personas que ya han fallecido. En realidad son los demonios quienes responden a las diversas preguntas que se le formulan al “supuesto” familiar fallecido o al santo de turno o a la “bondadosa virgencita“. Los espiritistas, los umbandistas, los parapsicólogos y la iglesia católica practican estos rituales espiritistas. ¿Cuáles son las dos razones por las que Moisés les ordena no mezclarse con nada relacionado con el ocultismo? (18:12 y 13). Dios abomina (le repugna) cualquier cosa en la que directa o indirectamente intervengan demonios. Videojuegos. No todos obviamente. Sería un error decir “todos los videojuegos son satánicos”, pero sí los hay y algunos son explícitamente diabólicos. Grupos musicales que en sus letras odian, rechazan, niegan o maldicen a Dios. Películas de terror ¡todas! Cómic o novelas donde se enseña cómo hacerlo, etc… están influenciadas por demonios. Sé perfecto delante de Dios. Esto no significa no cometer errores. Aquí significa no contaminarte con nada que Él abomina. ¿Qué alternativas les dio si necesitaban consultar? (18:15 al 19). ¿Para qué contaminarte con el ocultismo si Dios te ha dado la gran bendición de su Palabra para que orientes tu vida? ¿Para qué enredarte con cosas de origen demoníaco si Dios te bendice con personas espirituales a quienes puedes consultar cuando tienes dudas? ¿Para qué intentar comunicarte o rezarle a los muertos si puedes hablar directamente con el Dios vivo? Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Números/Deuteronomio” Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Cuervos Hay una historia que cuenta de una pobre mujer viuda que tenía un hijo pequeño y un día, con él, habían estado leyendo la historia de Elías y los cuervos. Ni la madre ni el niño habían comido aquel día y sentían hambre. De repente el niño tuvo una idea y le dijo a su madre: - Mamá, si vinieran los cuervos encontrarían la puerta cerrada. ¿Permites que la abra? - Pues… ábrela hijito – contestó ella. El niño siguió: - Mamá, ahora que ya está abierta, ¿volvemos a pedir al Señor que nos envíe al menos a uno con un pan? Mientras oraban, atinó a pasar por allí el alcalde del pueblo. Se paró ante la puerta abierta y, al enterarse de la necesidad, corrió a su casa y trajo un cesto lleno de comida. Dios había recompensado la fe sencilla del niño. Todas nuestras oraciones serán respondidas, mientras creamos que así será, Dios usará diferentes medios y personas para respondernos. Puede enviar ángeles o cuervos, pero nunca dejará una oración sin ser contestada. “Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis”. Mateo 21:22 (RVR 1960) No limites a Dios a tus ideas, conceptos o prejuicios porque muchas veces Él usa métodos creativos, diferentes, a personas que nunca vimos, recurre a lo inimaginable para responder nuestras oraciones; se trata de creer con la misma fe sencilla de un niño. Ana María Frege Issa CVCLAVOZ