martes, 27 de enero de 2015

ROMANOS 2:22 LA LEY DEL PUEBLO JUDIO

Romanos 2:22 La Biblia de las Américas (LBLA) La ley y el pueblo judío 17 Pero si tú, que llevas el nombre de judío y te apoyas en la ley; que te glorías en Dios, 18 y conoces su voluntad; que apruebas las cosas que son esenciales[k], siendo instruido por la ley, 19 y te confías en que eres guía de los ciegos, luz de los que están en tinieblas, 20 instructor[l] de los necios, maestro de los faltos de madurez[m]; que tienes en la ley la expresión misma del conocimiento y de la verdad; 21 tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas[n] que no se debe robar, ¿robas? 22 Tú que dices que no se debe cometer adulterio, ¿adulteras? Tú que abominas los ídolos, ¿saqueas templos[o]? 23 Tú que te jactas de la ley, ¿violando la ley deshonras a Dios?24 Porque EL NOMBRE DE DIOS ES BLASFEMADO ENTRE LOS GENTILES POR CAUSA DE VOSOTROS, tal como está escrito. 25 Pues ciertamente la circuncisión es de valor si tú practicas la ley, pero si eres transgresor de la ley, tu circuncisión se ha vuelto incircuncisión. 26 Por tanto, si el incircunciso[p] cumple los requisitos de la ley, ¿no se considerará su incircuncisión como circuncisión? 27 Y si el que es físicamente incircunciso guarda la ley, ¿no te juzgará a ti, que aunque tienes[q]la letra de la ley y eres circuncidado[r], eres transgresor de la ley? 28 Porque no es judío el que lo es exteriormente, ni la circuncisión es la externa, en la carne;29 sino que es judío el que lo es interiormente, y la circuncisión es la del corazón, por el Espíritu, no por la letra; la alabanza del cual no procede de los hombres, sino de Dios. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – ME SIENTO OPRIMIDO 1 Pasaje clave: Hechos 10:38. ¿Qué son las opresiones? El diccionario da la siguiente definición: “Ejercer presión sobre una cosa. Sujetar intensamente a alguien, afligiéndolo o tiranizándolo”. Una persona es oprimida cuando alguien más fuerte ejerce poder sobre él sometiéndolo, tratándolo con violencia o esclavizándolo. ¿A quiénes sanó Jesús? Sí. A los oprimidos por el diablo. Y según 1º Juan 3:8, ¿para qué vino Jesús? ¡Satanás no es un mito! ¡Satanás no es un producto de la imaginación! ¡Y tampoco es un invento de la religión para asustarte! Entendélo. Satanás es un ser real, espiritual e invisible, pero sus influencias destructivas son visibles en las vidas de muchas personas. La chica que se muere lentamente por su anorexia o el muchacho que se consume poco a poco con el alcohol y las drogas, el adolescente que desea y busca suicidarse o la chica que no soporta más a sus padres y quiere irse de la casa a vivir en pareja con su novio (al que le pasa algo similar con sus propios padres); son ejemplos claros (y lamentables) de las influencias perversas y destructivas de Satanás. ¿O vos pensabas que Satanás se parece a una mala película de terror?. En todos los siglos la presencia del diablo se ha dejado sentir, generando opresiones, ataduras y aún posesiones satánicas en hombres y mujeres. Satanás ha utilizado, y lo sigue haciendo, la hechicería, la magia, la adivinación, los encantamientos, la astrología, el espiritismo, la macumba, el vudú, la parapsicología, el curanderismo, el Tarot, el I-Ching, el juego de la copa, la lectura de las palmas de la mano, las cábalas, las supersticiones, los pactos de sangre, el yoga y muchas otras cosas más, para someter a los seres humanos a su dominio y tratarlos como basura. ¡Sí, leíste bien! Satanás te trata como basura. Él no es tu amigo. A él no le importa absolutamente nada de tu vida. A él le da igual si vivís o morís con tal que vivas y mueras sin Jesús en tu vida. Cuanto más amargado sos, más feliz es él. Cuanto más hundido y más hecho bolsa estás, más lo disfruta el diablo. Satanás no tiene nada de divertido. Todas sus propuestas terminan mal aunque “aparentemente” empiecen bien. La gran fiesta que él te propone termina siendo un gran velorio… y el cadáver es tu propia vida arruinada. Pensálo. Muchas chicos y chicas (y adultos también) están ciegos y no se dan cuenta que viven expuestos a la acción directa de Satanás y sus demonios, pero una vez que se colocan bajo la influencia de ellos, por ignorancia o por decisión propia, no pueden escapar de sus opresiones a menos que reciban liberación divina. Si vos participás en alguna práctica oculta (cualquiera de las cosas que mencionamos antes y las que mencionaremos luego) quedás esclavizado a Satanás porque te estás metiendo en su propio territorio. Y él no deja escapar a nadie que “juegue” con sus cosas. Mira algunas maneras mediante las cuales Satanás oprime: 1. Lo hace en chicos y chicas que tienen una gran curiosidad por lo oculto y leen, miran, escuchan y compran películas, libros u objetos relacionados (brujitas, pirámides, pentagramas, sahumerios, etc.). 2. Lo hace en familias que practican el ocultismo o el espiritismo. Sus hijos sufren pesadillas, perturbaciones, depresiones. 3. Lo hace en familias idólatras. Las casas están llenas de imágenes, vírgenes y santos. Detrás de todos ellos hay espíritus diabólicos. 4. Lo hace en personas que practican desenfrenadamente el sexo. Prostitución, homosexualidad, lesbianismo, pornografía, o sexo con quienes estén disponibles (el sexo casual y “libre“). 5. Lo hace en todos aquellos que por ignorancia (o sea, sin saber cómo actúa Satanás), o por engaño, se meten con curanderos, parapsicólogos, brujos, adivinos o participan del juego de la copa, de la lectura de las palmas de la mano, del Ouija, etc. 6. Lo hace por medio de “entretenimientos” que, si bien son legítimos porque en sí mismos no son pecaminosos (me refiero a la TV, el videojuego, la música, etc.), lamentablemente son utilizados para transmitir, enseñar y divulgar el ocultismo y el satanismo en todas sus variantes, además de envolverte en un mundo de aparente fantasía donde los elementos ocultos que son invocados o mencionados son bien reales. (CONTINÚA…) Extracto del libro: “Verdades Que Sanan”. (Editorial Logos). Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Lo que necesita tu corazón Cada día vemos como el odio, el rencor y la venganza van consumiendo el mundo en que vivimos. Nadie está libre de ver familias autodestruyéndose, asesinatos en las calles, peleas, conflictos entre parejas, racismo, discriminación, etc. La falta de amor a Dios y al prójimo cada vez va aumentando en las personas. Aun podemos ver este problema dentro la iglesia. Muchos han olvidado el amor a Dios y al prójimo, cuando Jesús dijo: “No hay otro mandamiento mayor que éstos.” Marcos 12:31. Dios es claro.“Todo el que ama es un hijo de Dios y conoce a Dios; pero el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.” 1 Juan 4:7-8 (NTV) ¿Cómo estas tu? ¿Estás amando a Dios, a tu familia y a tus enemigos? o ¿Estás dejando que el odio te domine? Desde hace ya varios días he estado orando, pidiendo a Dios perdón por todo lo malo que hay en mi corazón, le digo: Padre ayúdame a agradarte, quiero hacerlo. Sólo sé que necesito de ti y de tu ayuda, preciso cambios urgentes en mi corazón, en mi carácter, en mi forma de hablar y expresarme, en mi ser interior, necesito más amor dentro de mí para amarte y para amar a mi prójimo. Te invito a que lo hagas tú también. Cada día necesitamos buscar y conocer a Dios, porque si no lo hacemos jamás conoceremos qué es el amor. Necesitamos sumergirnos en la presencia de Dios y dejar que Él haga su obra en nosotros. Sólo así sabremos amar a Dios y a nuestro prójimo. Si has dejado crecer el resentimiento, el enojo, la amargura, el odio, los celos y todo sentimiento hostil, necesitas a Dios. Porque Dios no puede habitar en un corazón contaminado. Acércate a Él y pide que te perdone y entre en tu corazón. No esperes otro día más, hoy debes entregar tu corazón a Cristo y dejar que Él lo limpie. ¡Dios habita en el corazón limpio! Diego Jora CVCLAVOZ

lunes, 26 de enero de 2015

MATEO 5:27 ENSEÑANZA DE JESUS SOBRE EL ADULTERIO

Mateo 5:27 La Biblia de las Américas (LBLA) Enseñanza de Jesús sobre el adulterio 27 Habéis oído que se dijo: “NO COMETERAS ADULTERIO.” 28 Pero yo os digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazón. 29 Y si tu ojo derecho te es ocasión de pecar[s], arráncalo y échalo de ti; porque te es mejor que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno[t]. 30 Y si tu mano derecha te es ocasión de pecar, córtala y échala de ti; porque te es mejor que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo vaya al infierno[u]. 31 También se dijo: “CUALQUIERA QUE REPUDIE A SU MUJER, QUE LE DE CARTA DE DIVORCIO.” 32 Pero yo os digo que todo el que se divorcia de[v] su mujer, a no ser por causa de infidelidad, la hace cometer adulterio; y cualquiera que se casa con una mujer divorciada[w], comete adulterio. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – ¡TODO LO PUEDO! Pasaje clave: Filipenses 4:13. ¡TODO LO PUEDO! ¡En Cristo! Por ti mismo no puedes nada, pero en Cristo lo puedes todo. Cristo es poderoso y está en mi, por lo tanto TODO LO PUEDO porque Él me fortalece. Todo pensamiento o sentimiento negativo que Satanás haya puesto en mí (“no puedo”, “no sirvo”, “voy a fallar”, “no soy capaz”, etc.) lo rechazo en el nombre del Señor Jesús porque Él vive en mi y Él no es cobarde, no es incapaz, no es inútil, y por lo tanto, yo tampoco lo soy. Puedo amar, porque no soy yo el que ama, sino Cristo que ama en mí. Puedo perdonar. Puedo testificar. Puedo orar. Puedo obedecer sin quejarme. Puedo esperar con paciencia. Puedo confesar mis pecados y renunciar a ellos. Puedo estudiar y aprobar mis materias. Puedo leer y conocer la Palabra de Dios. Puedo servir. Puedo ser mejor hijo/hija. Puedo honrar y respetar a mis padres. Puedo vivir feliz. Puedo soportar con gozo el sufrimiento. Puedo vencer las tentaciones y tener victoria sobre el diablo. Puedo vivir en el Espíritu y derrotar principados y potestades. Puedo elegir correctamente a mi futuro/a novio/a. Puedo rechazar malas amistades. Puedo progresar y crecer mas. Puedo creerle a Dios. Creer su Palabra. Puedo orar más. Puedo dar gracias en todo y siempre. Puedo lograr los sueños que tengo. Puedo mantener mi pureza sexual y guardar mi virginidad hasta el matrimonio. Puedeo decirle no a la pornografía y a toda perversión sexual. Puedo ser vencedor, porque TODO lo puedo en Cristo. Extracto del libro: “Verdades Que Sanan”. (Editorial Logos). Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION A solas Empezar un año nuevo es emocionante, ya que tenemos mucho ánimo para emprender nuevas metas, sueños, desafíos, etc. pero ¿qué garantía tenemos de efectuar y tener buenos resultados? Claro que la disciplina, la perseverancia y el esfuerzo son ingredientes indispensables para ello, sin embargo sólo hay algo antes que todo el empeño que podamos poner, esto es la presencia de Dios. Si alcanzamos el éxito en nuestra empresa y Él no está presente, el espejismo podría derrumbarse ante cualquier desierto que pasemos, pero si Dios está primero seguro que ese éxito pasará de generación en generación pese a las dificultades. Lo propio ocurriría con nuestras familias o incluso en el ministerio que desarrollamos en nuestra iglesia. Moisés estaba convencido que sin la presencia de Dios en su vida, era inútil que él intentara cualquier cosa, es por eso que dijo a Jehová: “Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí.” Éxodo 33:15 A solas con Dios obtendremos guía, fortaleza, sabiduría, inteligencia, sanidad, y muchas bendiciones más, por eso vale la pena que entre las nuevas metas que nos propongamos para este año esté presente y como prioridad tener tiempo a solas con Él, donde podamos expresar las luchas diarias, desafíos, tristezas y decisiones, además de recibir dirección, guía y fortaleza. Asegúrate de poner a Dios en primer lugar para que tengas la garantía que las metas que trazaste, bajo la dirección del Señor, tengan cumplimiento con plena certeza. “Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas.” Proverbios 3:5-8 Soraida Fuentes CVCLAVOZ

viernes, 23 de enero de 2015

EXODO 20:14 NO COMETRAS ADULTERIO

Éxodo 20:14 La Biblia de las Américas (LBLA) NO COMETERAS ADULTERIO Los Diez Mandamientos 20 Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: 2 Yo soy el SEÑOR tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre[a]. 3 No tendrás otros dioses delante de[b] mí. 4 No te harás ídolo[c], ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5 No los adorarás[d] ni los servirás[e]; porque yo, el SEÑOR tu Dios, soy Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta[f] la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 6 y muestro misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. 7 No tomarás el nombre del SEÑOR tu Dios en vano, porque el SEÑOR no tendrá por inocente al que tome su nombre en vano. 8 Acuérdate del día de reposo para santificarlo. 9 Seis días trabajarás y harás toda tu obra, 10 mas el séptimo día es día de reposo para el SEÑOR tu Dios; no harás en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el extranjero que está contigo[g]. 11 Porque en seis días hizo el SEÑORlos cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, el SEÑOR bendijo el día de reposo y lo santificó. 12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días sean prolongados en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da. 13 No matarás[h]. 14 No cometerás adulterio. 15 No hurtarás. 16 No darás falso testimonio contra tu prójimo. 17 No codiciarás la casa de tu prójimo; no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – ¿QUIEN SOY PARA DIOS? Pasaje clave: Juan 1:12-13. Para saber quién soy debo saber quién es mi padre. Por ejemplo: Nació Julián. Es un bebito de meses, pero ¿quién es Julián?, ¿quién lo conoce?, ¿de quién es hijo?. Hay millones de Julián. Entonces, alguien nos dice: “Es Julián González, hijo de don González, el almacenero”. ¡Aaah! decimos nosotros. Ahora sabemos quién es Julián porque conocemos a su padre. Cada uno de nosotros necesita saber quién es. La Biblia nos enseña que somos descendientes de Adán y Eva, creados por Dios. Pero ellos pecaron, mis padres pecaron y yo nací pecador (Génesis 3, Romanos 5:12). Recibí de mis padres, no sólo el apellido y las características físicas, sino también su vieja naturaleza pecadora: Orgullo, rebeldía, egoísmos, maldad, impurezas, rencores, etc. En Adán mi identidad es esta: Soy un pecador. Soy incapaz. Soy malo. Soy rebelde y desobediente. Pero llegó el día en que tuve un encuentro con Jesucristo, me arrepentí de mis pecados y le recibí en mi vida. Desde ese momento, mi naturaleza pecadora, incapaz, inferior, rebelde fue crucificada con Cristo y sepultada con Él (Romanos 6:3 al 6). Cuando Jesús murió en la cruz, me incluyó a mi. Yo morí con Él. Su muerte fue mi muerte, su sepultura fue mi sepultura. Todo lo pecador y viejo en mí fue muerto en la cruz, junto con Cristo. Pero él resucitó y yo resucité con él en el poder de su resurrección. Tengo ahora una nueva vida: la vida de Jesús en mi. Es como haber nacido otra vez. Recibí de Dios una nueva naturaleza (la vida de Jesús) y una nueva identidad. Por lo tanto en Cristo soy ALGUIEN nuevo. Tengo la misma cara, el mismo cuerpo, pero interiormente ya no soy el mismo. Cristo me hizo ALGUIEN nuevo desde el mismo día en que le recibí. (2º Corintios 5:17). ¿Quién es mi papá ahora? (1º Juan 3:1-2). ¿Cuál es mi nueva identidad? (Juan 1:12). Dios me ADOPTO como su hijo y me dio una nueva identidad: la suya. ¡Él es mi PAPA ahora! Tengo un Padre amoroso, paciente, tierno, justo, bondadoso y santo que quiere formar en mí su misma naturaleza. Él me ha recibido como su hijo. Hay una nueva relación entre Dios y yo. Por lo tanto mi ser interior se comienza a construir. Saber que el creador de todo lo conocido y lo desconocido, del universo entero, es mi PAPA, me da seguridad y confianza. ¿Cómo que no sirvo para nada? ¿Qué no soy importante? ¿Qué nadie me quiere? ¿Qué soy un desastre? ¡MENTIRAS! Soy un hijo de Dios. Soy una creación suya. Y esto es lo más grande que puedo pasarme en la vida. Creo y declaro esta VERDAD. Extracto del libro: “Verdades Que Sanan”. (Editorial Logos). Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION El vaso de agua Se cuenta de un príncipe hindú que fue hecho prisionero en una batalla con otro rival, quien sabiendo que con motivo de la conmemoración de la victoria sobre su enemigo tendría que ser llevado por las calles de la ciudad como prisionero hasta la residencia del vencedor, exclamó: - ¡Qué gestos hará la gente! Al tener la noticia de este presuntuoso temor, el príncipe victorioso le ordenó que marchara con un vaso lleno hasta el borde de agua, bajo la amenaza de que en el mismo lugar donde vertiera una sola gota, el verdugo que iba detrás tendría que cortarle la cabeza. Cuando llegó a palacio, el príncipe vencedor preguntó a su rival: - ¿Qué gestos hacía la gente? - No he visto a una sola persona y no puedo decirlo – fue la respuesta del prisionero. Al estar tan concentrado en salvar su propia vida no pudo mirar a su alrededor, olvidó el temor que sentía a las miradas de la multitud y caminó enfocado en no dejar que cayera una gota de agua. Todos hemos enfrentado el mismo temor, la duda, hemos vacilado al caminar pensando en el qué dirán o pensarán los demás de nosotros. Aún cuando se trata de gente que no conocemos queremos agradar a todos y en ese afán desviamos la atención de lo que es verdaderamente importante. Mantén tu mirada fija en Jesús y camina, no te detengas ni te preocupes por los demás porque prestarle atención a sus gestos y palabras podría costarte tu vida, tu salvación. “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”. Hebreos 12:1,2 Cuando Jesús iba a la cruz había mucha gente alrededor que se burlaba y lo humillaba, pero Él siguió adelante porque su mirada no estaba puesta en ese momento ni en esas personas, sino en cumplir el propósito de su venida y en lo que significaba su sacrificio para ti y para mí. No mires a la gente que te condena, que se burla de ti ni a las circunstancias adversas que te rodean, fija tu vista en Jesús y sigue caminando. Ana María Frege Issa CVCLAVOZ

jueves, 22 de enero de 2015

JUAN 8:3-4 LA MUJER SORPRENDIDA EN ADULTERIO

Juan 8:3-4 La Biblia de las Américas (LBLA) La mujer sorprendida en adulterio 8 Pero Jesús se fue al Monte de los Olivos. 2 Y al amanecer, vino otra vez al templo, y todo el pueblo venía a El; y sentándose, les enseñaba. 3 Los escribas y los fariseos trajeron* a una mujer sorprendida en adulterio, y poniéndola en medio, 4 le dijeron*: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo del adulterio. 5 Y en la ley, Moisés nos ordenó apedrear a esta clase de mujeres; ¿tú, pues, qué dices? 6 Decían esto, probándole, para tener de qué acusarle. Pero Jesús se inclinó y con el dedo escribía en la tierra. 7 Pero como insistían en preguntarle, Jesús se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado, sea el primero en tirarle una piedra. 8 E inclinándose de nuevo, escribía en la tierra. 9 Pero al oír ellos esto, se fueron retirando uno a uno comenzando por los de mayor edad, y dejaron solo a Jesús y a la mujer que estaba en medio. 10 Enderezándose Jesús, le dijo: Mujer, ¿dónde están ellos? ¿Ninguno te ha condenado? 11 Y ella respondió: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Yo tampoco te condeno. Vete; desde ahora no peques más. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – TENGO MIEDO Pasaje clave: Isaías 43:1, 5. Hay tres clases de temores o miedos: 1. El temor natural, normal y sano que nos libra del peligro. 2. El temor reverencial, respetuoso hacia Dios, que es una virtud y nos libra del pecado. 3. El temor esclavizante que nos destruye y nos impide desarrollarnos y desarrollar nuestras capacidades. Es una emoción negativa. A este miedo también se lo llama fóbico. Cuando hablemos de temores o miedos vamos a estar refiriéndonos a esta última clase. ¿A qué le tienes miedo? Por ejemplo: “Todos me van a abandonar, o tal vez no me acepten como soy”. “Esta dureza en el brazo, ¿será maligna?”. “¿Y si fracaso en la escuela?, ¿O hago el ridículo delante de los demás?” “¿Y si me agarra una patota y me violan?” “Si mi papá se queda sin trabajo, ¿qué va a pasar con nosotros?” Cuando estas ideas comienzan a anidarse en nuestras mentes, el miedo se apodera de nosotros. Nos angustiamos y vivimos inseguros. Estos temores son producidos en el mismo infierno, y Satanás muy hábilmente los introduce en nuestras mentes produciéndonos ansiedad, perturbación y nerviosismo. Son temores que nos quitan la paz y la alegría. De noche no podemos descansar bien por miedo a que suceda lo que hemos estado pensando o por miedo a otras cosas. Surgen sueños desagradables o pesadillas y ya no podemos recobrar el sueño. El temor se produce cada vez que creemos las mentiras de Satanás esperando que suceda lo que él anuncia. En la Biblia hay varios ejemplos de personas que tuvieron miedo: Uno de los amigos de Job. (Job 32:6). David. (Salmo 31:13). Job. (Job 3:25). Los discipulos de Jesús. (Marcos 4:41). Satanás aprovecha nuestros temores para hacernos dudar de las VERDADES de Dios. ¿Cómo puedes enfrentar tu miedo? Mira lo qué dice David en el Salmo 34:4 y 6. ¿Cuándo nos libra el Señor? Cuando CLAMAMOS en forma específica. Por ejemplo: “Señor, tengo miedo de que vuelvan a tratarme mal. De sentirme un inútil cuando me piden que haga algo. Libráme, Dios”. Entonces, Dios nos libra por medio de su verdad. Nos da una palabra de verdad que nos libra del temor. Por ejemplo: “Señor, tu Palabra dice que todo lo puedo en Cristo que me fortalece y que vos me has dado capacidad y no me consideras un inútil. Creo esta palabra tuya”. Otro ejemplo: “Señor, tengo miedo de que se me rían y me rechacen cuando les hable a mis compañeros de Jesús. Llbráme de este temor Señor, en el nombre de tu Hijo”. Dios nos da, entonces una palabra que nos fortalece. Por ejemplo Jeremías 1:8 al 10. Cuando David clamó, Dios le dio una palabra específica que David creyó, ¿cuál fue? (vs.7). Cuando le creemos a Dios y rechazamos la mentira de Satanás, somos librados y nuestros temores desaparecen. Pero es necesario orar, pedirle al Señor una palabra específica sobre ese miedo que nos perturba, creerla y proclamarla en oración. Es muy bueno que memoricés y anotés versículos bíblicos que Dios te dé, para poder recordarlos, creerlos y repetirlos cada vez que Satanás intente producirte miedo con sus mentiras. Para cuando sientas miedo: Nehemías 6:14. Salmo 23:4, 27:3, 46:1 al 3, 56:3-4, 11. Josué 1:9. Jeremías 1:8 al 10. Daniel 10:19. Isaías 8:12b, 43:1 al 3. Salmo 91, 112:7. Juan 14:27. Hechos 11:27, 18:9-10. Extracto del libro: “Verdades Que Sanan”. (Editorial Logos). Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Biblioteca mental Dios nos hizo con muchos talentos y capacidades, pero hay algo que Dios nos dio para poder usar y sacar el mayor provecho, nos dotó a todos de esto, pero no le hemos dado el uso de debemos: la memoria. A diferencia de lo que muchos creen, la memoria no nos fue dada sólo para ser un calendario que recuerde fechas importantes o números, conocimientos acerca de la ciencia, arte, matemática, historia y las muchísimas cosas por las que nos hemos esmerado en acumular. Dios también nos dio este gran talento de grabar en nuestra biblioteca mental, y tener presente siempre, la Palabra de Dios en nuestras vidas. No hemos estado explotando este gran potencial que tenemos. Aparte de acumular bellos recuerdos, las bendiciones que hemos recibido de parte de Dios y los momentos en los que nos ha levantado, es muy bueno leer la Palabra, meditarla, memorizarla y vivirla. Pero, ¿cómo poder vivirla si ni siquiera la recordamos? Memorizamos películas pero no historias Bíblicas, aprendemos canciones pero no versículos, cuando son éstos los que nos ayudarán en todo momento, puesto que la Palabra de Dios no vuelve vacía y se aplica en todo tiempo, lugar y circunstancia.”Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. Hebreos 4:12 (RVR-1960) Jesús mismo conocía la Palabra de su Padre, pues cuando estaba siendo tentado, claramente Él se defendía con la Palabra de Dios diciendo “Escrito está…”. Al igual que Jesucristo, deberíamos comenzar a usar esta arma poderosa que está en nuestras manos y aprovechar al máximo nuestra capacidad de memoria y registrarla en nuestra mente y corazón. Hoy te animo a leer la Biblia, meditarla, memorizarla para así poder vivirla. Repite y comienza a memorizar diciendo “En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti” Salmos 119:11 (RVR-1960). Telma Céspedes CVCLAVOZ

miércoles, 21 de enero de 2015

OSEAS 4:2 CONTROVERSIA DE DIOS CON ISRAEL

Oseas 4:2 La Biblia de las Américas (LBLA) Controversia de Dios con Israel 4 Escuchad la palabra del SEÑOR, hijos de Israel, porque el SEÑOR tiene querella contra los habitantes de la tierra, pues no hay fidelidad[a], ni misericordia[b], ni conocimiento de Dios en la tierra. 2 Sólo hay perjurio, mentira, asesinato, robo y adulterio. Emplean la violencia, y homicidios tras homicidios se suceden[c]. 3 Por eso la tierra está de luto, y languidece todo morador en ella junto con las bestias del campo y las aves del cielo; aun los peces del mar desaparecen[d]. 4 Pero que nadie contienda ni nadie reprenda; porque tu pueblo es como los que contienden con el sacerdote. 5 Tropezarás de día, y tropezará también el profeta contigo de noche, y destruiré a tu madre. 6 Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento. Por cuanto tú has rechazado el conocimiento, yo también te rechazaré para que no seas[e] mi sacerdote; como has olvidado la ley de tu Dios, yo también me olvidaré de tus hijos. 7 Cuanto más se multiplicaron, más pecaron contra mí; cambiaré, pues, su gloria en afrenta. 8 Del pecado[f] de mi pueblo se alimentan, y hacia su iniquidad dirigen sus deseos[g]. 9 Como el pueblo, así será el sacerdote; los castigaré por su proceder[h], y les pagaré[i] según sus obras. 10 Comerán, pero no se saciarán; se prostituirán, pero no se multiplicarán, porque han dejado de hacer caso al SEÑOR. 11 La prostitución, el[j] vino y el mosto quitan el juicio[k]. 12 Mi pueblo consulta a su ídolo de madera, y su vara les informa; porque un espíritu de prostitución los ha descarriado, y se han prostituido, apartándose de[l] su Dios. 13 Ofrecen sacrificios sobre las cumbres de los montes y queman incienso[m] sobre las colinas, debajo de las encinas, los álamos y los terebintos, porque su sombra es agradable. Por tanto, vuestras hijas se prostituyen, y vuestras nueras cometen adulterio. 14 No castigaré a vuestras hijas cuando se prostituyan ni a vuestras nueras cuando cometan adulterio, porque los hombres mismos[n] se retiran con rameras y ofrecen sacrificios con las rameras del culto pagano[o]; así se pierde[p] el pueblo sin entendimiento. 15 Aunque tú, Israel, te prostituyas, que no se haga culpable Judá; tampoco vayáis a Gilgal, ni subáis a Bet-avén, ni juréis: ¡Vive el SEÑOR! 16 Puesto que Israel es terco como novilla indómita, ¿los pastoreará ahora el SEÑOR como a un cordero en campo espacioso[q]? 17 Efraín se ha unido a los ídolos; déjalo. 18 Acabada su bebida, se entregaron a la prostitución; sus príncipes[r] aman mucho la ignominia. 19 El viento los envuelve en sus alas, y se avergonzarán de sus sacrificios. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – ESTOY DEPRIMIDO 6 Pasaje clave: Isaías 61:1 Te contamos algunas razones por las cuales te deprimís para que aprendás a entender qué es lo que te sucede y por qué. 1. Por los CAMBIOS de tu cuerpo. 2. Por aspectos relacionados con el SEXO y la SEXUALIDAD. 3. Por estar en el MEDIO. 4. Por PECADOS no confesados. 5. Por exceso de CANSANCIO. 6. Por SITUACIONES inesperadas. Situaciones inesperadas pueden ser: Ser tratado injustamente. Un examen mal rendido. La muerte de alguien querido. Algún accidente o enfermedad. Una prohibición de tus padres que te separa de la iglesia. La separación de tus padres. Cuando te suceden algunas de estas cosa (u otras) reaccionás ante la pérdida con depresión. Y éste estado puede durar mucho o poco según la actitud que tomés ante él. Jesús NO vino a decirnos que no vamos a tener problemas. El nunca nos dijo: “Entregáte a mí y todos tus problemas se van a solucionar”. ¡NO! Su buena noticia, su excelente mensaje es éste: El Señor te ama y El es el que permite sufrimientos y situaciones difíciles en tu vida. ¿Sabés para qué?: Para QUEBRANTAR tu orgullo, tu egoísmo, tus indiferencias. Para SANTIFICARTE, y que no te sigás enredando con el pecado y con el mundo. Para FORMARTE a la imagen de Jesús y poder experimentar todo el poder de su vida en tu interior. TODO, absolutamente todo, lo que te sucede es permitido por Dios (aun las cosas más tristes), para QUEBRANTARTE, SANTIFICARTE y FORMARTE a la imagen de su Hijo. Para hacer de tu vida algo excelente. Nos sana saber y creer que Dios esta por encima de los problemas. Y que ese Señor Todopoderoso que reina es nuestro Papá, que nos ama y que prepara todas las cosas para nuestro bien. Por ejemplo: El Señor no aprueba las injusticias que puedas recibir (de padres, amigos, etc.), pero las usa para quebrantarte, para hacerte como Él quiere, para formarte a la imagen de Jesús. (Llegará un día en que Él juzgará a quienes te maltratan, si bien esto no significa que permitas que te hagan cualquier cosas. Podés y tenés que defenderte, pero no tomar el juicio y la venganza por tus propias manos). Mira la siguiente lista (y faltan muchos más) de personas que fueron derribadas pero no abatidas. JOSE. (Génesis 37, 39 y 40). ANA. (1º Samuel 1:1 al 18). DAVID. (Salmo 40). JOB. (Job 1 a 3). JEREMIAS. (Jer. 26, 38:1 al 13). AMIGOS de Daniel. (Daniel 3). DANIEL. (Daniel 6). JESUS. (Mateo 26 al 28). ESTEBAN. (Hechos 7). JACOBO y PEDRO. (Hch. 12:1-17) PABLO. (Hch. 16:16 al 40, 2º Co. 11:23-33) Todos ellos sufrieron, tuvieron problemas, muchos recibieron un trato muy injusto, otros no se merecían lo que les toco vivir. Algunos fueron asesinados por seguir a Jesucristo; otros separados de sus familias. Ellos experimentaron el dolor, el rechazo, la indiferencia. Fueron agredidos verbal y físicamente. Muchos estuvieron solos en medio de locos incrédulos e irrespetuosos. Fueron derribados, pero en su interior, en su espíritu, ellos estaban firmes en la fe. Fuertes, seguros y confiados de que la presencia del Dios Todopoderoso estaba con ellos. Sabían que nunca estarían solos. Nunca serían perdedores. Si estás deprimido por otras cosas, ¡comunicáte! con tus líderes o con alguien que pueda comprenderte y ayudarte a entender. ¡Y aferráte al Señor para no seguir caído! Extracto del libro: “Verdades Que Sanan”. (Editorial Logos). Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION ¿Por qué dar la otra mejilla? Cuando alguien nos lastima, por sentido común queremos defendernos y devolverle un golpe más fuerte, ¿Qué quiso decir Jesús con dar la otra mejilla? ¿Estaba instando a convertirnos en víctimas pasivas del maltrato? ¿Se supone que deberíamos sufrir en silencio y negarnos a buscar algún tipo de defensa? No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Mateo 5:39 En tiempos antiguos y como suele suceder hoy en día, al dar una bofetada a alguien no se buscaba hacer daño físico, sino que se pretendía provocar una reacción para que la persona se vea confrontada. Se puede decir que Jesús se refería a que si una persona intentaba provocar a otra con palabras hirientes, el agredido no debía continuar el pleito, sino “quedarse callado”. No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. Romanos 12:17-19 Las Escrituras no autorizan las venganzas personales, al contrario, la parte que nos corresponde es que “mientras de nosotros dependa debemos estar en paz con todos”, la venganza no es nuestra, es de Dios quién a su tiempo cobrará la cuenta. Cuando los niños se pelean porque no quieren prestar sus juguetes, resulta difícil explicarles que compartirlos no significa perderlos, sino ser generosos y bendecidos, o hacerles dar cuenta que tienen otros juguetes más interesantes y mejores. Sin embargo, solo cuando adquieren cierto grado de madurez llegan a comprender que el juguete realmente no era tan importante como compartir, entonces no tienen ningún inconveniente en “poner la otra mejilla”. A veces somos como estos niños porque no queremos terminar con el pleito, todavía estamos envueltos en conflictos como: no perdonar, continuar enojados, buscar venganza; cuando maduremos espiritualmente nos daremos cuenta que el orgullo y la altivez, no eran realmente importantes como el estar en paz con las personas y sobre todo en la voluntad del Señor. Es necesario aclarar que poner la otra mejilla no significa que no debes defenderte de agresores violentos. En caso de alguna amenaza o maltrato físico es adecuado buscar medios legales de protección.Jesús no dijo que nunca debemos defendernos, sino más bien, que nunca debemos atacar ni sucumbir al deseo de venganza. Ahora que has comprendido el significado de dar la otra mejilla, te animo a ponerlo en práctica. Aprende a retirarte siempre que sea posible para evitar una pelea, aprende a perdonar porque tu parte es estar en paz con todos, aprende a dar la otra mejilla porque solamente en la voluntad de Dios tendrás bendición. ¡Aprende qué es lo más importante! Shirley Chambi CVCLAVOZ

martes, 20 de enero de 2015

JEREMIAS 7:9 LA ADORACION VERDADERA

Jeremías 7:9 La Biblia de las Américas (LBLA) La adoración verdadera 7 Palabra que vino a Jeremías de parte del SEÑOR, diciendo: 2 Párate a la puerta de la casa del SEÑOR y proclama allí esta palabra, y di: “Oíd la palabra del SEÑOR, todos los de Judá, los que entráis por estas puertas para adorar al SEÑOR.” 3 Así dice el SEÑOR de los ejércitos, el Dios de Israel: Enmendad vuestros caminos y vuestras obras, y os haré morar en este lugar. 4 No confiéis en palabras engañosas, diciendo: “Este es[a] el templo del SEÑOR, el templo del SEÑOR, el templo del SEÑOR.” 5 Porque si en verdad enmendáis vuestros caminos y vuestras obras, si en verdad hacéis justicia entre el hombre y su prójimo, 6 y no oprimís al extranjero, al huérfano y a la viuda, ni derramáis sangre inocente en este lugar, ni andáis en pos de otros dioses para vuestra propia ruina,7 entonces os haré morar en este lugar, en la tierra que di a vuestros padres para siempre. 8 He aquí, vosotros confiáis en palabras engañosas que no aprovechan, 9 para robar, matar, cometer adulterio, jurar falsamente, ofrecer sacrificios[b] a Baal y andar en pos de otros dioses que no habíais conocido. 10 ¿Vendréis luego y os pondréis delante de mí en esta casa, que es llamada por mi nombre, y diréis: “Ya estamos salvos”; para luego seguir haciendo todas estas abominaciones?11 ¿Se ha convertido esta casa, que es llamada por mi nombre, en cueva de ladrones delante de vuestros ojos? He aquí, yo mismo lo he visto —declara elSEÑOR. 12 Ahora pues, id a mi lugar en Silo, donde al principio hice morar mi nombre, y ved lo que hice con él a causa de la maldad de mi pueblo Israel. 13 Y ahora, por cuanto habéis hecho todas estas obras —declara el SEÑOR— y a pesar de que os hablé desde temprano y hablando sin cesar, no oísteis; os llamé, pero no respondisteis, 14 haré con la casa que es llamada por mi nombre, en la cual confiáis, y al lugar que di a vosotros y a vuestros padres, como hice con Silo.15 Y os echaré de mi presencia, como eché a todos vuestros hermanos, a toda la descendencia[c] de Efraín. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – ESTOY DEPRIMIDO 5 Pasaje clave: Isaías 61:1 Te contamos algunas razones por las cuales te deprimís para que aprendás a entender qué es lo que te sucede y por qué. 1. Por los CAMBIOS de tu cuerpo. 2. Por aspectos relacionados con el SEXO y la SEXUALIDAD. 3. Por estar en el MEDIO. 4. Por PECADOS no confesados. Fijáte cómo se sentía David. Leé el Salmo 32:3 y 4. Él estaba deprimido a causa de su pecado oculto. El pecado siempre nos deprime, nos lastima y además produce culpa, indiferencia y endurecimiento. PECADO + CULPA = DEPRESION. No importa si pecaste mucho o poco, tarde o temprano te sentirás mal, muy mal, con vos mismo, con los que te rodean y con Dios. Interiormente te sentís incomodo, te comportás de una manera extraña. Tratás de aparentar que nada pasa, pero algo, adentro, te dice que las cosas no están bien. No importa cuánto tratés de escapar o de justificarte, te seguís sintiendo mal y cada vez será peor, a menos que seas sincero con vos mismo y con Dios. Reconocé tu pecado, arrepentíte y confesáselo al Señor para ser perdonado y librado de la culpa y de la depresión. 5. Por exceso de CANSANCIO. Este tipo de depresión es muy frecuente en aquellos chicos y chicas muy ocupados. “Esos” que están metidos en todo: Cursan el Polimodal, estudian inglés, van a computación, practican música, juegan al fútbol, son maestros de niños en la iglesia, dirigen la alabanza, enseñan en grupos caseros, están de novios, etc., etc., etc. Son chicos y chicas predispuestos a “correr” mucho y descansar poco, a vivir bajo muchas responsabilidades, siempre exigiéndose más y más en un continuo afán de perfección y exigencias. Tarde o temprano ese ritmo de vida los “plancha”, aunque hallan comenzado el año con todas las energías y fuerzas. Si al mucho correr y al poco descanso le sumás una inadecuada alimentación, entonces tenés un candidato a la depresión. Este tipo de depresión no se manifiesta de golpe. Es progresiva. Se va dando poco a poco. Día a día, hasta que se desencadena. Y lo más interesante es que el desencadenante puede ser cualquier “pavadita” que te haya sucedido o te hayan dicho. Entonces te venís abajo. ¿Qué podés hacer? Una de las cosas más importantes que tenés que hacer es establecer en tu vida un orden de prioridades que te ayude a dedicarte a lo más importante y a dejar a un lado (por lo menos durante cierto tiempo) lo menos importante o menos urgente. Es muy bueno que hagás las cosas con excelencia pero no corrás desesperadamente detrás de la “perfección”. Bajá los niveles de exigencia. Dios te acepta y te valora por lo que sos y no por todo lo que hacés o intentás hacer. Revisá y mejorá tus tiempos de descanso y tu alimentación. Hacéte un chequeo médico. Todo esto te será muy positivo. Y no te olvidés de creerle a Dios: Isaías 40:28 al 31. (CONTINÚA…) Extracto del libro: “Verdades Que Sanan”. (Editorial Logos). Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Arriesgándose por ti Con mi ejemplo les he mostrado que es preciso trabajar duro para ayudar a los necesitados, recordando las palabras del Señor Jesús: “Hay más dicha en dar que en recibir.” Hechos 20:35 (NVI) En un ayuno en la iglesia, recibimos la visita de un misionero, quién nos compartió sus vivencias en un país totalmente ajeno a él, su esposa e hijos, las luchas que tuvieron, los contratiempos, hasta la desaprobación que tenían de parte de sus padres por la decisión que había tomado y cómo a pesar de ello, en medio de todos esos sucesos, la mano de Dios estuvo ahí dándoles aliento y bendiciendo su obediencia. Ese día, yo tenía planificado ir a consultar con el oftalmólogo y para ello había destinado un monto de dinero. Pero cuanto más escuchaba al misionero algo en mí me decía que dispusiera ese dinero para esta obra. Mentiría si diría que obedecí de inmediato, pues no fue así, hubo una batalla entre el sí y el no en mi interior, a pesar que él no pidió dinero, ni siquiera lo mencionó, su propósito fue transmitir la necesidad de Dios de los no creyentes y así fue. Finalmente después de la disputa interna que tuve, cuando él salía me acerqué y al darle la mano puse el dinero ahí y le di un abrazo, él no miró la cantidad, sólo lo tomó y se puso a llorar, estaba muy agradecido, entonces se acercó otra hermana que hizo lo mismo que yo. Jamás olvidaré su rostro ni las lecciones que me enseñó: Dios sustenta la obediencia, no olvidándose de sus hijos que se esfuerzan para extender su Reino y mejor es dar que recibir. Las personas que se sacrifican y arriesgan sus vidas por anunciar el evangelio no sólo necesitan lo material, sino necesitan nuestras oraciones. Toma unos minutos para orar por los misioneros, que Dios los proteja y sustente en donde quiera que se encuentren, así formarás para de esta gran labor. Soraida Fuentes CVCLAVOZ

lunes, 19 de enero de 2015

JEREMIAS 5:7 CORRUPCION DE JERUSALEN Y JUDA

Jeremías 5:7 La Biblia de las Américas (LBLA) Corrupción de Jerusalén y Judá 5 Recorred las calles de Jerusalén, y mirad ahora, e informaos; buscad en sus plazas, a ver si halláis algún hombre, si hay quien haga justicia, que busque la verdad[a], y yo la perdonaré. 2 Pues aunque digan: “Vive el SEÑOR”, de cierto juran falsamente. 3 Oh, SEÑOR, ¿no buscan tus ojos la verdad[b]? Tú los heriste, mas no les dolió; tú los consumiste, mas ellos rehusaron recibir corrección. Endurecieron sus rostros más que la roca[c], rehusaron arrepentirse. 4 Entonces yo dije: Ciertamente estos sólo son gente ignorante, son necios, porque no conocen el camino del SEÑOR ni las ordenanzas de su Dios. 5 Me dirigiré a los grandes y les hablaré, porque ellos sí conocen el camino del SEÑOR y las ordenanzas de su Dios. Pero también todos ellos a una habían quebrado el yugo y roto las coyundas. 6 Por tanto los herirá el león de la selva, el lobo de los desiertos los destruirá; un leopardo acecha sus ciudades, y todo el que salga de ellas será despedazado, porque son muchas sus transgresiones, y numerosas sus apostasías. 7 ¿Por qué he de perdonarte por esto? Tus hijos me han abandonado y han jurado por lo que no es Dios. Cuando los sacié, cometieron adulterio y fueron en tropel a casa de las rameras. 8 Eran caballos cebados y fogosos, cada cual relinchando tras la mujer de su prójimo. 9 ¿No he de castigar a este pueblo[d]? —declara el SEÑOR. De una nación como ésta, ¿no he de vengarme? 10 Subid por entre sus hileras de vides y destruid, mas no hagáis destrucción total; arrancad sus sarmientos, pues no son del SEÑOR; 11 porque la casa de Israel y la casa de Judá han obrado pérfidamente conmigo —declara el SEÑOR. 12 Han mentido acerca del SEÑOR; dijeron: El no existe; ninguna calamidad vendrá sobre nosotros, y no veremos ni espada ni hambre. 13 Los profetas son como el viento, y la palabra no está en ellos. Que así se les haga a ellos. 14 Por tanto, así dice el SEÑOR, Dios de los ejércitos: Por cuanto han[e] hablado esta palabra, he aquí, pongo mis palabras en tu boca por fuego y a este pueblo por leña, y los consumirá. 15 He aquí, voy a traer de lejos una nación contra vosotros, oh casa de Israel —declara el SEÑOR. Es una nación fuerte, es una nación antigua, una nación cuya lengua no conoces, y no podrás entender lo que hable. 16 Su aljaba es como sepulcro abierto, todos ellos son valientes. 17 Devorará tu mies y tu pan, devorará a tus hijos y a tus hijas, devorará tus ovejas y tus vacas, devorará tus viñas y tus higueras; a espada destruirá tus ciudades fortificadas en que confías. 18 Sin embargo, aun en aquellos días —declara el SEÑOR— no llevaré a cabo una destrucción total de vosotros. 19 Y[f] cuando te pregunten[g]: “¿Por qué el SEÑORnuestro Dios nos ha hecho todo esto?” Les dirás: “Así como me dejasteis y servisteis a dioses extraños en vuestra tierra, así serviréis a extranjeros en una tierra que no es vuestra.” 20 Anunciad esto en la casa de Jacob y proclamadlo en Judá, diciendo: 21 “Oíd ahora esto, pueblo necio e insensible[h], que tienen ojos y no ven, tienen oídos y no oyen. 22 “¿No me teméis?” —declara el SEÑOR. “¿No tembláis delante de mí, que puse la arena como frontera del mar, límite perpetuo que no traspasará? Aunque se agiten las olas, no prevalecerán; aunque rujan, no pasarán sobre ella. 23 “Pero este pueblo tiene un corazón terco y rebelde; se han desviado y se han ido. 24 “Y no dicen en su corazón: ‘Temamos ahora al SEÑOR nuestro Dios, que da la lluvia a su tiempo, tanto la lluvia de otoño como la de primavera, y que reserva para nosotros las semanas establecidas de la cosecha.’ 25 “Vuestras iniquidades han alejado estas cosas, y vuestros pecados os han privado del bien. 26 “Porque en mi pueblo se encuentran impíos que vigilan como cazadores al acecho[i]; ponen trampa, atrapan hombres. 27 “Como una jaula llena de pájaros, así están sus casas llenas de engaño; por eso se engrandecieron y se enriquecieron. 28 “Han engordado y se han puesto lustrosos. También sobrepasan en[j] obras de maldad; no defienden la causa, la causa del huérfano, para que prospere, ni defienden[k] los derechos del pobre. 29 “¿No he de castigar por esto?” —declara el SEÑOR. “De una nación como ésta ¿no he de vengarme?” 30 Algo espantoso y terrible ha sucedido en la tierra: 31 los profetas profetizan falsamente, los sacerdotes gobiernan por su cuenta[l], y a mi pueblo así le gusta. Pero ¿qué haréis al final de esto? Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – ESTOY DEPRIMIDO 4 Pasaje clave: Isaías 61:1 Te contamos algunas razones por las cuales te deprimís para que aprendás a entender qué es lo que te sucede y por qué. 1. Por los CAMBIOS de tu cuerpo. 2. Por aspectos relacionados con el SEXO y la SEXUALIDAD. 3. Por estar en el MEDIO. Ya no sos un nene, pero tampoco sos un adulto, y este “estar en el medio”, muchas veces te crea angustias. Luchás por tomar tus propias decisiones y luchás para que ellas sean respetadas por los adultos. Quisieras vivir sin tener que darle cuentas a nadie. Sin que nadie te este diciendo lo que tenés o no que hacer y cómo hacerlo… Pero al mismo tiempo sentís la necesidad de que te quieran, te orienten y te muestren hacia dónde ir, pero que no te presionen. Que te den libertad, pero que estén cerca, bien cerca, por si algo sale mal. Que te acompañen, te escuchen y te comprendan. Que te permitan equivocarte, pero sin dejar que te lastimes. Pero cuando estas cosas faltan, te sentís desamparado, desprotegido, inseguro; entonces te deprimís. Te sentís no amado, dejado a un lado. Sentís que no te dedican el tiempo o la atención necesaria. Y todo esto te deprime aún más. Otras veces “estas en el medio” de las discusiones de tus padres, de los problemas económicos que ellos tienen que enfrentar, de sus preocupaciones. Te sentís sin poder hacer nada y se te acumulan más tristezas. ¿Qué podés hacer? A. ¡No te encerrés en vos mismo! Enojarte contra todos, ponerte rebelde, llorar todo el día, sólo empeorará las cosas. Te sentirás peor que antes y los que te rodean no sabrán qué hacer. Compartí tus sentimientos con otros que puedan escucharte y ayudarte a comprender cómo son las cosas. B. ¿Están tus padres equivocados en todo lo que te dicen? Pensá que muchas veces sos vos el equivocado y no ellos. Aunque no sea fácil, tratá por un momento de ponerte en el lugar de ellos: ¿cómo se sienten?, ¿qué desean?, ¿qué esperan de vos?. Ellos no pueden darte lo que no tienen o lo que nunca han recibido. Aún así hay algo que vos sí podés hacer y darles a ellos: Tu respeto, tu honra, tu obediencia. Esto es lo que enseña la Biblia en Efesios 6:1-3. ¡Para que te vaya bien en toda tu vida! Pensálo. C. Hablále al Señor acerca de cómo te sentís. Él es tu Papá. Él te ama. Él te acepta. Él te escucha. Él esta allí muy cerca tuyo, esperándote. Esta es la verdad más grande que podés creer y hacer parte de tu vida: Él es tu Padre, tu nuevo PAPA. No dejés que Satanás te engañe. Y disfrutar a Dios como PAPA te va a permitir valorar más a tus padres. D. No te pasés todo el día pensando solamente en el problema. Esto es darle lugar al diablo para que sus mentiras gobiernen tu mente y emociones. Hay muchas cosas útiles y agradables en las que podés pensar y que podés hacer. ¡Hacélas!. Fijáte en Filipenses 4:8 y 9, y en Colosenses 3:17. Además sería muy bueno que le dieras gracias al Señor por 10 cosas positivas que encontrés en tus padres y en tu hogar. ¡Basta de criticarlos! Dale gracias a Dios por ellos. Comienza a madurar. (CONTINÚA…) Extracto del libro: “Verdades Que Sanan”. (Editorial Logos). Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Cierra tus ojos y escúchalo Desde que el pecado entró al corazón del ser humano, éste tiene la tendencia de ser totalmente independiente y de tomar decisiones por su propia cuenta; muy pocas veces considera los consejos que se le da, prefiere experimentar por sí mismo el resultado de sus propios actos, aunque estos le causen dolor. Son pocas las personas que antes de tomar una decisión, la consultan con Dios, tal vez porque la mayoría sabe y está consciente, que Élno estaría de acuerdo con su proceder. Es fácil caminar por una senda cuando no hay nada que te impida ver por dónde tienes ir y dónde detenerte. Pero si te vendan los ojos, no es tan sencillo llegar sano y salvo a tu destino, porque existe mayor probabilidad de que te extravíes en el camino o te caigas en algún lugar. La Palabra de Dios dice que la fe nos da la certeza de las cosas que no podemos ver. Es como si cerraras tus ojos porque confías en que Dios va delante de ti y guía cada uno de tus pasos. Él conoce el camino mejor que nadie y te llevará con seguridad a donde necesitas llegar. No tienes por qué dudar ni temer, sólo tienes que escuchar su voz y seguir sus indicaciones para no tropezar y caer. Pero ustedes no me creen, porque no me siguen ni me obedecen. Mis seguidores me conocen, y yo también los conozco a ellos. Son como las ovejas, que reconocen la voz de su pastor, y él las conoce a ellas. Mis seguidores me obedecen. Juan 10:26-27 (TLA) Si te perdiste y no sabes cómo regresar al camino o tal vez te caíste y ya no tienes fuerzas para continuar porque estás lastimado, recuerda que tu Pastor puede ir en busca de ti y salvarte, solo necesitas reconocer que solo no puedes continuar y que requieres de su auxilio. Él en ningún momento te negará su ayuda porque te ama incondicionalmente. Quizás tu no te perdiste ni te caíste y estás yendo por el camino correcto pero estás considerando tomar rutas alternas, aun sabiendo que no son las más seguras, porque quieres llegar más rápido. ¡Detente y no des un paso más! Escucha la voz de Dios y sigue sus instrucciones, pon toda tu confianza en Él y no en lo mucho que sabes, porque podría estar librándote de algo trágico. Sólo siendo obediente y con la fe puesta en Dios podrás hará llegar a tu destino final. Brisna Bustamante CVCLAVOZ