miércoles, 24 de agosto de 2016

ISAIAS 35:6,7 FUTURO GLORIOSO DE SION


http://unencuentroconlapalabra.blogspot.com.co/
facebook un encuentro con la palabra

Isaías 35:6,7 La Biblia de las Américas (LBLA)

Futuro glorioso de Sion



35 El desierto y el yermo se alegrarán,
y se regocijará el Arabá[a] y florecerá
como el azafrán[b];
florecerá copiosamente
y se regocijará en gran manera y gritará de júbilo.
La gloria del Líbano le será dada,
la majestad del Carmelo y de Sarón.
Ellos verán la gloria del Señor,
la majestad de nuestro Dios.
Fortaleced las manos débiles
y afianzad las rodillas vacilantes.
Decid a los de corazón tímido:
Esforzaos, no temáis.
He aquí, vuestro Dios viene con venganza;
la retribución[c] vendrá de Dios mismo,
mas El os salvará.
Entonces se abrirán los ojos de los ciegos,
y los oídos de los sordos se destaparán.
El cojo entonces saltará como un ciervo,
y la lengua del mudo gritará de júbilo,
porque aguas brotarán en el desierto
y arroyos en el Arabá[d].
La tierra abrasada[e] se convertirá en laguna,
y el secadal en manantiales de aguas;
en la guarida de chacales, su lugar de descanso,
la hierba se convertirá en cañas y juncos.
Allí habrá una calzada, un camino,
y será llamado Camino de Santidad;
el inmundo no transitará por él,
sino que será para el que ande en ese camino;
los necios no vagarán por él.
Allí no habrá león,
ni subirá por él bestia feroz;
éstos no se hallarán[f] allí,
sino que por él andarán los redimidos.
10 Volverán los rescatados del Señor,
entrarán en Sion con gritos de júbilo,
con alegría eterna sobre sus cabezas.
Gozo y alegría alcanzarán,
y huirán la tristeza y el gemido.



UN ENCUENTRO CON LA PALABRA
REFLEXION
3 Principios de Los Gabaonitas En La Biblia
Publicado por: Devocionales en Devocional Diario 0



LOS GABAONITAS HABITANTES DE GABAÓN HABÍAN HECHO LA PAZ CON LOS ISRAELITAS Y ESTABAN ENTRE ELLOS (Josué 10:1).
Los Gabaonitas eran un pueblo al que Josué debería haber destruido, si hubiera seguido las instrucciones del Señor. Aunque eran paganos, sin embargo fueron lo suficientemente astutos para saber que llevaban todas las de perder. Así que se disfrazaron y engañaron a José para que hiciera pacto con ellos, diciendo: “Nosotros somos tus siervos” (Josué 9:8).
Cuando sus antiguos aliados oyeron que habían unido fuerzas con Israel, les declararon la guerra. A causa del pacto que habían sellado, Josué tuvo que pelear por ellos y conducirlos a la victoria. De esta historia se desprenden tres principios:
Primero: llega un momento en que para seguir a Dios tendrás que cortar con el pasado.
Una de las cosas que nos perjudica es que deseamos prosperar, pero sin que nadie sea afectado o se moleste. ¡Olvídate de eso! Si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; todas son hechas nuevas (2 Corintios 5:17).
Segundo: los Gabaonitas estuvieron dispuestos a humillarse y a pedir ayuda.
Aunque tengas muchas capacidades, habrá momentos en que tengas que pedir ayuda a otros y decir: “Estoy pasando por un mal momento, necesito ayuda, uníos conmigo”. Hay poder en la unión de los santos.
Tercero: Cuando recuerdes de dónde has salido, estarás agradecido por dónde estás.
A los Gabaonitas se les asignó el trabajo de leñadores y aguadores; y éstos se conformaron con servir. No aspires a ser una figura espiritual de renombre. ¡Concéntrate en servir! El servir es un acto vertical: “Servid al Señor con alegría” (Salmo 100:2), pero también horizontal: “Servíos en amor los unos a los otros” (Gálatas 5:13). Si buscas sabiduría práctica para vivir, te costará encontrarás pautas mucho mejores que los principios de los Gabaonitas.


UN ENCUENTRO CON LA PALABRA
REFLEXION
Buscando vida.


Dios es tan sabio que creó a los animales con diferentes capacidades, las mismas que les permiten hacer cosas extraordinarias para sobrevivir. Una de las criaturas que llama mucho la atención es el águila, un ave prodigiosa por la increíble visión que tiene. Puede ver 4 a 8 veces más que los humanos, distinguiendo a su presa a más de 7 kilómetros, ya sea que ésta se encuentre en movimiento, camuflada o en el agua. Otra de sus características es que el águila no se alimenta de carroña o de animales muertos. Busca presas con vida, contrariamente a los buitres que buscan lo que está muerto y putrefacto.
Haciendo una comparación con nosotros los creyentes y los mandatos que Dios nos da, en cuanto a lo que debemos hacer en este mundo, muchos quisiéramos ser como las águilas, no sólo por su vuelo alto si no también por los objetivos que busca esta ave.
Un creyente parecido a un águila no pierde el tiempo arrojándose en picada sobre desperdicios y cosas muertas, no se ensucia el pico con lo que no alimenta su sistema espiritual, sino que ignora todo lo que hiede y está corrompido. Es común ver gallinas peleando por un gusano, una cucaracha o por una lagartija; en cambio, el águila cuida su dieta alimenticia pues sabe que lo que coma determinará las fuerzas que tendrá.
Si queremos ser como un águila debemos alimentarnos bien, empaparnos de la Palabra de Dios, llenarnos del poder transformador del Espíritu Santo de Dios y vivir una vida santa y agradable a Él." El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida." Juan 6:63 (RVR-1960).
El don que Dios le dio al águila fue para cumplir su propósito y también para que no lo desperdiciara en lo que hace daño. Al creyente le debe interesar tener una vida agradable a Dios, debe percibir que hay almas que necesitan a Cristo y debe buscar ser un puente para alcanzarlas para el reino de los cielos.
Nosotros debemos tener una visión celestial de lo que queremos alcanzar; cuanto más subimos en nuestra vida espiritual, mayor y mejor será la visión que tengamos de lo que este mundo necesita y podremos ser un canal de bendición.




Telma Céspedes
CVCLAVOZ

martes, 23 de agosto de 2016

ISAIAS 12:3 CANTICO DE ACCION DE GRACIAS


http://unencuentroconlapalabra.blogspot.com.co/
facebook un encuentro con la palabra


Isaías 12:3 La Biblia de las Américas (LBLA)

Cántico de acción de gracias



12 Y en aquel día dirás:
Te doy gracias, oh Señor,
porque aunque estabas airado conmigo,
se ha apartado tu ira
y me has consolado.
He aquí, Dios es mi salvador,
confiaré y no temeré;
porque mi fortaleza y mi canción es el Señor[a] Dios[b],
El ha sido mi salvación.
Con gozo sacarás agua
de los manantiales de la salvación.
Y aquel día dirás:
Dad gracias al Señor, invocad su nombre,
haced conocer entre los pueblos sus obras,
haced recordar[c] que su nombre es enaltecido.
Cantad alabanzas al Señor, porque ha hecho cosas maravillosas[d];
sea conocido esto por toda la tierra.
Clama y grita de júbilo, habitante de Sion,
porque grande es en medio de ti el Santo de Israel.



UN ENCUENTRO CON LA PALABRA
REFLECION
¿Por qué Tienes Tanto Miedo?
Publicado por: Devocionales en Preguntas y Respuestas Cristianas, Respuestas Cristianas 0

¿POR QUÉ TENÉIS TANTO MIEDO?… (Marcos 4:40 CST)
Miedo es lo que sintieron los discípulos y su reacción ante la tempestad del mar de Galilea. Así que veamos si reconocemos algunas de esas características en nosotros:
1) El temor nos hace dudar del cuidado de Dios.
Los discípulos le preguntaron a Jesús: “…¿No te importa que perezcamos?” (Marcos 4:38). No inquirieron acerca de Su fuerza: ‘¿Puedes aplacar la tormenta?’, ni de Su conocimiento: ‘¿Te das cuenta de que hay una tormenta?’, ni de Sus capacidades: ‘¿Tienes experiencia en aplacar tempestades?’ En su lugar, expresaron dudas acerca de Su carácter: ‘¿No te importa?’ Si no lo detienes, el temor minará tu confianza en el amor de Dios y te hará olvidar Su fidelidad.
2) El temor nos lleva a buscar el control de algo.
Jesús estaba dormido, así que los discípulos lo despertaron y le dijeron ‘¡Ven, haz algo, rápido!’. El temor se produce cuando pensamos que hemos perdido el control. Al sentirnos atemorizados nos agarramos a algún aspecto de la vida que podemos manejar —la dieta, el trabajo, la limpieza de nuestra casa o en muchos casos las personas—. Cuanto más inseguros nos sentimos, más controladores solemos volvernos.
3) El temor nos hace olvidar. Leemos en la Biblia:
“…Le llevaron muchos endemoniados, y con la palabra echó fuera a los demonios y sanó a todos los enfermos” (Mateo 8:16). ¡Excelente currículum el de Jesús! Pero el miedo nos causa amnesia espiritual, y nos hace olvidar lo que Jesús ya ha hecho y lo bueno que ha sido con nosotros. ¿Cuál fue Su reacción? “¿Por qué tenéis tanto miedo?…” (Marcos 4:40 CST). La fe no elimina el temor pero lo silencia, le roba su fuerza y nos acerca a Dios. Al ejercitarla las cosas empiezan a mejorar.
Miedo Biblia Jesús Fe
¿Por qué Tenéis tanto miedo?
…[DEMOS] GRACIAS AL SEÑOR POR SU GRAN AMOR… (Salmos 107:8 CST)
Cuando has pasado por muchos malos momentos la tentación es confiar menos en Dios e ir más a lo seguro. Cuando has sobrevivido tempestades continuas la seguridad del puerto resulta muy atractiva. Ahora bien, no hay nada malo en tomarse un descanso y recapacitar. Pero no te conformes con la seguridad y te pierdas lo que Dios ha planeado para ti. La Biblia dice:
“Se hicieron a la mar en sus barcos; para comerciar surcaron las muchas aguas. Allí, en las aguas profundas, vieron las obras del Señor y sus maravillas. Habló Dios, y se desató un fuerte viento que tanto encrespó las olas que subían a los cielos y bajaban al abismo. Ante el peligro, ellos perdieron el coraje. Como ebrios tropezaban, se tambaleaban; de nada les valía toda su pericia. En su angustia clamaron al Señor, y Él los sacó de su aflicción. Cambió la tempestad en suave brisa: se sosegaron las olas del mar. Ante esa calma se alegraron, y Dios los llevó al puerto anhelado. ¡…[Demos] gracias al Señor por su gran amor…!” (Salmos 107: 23-31 CST).
¿Dónde vemos las maravillas de Dios? ¡En las tormentas de la vida! Nos constan 125 órdenes dadas por Jesús. De ellas, 21 son “No temáis” o “Tened ánimo”. La siguiente más repetida ‘Amad a Dios y al prójimo’ aparece solo en ocho ocasiones. Significa que el mensaje que Jesús más enfatizó fue ‘No temas’. ¿Por qué? ¡Porque quiere que confíes más en Él!
¿POR QUÉ TENÉIS TANTO MIEDO?… (Marcos 4:40 CST)
Seguir a Jesús implica pasar por tormentas, irremediablemente. Cuando el agua te llega hasta arriba y te estás hundiendo, aprendes cosas acerca del Señor que de otra manera no aprenderías. Al principio te preguntas ‘¿Cómo me metí en estas?’ Luego empiezas a ver Su mano en medio de la situación y acabas diciendo:
“¿Quién es éste, que aun el viento y el mar lo obedecen?” (Marcos 4:41). Los discípulos llegaron al punto de estar dispuestos a seguir a Jesús —sin cuestionar—. Y ese es el plan de Dios para tu vida. ‘No temas’ no es una llamada a ser ingenuo o ignorante. Dios no espera que pasemos por alto las pruebas de la vida. Pero mientras Pedro mantuvo sus ojos en Jesús las olas no pudieron anegarlo. Por lo tanto, mira a Jesús, y mantente firme en Su palabra y en Sus bondades.
La Biblia nos exhorta: “Es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos” (Hebreos 2:1). Haz lo que sea necesario para guardar tu mirada en el Señor.
C. S. Lewis escribió: “El estado de ánimo cambia, independientemente de lo que diga tu razón. Lo sé por experiencia. Ahora que soy cristiano tengo momentos en que todo me parece bastante improbable, pero cuando era ateo tenía momentos en los que el cristianismo me parecía muy probable … por eso la fe es una virtud tan necesaria:
A menos que les enseñes a tus estados de ánimo adónde dirigirse nunca serás ni un cristiano firme ni un ateo firme. Solo serás una criatura que va dando tumbos con sus creencias, dependiendo del tiempo y de su digestión. Por consiguiente, se debe ejercitar el hábito de la fe”. La palabra para ti hoy es ‘No temas’.



UN ENCUENTRO CON LA PALABRA
· 
REFLEXION
¡Esfuérzate hasta que lo obtengas!


En los Juegos Olímpicos Rio 2016, cada atleta tiene una historia personal digna de compartir: sus luchas, logros y caídas, todo lo que han trabajado para llegar lejos. De esas historias quisiera destacar una en especial que corresponde a una adolescente latina, siendo una muestra de lo que hace años de trabajo, disciplina, pasión y fortaleza.
Laurie Hernández (Gimnasia Olímpica) es una adolescente, pero su vida es muy diferente a las de las chicas de su edad. Ella pasa unas 36 horas a la semana entrenando y estudia desde su casa. Tiene poco tiempo para ir a cazar pokemons o salir de paseo con sus amigas, y con tan sólo 16 años no es sólo la atleta más joven de su equipo, sino que además es la segunda latina en representar a Team USA en la historia de esta disciplina.
¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.
Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado. 1 Corintios 9:24-27
Esta adolescente es una muestra de pasión y esfuerzo y de igual forma el Señor nos pide que luchemos, pero no para recibir un premio material como en las olimpiadas, sino una recompensa eterna.
Pablo menciona que se entrenaba con propósito, él no corría por correr o golpeaba por golpear, sino que tenía claro dónde quería llegar y lo que debería hacer para lograrlo, sabiendo que siendo un hombre que ha sido ejemplo para muchos, él mismo podía ser eliminado.
La pregunta es: ¿Te estás entrenando? ¿Estás esforzándote para recibir la corona que Dios menciona en su palabra? Así como te esfuerzas para alcanzar algo que deseas, de la misma manera Dios te pide que lo hagas para obtener lo que Él tiene preparado para ti. ¡Búscalo! Ora y estudia su palabra, obedece y vive el propósito que tiene para tu vida.



Shirley Chambi
CVCLAVOZ

lunes, 22 de agosto de 2016

CONFESANDO SU PALABRA EN NUESTRA VIDA - 2 CORINTIOS 10: 5 - GALATAS 2.20 - ROMANOS 8:16 - COLOCENSES 3:3

CONFESANDO SU PALABRA EN NUESTRA VIDA
La Biblia de las Américas (LBLA)
2 CORINTIOS 10: 5 - GALATAS 2.20 - ROMANOS 8:16 - COLOCENSES 3:3  

2 CORINTIOS 10: 5 destruyendo especulaciones[b] y todo razonamiento altivo[c] que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo, 
GALATAS 2.20 Con Cristo he sido crucificado[p], y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que[q] ahora vivo en la carne, la[r] vivo por fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
ROMANOS 8:16  El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios, 
COLOCENSES 3:3  Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.


Señor gracias por este nuevo día, hoy me levanto; destruyendo especulaciones[b] y todo razonamiento altivo[c] que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo, (porque) Con Cristo he sido crucificado[p], y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que[q] ahora vivo en la carne, la[r] vivo por fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. (Porque) el Espíritu mismo da testimonio a  nuestro (mi) espíritu de que (soy) somos hijos (hijo) de Dios, y Porque habéis (he) muerto, y vuestra (mi) vida está escondida con Cristo en Dios. 

SALMO 23:2 EL SEÑOR ES MI PASTOR


http://unencuentroconlapalabra.blogspot.com.co/
facebook un encuentro con la palabra


Salmos 23:2 La Biblia de las Américas (LBLA)

El Señor es mi pastor



Salmo de David.

23 El Señor es mi pastor,
nada me faltará[a].
En lugares de verdes pastos me hace descansar;
junto a aguas de reposo me conduce.
El restaura[b] mi alma;
me guía por senderos de justicia[c]
por amor de su nombre.
Aunque pase por el valle de sombra de muerte[d],
no temeré mal[e] alguno, porque tú estás conmigo;
tu vara y tu cayado me infunden aliento[f].
Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos;
has ungido[g] mi cabeza con aceite;
mi copa está rebosando.
Ciertamente[h] el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
y en la casa del Señor moraré[i] por largos días.


UN ENCUENTRO CON LA PALABRA
REFLEXION
¿Cómo Llevar Tus Sufrimientos a Jesús?
Publicado por: Devocionales en Preguntas y Respuestas Cristianas, Respuestas Cristianas 0



SUFRIMIENTOS : UNA MUJER QUE HABÍA ESTADO SUFRIENDO (Mateo 9:20 Biblia de las Américas).
¿Hay aspectos de tu vida por los que has estado sufriendo durante tanto tiempo que te han dejado exhausto?. ¿Son como un recordatorio continuo de que has probado toda clase de remedios y que nada ha funcionado?. ¿Te susurran al oído: “Estoy aquí para quedarme, más vale que te acostumbres”. A lo mejor te has dicho: “Pensé que a estas alturas mi matrimonio ya habría sido restaurado. Tal vez me habría sanado de esta enfermedad, o ya habría salido de la deuda, o esa puerta a la que he estado llamando se habría abierto. Pero nada de eso ha ocurrido y te sientes desanimado. Si te hallas en esa situación, haz lo que hizo la mujer de la Biblia:
He aquí, una mujer que había estado sufriendo por doce años decía para sí: Si tan sólo toco su manto, sanaré. (Mateo 9:20-21 
Esta mujer llena de sufrimiento tenía tres alternativas; podía haberse dicho a sí misma:
1) Nada va a cambiar.
2) Con semejantes multitudes, Jesús no se va a dar cuenta de mí.
3) Si tan sólo toco su manto, sanaré. Y escogió la tercera; ¡tú debes hacer lo mismo! Rechaza los pensamientos negativos, acalla tus dudas, empieza a proclamar palabras de fe y muévete en la dirección de Dios.
¿Cómo Llevar Tus Sufrimientos a Jesús?
Escribe Mateo: Para que se cumpliera lo dicho por el profeta Isaías: Él mismo tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras dolencias (Mateo 8:17).
Jesús te ama y quiere restaurarte completamente. Tu pasado no cuenta, ni tampoco las actuales circunstancias. Lo único que importa es que lo toques por fe. Jesús te dice las mismas palabras que a la mujer de la Biblia: “Tu fe te ha salvado. Vete en paz” (Marcos 5:34). Por lo tanto, trae todos tus sufrimientos a Jesús y recibe su toque divino.


UN ENCUENTRO CON LA PALABRA
REFLEXION
Y tú ¿De qué te ríes?

"Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años, o la esterilidad de la matriz de Sara. Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido; por lo cual también su fe le fue contada por justicia.” (Romanos 4: 19-22)
Conocemos a Abraham como el padre de la fe, es el primer nombre que nos viene a la mente cuando pensamos en alguien que realmente le creyó a Dios sin dudar. Sin embargo, cuando Abraham recibió la promesa, de que sería padre de multitudes, no le fue tan fácil creer considerando su edad y la esterilidad de su esposa:
“Entonces Abraham se postró sobre su rostro, y se rió, y dijo en su corazón: ¿A hombre de cien años ha de nacer hijo? ¿Y Sara, ya de noventa años, ha de concebir?” Génesis 17:17.
Esto al menos nos muestra un Abraham un poco más terrenal, razonando o calculando como lo hacemos nosotros, pero también sobreponiéndose a la duda hasta transformarse en un verdadero campeón de la fe. Cuando Sara se enteró de la promesa también se rió: “Se rió, pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi Señor ya viejo?” (Génesis 18:12).
Pablo no dice que Abraham creyó "en" Dios, obviamente ya creía en Él, sino que le "creyó a Dios". Había una actitud constante de creerle, se trataba de una vida de fe, en fidelidad y obediencia. Siempre creía lo que Dios le decía y por lo tanto le obedecía. (Hebreos 11:8-19).
El pasaje citado nos dice que la fe de Abraham le fue contada por justicia. También encontramos casi idéntica expresión en Génesis 15:6, Gálatas 3:6 y Santiago 2:23. En este último caso se agrega un elemento más, que por haberle creído, Abraham fue llamado amigo de Dios. Cuando Dios trataba con Abraham, todavía no existía la ley, ni la circuncisión, pero Dios lo llamó y Abraham obedeció, le dio una promesa y él la creyó. El resultado de esto es que Dios justificó a Abraham porque le creyó.
Sabemos que tenemos preciosas promesas de parte de Dios, pero muchas veces reaccionamos como Abraham o Sara, con una sonrisa de incredulidad, pensando ¿Cómo será posible semejante cosa?, analizamos y evaluamos con nuestras capacidades humanas y parece una locura.
Quizás alguien te dio una palabra y nunca la terminaste de creer, te hablan de sueños grandes y recibes el mensaje como si esto solo fuera aplicable a otros, pero no para ti. Seguramente Abraham también tuvo este tipo de pensamientos, él mismo hizo un análisis de situación que de ninguna manera alimentaba su esperanza de ser padre. Sin embargo no se quedó con la duda ni con el temor, sino que de todo corazón le creyó a Dios, le fue obediente, pudo ver las promesas cumplidas y además por esto Dios se lo contó por justicia.
Por lo tanto, abandonemos las sonrisas de incredulidad, no oigamos las palabras de quienes pretenden venir a desanimarnos diciendo que es imposible, tomemos hoy el ejemplo de Abraham que creyó en esperanza contra esperanza. (Romanos 4:18).




Daniel Zangaro
CVCLAVOZ