miércoles, 1 de abril de 2015

JEREMIAS 11:7 CONSECUENCIAS POR VIOLAR EL PACTO

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ Jeremías 11:7 La Biblia de las Américas (LBLA) Consecuencias por violar el pacto 11 La palabra que vino a Jeremías de parte del SEÑOR, diciendo: 2 Oíd las palabras de este pacto, y decidlas a los hombres de Judá y a los habitantes de Jerusalén. 3 Les diréis: “Así dice el SEÑOR, Dios de Israel: ‘Maldito el hombre que no obedezca las palabras de este pacto 4 que mandé a vuestros padres el día que los saqué de la tierra de Egipto, del horno de hierro, diciéndoles: “Escuchad mi voz, y haced[a] conforme a todo lo que yo os mando; y vosotros seréis mi pueblo, y yo seré vuestro Dios”, 5 para confirmar el juramento que juré a vuestros padres, de darles una tierra que mana leche y miel, como lo eshoy.’” Entonces respondí y dije: Amén, SEÑOR. 6 Y el SEÑOR me dijo: Proclama todas estas palabras en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén, diciendo: “Oíd las palabras de este pacto y cumplidlas. 7 “Porque bien advertí a vuestros padres el día que los hice subir de la tierra de Egipto, y hasta hoy los he amonestado con insistencia[b], diciéndoles: ‘Escuchad mi voz.’ 8 “Pero no escucharon ni inclinaron su oído, sino que cada cual anduvo en la terquedad de su malvado corazón. Por tanto, hice caer sobre ellos todas las palabras de este pacto, que yo les mandé cumplir y no lo cumplieron.” 9 Entonces el SEÑOR me dijo: Se ha descubierto una conspiración entre los hombres de Judá y entre los habitantes de Jerusalén. 10 Se han vuelto a las iniquidades de sus antepasados[c], los cuales rehusaron escuchar mis palabras, y se han ido tras otros dioses para servirlos. La casa de Israel y la casa de Judá han violado mi pacto, el cual hice con sus padres. 11 Por tanto, así dice el SEÑOR: He aquí, traigo sobre ellos una calamidad de la que no podrán escapar; aunque clamen a mí, no los escucharé. 12 Entonces irán las ciudades de Judá y los habitantes de Jerusalén, y clamarán a los dioses a quienes queman incienso, pero ellos ciertamente no podrán salvarlos en la hora de su aflicción. 13 Porque según el número de tus ciudades son tus dioses, oh Judá, y según el número de las calles de Jerusalén, son los altares que has levantado a lo vergonzoso, altares para quemar incienso a Baal. 14 Pero tú no ruegues por este pueblo, ni levantes por ellos clamor ni oración; porque no escucharé cuando clamen a mí a causa de su aflicción. 15 ¿Qué derecho tiene[d] mi amada en mi casa cuando ha hecho tantas vilezas? ¿Puede la carne consagrada quitar de ti tu calamidad para[e] que puedas regocijarte? 16 Olivo frondoso, hermoso en fruto y forma, te puso por nombre el SEÑOR. Con ruido de un gran estrépito ha prendido fuego en él, y sus ramas son inservibles. 17 El SEÑOR de los ejércitos, que te plantó, ha decretado una calamidad contra ti a causa de la maldad que la casa de Israel y la casa de Judá han hecho[f], provocándome al ofrecer sacrificios[g] a Baal. Un Encuentro Con la Palabra • REFLEXION Jóvenes Cristianos – AMANDONOS UNOS A OTROS Sólo te doy la estructura del estudio. Profundízalo tú mismo y piensa cómo presentárselo a tus discípulos de una manera práctica y desafiante. 1. El Problema. Yo quiero solamente a los que me quieren… No saludo a nadie, porque nadie me saluda… Cuando tenga tiempo voy a hablar con vos… Esto es mio y no lo comparto… Tu problema no me interesa… Ahora no te puedo ayudar, estoy muy ocupado… Si te faltan los materiales es problema tuyo, no te pienso prestar nada… Hacé la tuya y arreglátelas como puedas… ¡Ojalá que te salga todo mal!… Siempre lo eligen a él, nunca a mi. Yo merecía ser el primero… Tu ropa nueva no me gusta y además no te queda bien… 2. Pensalo. Cada uno de los ejemplos anteriores no expresan odio, expresan egoísmo. El amor no es lo opuesto al odio, es lo opuesto al egoísmo. Y ser egoísta es pensar primero en uno mismo. Primero YO y después YO. Cuando actuás o pensás de esta manera no amas verdaderamente a nadie, sólo te amás a vos mismo. El que ama verdaderamente no busca lo suyo propio, sino lo mejor para el otro. Sin importar quién sea ese otro. Si solamente te amás a vos mismo vas a ser la persona más infeliz, caprichosa e inmadura que pueda existir. Dios nunca va a poder hacer nada a través tuyo. 3. Miralo desde la perspectiva de Dios. Los siguientes pasajes bíblicos están desordenados. ¿Cuál debería ir primero, cual segundo, etc? ¿Y por qué? Mt.22:37. 1º Co.13:4-5. Ro.5:5. Juan 13:34. 1º Jn.4:10-11. 1º Jn.2:10-11. Nosotros no merecemos que Dios nos ame, pero el nos ama con un amor incondicional. No importa cómo seamos o lo que hagamos Dios nos ama. Pero si Cristo vive en vos, tenés su amor completo dentro tuyo para amar incondicionalmente a todos. Amar no es encararte a una chica o a un chico para salir con él. Amar en la Biblia es edificar al otro, bendecirlo, buscar su bien, buscar lo mejor para él o ella. Fijate en 1º Co.13 ¿Qué hace el que ama con el amor de Cristo? 4. Aplicalo. A. Pensá y tratá de escribir 10 maneras diferentes en las que les expresarías tu amor a tus hermanos en Cristo o a tus padres. B. Anotá el nombre de 2 chicas (si sos una chica) o de 2 chicos (si sos un chico) del grupo con quien no te llevás muy bien, o a quien conocés muy poco, y comenzá a orar por él y a compartir algo que te permita mostrarle el amor de Cristo. Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Intimos Conocemos a Dios como el Creador del Universo, el Hacedor de milagros, el Todopoderoso, el Proveedor, el Eterno, el Omnipresente y los demás nombres que están escritos en la Biblia y por las cuales se revela a nosotros. Entre todos estos nombres destaco uno en particular porque refleja mucha cercanía, confianza e intimidad hacia él. Es Abba Padre, que traducido es Papito. En la costumbre judía mostraba una relación íntima y cariñosa que un hijo tenía con su padre. Jesús se dirigía a Dios de esta forma y también como hijos suyos nos invita a acercarnos de la misma manera. En Romanos 8:16-17 nos dice: Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Estos versículos reflejan una hermosa verdad para nosotros porque nos da una apertura a una relación estrecha con nuestro Creador, a una intimidad especial y única, donde podemos mostrarnos tal cual somos, sin necesidad de protocolos. Contarle todo lo que nos pasó y nos pasa sin temor a ser juzgados, y expresarle lo que sentimos por él con palabras de amor y ternura. Es un privilegio que podemos disfrutarlo cada día cuando en oración nos acercamos a Él. ¿Cómo es la relación que tienes con Dios, tu Padre Celestial? ¿Es formal, distante o has entendido la maravillosa posibilidad que posees, con libertad, de decirle palabras cariñosas, de expresarle tus más profundos secretos? En cada situación que nos encontremos recordemos siempre esta gran verdad “Él es nuestro Padre, nosotros somos sus hijos.” Claudia Carvajal CVCLAVOZ

martes, 31 de marzo de 2015

SALMO 19:11 LAS OBRAS Y LA PALABRA DE DIOS

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ Salmos 19:11 La Biblia de las Américas (LBLA) Las obras y la palabra de Dios Para el director del coro. Salmo de David. 19 Los cielos proclaman[a] la gloria de Dios, y la expansión[b] anuncia la obra de sus manos. 2 Un día transmite el mensaje al otro día, y una noche a la otra noche revela sabiduría. 3 No hay mensaje, no hay palabras; no se oye su voz[c]. 4 Mas por toda la tierra salió su voz[d], y hasta los confines del mundo sus palabras. En ellos[e] puso una tienda para el sol, 5 y éste, como un esposo que sale de su alcoba, se regocija cual hombre fuerte al correr su carrera. 6 De un extremo de los cielos es su salida, y su curso hasta el otro extremo[f] de ellos; y nada hay que se esconda de su calor. 7 La ley del SEÑOR es perfecta[g], que restaura el alma; el testimonio del SEÑOR es seguro, que hace sabio al sencillo. 8 Los preceptos del SEÑOR son rectos, que alegran el corazón; el mandamiento del SEÑOR es puro, que alumbra los ojos. 9 El temor del SEÑOR es limpio, que permanece para siempre; los juicios del SEÑOR son verdaderos, todos ellos justos; 10 deseables más que el oro; sí, más que mucho oro fino, más dulces que la miel y que el destilar[h] del panal. 11 Además, tu siervo es amonestado por ellos; en guardarlos hay gran recompensa. 12 ¿Quién puede discernir sus propios errores? Absuélveme de los que me son ocultos. 13 Guarda también a tu siervo de pecados de soberbia; que no se enseñoreen de mí. Entonces seré íntegro[i], y seré absuelto de gran transgresión. 14 Sean gratas las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, oh SEÑOR, roca mía y redentor mío. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jóvenes Cristianos – ORANDO UNOS POR OTROS Sólo te doy la estructura del estudio. Profundízalo tú mismo y piensa cómo presentárselo a tus discípulos de una manera práctica y desafiante. 1. El Problema. No tengo ganas de orar por él… Yo oro por otros ¿y por mi quién ora?… No sé qué orar por ellos… Oro, oro y no pasa nada. ¿Dios me oirá?… Tengo muchas cosas que pedirle a Dios para mi mismo, que ella pida para ella… Mis viejos me tratan mal. No quiero orar por ellos… Estoy desanimado, desganado y fastidioso como para ponerme a orar… ¿Es realmente necesario orar por los demás? ¿Para qué sirve?… Estoy orando para que él venga a pedirme perdón… 2. Pensalo. Dudas, egoísmos, envidias o celos, orgullo, ignorancia, broncas, son algunas de las cosas que nos impiden orar por el otro. A veces quisiéramos que todos oren por nosotros, pero son pocas las veces en que hacemos el esfuerzo de orar por los otros. O tal vez siempre oramos por los mismos, porque son a quienes más queremos, o con quienes mejor nos llevamos, o porque es el chico o la chica que nos gusta. Nos olvidamos que muchos por quienes no oramos nunca necesitan nuestras oraciones. Ellos serían distintos si nosotros orásemos más. Cuando oramos como Dios quiere, siempre pasan cosas. 3. Miralo desde la perspectiva de Dios. Es Dios el que no manda a orar, aún sabiendo todo lo que hay dentro nuestro (Mt. 5:44 y Stg. 5:16). ¿Por qué? Porque cuando orás en serio por los otros comenzás a amarlos. Aprendés a perdonarlos. Sos capáz de soportarlos. Comienzan a romperse tus egoísmos y orgullos, dejás de pensar sólo en vos mismo y empezás a descubrir que el otro también vale para Dios. También es amado y aceptado por Dios. La Biblia está llena de ejemplos de hombres y mujeres que se la jugaron orando por otros. ¿Quién oraba y por quién o quienes lo hacia?: Gn.18:23-32. Jn.17:11, 24. Hch.2:5. Fil.1:3-4. Los próximos son algunos ejemplos de lo qué podés pedirle a Dios por los otros: 2º R.6:16-17. Jn.17:15. Jn.17:20-21. Fil.1:9. Col.4:12. 4. Aplicalo. Cuando oramos pasan cosas, pero necesitamos CONOCER al otro para orar bien: Compartí con alguien. Comunicate. Escuchalo. Estate bien atento a su necesidad. ¿Qué es lo que necesita? ¿Oración por su vida espiritual, por sus emociones, por sus relaciones familiares? ¿O para protegerlo de Satanás, de la presión de amigos del mundo, de vicios o tentaciones? Orá específicamente por esa necesidad que tiene. Tu oración tiene que ser ESPECIFICA y clara. Acercate a tu amigo y bendecilo. Por Edgardo Toson Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Seamos fieles hasta el final Ví el video de 21 cristianos egipcios que fueron decapitados en Libia, ellos no negaron su fe, se mantuvieron firmes en su convicción de reconocer a Jesús como el único Señor y Salvador de sus vidas. Ese mismo día escuché la historia de una pareja que lleva 60 años de casados. La esposa tiene alzheimer y por esa razón está internada recibiendo la atención que requiere. Desde que ella se encuentra en este centro, su esposo no ha dejado de cuidarla como se lo prometió en el altar. Va todos los días a visitarla, comparten juntos el desayuno, el almuerzo y la cena; él está atento a sus mínimos requerimientos y necesidades, a pesar de que ella no lo reconoce la mayor parte del tiempo. Estos ejemplos de vida me conmovieron mucho pero a la vez me hicieron meditar en el verdadero significado de amar y ser fiel hasta la muerte; porque estas personas no se limitaron simplemente a hablar y convencer con palabras sino que dieron testimonio con su propia vida y demostraron con hechos a quien amaban y en quién creían. Cuando una pareja se casa, se promete amor eterno y estar juntos en los buenos y malos momentos, en la adversidad, en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza. Cuando enfrentan tiempos difíciles y las cosas no van como ellos esperaban, no abandonan al ser amado sino que cumplen la promesa que se hicieron un día y permanecen fielmente juntos. ¿Nosotros como hijos de Dios no deberíamos amar a nuestro Señor también en todo tiempo? No sólo deberíamos ser agradecidos con Él y darle la gloria y la honra cuando estamos bien sino también cuando nuestra fe es probada por circunstancias que la mayoría de las veces no llegamos a entender pero que son necesarias para que demostremos si de verdad lo amamos y confiamos en Él, y que a pesar de que su respuesta sea totalmente contraria a la que anhelamos, de igual manera permaneceremos a su lado. Pues a ustedes se les dio no solo el privilegio de confiar en Cristo sino también el privilegio de sufrir por él. Filipenses 1:29 (NTV) Dejemos de ser personas que sólo se acercan a Dios cuando tienen problemas o necesitan algo, acudamos a Él cuando también nos sentimos felices por todo lo que nos permite tener. Cada día démosle gracias por su incomparable e infinito amor; por haber dado la vida de su único hijo, Jesús, para que nuestros pecados fueran perdonados y obtuviéramos la salvación a través del sacrificio que hizo en la cruz. Reconozcamos que si no fuera por su bondad, paciencia y misericordia hoy no tendríamos el privilegio de ser sus hijos y estar vivos. Dios bendice a los que soportan con paciencia las pruebas y las tentaciones, porque después de superarlas, recibirán la corona de vida que Dios ha prometido a quienes lo aman. Santiago 1:12 (NTV) Demos la gloria y la honra a Dios por quien es Él no sólo por lo que recibimos de Él. Brisna Bustamante CVCLAVOZ

lunes, 30 de marzo de 2015

DEUTERONOMIO 32:46 CANTICO DE MOISES

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ Deuteronomio 32:46 La Biblia de las Américas (LBLA) Cántico de Moisés 32 Prestad atención, oh cielos, y dejadme hablar; y escuche la tierra las palabras de mi boca. 2 Caiga como la lluvia mi enseñanza, y destile como el rocío mi discurso, como llovizna sobre el verde prado y como aguacero sobre la hierba. 3 Porque yo proclamo el nombre del SEÑOR; atribuid grandeza a nuestro Dios. 4 ¡La Roca! Su obra es perfecta, porque todos sus caminos son justos[a]; Dios de fidelidad y sin injusticia, justo y recto es El. 5 En forma corrompida se han[b] portado con El. No son sus hijos, debido a los defectos de ellos; son una generación perversa y torcida. 6 ¿Así pagáis al SEÑOR, oh pueblo insensato e ignorante? ¿No es El tu padre que te compró? El te hizo y te estableció. 7 Acuérdate de los días de antaño; considera los años de todas las generaciones. Pregunta a tu padre, y él te lo hará saber; a tus ancianos, y ellos te lo dirán. 8 Cuando el Altísimo dio a las naciones su herencia, cuando separó los hijos del hombre[c], fijó los límites de los pueblos según el número de los hijos de Israel. 9 Pues la porción del SEÑOR es su pueblo; Jacob es la parte de su heredad. 10 Lo encontró en tierra desierta, en la horrenda[d] soledad de un desierto; lo rodeó, cuidó de él, lo guardó como a la niña de sus ojos. 11 Como un águila que despierta su nidada, que revolotea sobre sus polluelos, extendió sus alas y los tomó, los llevó sobre su plumaje. 12 El SEÑOR solo lo guió, y con él no hubo dios extranjero. 13 Lo hizo cabalgar sobre las alturas de la tierra, y comió el producto del campo; le hizo gustar[e] miel de la peña, y aceite del[f] pedernal, 14 cuajada de vacas y leche de ovejas, con grosura de corderos, y carneros de raza de Basán y machos cabríos, con lo mejor del trigo; y de la sangre de uvas bebiste vino. 15 Pero Jesurún[g] engordó y dio coces (has engordado, estás cebado y rollizo); entonces abandonó a Dios que lo hizo, y menospreció a la Roca de su salvación. 16 Le provocaron a celos con dioses extraños, con abominaciones le provocaron a ira. 17 Ofrecieron sacrificios a demonios, no a Dios, a dioses que no habían conocido, dioses nuevos que vinieron recientemente, a los que vuestros padres no temieron. 18 Despreciaste a la Roca que te engendró, y olvidaste al Dios que te dio a luz. 19 Y el SEÑOR vio esto, y se llenó de ira[h] a causa de la provocación de sus hijos y de sus hijas. 20 Entonces El dijo: “Esconderé de ellos mi rostro, veré cuál será su fin; porque son una generación perversa, hijos en los cuales no hay fidelidad. 21 “Ellos me han provocado a celo con lo que no es Dios; me han irritado con sus ídolos[i]. Yo, pues, los provocaré a celos con los que no son un pueblo; los irritaré con una nación insensata, 22 porque fuego se ha encendido en mi ira, que quema hasta las profundidades del Seol[j], consume la tierra con su fruto, e incendia los fundamentos de los montes. 23 “Amontonaré calamidades sobre ellos, emplearé en ellos mis saetas. 24 “Serán debilitados por el hambre, y consumidos por la plaga[k] y destrucción amarga; dientes de fieras enviaré sobre ellos, con veneno de serpientes que se arrastran en el polvo. 25 “Afuera traerá duelo la espada, y dentro el terror, tanto al joven como a la virgen, al niño de pecho como al hombre encanecido. 26 “Yo hubiera dicho: ‘Los haré pedazos, borraré la memoria de ellos de entre los hombres’, 27 si no hubiera temido la provocación del enemigo, no sea que entendieran mal sus adversarios, no sea que dijeran: ‘Nuestra mano ha triunfado[l], y no es el SEÑOR el que ha hecho todo esto.’” 28 Porque son una nación privada[m] de consejo, y no hay en ellos inteligencia. 29 Ojalá que fueran sabios, que comprendieran esto, que discernieran su futuro[n]. 30 ¿Cómo es que uno puede perseguir a mil, y dos hacer huir a diez mil, si su Roca no los hubiera vendido, y el SEÑOR no los hubiera entregado? 31 En verdad, su roca no es como nuestra Roca; aun nuestros mismos enemigos así lo juzgan[o]. 32 Porque la vid de ellos es de la vid de Sodoma y de los campos de Gomorra; sus uvas son uvas venenosas, sus racimos, amargos. 33 Su vino es veneno de serpientes, y ponzoña mortal[p] de cobras. 34 “¿No tengo yo esto guardado conmigo, sellado en mis tesoros? 35 “Mía es la venganza y la retribución; a su tiempo el pie de ellos resbalará, porque el día de su calamidad está cerca, ya se apresura lo que les está preparado.” 36 Porque el SEÑOR vindicará a su pueblo y tendrá compasión de sus siervos, cuando vea que su fuerza[q] se ha ido, y que nadie queda, ni siervo ni libre. 37 Dirá El entonces: “¿Dónde están sus dioses, la roca en que buscaban refugio, 38 los que comían la grosura de sus sacrificios, y bebían el vino de su libación? ¡Que se levanten y os ayuden! ¡Que sean ellos vuestro refugio! 39 “Ved ahora que yo, yo soy el Señor[r], y fuera de mí no hay dios. Yo hago morir y hago vivir. Yo hiero y yo sano, y no hay quien pueda librar de mi mano. 40 “Ciertamente, alzo a los cielos mi mano, y digo: Como que vivo yo para siempre, 41 cuando afile mi espada flameante[s] y mi mano empuñe la justicia, me vengaré de mis adversarios y daré el pago a los que me aborrecen. 42 “Embriagaré mis saetas con sangre, y mi espada se hartará de carne, de sangre de muertos y cautivos, de los jefes[t] de larga cabellera del enemigo.” 43 Regocijaos, naciones, con su pueblo, porque El vengará la sangre de sus siervos; traerá venganza sobre sus adversarios, y hará expiación por su tierra y su pueblo. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jóvenes Cristianos – ENFRENTANDO NUESTRAS EXCUSAS Este es un taller muy práctico donde cada problemática es presentada con un sketch, luego el líder hace una breve reflexión y finalmente llama a tomar decisiones. 1. Excusas Para No Comprometerse. Se presenta un joven con una gran agenda. Lo llaman por T.E., le envían mails, le hacen diferentes invitaciones. Él llena su agenda con innumerables actividades seculares. Cuando recibe la invitación para servir o participar de algún ministerio, rechaza alegando estar muy, muy ocupado. Reflexión del líder. 2. Excusas Para No Bendecir a los Demás. Se presenta un joven que tiene pegado en todo su cuerpo cartelitos con la palabra YO. Se pone a orar pero sólo ora por él. Alguien viene a compartirle un problema, pero lo evade y termina hablándole de sus propios problemas. Le piden que visite a alguien pero se queja de que al él nadie lo visita y comienza a recordar las veces en que fue visitado. Etc… Reflexión del líder. 3. Excusas Para No Evangelizar. Se presenta un joven, y sin decir nada, comienza a pegar carteles: “No tengo el don”. “No sé que decir”. “No conozco a nadie”. “Me da vergüenza”. “No tengo tiempo”. “No tengo el llamado”. “Yo estoy para otra cosa”. Etc… Reflexión del líder. 4. Excusas Para No Congregar. Se ponen carteles con los horarios de las reuniones principales. El joven siempre está ocupado en esos horarios, fuera de esos horarios tiene tiempo libre, pero en esos horarios está ocupado. “Voy a la próxima porque…”, es su justificación cada vez que lo van a visitar. Reflexión final del líder y llamado a renunciar a las excusas. Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Después de la lluvia Cuentan que Francisco esperaba con entusiasmo el sábado porque su padre le había prometido ir a pescar si el tiempo era bueno. Una prolongada sequía había secado los campos y jardines, pero aquel sábado por la mañana empezó a llover a cántaros y parecía que la lluvia duraría más de un día. El muchacho, decepcionado, parecía inconsolable y se acercó a su padre, quien estaba calentándose y leyendo un buen libro y le dijo: - ¿Cuándo será que las cosas se harán bien?Su padre trató de hacerle comprender cuánto necesitaban la lluvia, los campos secos, pero el muchacho insistió: - Sabiendo Dios que nosotros tenemos que ir a pescar hoy, podía haber enviado la lluvia otro día.Por la tarde mejoró el tiempo, volvió a salir el sol y su padre lo llevó cerca del lago. Quizás a causa de la reciente lluvia o por alguna otra razón que sólo los peces conocen, éstos mordieron los anzuelos con hambre y padre e hijo llegaron a casa con una buena cesta de pescado. Aquella noche se le pidió a Francisco que diera las gracias antes de cenar. Después de repetir las palabras de costumbre añadió: - Señor, y si murmuré contra ti esta mañana perdóname, pues yo no puedo ver más allá de la nariz, como dice el maestro cuando no acertamos los problemas, pero tú sabes hacer las cosas mejor.Quizás los planes que tenías para tu vida no han estado saliendo como tú deseabas. Probablemente te has visto en la necesidad de postergar aquellas cosas que, bajo otras circunstancias, ya estarían terminadas. Pero Dios tiene otros planes para tu vida y ha mandado lluvia repentina a tu vida. No desesperes ni te frustres si las cosas no están saliendo como tu querías, el que aún no hayas logrado algo no es síntoma de fracaso ni significa que Dios se ha olvidado de ti o que no escucha tus oraciones; por el contrario, en su infinita misericordia ha trazado un plan mejor para ti y cuando llegue el tiempo de cumplir tus metas, tu pesca será mayor de la que imaginabas. “…Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente ha imaginado lo que Dios tiene preparado para quienes lo aman” 1 Corintios 2:9 (NTV) Confía en que los planes de Dios para tu vida son perfectos porque te ama, quizás la lluvia que ha enviado no dure horas, ni tres días, ni unas pocas semanas, pero puedes estar seguro que este aguacero no sólo beneficiará los campos que tanto la necesitan, sino que cuando cese tu pesca será sorprendente. Ana María Frege Issa CVCLAVOZ

viernes, 27 de marzo de 2015

EXODO 33:2-9 LA PRESENCIA DEL SEÑOR

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ Éxodo 33 :2-9La Biblia de las Américas (LBLA) La presencia del SEÑOR 33 Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: Anda, sube de aquí, tú y el pueblo que has sacado de la tierra de Egipto, a la tierra de la cual juré a Abraham, a Isaac y a Jacob, diciendo: “A tu descendencia[a] la daré.” 2 Y enviaré un ángel delante de ti, y echaré fuera al cananeo, al amorreo, al hitita, al ferezeo, al heveo y al jebuseo. 3 Sube a una tierra que mana leche y miel; pues yo no subiré en medio de ti, oh Israel, no sea que te destruya en el camino, porque eres un pueblo de dura cerviz. 4 Cuando el pueblo oyó esta mala noticia[b], hicieron duelo, y ninguno de ellos se puso sus atavíos. 5 Porque el SEÑOR había dicho a Moisés: Di a los hijos de Israel: “Sois un pueblo de dura cerviz; si por un momento yo me presentara[c] en medio de ti, te destruiría. Ahora pues, quítate tus atavíos, para que yo sepa qué he de hacer contigo.” 6 Y a partir del monte Horeb los hijos de Israel se despojaron de sus atavíos. 7 Y acostumbraba Moisés tomar la tienda, y la levantaba fuera del campamento a buena distancia de él[d], y la llamó la tienda de reunión. Y sucedía que todo el que buscaba al SEÑOR salía a la tienda de reunión, que estaba fuera del campamento. 8 Y sucedía que cuando Moisés salía a la tienda, todo el pueblo se levantaba y permanecía de pie, cada uno a la entrada de su tienda, y seguía con la vista a Moisés hasta que él entraba en la tienda. 9 Y[e] cuando Moisés entraba en la tienda, la columna de nube descendía y permanecía a la entrada de la tienda, y el SEÑOR hablaba con Moisés. 10 Cuando todo el pueblo veía la columna de nube situada a la entrada de la tienda de reunión todos se levantaban y adoraban, cada cual a la entrada de su tienda. 11 Y acostumbraba hablar el SEÑOR con Moisés cara a cara, como habla un hombre con su amigo. Cuando Moisés regresaba al campamento, su joven ayudante Josué, hijo de Nun, no se apartaba de la tienda. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jóvenes Cristianos – SI HOY FUERA EL ULTIMO DIA DE TU VIDA… ¿QUE HARIAS? 2 Ya vimos en la 1º parte las cuatro primeras propuestas. Veamos ahora las cinco finales. Recuerda que estas 9 propuestas puedes trabajarlas en un solo taller o separarlas en dos talleres. Amplíalas todo lo que quieras y hazme saber después los resultados que has obtenido. 5. “¿Pedirías Perdón por tus Errores?” Sobre las mesas hay tarjetas con versículos bíblicos que hablan sobre sanar las relaciones, sobre el pedir perdón , etc. El coordinador explica que pedir perdón es una manera de sanar a los que hemos lastimado. Les pide a los jóvenes que piensen en quiénes han lastimado (padres, familiares, amigos, pareja, etc.), y que luego cada uno de ellos escoja 2 versículos bíblicos que les entregarán a las personas que lastimaron luego de pedirles perdón. Si las personas a las que han lastimado se encuentran en el lugar, ese es el momento para ir y pedirles perdón. El coordinador dice nuevamente: “Si hoy fuera el último día de tu vida ¿qué harías?”. Se descubre el sexto cartel: 6. “¿Buscarías al que se Alejó?” El tema musical que ambienta esta sección es “Las 99” de Marcos Witt, del disco “Recordando”. El coordinador explica la diferencia entre el que se alejó porque no quiere saber nada con la vida cristiana (a ese no hay que ir a buscarlo) y el que se alejó porque fue lastimado, o por debilidad, o por ignorancia, o porque nadie se ocupó de él, o porque pecó y siente que para él ya no hay perdón, etc. (a esos sí hay que ir a buscarlos). Cada joven se comprometerá a buscar a alguien que se haya alejado y le llevará una tarjeta de ánimo y de invitación. El coordinador propondrá un tiempo de oración en parejas o tríos para orar por los que se alejaron y para volver a ganarlos. El coordinador vuelve a decir: “Si hoy fuera el último día de tu vida ¿qué harías?”. Se muestra el séptimo cartel: 7. “¿Le Hablarías a Otros de Jesús?” El coordinador hace formar grupos de tres y les pide que se compartan entre ellos cómo conocieron a Jesús y que habría sido de ellos si no tuvieran a Cristo. Luego se los desafía a comprometerse a ganar a sus compañeros y a llevarlos a Encuentros. El coordinador repite una vez más: “Si hoy fuera el último día de tu vida ¿qué harías?”. Se descubre el octavo cartel: 8. “¿Invitarías a Cristo a Tu Vida?” El coordinar invita a pasar a dos o tres jóvenes de diferentes edades para que compartan su testimonio con el resto. Estos testimonios están previamente chequeados, y deben ser bien diferentes uno de otro. Luego de que los jóvenes concluyen, el coordinador, o uno de los mismos jóvenes, hace un llamado a recibir a Cristo e invita a orar. El coordinador dice finalmente: “Si hoy fuera el último día de tu vida ¿qué harías?”. Se descubre el último cartel: 9. “¿Le Seguirías Creyendo a Dios?” El coordinar explica que es relativamente fácil creerle a Dios cuando todo está bien, o cuando las cosas se dan como las soñamos, pero qué difícil resulta creerle a Dios cuando hay problemas, cuando todo parece que está en contra nuestro o cuando es el último día de nuestra vida. Mientras se oye un tema musical, el coordinar lee promesas incondicionales del amor, de la presencia y del cuidado de Dios sobre nuestras vidas. Finalmente se reparten tarjetas con promesas bíblicas entre todos los jóvenes y adolescentes y se los desafía a llevarlas consigo o a ponerlas en lugares visibles para recordarlas cada día. Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION ¿Recuerdas lo que has aprendido? Un amigo relató que había profundizado el pasaje de Proverbios 3:17, que dice: “No niegues a hacer el bien a quien te lo pida, si tuvieres poder para hacerlo”, cuando se encontraba regresando de un viaje y tuvo que poner en práctica este versículo. En el camino se le presentaron diferentes personas en necesidad. El viaje fue largo debido a que estaban arreglando la carretera, hacía calor y tenían demasiada sed y hambre, por lo que, cuando la movilidad se detuvo todos bajaron rápidamente a buscar algo de comer; menos un joven que estaba sentado a su lado. Aquel amigo le compró algunos alimentos para el camino porque se dio cuenta que su compañero de asiento no tenía dinero, y quiso hacerle el bien de esta manera. Llegaron a destino a media noche y aquel joven no tenía donde ir, no habían movilidades a esa hora para que pudiera regresar a su pueblo. Aunque mi amigo tenía muchos deseos de descansar, no pudo dejarlo porque en su mente resonaban las palabras: “Tienes el poder para ayudarlo más” En ese momento él hubiera querido no conocer esa enseñanza porque estaba cansado, pero sabía que eran palabras del Señor. Entonces, lo llevó a su casa para que descansara esa noche y le dio el dinero que necesitaría para regresar a su lugar de origen al día siguiente. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. 2 Timoteo 3:16-17 La Biblia es la palabra de Dios que ha sido puesta en nuestras manos para que aprendamos, corrijamos nuestros pasos y nos instruyamos con la finalidad de que maduremos y estemos preparados. La palabra de Dios debe confrontarnos así como lo hizo con este amigo, hacernos cambiar de mentalidad y llevarnos a actuar de manera diferente. Hijo mío, no te olvides de mí ley, Y tu corazón guarde mis mandamientos; Porque largura de días y años de vida Y paz te aumentarán. Proverbios 3:1-2 Tu padre Dios te dice que no te olvides de sus palabras, sino que las tengas en tu corazón. No es fácil recordar cuando estamos cansados, en tribulación y desanimados; sin embargo, es en esos momentos donde permites que su palabra impacte tu vida. Te animo a estudiar y poner en práctica lo que has aprendido, para que puedas crecer, tengas paz y bendición. Shirley Chambi CVCLAVOZ

jueves, 26 de marzo de 2015

EXODO 3:17-21 INSTRUCCIONES DE DIOS A MOISES

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ Éxodo 3:17-21 La Biblia de las Américas (LBLA) Instrucciones de Dios a Moisés 16 Ve y reúne a los ancianos de Israel, y diles: “El SEÑOR, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, se me ha aparecido, diciendo: ‘Ciertamente os he visitado y he visto lo que se os ha hecho en Egipto. 17 ‘Y he dicho: Os sacaré de la aflicción de Egipto a la tierra del cananeo, del hitita, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo, a una tierra que mana leche y miel.’” 18 Y ellos escucharán tu voz; y tú irás con los ancianos de Israel al rey de Egipto, y le diréis: “El SEÑOR, el Dios de los hebreos, nos ha salido al encuentro. Ahora pues, permite que vayamos tres días de camino al desierto para ofrecer sacrificios al SEÑOR nuestro Dios.” 19 Pero yo sé que el rey de Egipto no os dejará ir, si no es por la fuerza[m]. 20 Pero yo extenderé mi mano y heriré a Egipto con todos los prodigios que haré en medio de él, y después de esto, os dejará ir. 21 Y daré a este pueblo gracia ante los ojos de los egipcios; y sucederá que cuando os vayáis, no os iréis con las manos vacías, 22 sino que cada mujer pedirá a su vecina y a la que vive en su casa objetos de plata, objetos de oro y vestidos; y los pondréis sobre vuestros hijos y sobre vuestras hijas. Así despojaréis a los egipcios. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jóvenes Cristianos – SI HOY FUERA EL ULTIMO DIA DE TU VIDA… ¿QUE HARIAS? 1 Las 9 propuestas que te presento a continuación (sólo 4 en ésta primera parte) puedes trabajarlas en un solo taller o separarlas en dos talleres. Amplíalas todo lo que quieras y hazme saber después los resultados que has obtenido. Preparación Previa. El taller consiste en 9 propuestas. Cada una de ellas es presentada con música y proponiéndole al grupo diferentes actividades. Sobre una de las paredes del salón está escrito muy grande: “Si hoy fuera el último día de tu vida ¿qué harías?”. Debajo de esta frase hay 9 carteles colgados y tapados. Son las 9 propuestas que se irán descubriendo a lo largo del taller. Cada propuesta será ambientada con una melodía distintiva y con luces adecuadas. Desarrollo. El coordinador dice: “Si hoy fuera el último día de tu vida ¿qué harías?”. El primer cartel es destapado y lee: 1. “¿Confesarías Tus Pecados?” Se le entrega a cada integrante el escrito “Los Dos Agricultores” (ver más abajo). Una vez que todos la reciben, el coordinador lo lee en voz alta. Luego de leerlo le pide a cada joven que escriba, a continuación del relato, sus pecados no confesados o sus secretos más escondidos que lo separan de Dios. Mientras ellos escriben se oye un tema musical adecuado a la situación. Cuando todos finalizan el coordinador los guía en una oración de confesión, explicando que no hay nada que la sangre de Jesús no pueda limpiar. (Nota: Una variante es que el relatos esté pegado sobre la cruz. Otra variante es que luego de leer el relato se les entregue a cada joven una lista de pecados y allí marquen los suyos propios y luego, en un acto simbólico de renuncia, los tiren). LOS DOS AGRICULTORES “Una vez había una pareja de agricultores que no se llevaban bien entre sí. Un gran barranco separaba sus dos granjas, pero como señal de su mutuo odio, cada uno construyó una cerca de su lado del barranco para dejar al otro afuera. Sin embargo, con el tiempo, la hija de uno de ellos conoció al hijo del otro y se enamoraron. Decididos a no dejarse separar por los odios de sus padres, derribaron la cerca y usaron la madera para construir un puente sobre el barranco. La confesión produce eso. Confesar nuestros pecados es construir puentes de regreso a la presencia de Dios. Pero aquellos secretos que procuramos esconder, aún de Dios mismo, levantan una cerca entre Él y nosotros. ¿Guardás algún secreto o escondés algún pecado que no querés que ni Dios lo sepa? Si es así, tu corazón está lejos de Él. Los que guardan secretos se alejan de Dios. Los que son sinceros se acercan y lo confiesan. Hoy podés construir un puente que te acerque a Dios. Hoy podés confesar lo que hay en tu corazón. Hoy, Él quiere y puede perdonarte”. El coordinador vuelve a decir: “Si hoy fuera el último día de tu vida ¿qué harías?”. El segundo cartel es destapado: 2. “¿Perdonarías a los que te Lastimaron?” En un costado hay una gran cruz. En el otro costado hay un gran corazón. En el corazón hay colgados pequeños carteles con frases de resentimiento, odio, deseos de venganza, amargura y dolor. Por ejemplo: “Jamás voy a perdonarte”. “Nunca olvidaré lo que me hiciste”. Etc. El coordinador hace una breve reflexión sobre el perdón y un llamado a renunciar a los rencores. Luego invita a cada joven a que pase, saque del corazón uno de los carteles y lo clave en la cruz. Mientras van pasando, se oye un tema musical. Finalmente el coordinador los guía en una oración de renuncia y de perdón. Cuando todos los carteles son quitados del corazón, se puede leer: “Ahora Soy Libre”. (Nota: Una variante es que los carteles del corazón estén en blanco y cada joven después de recoger uno escriba en él su propio dolor o resentimiento, y luego vaya y lo pegue sobre la cruz). El coordinador repite: “Si hoy fuera el último día de tu vida ¿qué harías?” Se muestra el tercer cartel: 3. “¿Orarías por los que Sufren?” Se forman grupos, se les entregan revistas, diarios, afiches y fibrones y se les da un plazo de 15 minutos para realizar un colage que exprese dolor o sufrimiento, con el propósito de hacerles tomar conciencia de aquellos que sufren por diferentes motivos. Mientras trabajan la música ambienta el lugar. Luego cada grupo explica brevemente el sentido de su collage, y se invita a los jóvenes a orar por aquellos que sufren. El coordinador insiste: “Si hoy fuera el último día de tu vida ¿qué harías?” Se presenta el cuarto cartel: 4. “¿Le Dirías Te Amo a los Demás?” Sobre varias mesas hay frases escritas que expresan amor. Por ejemplo: “Sos muy importante para mí, te quiero”. “Gracias por tu amor y tu cuidado. Yo también te amo”. El coordinador lee algunos versículos que hablan del amor y explica brevemente el valor del amor. Luego invita a los jóvenes a escoger una de las varias frases que hay en las mesas. Cuando todos tengan una frase, el coordinador les dirá que busquen a una persona (que no sea el mejor amigo, ni la pareja), le digan la frase y se la regalen como expresión de amor. El coordinador repite: “Si hoy fuera el último día de tu vida ¿qué harías?” Se muestra el quinto cartel: (CONTINÚA…) Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION El candado En casa, no hace mucho, acostumbramos cerrar la puerta de entrada con candado, pues tenemos una pequeña niña que se las ingenió para salir sola a la calle en una ocasión y nos dio tremendo susto. Desde entonces fuimos más cuidadosos, pero al ver que ya no le interesaba acercarse a la puerta para salir, poco a poco descuidamos ese detalle. Este abandono de nuestra parte llevó a que la noche anterior, ella nos sorprendiera nuevamente escabulléndose sola en minutos. Gracias a Dios la encontramos antes que algo malo le pasara. Aprendimos una gran lección y recordé lo que 1 Corintios 10:12 dice “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.” (RVR1960) Los descuidos pasan cuando uno cree que tiene control sobre algo, pero es un pensamiento muy equivocado, pues así con pequeñas cosas que se dejen ingresar a la vida vienen grandes consecuencias. Una persona que ahora es alcohólica pensó que tenía el control de la bebida, pero la realidad es que la bebida lo llegó a controlar, lo mismo pasa con la pornografía, la mentira, hasta con el odio, la falta de perdón y con la depresión entre muchos. Debemos estar siempre atentos y no descuidar nuestra vida, ni dejar de poner el candado a nuestro corazón, a nuestros ojos y a nuestra mente; pues un descuido mínimo puede llevarnos a magnos desastres futuros. Si conoces tus debilidades y sabes qué es lo que te hace pecar, ¡evítalo a toda costa! no negocies con nada ni con nadie tu integridad y deja que Dios sea tu guardián, aquel que te indica qué está mal para ti y qué no te conviene. ¡Pon siempre el candado de la santidad en tu vida! “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno.” Salmos 139:23-24 (RVR1960) Soraida Fuentes CVCLAVOZ

miércoles, 25 de marzo de 2015

2 CRONICAS 19:8-12 JOSAFAT Y LOS JUECES

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ 2 Crónicas 19:8-12 La Biblia de las Américas (LBLA) Josafat y los jueces 19 Entonces Josafat, rey de Judá, regresó en paz a su casa en Jerusalén. 2 Y salió a su encuentro el vidente Jehú, hijo de Hananí, y dijo al rey Josafat: ¿Vas a ayudar al impío y amar a los que odian al SEÑOR, y con esto traer sobre ti la ira del SEÑOR? 3 Sin embargo, se han hallado en ti cosas buenas, porque has quitado las Aseras[a] de la tierra y has dispuesto tu corazón para buscar a Dios.4 Y habitó Josafat en Jerusalén, y volvió a salir por entre el pueblo, desde Beerseba hasta la región montañosa de Efraín, y los hizo volver al SEÑOR, Dios de sus padres. 5 Puso jueces en el país en todas las ciudades fortificadas de Judá, ciudad por ciudad, 6 y dijo a los jueces: Mirad lo que hacéis, pues no juzgáis en lugar de los hombres, sino en lugar del SEÑOR que está con vosotros cuando hacéis justicia[b]. 7 Ahora pues, que el temor del SEÑOR esté sobre vosotros; tened cuidado en lo que hacéis[c], porque con el SEÑOR nuestro Dios no hay injusticia ni acepción de personas ni soborno. 8 También en Jerusalén Josafat puso algunos de los levitas y de los sacerdotes yalgunos de los jefes de las familias de Israel, para el juicio del SEÑOR y para juzgar querellas entre los habitantes de Jerusalén[d]. 9 Y les dio órdenes, diciendo: Así haréis en el temor del SEÑOR, con fidelidad y de todo corazón.10 Cuando llegue a vosotros cualquier querella de vuestros hermanos que habitan en sus ciudades, entre sangre y sangre, entre ley y mandamiento, estatutos y ordenanzas, vosotros los amonestaréis para que no sean culpables delante del SEÑOR, y la ira no venga sobre vosotros ni sobre vuestros hermanos. Así haréis y no seréis culpables. 11 Y he aquí, Amarías, el sumo sacerdote, presidirá sobre vosotros en todos los asuntos del SEÑOR, y Zebadías, hijo de Ismael, jefe de la casa de Judá, en todos los asuntos del rey. También los levitas serán oficiales delante de vosotros. Sed valientes y obrad, y sea el SEÑORcon el bueno. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – LE CREERE A DIOS Pasaje clave: Hebreos 11. A veces pensamos que por ser hijos de Dios y tener un Papá poderoso y amoroso de nuestro lado, los problemas desaparecerán inmediatamente. Y más cuando esperamos que Dios conteste todas nuestras oraciones (o deseos) como si fuese el genio de la lámpara mágica. A esto se le suma la presión que sentimos cuando en medio de las dificultades, escuchamos frases como: “necesitas tener más fe”, o “tal vez no oras lo suficiente”. O, “si realmente eres cristiano no deberías tener estos problemas”. Como si ser hijo de Dios te hiciera inmune a los problemas de la vida. ¡Gracias a Dios, la Biblia dice otra cosa! No necesitamos tener más fe sino poner en acción la que ya tenemos, aunque sea pequeñita como una semilla de mostaza. ¿Sabes qué es fe? Fe es creerle a Dios. Esto es mucho más que “creer en Dios”. Muchísima gente cree en Dios, pero no le creen a Dios. Tu fe se activa y crece cuando le crees a Dios en todo momento y no solo en las circunstancias difíciles. Si lees Hebreos 11 encontrarás un largo listado de personas que le creyeron a Dios a pesar de los obstáculos. ¿Sabes cómo aprendes a creerle a Dios y a desarrollar tu fe? Veamos algunos ejemplos: Tienes que preparar, para un examen, una materia que no te gusta mucho. No te sientes seguro. Oras y le pides a Dios una Palabra. Él te dice “Todo lo puedes en Cristo”, “Te doy espíritu de sabiduría y revelación”. Entonces tú le crees y dices: “Estudiaré y aprobaré esta materia porque todo lo puedo en Cristo. Gracias Señor por darme tu sabiduría para preparar ésta materia”. Al hacer esta declaración de fe le estás creyendo a Dios. Seguramente tus emociones te seguirán haciendo sentir inseguro. No creas en lo que sientes (aunque sea muy real), créele a Dios. Estudia con la seguridad de que Dios te da sabiduría y que en Él puedes aprobar. Si Dios te dice: “Yo estoy contigo, no tengas miedo”. Créele. Di: “En el nombre de Jesús, rechazo esta sensación de miedo porque el Señor está conmigo y nada me pasará”. En vez de quejarte y de amargarte proclama esta verdad: “A los que aman a Dios todas las cosas les ayudan a bien”. Y algo diferente comenzará a suceder en tu vida. Demuestras también tu fe, teniendo actitudes de obediencia. Cuando Dios te da una orden, un mandamiento, y lo obedeces, también estas activando fe en su Palabra. Recuerda cuán importante es confiar en Dios, creerle a Él, porque sabe lo que es mejor para ti. Piénsalo ¿Qué situación difíciles has estado enfrentando últimamentete? ¿Cómo puedes aprovechar esas situaciones para poner en marcha tu fe en Dios? Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION El primer lugar No soy de las personas quien disfruta ver una película más de una vez, pero “Facing the Giants” (Desafiando Gigantes) es la excepción. Cada vez que la veo mi espíritu se llena de fe y esperanza porque reconozco que definitivamente no hay nada imposible para Dios y que Él siempre recompensa la obediencia de sus hijos. Grant Taylor era un entrenador de fútbol americano en una escuela secundaria pero en 6 años no había podido obtener ningún título con su equipo, razón por la cual estaba a punto de perder su trabajo y, además, enfrentaba problemas de infertilidad. Devastado por las circunstancias, decidió darle el primer lugar a Dios en su vida, entregarle todos sus temores e inseguridades, buscar su dirección cada mañana y enseñar a su equipo una nueva filosofía de juego que honre a Dios a pesar de los resultados que pudieran obtener. A partir de ese momento empezó a experimentar hermosos milagros, no solo en el área espiritual sino también en el ámbito laboral, personal y familiar. Este hombre no buscó las bendiciones sino a Dios, el dador de toda bendición, y como resultado obtuvo que los anhelos más íntimos de su corazón se hicieran realidad más de lo que él pudo imaginar. No solo mantuvo su puesto, sino que le dieron un incremento salarial, le regalaron un carro nuevo, ganó con su equipo el campeonato estatal de ese año y Dios le permitió ser papá de dos niños. Se hizo realidad en su vida lo que dice en Deuteronomio 28:1-2 dice: “Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios”. (RVR 1960) Es tiempo que dejes de quejarte cuando las cosas no salgan como esperabas, más bien, sé sincero contigo mismo y respóndete qué o quién está ocupando el primer lugar en tu vida en este momento. Es necesario que cambies tu manera de pensar y definas nuevas estrategias para alcanzar las metas que te propusiste, pero no renuncies a ellas. No hay una fórmula mágica para alcanzar la felicidad, lo único a lo que podemos aferrarnos cada día es al amor incondicional de Dios y a su Palabra. Mateo 6:33 dice: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. (RVR 1960) Deja de ser un lector más de la Biblia y pon en práctica todos los principios que Dios nos manda en ella, verás cómo tu vida da un giro de 180 grados y los gigantes que creías que te vencerían son derrotados. A pesar de no tener siempre todo lo que quieras, aprenderás a ser agradecido con lo poco o mucho que sí tienes, podrás darle la gloria y la honra a Dios en todo momento y lugar. ¡Las batallas de la vida son continuas y no las gana el más fuerte sino el que en ningún momento duda que es Dios quien da la victoria! Brisna Bustamante CVCLAVOZ

martes, 24 de marzo de 2015

2 REYES 17:13-15 CAUSAS DE LA CAIDA DEL REINO DE ISRAEL

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ 2 Reyes 17 :13-15 La Biblia de las Américas (LBLA) Causas de la caída del reino de Israel 17 En el año doce de Acaz, rey de Judá, Oseas, hijo de Ela, comenzó a reinar sobre Israel en Samaria, y reinó nueve años. 2 E hizo lo malo ante los ojos delSEÑOR, aunque no como los reyes de Israel que habían sido antes de él. 3 Subió contra él Salmanasar, rey de Asiria, y Oseas fue hecho su siervo, y le pagaba tributo. 4 Pero el rey de Asiria descubrió una conspiración de[a] Oseas, quien había enviado mensajeros a So, rey de Egipto, y no había pagado tributo al rey de Asiria como había hecho año tras año; por tanto el rey de Asiria lo detuvo y lo encadenó en la cárcel. 5 Entonces el rey de Asiria invadió todo el país y subió a Samaria, y le puso sitio por tres años. 6 En el año noveno de Oseas, el rey de Asiria tomó Samaria y se llevó a Israel al destierro en Asiria, y los puso en Halah y en Habor, río de Gozán, y en las ciudades de los medos. 7 Esto[b] sucedió porque los hijos de Israel habían pecado contra el SEÑOR su Dios, que los había sacado[c] de la tierra de Egipto de bajo la mano de Faraón, rey de Egipto, y habían reverenciado a otros dioses; 8 y anduvieron en las costumbres[d] de las naciones que el SEÑOR había arrojado de delante de los hijos de Israel, y en las costumbres de los reyes de Israel que ellos habían introducido[e]. 9 Y los hijos de Israel secretamente hicieron cosas[f] que no eran rectas contra el SEÑOR su Dios. Además se edificaron lugares altos en todas sus ciudades, desde las torres de atalaya hasta las ciudades fortificadas. 10 Se erigieron pilares sagrados y Aseras[g] sobre toda colina alta y bajo todo árbol frondoso, 11 y quemaron incienso allí en todos los lugares altos, como las naciones que el SEÑOR se había llevado al destierro de delante de ellos; e hicieron cosas malas provocando al SEÑOR. 12 Y sirvieron a ídolos, acerca de los cuales el SEÑOR les había dicho: Vosotros no haréis esto. 13 Y el SEÑORamonestaba a Israel y a Judá por medio de todos sus profetas y de todo vidente, diciendo: Volveos de vuestros malos caminos y guardad mis mandamientos, mis estatutos conforme a toda la ley que ordené a vuestros padres y que os envié por medio[h] de mis siervos los profetas. 14 Sin embargo, ellos no escucharon, sino que endurecieron su cerviz como[i] sus padres, que no creyeron en el SEÑOR su Dios. 15 Desecharon sus estatutos y el pacto que El había hecho con sus padres, y sus advertencias con las cuales los había amonestado. Y siguieron la vanidad y se hicieron vanos, y fueron en pos de las naciones que los rodeaban, respecto de las cuales el SEÑOR les había ordenado que no hicieran como ellas. 16 Y abandonaron todos los mandamientos del SEÑORsu Dios, y se hicieron imágenes fundidas de dos becerros; hicieron una Asera[j], adoraron a todo el ejército de los cielos y sirvieron a Baal. 17 Hicieron pasar por el fuego a sus hijos y a sus hijas, practicaron la adivinación y los augurios, y se entregaron a[k] hacer lo malo ante los ojos del SEÑOR, provocándole. 18 Y el SEÑORse airó en gran manera contra Israel y los quitó de su presencia; no quedó sino sólo la tribu de Judá. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – SIENTO MIEDO Pasaje clave: Isaías 43:1-5. Hay miedos naturales, que nos ponen en alerta ante un peligro. Y hay miedos imaginarios, irreales, que nos esclavizan y no nos permiten desarrollar nuestras capacidades ni alcanzar nuestros sueños. Miedos naturales pueden ser: Alguien te sigue mientras caminas sola en la noche. Atraviesas un jardín y un perro te ladra inesperadamente. Tu barrio se ha convertido en una zona de pandillas y andas con cuidado cuando sales. Sabes que roban por todas partes y decides tomar precauciones. Tu padre es violento y te mantienes alejada de él. Una gran tormenta sacude tu casa. Miedos irreales e imaginarios pueden ser: Todos me van a abandonar. Tal vez no me acepten como soy. Esta dureza en el brazo, ¿será maligna? ¿Y si fracaso en la escuela? ¿Si hago el ridículo delante de los demás? ¿Y si me agarra una patota y me viola? Si mi papá se queda sin trabajo ¿qué va a pasar con nosotros? ¿Alguna vez tendré un novio que me ame realmente? ¿Se separarán mis padres si continúo comportándome de ésta manera? ¿Sabes por qué los llamamos “miedos irreales o imaginarios? Porque son ideas hábilmente introducidas por Satanás en nuestras mentes para angustiarnos y hacernos vivir inseguros. Son temores sin base real, que producen ansiedad y nerviosismo. Te quitan la paz y la alegría de vivir. De noche no puedes descansar bien por miedo a que suceda lo que has estado pensando o sintiendo. El temor se produce cada vez que crees las mentiras de Satanás, esperando que suceda lo que él anuncia. Pones tu fe en sus mentiras en lugar de poner tu fe en la Palabra poderosa de Dios. Lee Filipenses 4:6-9. En el vs.6 Pablo dice: “no se inquieten por nada”. Y ahora lee Isaías 43:1-5. ¿Qué te dice el Señor? ¡No temas porque yo te redimí! ¡No temas porque yo estoy contigo! Dile a Dios cuáles son tus miedos, háblale de tus preocupaciones, desahógate en él, y su paz, que está más allá de tu entendimiento, guardará tu corazón y tu mente. Esta promesa no significa que todo se resolverá inmediatamente- te, pero al poner tu fe en la Palabra de Dios dejarás de creer las mentiras del maligno. Y al pensar en lo que es correcto, verdadero, puro, amable y bueno, dejarás de pensar en tu miedo, y éste desaparecerá. Dios te da paz (vs.7) porque Él es el Dios de paz (vs.9). Cada vez que sientas miedo enfócate en la Palabra de Dios y declárala. Rechaza en el nombre de Jesús las mentiras del maligno. Dios guardará tu corazón con su paz. Piénsalo. ¿A qué le tienes miedo? ¿Es un temor natural o irreal? ¿En qué área específica de tu vida necesitas la paz de Dios hoy? Practica lo que has aprendido hoy. Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra • REFLEXION Cuando Dios pelea por ti Cuentan que un duque de Sajonia declaró la guerra a un obispo alemán. En aquel tiempo los obispos tenían recursos militares, así como nobleza secular. Pero éste era un buen obispo; uno de los pocos buenos en aquellos malos tiempos. El duque envió un espía al palacio del obispo para informarse de las fuerzas que éste movilizaría en su contra. Cuando regresó, el espía fue ansiosamente interrogado por el duque. - Pues señor, - respondióel hombre- el obispo no está haciendo ninguna preparación para la guerra. - ¿Cómo es posible? Replicó el duque. ¿Qué ha dicho? - Dice que su tarea es alimentar su rebaño, predicar la Palabra de Dios, visitar a los enfermos; y que en cuanto a la guerra, se la encomienda al Dios todo poderoso, porque “Jehová de los ejércitos” es más entendido en guerras que él. - Si es así- declaró el duque reflexivamente- No voy a meterme en una guerra con este hombre. Es demasiado peligroso.Muchas veces olvidamos que Dios es quien pelea por nosotros; nos estresamos y desesperamos pensando cómo venceremos, cuál será la mejor forma de hacerle frente al enemigo. Hay personas que llegana enfermarse, a perder el sueño y el apetito, dañan sus relaciones interpersonales; toda su vida es un caos mientras intentan encontrar soluciones. Sin embargo, al igual que al pueblo de Israel, Dios nos dice que bajo esas circunstancias extremas estemos quietos. “Pero Moisés les dijo: —No tengan miedo. Solo quédense quietos y observen cómo el Señor los rescatará hoy. Esos egipcios que ahora ven, jamás volverán a verlos. El Señor mismo peleará por ustedes. Solo quédense tranquilos”. Éxodo 14:13,14 (NTV) Por muy difícil que sea, aunque las cosas parezcan ponerse cada vez peor y veas tus circunstancias como un enemigo gigante que está por terminar contigo, permanece quieto porque el Señor peleará por ti. Cuando nos desesperamos, tendemos a hacer muchas cosas para “ayudar a Dios” y lo único que logramos es agotarnos y retardamos el milagro que Él tiene para nosotros. Permanece quieto, sin importar el nombre que tenga tu enemigo (deuda, problemas familiares, falta de trabajo, problemas legales, enfermedad, etc.) porque cuando Dios pelea tus batallas puedes estar seguro que verás su gloria. Persevera fiel en lo que se te ha encomendado, sirve con toda diligencia y amor, ocúpate de las personas y cosas que Dios te ha confiado y deja que Él pelee por ti. Ana María Frege Issa CVCLAVOZ