viernes, 31 de julio de 2015

2 CORINTIOS 4:17 LO TEMPORAL Y LO ETERNO

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ 2 Corintios 4:17 La Biblia de las Américas (LBLA) Lo temporal y lo eterno 16 Por tanto no desfallecemos, antes bien, aunque nuestro hombre exterior va decayendo, sin embargo nuestro hombre interior se renueva de día en día.17 Pues esta aflicción leve y pasajera nos produce un eterno peso de gloria que sobrepasa toda comparación, 18 al no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Publicado por: Devocionales en Devocional Diario 2 Comentarios El Dominio Propio Y La Biblia “…NO NOS HA DADO DIOS ESPÍRITU DE COBARDÍA, SINO DE PODER, DE AMOR Y DE DOMINIO PROPIO” (2 Timoteo 1:7) En la obra “Los Miserables” de Víctor Hugo se menciona a un sacerdote, quien “estaba destinado a padecer la suerte de cada recién llegado a un pueblo pequeño donde había muchas bocas parlantes, pero pocas cabezas pensantes”. Una mente indisciplinada se convierte en una mente retrasada. Y eso es muy peligroso porque con mucha facilidad la mente sucumbe al conocimiento general y a otras influencias de su alrededor. Pocas cosas importantes se aprenden en un monólogo, sea un sermón o un discurso. Hay muchos oradores elocuentes hoy quienes son infatigables en dar su opinión sobre cualquier tema, proporcionando un encantamiento de conceptos que exime a la persona de explorarlos por sí misma. En el libro de los Hechos leemos que los de Berea escudriñaron “…cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así” (Hechos 17:11b). Preguntar: “¿Por qué?”, “¿Cómo?”, “¿Quién lo dice?” no es un acto de rebeldía, es sabiduría divina. Hoy en día uno sabe perfectamente que una respuesta inadecuada a un comentario político, o a un tema religioso, o a un asunto de política social puede hacerte perder los amigos, la reputación e incluso el empleo. Una mente fiel a Dios, sin embargo, se resiste a aceptar esta manera de pensar tajante. Pone en la balanza cada cuestión y se pregunta si la Biblia lo menciona directa o indirectamente. Lo analiza a la luz de la historia: ¿cómo lo ha enfrentado el pueblo de Dios anteriormente? Sopesa la cuestión en términos de capacidad de reflejar el amor redentor de Cristo. Se pregunta: “¿Va a proporcionar credibilidad o vergüenza al reino de Dios al cual yo represento?”.“…NOS HA DADO DIOS… DOMINIO PROPIO” (2 Timoteo 1:7) G.K. Chesterton dijo una vez de Abraham Lincoln: “Este gran hombre tenía un ‘vicio secreto’ que era mucho más impopular entre sus seguidores que el hábito de la bebida; tenía la costumbre de pensar”. Busca la compañía de buenos pensadores. Salomón dijo: “El que anda entre sabios será sabio…” (Proverbios 13:20). Cuando sometemos nuestras vidas a Cristo, Él no nos dice que dejemos de pensar, sino que renovemos nuestro entendimiento (cfr. Romanos 12:2b). ¿Cómo ganamos a alguien para Cristo? ¿Atacando sus pensamientos? No, eso lo aleja. Debemos hacer tres cosas: (1) Convencerle de que realmente nos preocupamos por él; (2) Convencerle de que el Señor realmente se preocupa por él; (3) Encontrar dónde está dañado y aplicar el “bálsamo” curativo de la Palabra de Dios. Cuando se trata de compartir nuestra fe, muchos de nosotros sólo están cómodos cuando hablan con los que están abatidos. ¡Eh!, ¿y quién va a alcanzar a los que se encuentran muy bien? Pablo dijo: “Persevero en dar testimonio a pequeños y a grandes” (cfr. Hechos 26:22). Cuando visitó Atenas, terminó en el Areópago, donde se dirigió a algunos de los mejores cerebros de la ciudad (cfr. Hechos 17:18-19). Sus palabras son una demostración brillante de una mente que funcionaba muy bien porque estaba espiritualmente agudizada. Pablo no era un hombre insignificante en aquella región, sino uno que estaba en contacto con el mundo a su alrededor. Estaba cómodo en una ciudad lejana como era Derbe, una comunidad de negocios como Éfeso, una capital política como Roma, y un centro intelectual como Atenas. “…a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos” (1 Corintios 9:22b). Así que, entrena tu mente, dedícala a los propósitos de Cristo y úsala para ponerte en contacto con tu mundo. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Escondido en la roca La ardilla de manto dorado, es un roedor que mide alrededor de 30 cent. Se la puede reconocer fácilmente porque tiene unas líneas doradas desde la cabeza hasta la cola. Este animalito suele cavar madrigueras para invernar durante la temporada de frío para esconder sus alimentos y sobre todo para ocultarse de sus depredadores naturales. Lo interesante es que las entradas a sus pequeñas cuevas siempre están bajo árboles caídos, pero sobre todo, bajo rocas grandes porque son más fuertes y difíciles de roer. Durante el tiempo en el que duermen mientras pasa el invierno, al cuidar a sus pequeñas crías, cuando almacenan sus alimentos o simplemente para sentirse refugiadas, esconderse bajo una roca se ha convertido en el escondite perfecto para estas pequeñas ardillas. 2 Samuel 22:3 “Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; mi escudo, y el fuerte de mi salvación, mi alto refugio; Salvador mío; de violencia me libraste.” Versión Reina-Valera 1960 Hace mucho tiempo, un pastor se puso a componer una canción que en cierta parte dice: “Mi roca fuerte eres tú. Señor, pacientemente espérame, sólo te pido que me des fuerza y poder en la tentación…” Quizás ese himno nunca ganó un premio, nunca haya sido parte de las más escuchadas de su época, quizás nadie lo recuerda como un clásico, tal vez nunca lo oíste y no forme parte de tus canciones preferidas, pero en una sola estrofa encierra una verdad: Jesús como Roca de Salvación. Cuando el hijo de Dios vino al mundo y caminó entre los hombres, muchos se sentían alentados por las palabras de verdad que decía y los seguían, porque encontraban en Él al mesías prometido y a un libertador. Aunque hoy no podemos verlo físicamente, Jesús sigue caminando en medio de nosotros, dando fuerzas a quienes lo buscan, alentando al caído y al humilde, presente en los momentos más duros que atraviesa la humanidad, continua salvando vidas y venciendo en medio de toda batalla. Jesús continúa siendo el camino la verdad y la vida. Él sigue siendo la roca de salvación a la que se puede aferrar todo aquel que está en medio de los maremotos que provoca el pecado y los diversos problemas con los que nos encontramos en la vida, en esos momentos difíciles puedes hallar un escondite y un refugio. Salmos 18:2 “Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio.” Versión Reina-Valera 1960 Héctor Colque CVCLAVOZ

jueves, 30 de julio de 2015

2 CORINTIOS 1:6 ACCION DE GRACIAS

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ 1 Corintios 1:6 La Biblia de las Américas (LBLA) Acción de gracias 4 Siempre doy gracias a mi[c] Dios por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús, 5 porque en todo fuisteis enriquecidos en El, en toda palabra y en todo conocimiento, 6 así como el testimonio acerca de Cristo fue confirmado en[d] vosotros; 7 de manera que nada os falta en ningún don, esperando ansiosamente la revelación de nuestro Señor Jesucristo; 8 el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. 9 Fiel es Dios, por medio de quien fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo, Señor nuestro. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Publicado por: Devocionales en Devocional Diario 0 El poder de la Palabra de Dios en la Biblia LA LEY DEL SEÑOR ES PERFECTA…” (Salmo 19:7) De todas las palabras que se hayan pronunciado, sólo “…la palabra de Dios es viva y poderosa” (Hebreos 4:12 CST). Así que al leer la Biblia te apoderas de una fuerza que te cambia la vida. Veamos algunas características y efectos extraordinarios que se atribuyen a la Palabra de Dios en el Salmo 19. 1) “La ley del Señor es perfecta…” (v.1). Para entender el término “ley”, piensa en las fuerzas que rigen la gravedad, la aerodinámica o la física. Cuando niegas o desafías esas leyes, sufres las consecuencias, pero si operas de acuerdo con ellas, te irá bien. Ya seas que las acates o que las violes, siguen siendo vigentes. Así es la Palabra de Dios. No puede ser mejorada, ni se le puede añadir ni quitar. Es suficiente y eficaz para cumplir con Sus propósitos en tu vida. Hay más: “Infunde nuevo aliento” (v.7 NBD). ¿Por qué no aceptarla? 2) “El mandato del Señor es digno de confianza” (v. 7 CST). Puedes apoyarte en la fiabilidad y la veracidad de la Palabra de Dios en cada circunstancia de la vida. En un mundo en el que los valores, las condiciones y las relaciones cambian, puedes aferrarte a las Escrituras, seguro de que se mantendrán firmes (y a ti también te mantendrán firme). Es más, la Palabra de Dios “hace sabio al sencillo” (v.7), al ignorante e inmaduro. Te dará una sabiduría superior a la que se pueda adquirir con los estudios y la educación. 3) “Los preceptos del Señor son rectos…” (v. 8 CST). Los preceptos de Dios son oportunos, correctos y virtuosos, y estamos llamados a “…añadir a [nuestra] fe, virtud…” (2 Pedro 1:5) o sea, excelencia moral. Todo eso no se consigue con nuestra fuerza de voluntad, sino con el poder sobrenatural de la Palabra de Dios. “LOS PRECEPTOS DEL SEÑOR SON RECTOS…” (Salmo 19:8 CST) Observa: 1) “Los preceptos del Señor son rectos…” (Salmo 19:8 CST). Cuando leemos escritos de personas como Platón y Shakespeare el efecto de sus palabras depende de nuestra cultura y situación personal. Para algunos, sus palabras instruyen y entretienen, mientras que a otros les resultan indiferentes o hasta aburridas. Podemos decir que los dichos de estas personas son intrínsecamente neutros; pero no las Palabras de Dios, porque éstas son fuentes de luz y calor que irradian energía espiritual. La Palabra de Dios es dinámica y transmite una energía transformadora que cambia a cualquiera que vive en su “entorno”. 2) “…Los juicios del Señor son verdaderos…” (v. 9 LBLA). La palabra hebrea para “verdadero” es sinónima de “certidumbre, sinceridad y fidelidad”. Puedes estar totalmente seguro de que la Palabra de Dios es fiable. Te garantiza que Dios dice la verdad y cumple lo que dice. Puedes aferrarte a cada sílaba. Dicho de otro modo, puedes vivir “de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4). 3) “…Tus enseñanzas previenen de todo peligro a quienes Te respetan. Los que Te “obedecen serán recompensados” (Salmo 19:11 PDT). La Palabra de Dios es mucho más que una mera lista de reglamentos. Es como un radar que te avisa cuando corres el peligro de salirte del camino y meterte en problemas. La conciencia por sí sola no basta. “¿Cómo puedo conocer todos los pecados escondidos en mi corazón? Límpiame de estas faltas ocultas… ¡No permitas que estos pecados me controlen!” (v. 12-13 NTV). Si obedeces la Palabra de Dios, tendrás “gran recompensa” (Hebreos 10:35 LBLA). Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION El te verá En Cantares se nos narra acerca de cómo Salomón con toda la riqueza y la fama que tenía en el pueblo de Israel, conoció a una mujer que llamó mucho su atención y a quien escogió como esposa. Este relato nos muestra cómo, de la misma manera, debemos estar preparados para recibir a esa persona tan especial e importante para nosotros como lo es Jesucristo. La mujer no sólo esperaba que algún día el rey Salomón bajara hasta donde ella se encontraba , si no que ella lo esperaba con sus vestidos blancos y trabajando, pisaba uvas y no permitía que su vestimenta blanca se manchase, bajaba inmediatamente a la rivera a lavarse y mantenerse limpia y blanca para esperar que algún día llegara el rey. Así como en esta historia, nosotros debemos tratar de manejarnos de igual manera, lavarnos en la gracia, que es el perdón y la oportunidad que Dios nos da para poder mantenernos puros y limpios cada día. Además de esto, ella se encontraba trabajando arduamente y ese ejemplo es el que debemos seguir, Dios nos quiere encontrar trabajando para Él, cumpliendo la misión que Él nos dio. El rey Salomón no la desechó ni la hizo menos por estar quemada por el sol y trabajando pisando uvas, al contrario ella provocó en él ternura, amor. Dios tampoco te desecha, sea cual sea tu posición o el pasado que tengas, tal vez alguien te hizo sentir menos, pero créeme, Él irá hasta donde tú estás y depende de ti cómo lo estarás esperando cuando sea la hora. “Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa” 1 Pedro 2:4 (RVR-1960) Es por eso que debemos procurar estar limpios delante de Él cuando nos venga a buscar. Telma Céspedes CVCLAVOZ

miércoles, 29 de julio de 2015

ROMANOS 8:18,28 LA GLORIA FUTURA

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ Romanos 8:18,28 La Biblia de las Américas (LBLA) La gloria futura 18 Pues considero que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada. 19 Porque el anhelo profundo de la creación es aguardar ansiosamente la revelación de los hijos de Dios. 20 Porque la creación fue sometida a vanidad, no de su propia voluntad, sino por causa de aquel que la sometió, en la esperanza 21 de que la creación[k]misma será también liberada de la esclavitud de la corrupción a la libertad de la gloria de los hijos de Dios. 22 Pues sabemos que la creación entera a una gime y sufre dolores de parto hasta ahora. 23 Y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, aun nosotros mismos gemimos en nuestro interior, aguardando ansiosamente la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo. 24 Porque en esperanza hemos sido salvos, pero la esperanza que se ve no es esperanza, pues, ¿por qué esperar lo que uno ve?[l] 25 Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia[m] lo aguardamos. 26 Y de la misma manera, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; porque no sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercedepor nosotros con gemidos indecibles; 27 y aquel que escudriña los corazonessabe cuál es el sentir[n] del Espíritu, porque El intercede por los santosconforme a la voluntad de Dios. 28 Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien[o], esto es, para los que son llamadosconforme a su propósito. 29 Porque a los que de antemano conoció, también lospredestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que El sea el primogénito entre muchos hermanos; 30 y a los que predestinó, a ésos también llamó; y a los que llamó, a ésos también justificó; y a los que justificó, a ésos también glorificó. 31 Entonces, ¿qué diremos a esto? Si Dios está por nosotros, ¿quién estarácontra nosotros? 32 El que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos concederá también con El todas las cosas?33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. 34 ¿Quién es el que condena? Cristo Jesús es el que murió, sí, más aún, el que resucitó[p], el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo[q]? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? 36 Tal como está escrito: Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Bebé Bautizado (Bautismo) o Niño Dedicado (Presentación) Publicado por: Pastor Carlos Vargas Valdez ¿Qué dice la Biblia del bautismo y la presentación de recién nacidos? Tener un bebé recién nacido es una experiencia que nos cambia la vida. Ese bebé será un alma viviente por siempre. Por lo tanto es una responsabilidad increíble ser mamá y papá en la preparación de guiar a ese niño en esta vida para la venidera. Tener un bebé parece acercar más a las personas a Dios, al menos por un momento. Una sensación de asombro y maravilla que no puede ser descrito y con ella con frecuencia acompaña a los padres la preocupación por lo que es mejor para el niño. También se mezcla un sin número de emociones como el temor de Dios y la preocupación de que el niño este bien con Dios y dispuesto a encontrarse con él. Muchas religiones ofrecen a los padres un “bautismo” para el bebé como una práctica que se cree lava el pecado original y hace que el bebé sea parte de la familia de Dios. Esto alivia rápido el temor de los padres. Otras religiones no “bautizan” bebés, pero existen servicios de dedicación de niños para los padres ofrecer públicamente al niño a Dios, con el compromiso de los padres de educar al niño a conocer al Señor en cuanto el niño tenga la edad suficiente para tomar esa decisión por el mismo. Debido a que el “bautismo” del bebé y la dedicación del bebé son diferentes, y las religiones son diferentes, este problema puede llegar a ser una carga emocional fuerte y divisiva entre miembros de la familia de diferentes religiones. A menudo es imposible conciliar lo que los padres quieren y los suegros quieren. Es casi seguro que los unos y los otros se sientan ofendidos si su camino no se sigue. Sabiendo esto volvamos a la Biblia, la propia Santa Palabra de Dios, y veamos lo que dice acerca de este tema. I. David Siete Días de Ayuno Por su bebé que muere y va al lado de Dios. II Samuel 12: 16-23, “David rogó a Dios por el niño y se negaba a comer o beber. Se fue a su casa y por las noches se quedaba allí tirado en el suelo. 17 Los ancianos líderes de la familia de David iban a verlo y trataban de levantarlo, pero él se negaba a levantarse y a comer con ellos. 18 Cuando el niño murió al séptimo día, los siervos de David tenían miedo de darle la noticia porque pensaban que se podría hacer algún daño a sí mismo al recibir la noticia, ya que no los había escuchado cuando el niño aún vivía. 19 Pero al ver David que sus siervos murmuraban, comprendió que el niño había muerto. Así que les preguntó a sus siervos: —¿Ha muerto el niño? Los siervos contestaron: —Sí, ya ha muerto. 20 Entonces David se levantó, se bañó y se cambió de ropa. Luego fue a la casa del SEÑOR para adorar. Después regresó a su casa y les pidió a sus siervos algo de comer. 21 Los siervos le preguntaron: —¿Por qué actúa así? Cuando el niño estaba vivo, usted se negaba a comer y lloraba, pero ahora que murió se levanta y pide de comer. 22 David les respondió: —Cuando el niño estaba vivo, ayuné y lloré porque pensé: “¿Quién sabe? Tal vez el SEÑOR se compadezca de mí y deje vivir al niño”. 23 Pero ahora el niño murió. ¿Para qué ayunar? ¿Puedo acaso devolverle la vida? Algún día iré adonde él está, pero él no puede volver a mí.”. David sabía que iba a ir a estar al lado de su bebé algún día y David habló con confianza de sí mismo estar en el cielo algún día a causa de su fe en el Señor. Salmos 23: 6: “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida: y moraré en la casa del Señor para siempre.” Nada especial fue hecho para su bebé. Sin bautismo. No hubo dedicación. Mucho menos servicio religioso. Sin embargo, David tenía la confianza de que estaría con el niño en el cielo algún día. Tenía tanta paz sobre que se baño y comió una gran cena en lugar de llorar o llorar. ¿Extraña reacción? No, sólo las acciones de un hombre que conocía a Dios. ¿Tienes mamá o papá esa fe? II. Una edad de responsabilidad. Deuteronomio 1:39, “Y vuestros niños, de los cuales dijisteis que servirían de botín, y vuestros hijos que no saben hoy lo bueno ni lo malo, ellos entrarán allá, y a ellos la daré, y ellos la heredarán”. Hay un corto período de tiempo cuando un niño no tiene conocimiento entre el bien y el mal. No pueden todavía seguir esta declaración “oigan con los oídos, y … con el corazón entiendan, y se conviertan … …” Mateo 13:15. Cada niño nace pecador por naturaleza. Romanos 5:12, “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron: Todos los niños con el tiempo se convierten en pecadores por elección. La naturaleza humana se inclina hacia el pecado y el mal. No necesitamos enseñar a nuestros hijos a hacer el mal. Lo harán por la naturaleza. Tenemos que enseñar a nuestros hijos a hacer el bien. Tan pronto como tengan la edad suficiente, tenemos que enseñarles cómo ser salvos. Dios Padre quiere que cada niño obtenga la vida eterna que está en Cristo con Él. ¡Incluso el tuyo! Es su voluntad. Mateo 18:14, “Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños”. Ese niño necesita ser instruido en el evangelio cuando él/ella tenga la edad suficiente. He visto niños a partir de cuatro, cinco y seis venir bajo la convicción de pecado y de su necesidad de un Salvador. Han aceptado a Jesucristo y lo aceptaron como su salvador por la fe en su corazón. Un bebé no puede hacer eso, pero algunos niños pueden en cualquier temprana edad. Cuando ellos puedan tomar decisiones por sí mismos entonces serán responsables de sus acciones. Los padres deben enseñar a sus hijos el simple plan de salvación de Dios como principio de vida lo más pronto posible. III. El bautismo bíblico es para los creyentes no para bebés. Echemos un vistazo a una de las trece historias diferentes de bautismo en la Biblia que se registran para nosotros. Estas historias se encuentran en Hechos 8: 29-38 “Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro. Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees? El dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él.El pasaje de la Escritura que leía era este: Como oveja a la muerte fue llevado; Y como cordero mudo delante del que lo trasquila, Así no abrió su boca. En su humillación no se le hizo justicia; Mas su generación, ¿quién la contará? Porque fue quitada de la tierra su vida.Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro? Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó”. Fueron adultos las personas bautizadas en la Biblia. No hay una historia única en toda la Escritura de un bebé que haya sido bautizado. La persona que fueron bautizadas eran creyentes primero. Por su propia voluntad, recibieron a Jesucristo como su salvador personal. La palabra bautismo significa “inmersión, sumergir, inmerso.” Esto no significa que “verter, esparcir o rociar”. El primer caso registrado de “bautismo de infantes” se produjo cuando el emperador romano Valentino insistió en que su hijo moribundo sea “bautizado” – en el año 370 AD. La iglesia acepto sobre sus temores y bautizó al bebé. Iglesias hoy siguen ese temor de los padres y “bautizan” a los bebés. Esto no es bíblico. El modo de “aspersión” no fue decretado hasta 1311 DC por el Concilio de Ravenna. Ellos no tenían derecho a cambiar las Escrituras. En esta historia anterior (Hechos 8: 29-38) “descendieron ambos a las aguas”. ¿Quien? Dos adultos. IV. La Dedicación Del bebé esta registrada en las Escrituras. Lucas 2:21-22: “Cumplidos los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre JESÚS, el cual le había sido puesto por el ángel antes que fuese concebido.Y cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor”. María presentó a Jesús, su hijo primogénito al Señor en Jerusalén. Jesús no fue bautizado hasta que él tuvo 30 años, pero fue presentado cuando tenía 8 días de nacido. Ana, la madre de Samuel dedicó su hijo al Señor en la siguiente historia: I Samuel 1:24-28, “Después que lo hubo destetado, lo llevó consigo, con tres becerros, un efa de harina, y una vasija de vino, y lo trajo a la casa de Jehová en Silo; y el niño era pequeño.Y matando el becerro, trajeron el niño a Elí. Y ella dijo: !!Oh, señor mío! Vive tu alma, señor mío, yo soy aquella mujer que estuvo aquí junto a ti orando a Jehová. Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí. Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová. Y adoró allí a Jehová”. Todos los padres deben darse cuenta de que los hijos son una herencia del Señor. Son una recompensa de Dios. Salmos 127:3: “He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre”. Podría ser conveniente, pero no necesario que un padre “oficialmente” dedique su hijo al Señor en un servicio público. Esto es entre los padres y Dios. Yo recomendaría que los padres lleven a sus hijos a la escuela dominical y la iglesia una vez por semana. No los envíe, llévelos. También recomiendo que se esfuercen por tener un hogar cristiano, donde cada uno de los padres sea un verdadero ejemplo de discípulo de Jesucristo, un amante de la Biblia y un hombre o una mujer de oración. Ningún líder religioso o denominación religiosa o sacramento puede hacer que su niño este bien con Dios. Sólo la fe en Jesucristo puede salvarlos cuando tengan la edad suficiente. Los padres no deben temer por el niño, pero sí por si mismos en vivir dando buen ejemplo y testimonio ante sus hijos mientras están creciendo de esta manera el niño no se apartará por la hipocresía de algunos. Padres y madres – ¡Enfrenten su responsabilidad! Efesios 6:4, “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos: sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” Espero y oro a Dios que este pequeño escrito haya sido de luz para algunos hermanos. ¡Bendiciones! Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Tu propio dios He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír. Isaías 59:1-2 Lamentablemente no se presta mucha atención al tema del pecado, ni a las terribles consecuencias que éste implica. La Biblia dice que el pecado ha provocado una división inmensa entre nosotros y Dios, a tal extremo que impide que nuestros clamores sean escuchados por Él. Es importante comprender que Dios no sólo tiene aversión ni simplemente está irritado por el pecado, ¡Dios odia el pecado! El odio es una palabra muy fuerte y es la palabra correcta para describir la reacción de Dios hacia el pecado. Un hombre de Dios decía: “si las personas vieran realmente el pecado como Dios lo ve, tomarían en serio su palabra y lucharían por no pecar”. El pecado es “hacer lo que queremos hacer en vez de lo que Dios quiere.” En otras palabras, el pecado es cuando actuamos como si fuéramos nuestro propio dios en lugar de dejar a Dios ser Dios. Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios. Romanos 3:23 La Biblia es muy clara en mencionar que todos pecamos. ¡No hay excepciones! Cada ser humano peca y no está a la altura de la gloria de Dios. Tu y yo estamos destituidos, expulsados, privados de su gloria ¿Entonces cómo podemos pensar en el cielo? Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 6:23 El precio por el pecado es la muerte, por lo cual tenemos la necesidad de un Salvador. El regalo de Dios es la vida eterna por medio de Jesucristo, quien nos salvó, pagando el precio por nuestros pecados en una cruz. ¿Si tú mueres hoy a dónde irías? Te animo a ponerte de rodillas delante del Señor y pedirle perdón, en el nombre de Jesús, por las manchas que tienes en tu corazón y toma la decisión de luchar contra el pecado. Esto se llama santidad, no consiste en ser perfectos sino en “una lucha constante para no pecar y ser diferente”. Recuerda que todos hemos pecado, pero sólo reciben el regalo del perdón los que se arrepienten. ¡Deja que Dios sea Dios! Shirley Chambi CVCLAVOZ

martes, 28 de julio de 2015

ROMANOS 5:3-5 RESULTADO DE LA JUSTIFICACION

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ Romanos 5:3-5 La Biblia de las Américas (LBLA) Resultados de la justificación 5 Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos[a] paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, 2 por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos[b] en la esperanza de la gloria de Dios. 3 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos[c] en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia[d]; 4 y la paciencia[e], carácter probado; y el carácter probado, esperanza; 5 y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado. 6 Porque mientras aún éramos débiles[f], a su tiempo Cristo murió por los impíos. 7 Porque a duras penas habrá alguien que muera por un justo, aunque tal vez alguno se atreva a morir por el bueno. 8 Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. 9 Entonces mucho más, habiendo sido ahora justificados por[g] su sangre, seremos salvos de la ira de Dios por medio de El. 10 Porque si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por[h] su vida. 11 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos[i] en Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien ahora hemos recibido la reconciliación. Un Encuentro Con la Palabra • REFLEXION Publicado por: Pastor Carlos Vargas Valdez ¿Qué Dice La Biblia: Jesús fue Crucificado en una Cruz o Estaca? ¿Por qué los Testigos de Jehová creen que Jesús fue crucificado en una estaca y no en una cruz? ¿No hay nada en la Biblia que mencione una cruz. Se trata de otro ejemplo de como las personas añaden a la Palabra de Dios? Si la Biblia no menciona la Cruz entonces se trata de una falsa doctrina? Respuesta La palabra griega que generalmente se traduce como “cruz” se traduce más correctamente como “estaca” o “estaca de ejecución.” Así que los Testigos de Jehová no están en un error en preferir traducir la palabra correctamente. Sin embargo, pueden estar equivocados al insistir en que no fue en una cruz. El método estándar de ejecución romana era la crucifixión. Hay un gran debate en cuanto a qué tipo de estaca fue usada en la crucifixión. Los Testigos de Jehová insisten, sin pruebas, que era un simple palo o estaca. Algunos dicen que fue una cruz en forma de X. Otros dicen que fue la cruz romana en forma de T con el que generalmente se retratan las crucifixiones. Lo que es importante es que Jesús fue crucificado y se levantó de la tumba, no el tipo de estaca o cruz en la que fue colgado. Ahora bien, una pista de que Jesús fue crucificado en una cruz (o en forma de T) se encuentra en Juan 20. Tomas, en su famoso momento de duda, dijo: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos, y meto el dedo en el lugar de los clavos, y pongo la mano en su costado, no creeré.“(versículo 25). Nota la mención de Tomas de los clavos (plural) que había cicatrices en las manos de Jesús. Si Jesús hubiera sido crucificado en una estaca o un palo, se habría utilizado un solo clavo. El hecho de dos clavos en las manos sugiere una cruz tradicional Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Para confiar debes... "En ti confiarán los que conocen tu nombre, por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron.” Salmos 9:10 La confianza siempre viene de la mano del conocimiento, de la fe, nadie confía en alguien que no conoce. Dios nos conoce y por eso nos dejó sus promesas, ya que somos capaces de obtenerlas, si Él confío en nosotros ¿por quédesconfiar de Él?Hay muchas razones por las que dudamos de Dios, pero no es porque Él sea alguien falible, que nos miente o quiera aprovecharse de nosotros, sino es por la falta de conocimiento de su personalidad, su carácter y esencia. Para conocer a alguien hay que invertir tiempo, buscar ocasiones, momentos para experimentar su carácter, también suele pasar que por haber adquirido malas experiencias con personas que eran importantes para nosotros creamos una barrera de desconfianza que la aplicamos a Dios. Y para confiar hay que buscar; Dios se revela al hombre desde el principio a través de la creación, de Jesús y también por su Palabra, la biblia. Las muchas malas situaciones pueden aparentar que Dios no está con nosotros, que está distante; sin embargo, la Palabra dice: Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará. Deuteronomio 31:6 Seamos consecuentes en buscarlo y la confianza se desarrollará a medida que experimentemos de su respuesta fiel. Recuerda que para confiar debemos buscar conocerlo, que hoy tu corazón anhele tener más experiencia de su Poder. Soraida Fuentes CVCLAVOZ

lunes, 27 de julio de 2015

SALMO 119 :67,71 MEDITACIONES SOBRE LA PALBRA DE DIOS

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ Salmos 119: 67,71 La Biblia de las Américas (LBLA) Meditaciones sobre la palabra de Dios Tet. 65 Bien has obrado con tu siervo, oh SEÑOR, conforme a tu palabra. 66 Enséñame buen juicio y conocimiento, pues creo en tus mandamientos. 67 Antes que fuera afligido, yo me descarrié, mas ahora guardo tu palabra. 68 Bueno eres tú, y bienhechor; enséñame tus estatutos. 69 Los soberbios han forjado mentira contra mí[y], pero de todo corazón guardaré tus preceptos. 70 Su corazón está cubierto de grasa[z], pero yo me deleito en tu ley. 71 Bueno es para mí ser afligido, para que aprenda tus estatutos. 72 Mejor es para mí la ley de tu boca que millares de piezas de oro y de plata. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Publicado por: Devocionales en Devocional Diario 0 ¿Cristiano Quién Está Contigo? “MEJOR SON DOS QUE UNO…” (Eclesiastés 4:9) Edward Farr ell dijo: “Escuchar es una rareza. Hay ciertas personas con las que creemos poder hablar porque tienen una capacidad grandísima de escuchar, no solamente a lo que decimos, sino haciéndonos caso como personas. Ellas ayudan para comunicarnos en un nivel nunca antes logrado, y a ser como jamás lo fuimos. En la vida no nos conoceremos realmente a nosotros mismos a no ser que encontremos personas que sepan escuchar y que son capaces de dejarnos salir a flote, desarrollarnos y descubrir quienes somos. Nosotros mismos nunca podemos descubrir cómo somos”. Fíjate en estas palabras: “Hay ciertas personas… que nos ayudan a ser como jamás lo fuimos”. Son las personas a quienes más necesitas. Considera estas preguntas: ¿Quién te enseña? ¿Qué persona más madura, más sabia y más experimentada que tú está a tu lado observándote y teniendo en la mente una perspectiva amplia para tu vida? Un entrenador no trata de “correr la carrera” por ti. No, él establece la pauta y valora tu rendimiento. ¿Quién hace esto por ti? ¿Quién ocasiona que tu mente se expanda? ¿Quién causa que te estremezcas cuando expones las muchas facetas de tu ignorancia? ¿Quién no te dejará escapar con una superficialidad espiritual e intelectual? ¿Quién te escucha animándote que sueñes? Los sueños no son proposiciones intelectuales para ser probadas; son la labor de personas dotadas de “vista” que son “fuera de serie”, frecuentemente “horribles” y de vez en cuando buenas. Son aquéllas que, cuando otros se ríen y dicen que estás tratando de “construir castillos al aire”, te recuerdan que Dios “…llama las cosas que no son como si fueran” (Romanos 4:17). ¡Ésas son las personas que necesitas a tu lado! ¿A quién tienes a tu lado? “MEJOR SON DOS QUE UNO, PUES RECIBEN MEJOR PAGA POR SU TRABAJO”(Eclesiastés 4:9) ¿Quién te protege? Cuando los creyentes de Jerusalén no querían saber nada d el recién transformado Saulo, de Tarso (lee Hechos 9:1-19), Bernabé le defendió (lee versículos 26-27). A veces, si estás solo, no tienes voz suficiente y necesitas que otros hablen por ti. ¿Con quién compartes tus tristezas? María de Betania fue la única en aquella casa que comprendió por lo que Jesús estaba pasando al acercarse la hora de su muerte. Solamente ella compartió sus lágrimas (lee Lucas 7:36-38). ¿A quién tienes a tu lado capaz de captar las señales para saber cuándo sientes la necesidad de compartir tus miedos y tus penas? Sí, hay momentos en los que necesitamos unas palabras de ánimo o una palmadita en la espalda, pero también hay momentos cuando hace falta ser motivados para calmarnos y procesar nuestras emociones. ¿Quién hace esto por ti? ¿Quién te reprende, si llega el caso? Aunque se tengas una “visión” perfecta, un “par de ojos” no es suficiente. Siempre hay “puntos ciegos” y Satanás está constantemente dispuesto a recordarte de tus buenas cualidades. Pero un amigo de verdad es el que te expone y desafía tu egoísmo, tu egocentrismo y la confianza en ti mismo, y te ayuda a devolverle a Dios la autoridad que Le has robado. ¿Con quién pasas tus tiempos de ocio? ¿Suena esto a poco importante, incluso carnal? ¡No es así! Jamás debes dejar que las cosas serias de la vida pasen por encima de tu necesidad de recreación, una palabra que sólo se entiende cuando se escribe con un guión: re-creación. ¿Con quién buscas al Señor? Orar juntos nos mantiene honestos y dependientes de Dios. Por lo general somos reacios a abrirnos y a ser sinceros acerca de nuestras áreas problemáticas. Sin embargo, tan sólo en la honestidad de la oración compartida nos acercamos al Señor y el uno al otro. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Como un hermano En una hacienda viven dos caballos, aparentemente iguales a los demás, pero al observarlos con detenimiento, podemos percibir que uno de ellos no ve. El dueño no se deshizo de él por esa discapacidad, sino que le consiguió un amigo, un caballo más joven, el cual tiene una campana colgada en su cuello; de modo que al escuchar el sonido, el caballo cieguito sabe dónde está su compañero y va hasta él. Ambos pasan los días corriendo y al final de la jornada entran juntos al establo. El caballo con la campana está siempre pendiente de su compañero y algunas veces se detiene, para que lo pueda alcanzar. El caballo que no ve se guía por el sonido de la campana, confiando que su amigo lo está llevando por el camino correcto. Al igual que el dueño de estos dos caballos, Dios no nos rechaza por nuestro estado, más bien cuida de nosotros y pone a nuestro alrededor personas que estén siempre dispuestas a ayudarnos y escucharnos. Algunas veces somos como el caballo cieguito, guiados por los sonidos de las campanas de nuestros amigos. Y otras, como el caballo guía, ayudando a otros a encontrar el camino. Hay quienes bajo la apariencia de amistad, solo provocan destrucción, parecen amigos pero terminan lastimándose unos con otros; en cambio el amigo verdadero se mantiene más leal que un hermano. Proverbios 18:24 (NTV) Es necesario oír y considerar los consejos y las palabras de ánimo, fortaleza y exhortación que nos dan nuestros verdaderos amigos porque sólo quieren nuestro bienestar. La mejor manera de retribuir a ese cariño es contándoles todo lo que Dios hizo y está haciendo en nuestra vida, no desaprovechemos ninguna oportunidad para compartirles de su amor y ellos decidan recibir a Jesús como su Salvador. Hoy es un buen día para que valores a las personas que están siempre contigo, aquellas que se alegran por tus triunfos y te apoyan en momentos de dolor. Visítalos y llámalos, no pierdas contacto con ellos, y si recuerdas que existe algo que te mantiene enemistado con alguno, da el primer paso, no esperes que el otro lo haga, tal vez haya muy buenos momentos por disfrutar, que no vale la pena perderlos por un enojo o un malentendido. En todo tiempo ama el amigo y es como un hermano en tiempo de angustia. Proverbios 17:17 ¡Un buen amigo te habla de Dios, pero un verdadero amigo te acerca a Él! Brisna Bustamante CVCLAVOZ

viernes, 24 de julio de 2015

SALMO 74:21 PLEGARIA EN MEDIO DE LA DESTRUCCION

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ Salmos 74:21 La Biblia de las Américas (LBLA) Plegaria en medio de la destrucción Masquil[a] de Asaf. 74 Oh Dios, ¿por qué nos has rechazado para siempre? ¿Por qué se enciende tu ira contra las ovejas de tu prado[b]? 2 Acuérdate de tu congregación, la que adquiriste desde los tiempos antiguos, la que redimiste para que sea la tribu de tu heredad, y de este monte Sion donde has habitado. 3 Dirige[c] tus pasos hacia las ruinas eternas; todo lo que hay en el santuario lo ha dañado el enemigo. 4 Tus adversarios han rugido en medio de tu lugar de reunión; han puesto sus estandartes[d] por señales. 5 Parece como si alguien hubiera levantado el hacha[e] en espeso bosque. 6 Y ahora, toda[f] su obra de talla hacen pedazos con hachas y martillos. 7 Han quemado[g] tu santuario hasta los cimientos[h]; han profanado la morada de tu nombre. 8 Dijeron en su corazón: Arrasémoslos[i] por completo[j]. Han quemado todos los santuarios[k] de Dios en la tierra. 9 No vemos nuestras señales; ya no queda profeta, ni hay entre nosotros quien sepa hasta cuándo. 10 ¿Hasta cuándo, oh Dios, blasfemará el adversario? ¿Despreciará el enemigo tu nombre para siempre? 11 ¿Por qué retiras tu mano, tu diestra? ¡Sácala de dentro de tu seno, destrúyelos! 12 Con todo, Dios es mi rey desde la antigüedad, el que hace obras de salvación en medio de la tierra. 13 Tú dividiste el mar con tu poder; quebraste las cabezas de los monstruos en las aguas. 14 Tú aplastaste las cabezas de Leviatán[l]; lo diste por comida a los moradores[m] del desierto. 15 Tú abriste fuentes y torrentes; tú secaste ríos inagotables. 16 Tuyo es el día, tuya es también la noche; tú has preparado la lumbrera[n] y el sol. 17 Tú has establecido todos los términos de la tierra; tú has hecho[o] el verano y el invierno. 18 Acuérdate de esto, SEÑOR: que el enemigo ha blasfemado[p], y que un pueblo insensato ha despreciado tu nombre. 19 El alma de tu tórtola no entregues a la fiera; no olvides para siempre la vida de tus afligidos. 20 Mira el pacto, SEÑOR, porque los lugares tenebrosos de la tierra están llenos de moradas de violencia. 21 No vuelva avergonzado el oprimido; alaben tu nombre el afligido y el necesitado. 22 Levántate, oh Dios, defiende tu causa; acuérdate de cómo el necio te injuria[q] todo el día. 23 No te olvides del vocerío[r] de tus adversarios, del tumulto de los que se levantan contra ti, que sube continuamente. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION ¿Debemos Orar A Jesús? Respuesta A Los Testigos De Jehová Publicado por: Pastor Carlos Vargas Valdez en Articulos Cristianos 1 Comentario ¿Debemos Orar A Jesús? El día de hoy me encontré en la web con un articulo de los Testigos de Jehová acerca de este asunto, es increíble la falta de luz que estos tienen con respecto a la persona de Jesús. Según ellos no podemos y no debemos orar a Jesús; solamente a Dios. Nosotros como Cristianos nacidos de nuevo podemos entender, pero ellos no aceptan que Jesús es Dios por esta razón cometen este gran error en sus publicaciones. Como sabemos toda secta omite una parte del evangelio y se concentra en la “otra parte”, es claro como dicen los Testigos de Jehová que debemos orar a Dios (El Padre); pero es un error grande omitir y declarar que no podemos orar al Hijo también. Aquí dejo 2 principios que se encuentran en la Biblia seguidos de muchos ejemplos con respecto a esta verdad. Dos principios claros que se nos muestran en la Biblia: 1. LA ORACIÓN ES NORMALMENTE DIRIGIDA AL PADRE. Jesús nos enseña a orar al Padre Cuando sus discípulos le pidieron a Jesús que les enseñara a orar, así es como se los instruyó: “Cuando oréis, decid:” Padre … “(Lucas 11: 1-2). En la oración, debemos de dirigirnos a Dios el Padre. Esto debe ser la norma; es el patrón que Jesús nos da para seguir. Al dar esta instrucción Jesús no está prohibiendo la oración dirigida a otras personas de la deidad (Triunidad), nos está mostrando que la oración normalmente debe ser dirigida a Dios Padre. Este es el sentimiento reflejado por el apóstol Pablo. Él escribe a los cristianos de Éfeso de cómo, “A través de [Jesús] … tenemos acceso al Padre por un mismo Espíritu.” (Efesios 2:18). Esta es la postura de toda la vida cristiana, y el patrón de nuestra oración: por el Espíritu, por medio del Hijo y al Padre. El Espíritu nos mueve a orar al Padre Pablo explica el papel del Espíritu Santo en la vida del creyente, una de las cosas que destaca es la forma en que el Espíritu nos da confianza y seguridad para acercarnos a Dios en oración. De hecho, es por el Espíritu que nosotros clamamos: “Abba, Padre” (Gálatas 4:6; Romanos 8:15). Esto no es casual. Jesús mismo dijo estas mismas palabras en su propia oración (Marcos 14:36). El Espíritu mueve a los cristianos a orar al Padre, esto está en el mismo lenguaje que Dios el Hijo utiliza. La oración es una forma de expresar la unidad que tenemos a través de Jesús. Esta es la forma normativa de la oración y refleja la forma de las relaciones dentro de la Tri-unidad: el Hijo vive por el Espíritu para El Padre. Cuando oramos, nos encontramos en medio de Jesús en esta dinámica eterna y feliz. 2. LA ORACIÓN TAMBIÉN DEBE DIRIGIRSE AL HIJO. A pesar de todo esto, el Nuevo Testamento no prohíbe la oración dirigida a Jesús (o al Espíritu). De hecho, hay una serie de ejemplos de personas que oraron directamente a Jesús. En Hechos, antes de Esteban ser asesinado él oro: “Señor Jesús, recibe mi espíritu” (Hechos 7:59). El penúltimo versículo en la Biblia es una oración a Jesús: “Amén. Ven, Señor Jesús “(Ap 22:20). El mismo apóstol Pablo oró al “Señor” en una ocasión (ver 2 Corintios 12: 8, “Señor” un título aplicado con frecuencia a Jesús). Pablo dice: “respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí”. 1 Tesalonisenses 5:17-18 “Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”. Jesús aceptó la oración de alabanza y súplica Algunos podrían decir que las oraciones de alabanza a Jesús son legítimas, mientras que las oraciones de petición no lo son. Voy a argumentar que Jesús aceptó y todavía acepta ambos tipos de oración. Tome nota de ambos en los ejemplos que se muestran a continuación. Los Cristianos del Nuevo Testamento Oraron a Jesús en todo lugar Según el apóstol Pablo, los cristianos del Nuevo Testamento fueron a todas partes orando a Jesús. “Pablo. . . a la iglesia de Dios en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos, junto con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro (1 Corintios 1: 1-2)”. Parece que Pablo se incluye a sí mismo entre los que invocó el nombre de Jesús. Estas oraciones dirigidas a Jesús eran universales. Y el tiempo presente de “invocan” sugiere que las oraciones están en curso hasta el día de hoy. Ejemplos como éste nos dan un precedente para hacer lo mismo – es bueno, justo y adecuado a orar a Jesús. (No hay ejemplos de orar directamente al Espíritu, pero podemos “suponer” que esto tampoco está prohibido.) Otras Oraciones de Pablo En 2 Tesalonicenses 2: 16-17, Pablo bendijo a los Tesalonicenses con estas palabras: “Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia,conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra”. A pesar de que esta oración de bendición está en una forma diferente de las otras oraciones, implica una petición a Jesús (y al Padre), esto sugiere la legitimidad de la oración a Jesús. Pablo esperaba que Jesús respondiera a esta petición. Una oración de bendición similar (invocando el nombre de Jesús) se encuentra en 1 Tesalonicenses 3:11-14. La adoración a Jesús En los Evangelios, Jesús fue adorado, y él lo aceptó (Juan 9:38). Sin duda, esto implicó la comunicación verbal de Jesús o la oración. Los Evangelios no son el único lugar donde se produce la adoración a Jesús. A los ángeles se les dice a adorar Jesús. Hay adoración a Jesús (el Cordero) en Apocalipsis por los ángeles y los seres humanos (Apocalipsis 5: 8-13). Considerando que los tres miembros de la Tri-unidad son Dios, entonces la adoración se debe a cada uno de ellos, colectiva e individualmente, debido a la naturaleza de la Tri-unidad. Esto implica la alabanza y adoración. Sería un error que la gente deje de hacer esto frente a cada persona de la Tri-unidad en la alabanza y la adoración. Dios espera que nosotros adoramos a Jesús. Los Testigos de Jehová no oran a Jesús porque piensan que Él no es digno de adoración. Oramos a Jesús porque sabemos que Él es digno de adoración, y que incluso exige adoración. Jesús nos mandó a honrar al Hijo como se honra al Padre (Juan 5:23). Si no somos capaces de alabar al Hijo en nuestras oraciones, como nosotros daríamos alabanza al Padre, ¿Podríamos realmente honrar al Hijo como lo hacemos al Padre? La iglesia primitiva reconoció la importancia de adorar a Jesús a través de la oración. De hecho, cuando Atanasio hizo su acusación contra el arrianismo en el siglo 300, señaló que los cristianos habían orado a Jesús desde el principio. Atanasio sostenía que si Jesús no era de la misma sustancia que el Padre (homoousios) y era más que una criatura en lugar de ser la misma sustancia con el Padre, entonces los cristianos desde el principio habrían cometido idolatría orando a Jesús. Teniendo en cuenta el precedente bíblico de la oración a Jesús, y teniendo en cuenta todo lo que Jesús significa para sus seguidores, sería extraño para un cristiano nunca a orar a Jesús. En este sentido debemos orar a él; lo que debería ser natural clamar a él en adoración por todo lo que ha hecho, esto nos ayuda a seguir sus pasos. Pero también podemos ver que la oración no debe siempre dirigirse a él. El mismo Jesús nos enseña a orar al Padre. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Tomarla es tu decisión Las oportunidades que se nos presentan en la vida debemos saber aprovecharlas y más si son oportunidades para llegar a otros con el mensaje de Dios; así como Jesús lo hacía cuando se presentaba la oportunidad. Un ejemplo es cuando logró maravillar a las personas que estaban en la sinagoga llevándoles un mensaje. ”Y llegado el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga; y muchos, oyéndole, se admiraban, y decían: ¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos?” Marcos 6:2 Aquí vemos que Jesús vio la oportunidad de compartir la palabra de Dios con las personas que atendían la sinagoga, era una buena ocasión para evangelizar. Otro ejemplo que nos dio Jesús fue cuando multiplicó los panes y los peces, eso lo podemos observar en Marcos 6:41-44. Había cinco panes y dos peces para darle de comer a una multitud, esa era una oportunidad, aunque muchos no la vieron, Jesús sí la vio, y no se quedó ahí, sino que aprovechó esa situación para poder llegar con su mensaje a mucha gente. Debemos usar la habilidad que Dios nos dio de ver las oportunidades y tomarlas. No permitas que las personas negativas que no conocen a Dios, las diferentes religiones, el qué dirán o tu misma autoestima, sean adversarios que te quiten oportunidades. Comienza a verte como un mensajero e instrumento de Dios, elimina los pensamientos negativos, arriésgate, haz tu mejor esfuerzo cuando tomes la oportunidad de pasar por esa puerta, y si debes sacrificar algo pues hazlo porque será por algo mucho mejor. “Vivan sabiamente entre los que no creen en Cristo y aprovechen al máximo cada oportunidad.” Colosenses 4:5 (NTV) Mira las puertas abiertas que están a tu alrededor y toma la oportunidad, Dios está contigo y no permitirá que caigas. Telma Céspedes CVCLAVOZ

jueves, 23 de julio de 2015

JOB 42:5-6 CONFESION Y RESTAURACION DE JOB

http://unencuentroconlapalabra1.jimdo.com/ facebook un encuentro con la palabra http://www.amigosporisrael.org/ Job 42:5-6 La Biblia de las Américas (LBLA) Confesión y restauración de Job 42 Entonces Job respondió al SEÑOR, y dijo: 2 Yo sé que tú puedes hacer todas las cosas, y que ningún propósito tuyo puede ser estorbado. 3 “¿Quién es éste que oculta el consejo sin entendimiento?” Por tanto, he declarado lo que no comprendía, cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no sabía. 4 “Escucha ahora, y hablaré; te preguntaré y tú me instruirás.” 5 He sabido de ti sólo de oídas, pero ahora mis ojos te ven. 6 Por eso me retracto, y me arrepiento en polvo y ceniza. 7 Y sucedió que después que el SEÑOR habló estas palabras a Job, el SEÑOR dijo a Elifaz temanita: Se ha encendido mi ira contra ti y contra tus dos amigos, porque no habéis hablado de mí lo que es recto, como mi siervo Job. 8 Ahora pues, tomad siete novillos y siete carneros, id a mi siervo Job y ofreced holocausto por vosotros, y mi siervo Job orará por vosotros. Porque ciertamente a él atenderé[a] para no hacer con vosotros conforme a vuestrainsensatez, porque no habéis hablado de mí lo que es recto, como mi siervo Job. 9 Y Elifaz temanita y Bildad suhita y Zofar naamatita fueron e hicieron tal como el SEÑOR les había dicho; y el SEÑOR aceptó a[b] Job. 10 Y el SEÑOR restauró el bienestar de Job cuando éste oró por sus amigos; y elSEÑOR aumentó al doble todo lo que Job había poseído. 11 Entonces todos sus hermanos y todas sus hermanas y todos los que le habían conocido antes, vinieron a él y comieron pan con él en su casa; se condolieron de él y lo consolaron por todo el mal que el SEÑOR había traído sobre él. Cada uno le dio una moneda de plata[c], y cada uno un anillo de oro. 12 El SEÑOR bendijo los últimos días de Job más que los primeros[d]; y tuvo catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas. 13 Y tuvo siete hijos y tres hijas.14 Llamó a la primera Jemina, a la segunda Cesia y a la tercera Keren-hapuc.15 Y en toda la tierra no se encontraban mujeres tan hermosas como las hijas de Job; y su padre les dio herencia entre sus hermanos. 16 Después de esto vivió Job ciento cuarenta años, y vio a sus hijos y a los hijos de sus hijos, hastacuatro generaciones. 17 Y murió Job, anciano y lleno de días. Un Encuentro Con la Palabra • REFLEXION La Fe Dice: Así sea, Amén Publicado por: Pastor Carlos Vargas Valdez en Devocional Diario 3 Comentarios ¿Qué dice la fe? La Fe dice: Así sea, Amén “…sin fe es imposible agradar a Dios…” (Hebreos 11:6) Tony Evans escribió: “Una definición práctica de la fe que me gusta es: “Actuar como si así fuera cuando no lo es, para que así sea, y simplemente porque Dios lo ha dicho”. Quizás pienses: “Esto suena como si debiera fingir que algo es real cuando no lo es”. No. Estamos hablando de creer que lo que el Señor dice es verdad, aun cuando no hay ninguna evidencia al respecto. Y la manera de saber si crees es cuando actúas sobre ello como si fuera real. Tal vez pienses que personas como Noé y Moisés lo tenían más fácil que nosotros porque Dios les hablaba directamente. Es verdad, Él les habló, pero esto no hizo que su obediencia fuera más fácil. Recuerda que Noé trabajó durante muchísimos años para construir el arca sin ver una gota de agua, y continuó anunciando la llegada de un gran diluvio, basándose solamente en lo que el Señor le había dicho (lee Génesis 6:32-7). ¿Que Es La Fe? La Fe Dice: ¡Y Moisés no llegó a ver la película “Los Diez Mandamientos” para descubrir cómo terminó todo…! En realidad, nosotros tenemos una ventaja, porque disponemos de toda la Palabra de Dios. Pero seguimos padeciendo las “turbulencias” de la vida. ¿Has estado alguna vez en un avión sacudido por el viento o cuando se metió en un “bache”? Recuerda cómo te sentías cuando el capitán habló por los altavoces explicando calmadamente que no pasaba nada. Tus opciones fueron: o tener fe en el capitán o creer en lo que veías y sentías; según la elección que tomaste, o te quedaste pálido durante el resto del vuelo o te relajaste y lo disfrutaste. La fe te lleva más allá de los límites de la lógica, la razón y los sentidos; te capacita para creer que si el Señor lo dice, es que es verdad. Dicho de otro modo, ¡la fe es actuar en lo que Dios dice, por que Él ciertamente esta diciendo la verdad! Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION ¿Estás dispuesto a decir No? Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? Él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Más si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta? Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. Mateo 19:16-22 Seguramente has escuchado la historia del joven rico, utilizada en muchas ocasiones como ejemplo de materialismo. Sin embargo, cometemos el error de no vernos reflejados en el mismo personaje de la historia. Imagina que has alcanzado grandes logros, tienes un trabajo estable y te consideras una persona buena, pero Jesús te dice: “Déjalo todo y sígueme” ¿Qué decisión tomarías? Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Mateo 16:24 La declaración que nos hace nuestro Salvador es parecida a la del joven rico: “Si quieres seguirme, niégate a ti mismo, toma tu cruz y sígueme” ¿Qué significa negarte a ti mismo? Es renunciar a ti y dejar que Él tome el control de tu vida. Negarse a sí mismo, es bendecir al enemigo, perdonar aunque fuimos lastimados, inclinar la cabeza para no pelear, dar el primer paso para reconciliarse con el prójimo aunque no hayas tenido la culpa, actuar bien aunque otros actúen mal contigo. Negarse a sí mismo es dejar de hacer lo que quieres para hacer lo que quiere Jesús, es seguir sus pasos. El Señor te hace la invitación de seguirlo, la pregunta es: ¿Puedes seguir a Jesús? Es posible que dispongas de una biblia por años, que asistas a una comunidad cristiana, pero no servirá para salvarte si no sigues a Jesús, si escuchas pero no obedeces su palabra, si antes de ser como Él prefieres ser como tú. ¡No te pierdas más bendiciones, sigue a Jesús! Shirley Chambi CVCLAVOZ