miércoles, 1 de octubre de 2014

EXODO 24:1-2 EL PACTO DE DIOS CON ISRAEL

Éxodo 24:1-2 La Biblia de las Américas (LBLA) El pacto de Dios con Israel 24 Entonces Dios dijo a Moisés: Sube hacia el Señor, tú y Aarón, Nadab y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel, y adoraréis desde lejos. 2 Sin embargo, Moisés se acercará solo al Señor, y ellos no se acercarán, ni el pueblo subirá con él. 3 Y Moisés vino y contó al pueblo todas las palabras del Señor y todas las ordenanzas[a]; y todo el pueblo respondió a una voz, y dijo: Haremos todas las palabras que el Señor ha dicho. 4 Y Moisés escribió todas las palabras del Señor. Levantándose muy de mañana, edificó un altar al pie[b] del monte, con doce columnas por las doce tribus de Israel. 5 Y envió jóvenes de los hijos de Israel, que ofrecieron holocaustos y sacrificaron novillos como ofrendas de paz al Señor.6 Moisés tomó la mitad de la sangre y la puso en vasijas, y la otra mitad de la sangre la roció sobre el altar. 7 Luego tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, y ellos dijeron: Todo lo que el Señor ha dicho haremos y obedeceremos. 8 Entonces Moisés tomó la sangre y la roció sobre el pueblo, y dijo: He aquí la sangre del pacto que el Señor ha hecho[c] con vosotros, según[d] todas estas palabras. 9 Y subió Moisés con[e] Aarón, Nadab y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; 10 y vieron al Dios de Israel, y debajo de sus pies había como un embaldosado de zafiro, tan[f]claro como el mismo cielo. 11 Mas El no extendió su mano contra los príncipes de los hijos de Israel; y ellos vieron a Dios y comieron y bebieron. 12 Y el Señor dijo a Moisés: Sube hasta mí, al monte, y espera[g] allí, y te daré las tablas de piedra con[h] la ley y los mandamientos[i] que he escrito para instrucción de ellos. 13 Y se levantó Moisés con Josué su ayudante, y subió Moisés al monte de Dios, 14 y dijo a los ancianos: Esperadnos aquí hasta que volvamos a vosotros. Y he aquí, Aarón y Hur están con vosotros; el que tenga algún asunto legal[j], acuda a ellos. 15 Entonces subió Moisés al monte, y la nube cubrió el monte. 16 Y la gloria del Señor reposó[k] sobre el monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días; y al séptimo día, Dios llamó a Moisés de en medio de la nube. 17 A los ojos de los hijos de Israel la apariencia de la gloria del Señor era como un fuego consumidor sobre la cumbre del monte. 18 Y entró Moisés en medio de la nube, y subió al monte; y estuvo Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION ¡Reten lo que tienes! En el hogar de mi Padre, hay lugar más que suficiente. Si no fuera así, ¿acaso les habría dicho que voy a prepararles un lugar? Cuando todo esté listo, volveré para llevarlos, para que siempre estén conmigo donde yo estoy.” Juan 14:2-3 (NTV) Han pasado más de dos mil años desde que nuestro Señor Jesucristo hizo esta promesa, muchos se cansaron de esperar y abandonaron la carrera, otros han perdido las esperanzas de que Jesús vuelva pronto y algunos ya no aspiran llegar a la eternidad, al contrario, dedican su vida entera a buscar las cosas de este mundo. Jesús dijo: “Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón.” Mateo 6:21 ¿Dónde está tu tesoro? ¿En la tierra o en el cielo? Los que acumulan tesoros en la tierra son los que satisfacen los deseos de su carne, los que traicionan su fe y viven ignorando la palabra Santa de Dios; esos no heredarán el Reino de Dios. Los que acumulan tesoros en el cielo son aquellos pobres en Espíritu que buscan ser llenados cada día, aquellos que crucifican sus propios deseos pecaminosos y deciden ser fieles hasta la muerte, son quienes que se ponen de pie cuando un problema los golpea y siguen adelante su carrera. Si has dejado de orar como lo hacías antes, ya no buscas el consejo de Dios en su palabra, no frecuentas mucho la iglesia, has dejado de servirle y la vida se ha hecho más fácil desde que has dejado tu primer amor, lamento decirte que estás a punto de perderte para siempre. Llegar a la eternidad es para valientes, para aquellos que guardan la palabra de Dios y viven una vida de consagración, oración, integridad, santidad, justicia, fe y amor. ¿Tienes una vida de esa forma? “Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra.” Apocalipsis 3:10 Llegará el día en que Dios llame a su iglesia, el día en que se vayan los justos, en que los muertos en Cristo resuciten, el momento en el que tú y yo nos iremos a una eternidad con Jesús. ¿No es hermoso? Ese día que anhelamos no está muy lejos para los que amamos a Dios y entendemos su palabra. Los acontecimientos en el mundo anuncian el pronto retorno de nuestro Señor Jesucristo y por ende, el arrebatamiento de una iglesia santa, pura y sin mancha. Que tu arrepentimiento no sea cuando Él llame a su iglesia, que tus rodillas no caigan al suelo después de todo, que tu consagración no sea cuando todo se haya cumplido. No importa si las condiciones en la que te encuentras son dolorosas, si has perdido a un ser querido, si te desilusionó la persona que amas, si la enfermedad aun no sana y ya no tienes fuerzas. Te animo a que permanezcas fiel a Dios, recuerda quién es Él para ti, y lo que el apóstol Pablo dijo: “Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.” Hechos 16:22 Que nada ni nadie te quite la salvación tan grande que Dios te ha dado, retenla con todo tu corazón, porque el enemigo, el diablo, sabe que estamos cerca de nuestra meta y querrá a toda costa que te quedes. A muchos ya los apartó, que tu no seas el próximo. Ora, escudriña y ayuna. “He aquí, yo vengo pronto; reten lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.” Apocalipsis 3:11 ¡Que nadie tome tu lugar y la corona que Dios tiene preparada para ti! Diego Jora CVCLAVOZ Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – MEJOR SOLA QUE MAL ACOMPAÑADA Pasaje clave: Génesis 38. Dejemos por un momento a José de lado y metámonos en otra historia. Una historia de amores y fornicaciones. El protagonista principal es Judá, el cuarto hijo de Jacob y Lea. Luego que él y sus hermanos vendieran a José a los mercaderes madianitas, ¿a qué se dedicó? (38:1 y 2). ¡Sí, el muchacho se dedicó a procrear! Indudablemente invirtió algunos años en esta tarea porque, ¿cuántos hijos tuvo y cómo se llamaron cada uno de ellos? (38:3 al 5). Sin embargo estos primeros versículos son solo la introducción a lo que será el clímax de la historia. Pasaron algunos años más, y el mayor, Er, ya estaba en condiciones de tener novia y casarse. Y de acuerdo a la tradición de aquellos tiempos, el papá eligió una esposa para su hijo. ¿Cómo se llamaba la chica? (38:6). Recuerda este nombre porque lo vas a leer muchas veces a lo largo de este capítulo. Esta chica no tuvo mucha suerte con su primer esposo. ¿Qué sucedió con él? (38:7). ¡Dios mismo lo mató! Esto es tremendo. La expresión “ser malo ante los ojos de Jehová” no es superficial ni simbólica. Con estas palabras se enfatiza que la persona, deliberadamente, hacía lo malo aun conociendo sus consecuencias y sabiendo que Dios lo repudiaba. Es una conducta deliberada hacia la práctica del pecado. Es un estilo de vida basado en la maldad. Es como si la persona pensara: “¿A Dios le desagrada esto? ¿Es malo? ¿Es pecaminoso? Bueno, entonces a mí me gusta y lo hago. Y lo que Dios piense a mí no me importa para nada”. Dios mismo le quitó la vida. ¿Qué decisión toma Judá? (38:8). ¿Qué hace Onán y cómo termina su vida? (38:9 y 10). ¡Pobre chica! Todavía no puede disfrutar de un matrimonio estable y tranquilo porque los hijos de su “querido suegro” son de lo peor. ¿Entiendes lo que hacía Onán? Después de cada relación sexual y cuando ya estaba listo para eyacular, en vez de continuar con el coito, ¡eyaculaba su semen en la tierra! (“vertía en tierra”). Con este primitivo y poco eficiente método anticonceptivo, Onán se aseguraba que su esposa no quedara embarazada y de esta manera no le daba descendencia. De hacerlo, serían los “hijos de su hermano”, y todos los beneficios y derechos económicos serían para ellos y ¡no para él! Fue por esta actitud que Dios también lo mató a él. Muchos maestros y enseñadores de la Biblia usan éste pasaje para decirte que “el onanismo” (palabra que proviene de Onán y que se asocia a la masturbación) es un pecado que Dios castiga. ¡Naaaadaaaaa que veeeeeeer! ¡Dios NO lo castigó a Onán porque él eyaculaba en la tierra, en el calzoncillo o donde fuere! ¡Dios lo castigó por rehusarse a darle descendencia a su hermano! ¿Qué le propuso Judá a Tamar? (38:11). ¿Y qué sucede entre ellos después de la muerte de la esposa de Judá? (38:12 al 18). La chica (disfrazada de prostituta) se embaraza de su propio suegro. No tenía ganas de esperar a que el más chiquito creciera. Cuando Judá se entera que ella estaba embarazada ¿qué hace? (38:24). ¡Estaba muy enojado porque ella había tenido sexo vaya a saber con quién! (38:25-30). ¿En qué te deja pensando todo esto? Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis” Por Edgardo Tosoni

martes, 30 de septiembre de 2014

HEBREOS 9:1,6 EL SANTUARIO TERRENAL

Hebreos 9:1,6 La Biblia de las Américas (LBLA) El santuario terrenal 9 Ahora bien, aun el primer pacto tenía ordenanzas de culto y el santuario terrenal.2 Porque había un tabernáculo[a] preparado en la parte anterior[b], en el cual estaban el candelabro, la mesa y los panes consagrados[c]; éste se llama el Lugar Santo. 3 Y detrás del segundo velo había un tabernáculo llamado el Lugar Santísimo, 4 el cual tenía el altar de oro del incienso[d] y el arca del pacto cubierta toda de oro, en la cual había una urna de oro que contenía el maná y la vara de Aarón que retoñó y las tablas del pacto; 5 y sobre ella estaban los querubines de gloria que daban sombra al propiciatorio; pero de estas cosas no se puede hablar ahora en detalle. 6 Así preparadas estas cosas, los sacerdotes entran continuamente al primer[e] tabernáculo para oficiar en el culto; 7 pero en el segundo, sólo entra el sumo sacerdote una vez al año, no sin llevar sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados del pueblo cometidos en ignorancia[f]. 8 Queriendo el Espíritu Santo dar a entender esto: que el camino al Lugar Santísimo[g] aún no había sido revelado en tanto que el primer tabernáculo permaneciera en pie; 9 lo cual es un símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto en su conciencia al que practica ese culto, 10 puesto que tienen que ver sólo con comidas y bebidas, y diversas abluciones[h] y ordenanzas para el cuerpo[i], impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Reflexiones - Demasiado Lodo Ya hay demasiado fango en el sendero, no le amontones más. Es ingrata tarea el hacer resbalar a los demás. Ya hay demasiado barro por la vida para que tú eches más. Sé tú de los que aparten ese barro para no salpicar a los demás. Ya hay demasiadas sombras por el mundo, ya no le pongas más. Haz tu vida tan clara y luminosa que evites tropezar a los demás. Hay tanta podredumbre dondequiera que no es justo que tú la aumentes más; echa a andar tu pureza sin temores, y entonces vivirás ... Francisco Estrello Somos luz y sal en la tierra. Con sólo decidir no ser parte del grupo que de todas maneras lo hace, ya es suficiente. Estás llamado para marcar diferencia. Salmo 97:11 Luz está sembrada para el justo, Y alegría para los rectos de corazón. Salmo 102:4 Resplandeció en las tinieblas luz a los rectos; Es clemente, misericordioso y justo. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – COMO PERROS Y GATOS Pasaje clave: Génesis 25:19-34. Todos los días nos relacionamos con cristianos y no cristianos. Y no siempre de las mejores maneras. Entre Hermanos. Desde antes de nacer, Esaú (el primogénito porque salió primero) y Jacob (que como no pudo salir primero se agarró del pie del hermano), se trataron como perros y gatos (25:22-23). Había enormes diferencias entre ambos hermano (25:24-27). Es importante reconocer nuestras diferencias con los hermanos (los de la familia y los de la iglesia). No somos iguales. Pero nuestras diferencias de habilidades, talentos, capacidades, gustos, ideas, dones, conocimiento, autoridad, etc., nunca deberían ser causa de peleas, discusiones y rivalidades ¡Somos hermanos! Pero la rivalidad entre Esaú y Jacob, lamentablemente, también estaba alimentada por sus propios padres. Isaac prefería a Esaú, y Rebeca a Jacob. (Gn.25:28). Muchas veces son los propios padres quienes “prefieren” a uno más que a otros, o hacen comparaciones entre hermanos. O siempre se la agarran de punto con uno de ellos permitiéndole al otro hacer o decir cualquier cosa. Si algo así pasa en tu casa lo mejor es que hables con ellos tratando de explicarles cómo te sientes, ora intensamente por sus vidas y procurar, en la medida de tus posibilidades, mantener la paz. Pero la rivalidad continuó. ¿De qué tipo fue la ayuda que Jacob le “ofreció” a su hermano? (Gn.25:29-34). En ese tiempo “ser primogénito” era un honor. Significaba ser el heredero principal, recibir la mejor parte de todas las cosas, tener la autoridad sobre todo. Está claro entonces, por qué Jacob deseaba tanto la primogenitura. Sin embargo, no era lo único que él quería. Había algo más, y lo obtuvo en complicidad con su madre (Gn.27:26 y 36). Es cierto que Dios había elegido a Jacob para realizar sus propósitos, y es cierto también que Esaú no valoró su primogenitura cambiándola por un guiso de lentejas; pero Jacob estaba haciendo todo mal, sin tener en cuenta para nada la voluntad de Dios. Jacob, con todas sus malas actitudes de ladrón y mentiroso, solo conseguía que su hermano lo odiara más y más (Gn.27:41). Piénsalo. Esaú no valoró el privilegio de su primogenitura. ¿Qué cosas valiosas tienes tú que no valoras, o desprecias, o de las cuales vives quejándote? ¿Qué nueva actitud deberías comenzar a tener? Jacob con sus actitudes daba más problemas que soluciones. Tus actitudes, comentarios o reacciones, ¿aumentan los problemas entre tú y tus hermanos, complican las cosas? ¿Qué deberías corregir o intentar cambiar? Aunque Dios te haya escogido para mejores cosas que a tu hermano tienes que esperar tú tiempo. Que sea Dios mismo quien te levante en el momento oportuno. Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis” Por Edgardo Tosoni

lunes, 29 de septiembre de 2014

NEHEMIAS 12:45 PORCIONES PARA SACERDOTES Y LEVITAS

Nehemías 12:45 La Biblia de las Américas (LBLA) Porciones para sacerdotes y levitas 44 Aquel día fueron designados hombres a cargo de las cámaras destinadas a almacenes de las contribuciones, de las primicias y de los diezmos, para que recogieran en ellas, de los campos de las ciudades, las porciones dispuestas por la ley para los sacerdotes y levitas. Pues Judá se regocijaba por los sacerdotes y levitas que servían[u]. 45 Ellos ministraban en la adoración[v] de su Dios y en el ministerio de la purificación, junto con los cantores y los porteros, conforme al mandato de David y de su hijo Salomón.46 Porque en los días de David y Asaf, en tiempos antiguos, había directores[w] de los cantores, cánticos de alabanza e himnos de acción de gracias a Dios. 47 Y todo Israel, en días de Zorobabel y en días de Nehemías, daba las porciones correspondientes a los cantores y a los porteros como se demandaba para cada día, y consagraban parte para los levitas, y los levitas consagraban parte para los hijos de Aarón. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Giezi y Jesús Giezi era siervo de Eliseo, algunos teólogos piensan que pudo haber sido el sucesor de este gran profeta por su cercanía y aparición en varios pasajes bíblicos. Sin embargo, hoy lo vemos como una figura de codicia. Después del gran suceso relatado en 2 Reyes 5:1-14, donde Naamán, general del ejército Sirio fue sanado de la lepra, éste le rogó que aceptara algunos presentes que consistían en: diez talentos de plata, seis mil piezas de oro y diez mudas de vestidos. Pero de todos estos regalos Eliseo no quiso nada y dejó que se fuera, sin dejar más que su gratitud y su compromiso de fidelidad a Dios, 2 Reyes 5:17-19. Pero Giezi, movido por su codicia, pensó que rechazar todos esos obsequios había sido un error y salió en busca de Naamán para tratar de recuperar algo, 2 Reyes 5:2. Pero una cosa lo llevó a otra, al encontrarse con el comandante Sirio, mintió para que le diese dos talentos y dos vestidos, 2 Reyes 5:22-23. Peor aún, al regresar a su casa fue confrontado por Eliseo, quien se acercó a su siervo y como un padre que sabe cuál es la falta, trató de conseguir una confesión o disculpa, pero Gieizi volvió a mentir, 2 Reyes 5:25. Sin más remedio Eliseo, después de hacerle ver su error, ordenó que la lepra de la que había sido sanado Naamán se le pegara al siervo codicioso y a sus generaciones. 2 Reyes 5:27. Sin duda, la codicia fue como una pequeña raíz que creció en el corazón de este hombre llevándolo a mentir y encubrir sus faltas. Pero una historia muy distinta ocurrió mucho tiempo después. Jesús, guiado por el Espíritu Santo fue llevado al desierto para ayunar pero el diablo tomó esa oportunidad para tentarlo. Mateo 4:8, relata la tentación en la que satanás lo llevó a un monte alto para mostrarle todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: “Todo esto te daré, si postrado me adorares.” Mateo 4:9. Pero Jesús rechazó todo y tomando la palabra, reprendió a su tentador quien se fue derrotado. Esto mismo que Jesús rechazó de manos del diablo, sería una mejor y más abundante recompensa, entregada por Dios Padre después de la resurrección. Mateo 28:18 “Jesús se acercó a ellos y les dijo: Dios me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra.” Versión DHH Cuando nuestra motivación se vuelve la codicia o desesperamos por de tener alguna bendición, podemos cometer errores sin darnos cuenta que Dios ya sabe de nuestras necesidades y sólo queda que sepamos esperar. Aprendamos de Jesús, quien supo poner en primer lugar a Dios antes que cualquier cosa y en consecuencia, recibió mucho más de lo que cualquiera se habría imaginado. Filipenses 2:8-9 “y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre”. Héctor Colque CVCLAVOZ Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – ¿QUE ES LO QUE MAS AMAS? Pasaje clave: Génesis 22. La promesa se había cumplido. Dios le había dado descendencia, lo había prosperado y bendecido muchísimo. Pero llegó el tiempo de volver a ser probado por Dios (22:1). Dios le pidió que le entregara a su propio hijo. Abraham hizo TODO lo que Dios le dijo. Él no pensó en ningún momento que esta dura situación podría venir de Satanás. Él sabía que Dios estaba detrás de esta prueba terriblemente difícil. Y a pesar de todo lo que pudo haber pensado y sentido, Abraham obedeció. Sería muy tonto pensar que él estaba “feliz” con lo que Dios le pedía. ¡Por supuesto que no estaba feliz! E incluso se debió haber sentido terriblemente mal. Todo el camino hasta el monte debió haber sido una agonía, preguntándose una y otra vez “por qué”. Por qué Dios le había dado este hijo si ahora le pide que lo sacrifique como si fuera un animal. Por qué le había hecho promesas que ahora destruiría. Por qué… si él amaba profundamente a su hijo. Lo amaba más que a nada en el mundo. Sincérate contigo mismo: ¿Cuáles (o cuál) son las cosas o personas (sobre la tierra) que más amas? ¿Cómo saber qué es lo que más amas? Es fácil. ¿Qué es lo que más te dolería perder? ¿Qué es “eso” que si algún día lo llegaras a perder, te lo robaran, se muriera, o se fuera, te produciría un tremendo dolor y una gran angustia? “Eso” que más te dolería perder es lo que más amas. Imagínate que Dios te pide que entregues “eso” que más amas, que renuncies totalmente a “ese” amor. ¿Cómo te sentirías? ¿Qué pensarías de Dios? Sé sincero. Dios le había pedido que renunciara a su único hijo, pera ahora que Abraham estaba a punto de sacrificarlo, Dios lo detiene y le prohíbe lastimarlo. ¿Por qué piensas que Dios hace esto? (Gn.22:11 al 13). Dios le permitió quedarse con lo que amaba (con su hijo) sólo después de haber probado su corazón y su amor. Isaac había llegado a ser tan importante para Abraham que el amor por él ocupaba el mismo lugar que el amor por Dios. Es como que teniéndolo a Isaac se sentía seguro, con ganas de vivir, completo, y ya no necesitaba nada más, o necesitaba menos de Dios que antes. El corazón de Abraham ya no le pertenecía totalmente a Dios, ahora también le pertenecía a Isaac. Por esto Dios lo puso a prueba. Dios no comparte tu corazón con nada ni con nadie. Él tiene todo el derecho de ser el único en tu vida. Hay muchas cosas importantes a tú alrededor y seguramente amas alguna de ellas más que a otras: tus padres, tu familia, algún amigo predilecto, tu novia/o, dinero, algún ministerio de la iglesia, estudio, trabajo, ropa, instrumento musical… Pero nada de eso puede tener el primer lugar en tu corazón. “Eso” que más amas, en algún momento Dios te lo va a reclamar para que no lo ames más que a Él mismo. Dios busca que tu seguridad, tu sentirte valioso, tu confianza, no dependa de las cosas o de las personas, sino de tu relación personal con Él. Tu corazón y tu amor, ¿son completamente de Dios? Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis” Por Edgardo Tosoni

viernes, 26 de septiembre de 2014

2 CRONICAS 29:28-30 REINADO DE EZEQUIAS

2 Crónicas 29:28-30 La Biblia de las Américas (LBLA) Reinado de Ezequías 29 Ezequías comenzó a reinar cuando tenía veinticinco años, y reinó veintinueve años en Jerusalén. El nombre de su madre era Abías[a], hija de Zacarías. 2 E hizo lo recto ante los ojos del Señor, conforme a todo lo que su padre David había hecho. 3 En el primer año de su reinado, en el mes primero, abrió las puertas de la casa del Señory las reparó. 4 Hizo venir a los sacerdotes y a los levitas y los reunió en la plaza oriental.5 Entonces les dijo: Oídme, levitas. Santificaos ahora, y santificad la casa del Señor, Dios de vuestros padres, y sacad lo inmundo del lugar santo. 6 Porque nuestros padres han sido infieles y han hecho lo malo ante los ojos del Señor nuestro Dios, le han abandonado, han apartado sus rostros de la morada del Señor y le han vuelto[b] las espaldas. 7 También han cerrado las puertas del pórtico y han apagado las lámparas, y no han quemado incienso ni ofrecido holocaustos en el lugar santo al Dios de Israel. 8 Por tanto vino la ira del Señor contra Judá y Jerusalén, y El los hizo objeto de espanto, de horror y de burla, como lo veis con vuestros propios ojos. 9 Porque he aquí, nuestros padres han caído a espada, y nuestros hijos y nuestras hijas y nuestras mujeres están en cautividad a causa de esto. 10 Ahora he decidido en mi corazón hacer un pacto con el Señor, Dios de Israel, para que el ardor de su ira se aparte de nosotros. 11 Hijos míos, no seáis ahora negligentes, porque el Señor os ha escogido a fin de que estéis delante de El, para servirley para ser sus ministros y quemar incienso. 12 Entonces se levantaron los levitas: Mahat, hijo de Amasai, y Joel, hijo de Azarías, de los hijos de los coatitas; y de los hijos de Merari, Cis, hijo de Abdi, y Azarías, hijo de Jehalelel; y de los gersonitas, Joa, hijo de Zima, y Edén, hijo de Joa; 13 de los hijos de Elizafán, Simri y Jeiel[c]; y de los hijos de Asaf, Zacarías y Matanías; 14 de los hijos de Hemán, Jehiel y Simei; y de los hijos de Jedutún, Semaías y Uziel. 15 Y éstos reunieron a sus hermanos, se santificaron y entraron para limpiar la casa del Señor, conforme al mandamiento del rey según las palabras del Señor. 16 Entraron los sacerdotes al interior de la casa del Señor para limpiarla, y sacaron al atrio de la casa del Señor todas las cosas inmundas que hallaron en el templo del Señor. Entonces los levitas las recogieron[d] para llevarlas fuera al torrente Cedrón. 17 Comenzaron la santificación[e] el primer día del mes primero, y el octavo día del mes entraron al pórtico del Señor; entonces santificaron la casa del Señor en ocho días, y terminaron el día dieciséis del mes primero. 18 Y fueron al rey Ezequías, y le dijeron: Hemos limpiado toda la casa del Señor, el altar del holocausto con todos sus utensilios, y la mesa del pan de la proposición con todos sus utensilios.19 Además, todos los utensilios que el rey Acaz en su infidelidad había desechado durante su reino los hemos preparado y santificado, y he aquí, están delante del altar del Señor. 20 Entonces el rey Ezequías se levantó temprano y reunió a los príncipes de la ciudad y subió a la casa del Señor. 21 Y trajeron siete novillos, siete carneros, siete corderos y siete machos cabríos como ofrenda por el pecado del reino, por el santuario y por Judá. Y el rey ordenó a los sacerdotes, los hijos de Aarón, que los ofrecieran sobre el altar del Señor.22 Mataron los novillos[f], y los sacerdotes recogieron[g] la sangre y la esparcieron sobre el altar. También mataron los carneros y esparcieron la sangre sobre el altar; asimismo mataron los corderos y esparcieron la sangre sobre el altar. 23 Después trajeron los machos cabríos de la ofrenda por el pecado del rey y de la asamblea, y pusieron sus manos sobre ellos. 24 Los sacerdotes los mataron y purificaron el altar con su sangre como expiación por todo Israel, porque el rey había ordenado el holocausto y la ofrenda por el pecado por todo Israel. 25 Luego situó a los levitas en la casa del Señor con címbalos, con arpas y con liras, conforme al mandamiento de David y de Gad, el vidente del rey, y del profeta Natán; porque el mandamiento procedía del Señor por medio[h] de sus profetas. 26 Los levitas se colocaron con los instrumentos musicales de David, y los sacerdotes con las trompetas.27 Entonces Ezequías mandó ofrecer el holocausto sobre el altar. Cuando el holocausto comenzó, también comenzó el canto al Señor con las trompetas, acompañado por[i] los instrumentos de David, rey de Israel. 28 Mientras toda la asamblea adoraba, también los cantores cantaban y las trompetas sonaban; todo esto continuó hasta que se consumió el holocausto. 29 Después de consumido el holocausto, el rey y todos los que estaban con él se inclinaron y adoraron. 30 Entonces el rey Ezequías y los oficiales ordenaron a los levitas que cantaran alabanzas al Señor con las palabras de David y del vidente Asaf. Cantaron alabanzas con alegría, y se inclinaron y adoraron. 31 Y Ezequías habló[j], y dijo: Ahora que vosotros os habéis consagrado[k] al Señor, acercaos y traed sacrificios y ofrendas de gratitud a la casa del Señor. Y la asamblea trajo sacrificios y ofrendas de gratitud, y todos los que quisieron[l] trajeron holocaustos. 32 El número de los holocaustos que la asamblea trajo fue de setenta bueyes, cien carneros y doscientos corderos; todos estos fueron para el holocausto al Señor. 33 Y las cosas consagradas fueron seiscientos bueyes y tres mil ovejas. 34 Pero los sacerdotes eran pocos, y no pudieron desollar todos los holocaustos; por eso sus hermanos los levitas los ayudaron hasta que se acabó la obra y hasta que losotros sacerdotes se hubieron santificado. Porque los levitas fueron más cuidadosos[m] para santificarse que los sacerdotes. 35 Y hubo también holocaustos en abundancia con grosura de las ofrendas de paz y con libaciones para los holocaustos. Así quedó restablecido el servicio de la casa del Señor. 36 Entonces se regocijó Ezequías con todo el pueblo por lo que Dios había preparado para el[n] pueblo, pues todo[o] sucedió rápidamente. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION El brazo Una antigua historia nos relata acerca de un valiente capitán cuya bandera estaba casi siempre en la primera línea de batalla; su espada era temida por sus enemigos, porque se lo consideraba el mensajero de la mortandad y de la victoria. Un día su rey le pidió que le mostrara su espada; cuando éste la tuvo en sus manos la tomó con cuidado, la examinó y la devolvió con el siguiente mensaje: “No veo nada maravilloso en esta espada. No puedo entender por qué un hombre le puede tener tanto miedo”. El capitán envió su respuesta: “Vuestra Majestad se ha dignado examinar la espada; pero no le envié el brazo que la maneja. Si hubiera examinado ese brazo, y el corazón que dirige al brazo, habría entendido el misterio”. Lo mismo sucede en nuestras batallas diarias, no se trata de quiénes somos, de lo que hemos logrado, de lo que sabemos o poseemos, sino de la confianza que tengamos en Dios y de si le permitimos a Él dirigir y pelear nuestras batallas. Muchas veces el enemigo que enfrentamos se presenta como un gigante al que humanamente sería muy difícil hacerle frente y mucho más ganar la pelea, pero cuando nos encomendamos a Dios y ponemos nuestros miedos, frustraciones y limitaciones humildemente delante de Él, lo sobrenatural comienza a ocurrir y salimos más que victoriosos de la batalla. Dios busca corazones humildes, sinceros, que sean capaces de confiar en Él y reconocer que todos los logros y las victorias son porque le permitimos tomar lo poco que somos y usarnos, que aunque nuestras espadas se ven comunes a simple vista, cuando están en Sus manos son invencibles. Así que podemos decir con toda confianza: «El Señor es quien me ayuda, por eso no tendré miedo. ¿Qué me puede hacer un simple mortal?». Hebreos 13:6 (NTV) Permite que Dios sea el que mueva tu espada, con Él la victoria está asegurada. Ana María Frege Issa CVCLAVOZ Un Encuentro Con la Palabra EXALTA Y GLORIFICA EL ÚNICO NOMBRE PRECIOSO QUE EXISTE “JESUCRISTO” “Y oí cuanta criatura hay en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra y en el mar, a todos en la creación, que cantaban: ¡Al que está sentado en el trono y al Cordero, sean la alabanza y la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos!” Apocalipsis 5:13 (Nueva Versión Internacional). El afán del día a día a veces impide que las personas se acerquen a Dios para expresarle su amor, este es el momento justo y preciso para hacerlo porque quizá más tarde algo puede robarte la oportunidad de decirle lo que sientes por Él; entonces dale un minuto de tu tiempo, levanta tus manos y entrégale este momento especial a Él: Padre Celestial, en este mismo instante abro mis brazos, abro mi boca y dispongo mi corazón para rendirte alabanza y adoración, no importa que estoy pasando, no importa si estoy triste o estoy feliz, no importa si tengo fuerzas o me siento débil, sólo quiero darle todo el Honor, la Gloria y la Exaltación a tu Hijo Precioso Jesús, quien dio su vida por mi sin importar mi maldad. Él que no se fijó en mis concupiscencias ni en mis iniquidades y aún sabiendo lo que sufriría no le importó, no se retractó, no pensó siquiera en retroceder y todo por amor a su pueblo, por amor a mí, aún sin merecerlo. No importa lo que estoy haciendo en este momento, todo es menos importante que separar este pequeño espacio para decirte a ti mi Jesús: Tú eres mi Salvador, te reconozco como mi Rey de Reyes y Señor de Señores, te reconozco como mi Dueño, mi Protector. Gracias, Gracias, Gracias por tu sacrificio, Gracias por tu perdón, Gracias por tu misericordia, Gracias por sanarme, Gracias por liberarme, Gracias por amarme de la manera en que lo haces, Gracias por tu Poder en mi vida; eres el ser más maravilloso que pueda existir, no hay nadie como tú, sólo tú Señor eres digno de alabanza y adoración. Sin ti Señor a dónde iría, qué sería, qué podría yo hacer, eres tú mi Salvador quien le da sentido a mi vida. Ven, te necesito, te anhelo con todas las fuerzas de mi corazón, permíteme disfrutar de tu Divina Presencia en cada momento de mi vida, que todo lo que soy, lo que piense, lo que hable y lo que haga refleje tu amor. Puedo sentir como una nube de Gloria desciende de lo alto y me cubre con tu amor, todos mis problemas son nada en comparación al Poder tuyo mi Amado Señor, tú te llevas todas mis cargas, tú te llevas todas mis angustias y tú brillo y resplandor se apoderan de mí. Desde este momento en adelante los cielos se abren, tus bendiciones Hermoso Jesús empiezan a llegar mi vida, rodean todo mi entorno, rodean todo mi ser. Quién como tu oh Dios, Santo Omnipotente, si te tengo a ti delante de mí a quién podré temer, qué cosa podrá dañarme; tú eres mi Defensor, mi Escudo, mi Fortaleza. Mi vida entera Señor te pertenece, mi corazón es tuyo y tú eres mío. Nada ni nadie podrá hacerme frente porque tengo de mi lado al Todopoderoso, eres Omnipresente, Omnisciente, Bondadoso, Generoso, Bueno, Justo y Misericordioso. Que todos los pueblos y todas las naciones te alaben Señor y confiesen tu Santo Nombre. Bendito seas Jesucristo por los siglos de los siglos. Amén. ¡Entrégale a Dios tu amor, y Él te dará lo que más deseas! Salmo 37:4 (Traducción en Lenguaje Actual) Autor: Marisela Ocampo Otálvaro

jueves, 25 de septiembre de 2014

1 CRONICAS 23:28-31 ORGANIZACION DE LOS LEVITAS

1 Crónicas 23:28-31 La Biblia de las Américas (LBLA) Organización de los levitas 23 Cuando David era ya viejo y colmado de días, puso a su hijo Salomón como rey sobre Israel. 2 Y reunió a todos los principales de Israel con los sacerdotes y los levitas. 3 Los levitas fueron contados de treinta años para arriba, y su número, según el censo de los hombres[a], fue de treinta y ocho mil. 4 De éstos, veinticuatro mil debían dirigir la obra de la casa del Señor, seis mil eran oficiales y jueces, 5 cuatro mil eran porteros y cuatro mil alababan al Señor con los instrumentos que David[b] había hecho para rendir alabanza. 6 Y David los dividió en clases conforme a los hijos de Leví: Gersón, Coat y Merari. 7 De los de Gersón fueron Laadán[c] y Simei. 8 Los hijos de Laadán fueron Jehiel el primero, Zetam y Joel: tres. 9 Los hijos de Simei fueron Selomit, Haziel y Harán: tres. Estos fueron los jefes de las casas paternas de Laadán. 10 Y los hijos de Simei fueronJahat, Zina, Jeús y Bería. Estos cuatro fueron los hijos de Simei. 11 Jahat fue el primero y Zina el segundo; pero Jeús y Bería no tuvieron muchos hijos, por lo cual constituyeron una casa paterna, un grupo[d]. 12 Los hijos de Coat fueron cuatro: Amram, Izhar, Hebrón y Uziel. 13 Los hijos de Amramfueron Aarón y Moisés. Y Aarón fue separado para ser santificado como el más santo, él y sus hijos para siempre, para quemar incienso delante del Señor, para servirle y para bendecir en su nombre para siempre. 14 Mas en cuanto a Moisés el hombre de Dios, sus hijos fueron contados entre la tribu de Leví. 15 Los hijos de Moisés fueron Gersón y Eliezer. 16 El hijo[e] de Gersón fue Sebuel[f] el jefe. 17 Y el hijo de Eliezer fue[g] Rehabías el jefe; y Eliezer no tuvo más hijos, pero los hijos de Rehabías fueron muchos. 18 El hijo[h] de Izhar fue Selomit[i] el jefe. 19 Los hijos de Hebrón fueron Jerías el primero, Amarías el segundo, Jahaziel el tercero, y Jecamán el cuarto. 20 Los hijos de Uziel fueron Micaía el primero, e Isías el segundo. 21 Los hijos de Merari fueron Mahli y Musi. Los hijos de Mahli fueron Eleazar y Cis. 22 Y Eleazar murió y no tuvo hijos, sino sólo hijas, de modo que sus parientes[j], los hijos de Cis, las tomaron por mujeres. 23 Los hijos de Musi fueron tres: Mahli, Eder y Jeremot. 24 Estos fueron los hijos de Leví conforme a sus casas paternas, es decir, los jefes de lascasas paternas de los que fueron contados[k], en la cuenta de nombres según su censo[l], de veinte años para arriba, los cuales hacían la obra del servicio de la casa del Señor.25 Porque dijo David: El Señor, Dios de Israel, ha dado reposo a su pueblo, y El habita en Jerusalén para siempre. 26 Y además los levitas ya no tendrán que llevar el tabernáculo y todos los utensilios para su servicio. 27 Pues de acuerdo con las últimas palabras de David, los hijos de Leví fueron contados de veinte años para arriba; 28 porque su oficio era ayudar a[m] los hijos de Aarón en el servicio de la casa del Señor, en los atrios y en las cámaras y en la purificación de todas las cosas sagradas y en la obra del servicio de la casa de Dios; 29 y también con los panes de la proposición, la flor de harina para la ofrenda de cereal, los hojaldres sin levadura, lo preparado en sartén, lo bien mezclado y todas las medidas de capacidad y longitud. 30 Y han de estar presentes cada mañana para dar gracias y para alabar al Señor, y asimismo por la noche, 31 y para ofrecer todos los holocaustos al Señor todos los días de reposo, las lunas nuevas y las fiestas señaladas según el número fijado por la ordenanza que las prescribe, continuamente delante delSeñor. 32 Así estarán encargados de la custodia de la tienda de reunión, de la custodia del lugar santo y de la custodia de los hijos de Aarón sus parientes[n], para el servicio de la casa del Señor. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Amor para toda la vida Un niño hizo un bote de papel, fue tanto el esmero para que quedara bien que llegó a ser lo mejor que tenía. Lo llevaba a todo lado, lo dejaba en los pequeños riachuelos y lo contemplaba todo el tiempo; pero de repente sucedió algo inesperado: el bote se perdió. El niño muy asustado comenzó a buscarlo, recorrió calles, tiendas y no lograba hallarlo y, a pesar que pasaron varios días, continúo con la búsqueda hasta que por fin lo encontró. Estaba en una tienda de antigüedades colocado en el mostrador. El niño ingresó rápidamente, solicitó al vendedor que le devolviera su bote pero éste se negó diciéndole que él lo había comprado y que de igual manera el niño debería hacerlo. Al escuchar esto el pequeño corrió a casa, sacó todos sus ahorros y regresó a la tienda, compró su bote y al salir le dijo “Botecito cuando te hice yo te amaba, pero al recuperarte y comprarte, te amo doblemente.” Esta ilustración ejemplifica el amor de Dios, la palabra dice que nosotros somos su creación, Él nos hizo a imagen y semejanza suya, nos formó y ya nos conocía aun antes de que estuviésemos en el vientre de nuestra madre. Sin embargo, por nuestros pecados, nos alejamos, quisimos experimentar la vida y lo que nos ofrecía, nos apartamos de Él y por mucho tiempo hemos permanecido así, distantes de Dios, de sus propósitos, de sus sueños para con nuestras vidas. Hasta que un día, el Señor tocó nuestros corazones nuevamente, por su amor nos llamó y su dulce voz nos cautivó, ya no pudimos resistirnos más y volvimos a él. No fuimos nosotros, fue Él quien buscó la manera de acércanos a sus propósitos otra vez. Entregó su vida, en una cruz, dio todo por amor y por ese sacrificio obtuvimos la salvación y vida eterna. ¡Cuán inmerecido amor de Dios, cuán inmenso y profundo! Es un privilegio ser amados por Él, porque este amor no es condicional, no es inconstante, no es pasajero o momentáneo como el mundo lo ofrece; por el contrario es eterno, inmensurable y único para nuestras vidas. Recuerda Jeremías 31:3 “El Señor se manifestó a mí, hace ya mucho tiempo diciendo con amor eterno te he amado por tanto mi misericordia se ha extendido…” (Énfasis añadido) Te animo a que cada día tus pensamientos y voluntad sean sujetos a esta verdad: “¡Dios te ama! Te ama porque eres su creación, su adquisición y su herencia y ante tal declaración no hay nadie ni nada que pueda afirmar lo contrario. Claudia Carvajal CVCLAVOZ Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – NUEVOS DESAFIOS Pasaje clave: Génesis 17. Abram ya tiene ¡99 años! Y a sus tiernos 99 años Dios se le revela como el Todopoderoso y nuevamente lo desafía. ¿A qué? (17:1-2). ¡Es el mismo desafío que te hace a ti! Anda delante de Él, sin nada que esconder, y sé perfecto. Perfecto no se refiere a “no cometer errores“, “hacer siempre todo bien”, “ser un obsesivo perfeccionista” o “tirárselas de tipo superior”, no. Perfecto significa que busques agradar a Dios siempre en todo lo que eres y haces. Dios pacta con Abram, y lo primero que hace es darle una “nueva identidad” (17:5). Y también a Sarai (17:15). ¿Sabías que Dios también hizo un pacto con nosotros por medio de Jesús? Él se compromete a salvarnos, perdonarnos, darnos una nueva identidad, amarnos incondicionalmente, guiarnos y darnos su Espíritu, pero a cambio, nuestro compromiso es creerle y ser santos. ¿Estás dispuesto? Cuando crees y recibes a Jesús en tu vida, junto con la salvación, el perdón de pecados y la vida eterna, recibes también una nueva identidad. En otras palabras: Dios te ve como alguien nuevo. Escúchame atentamente: Si tienes una relación personal con Jesús eres alguien nuevo. Antes eras el pecador, antes eras el rebelde, desobediente, condenado, inútil, abandonado, feo o tonto. ¡Eso ya pasó! Ahora, en Cristo, eres alguien nuevo. Eres perdonado, amado, aceptado, adoptado como hijo. Eres capaz, útil, santo, justo, redimido y glorificado. Sí, disfruta al máximo tu nueva identidad. Es un regalo de Papá. Promesa, fe, paciencia, tiempos de Dios, pacto, bendiciones, ¡cuántos desafíos! Sé Paciente. Sí, otra vez. No te apresures a tomar decisiones, ni te apresures a vivir. Hay un tiempo para disfrutar de los amigos y ser amigo, y hay un tiempo para el noviazgo. Un tiempo para casarse y un tiempo para tener bebés. ¡No te adelantes! ¿Quién te corre? Los que viven corriendo nunca disfrutan nada. Cuando son adolescentes están desesperados por ponerse de novios. Cuando son novios están desesperados por casarse. Cuando se casan están desesperados para que nos les falte nada (o para tener hijos). Y cuando se quieren acordar se les fueron los años y no disfrutaron casi nada. No seas terco en tu propia opinión. ¡Aprende a disfrutar tus años!… Paso a paso… Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis” Por Edgardo Tosoni

miércoles, 24 de septiembre de 2014

GENESIS 33:10 ENCUENTRO DE JACOB Y ESAU

Génesis 33:10 La Biblia de las Américas (LBLA) Encuentro de Jacob y Esaú 33 Y alzando Jacob los ojos miró, y he aquí, Esaú venía y cuatrocientos hombres con él. Entonces dividió a los niños entre Lea y Raquel y las dos siervas. 2 Y puso a las siervas con sus hijos delante[a], y a Lea con sus hijos después, y a Raquel con José en último lugar[b]; 3 y él se les adelantó, y se inclinó hasta el suelo siete veces hasta que llegó cerca de su hermano. 4 Entonces Esaú corrió a su encuentro y lo abrazó, y echándose sobre su cuello lo besó, y lloraron. 5 Y alzó sus ojos y vio a las mujeres y a los niños, y dijo: ¿Quiénes son éstos que vienen contigo?[c] Y él respondió: Son los hijos que Dios en su misericordia ha concedido a tu siervo. 6 Entonces se acercaron las siervas con[d] sus hijos, y se inclinaron. 7 Lea también se acercó con sus hijos, y se inclinaron; y después José se acercó con Raquel, y se inclinaron. 8 Y dijo Esaú: ¿Qué te propones con toda esta muchedumbre[e] que he encontrado? Y él respondió: Hallar gracia ante los ojos de mi señor. 9 Pero Esaú dijo: Tengo bastante, hermano mío; sea tuyo lo que es tuyo. 10 Mas Jacob respondió: No, te ruego que si ahora he hallado gracia ante tus ojos, tomes el presente de mi mano, porque veo tu rostro como uno ve el rostro de Dios[f], y favorablemente me has recibido. 11 Acepta, te ruego, el presente[g] que se te ha traído, pues Dios me ha favorecido, y porque yo tengo mucho[h]. Y le insistió, y él lo aceptó.12 Entonces Esaú dijo: Pongámonos en marcha y vámonos; yo iré delante de ti. 13 Pero él le dijo: Mi señor sabe que los niños son tiernos, y que debo cuidar de[i] las ovejas y las vacas que están criando. Si los apuramos mucho, en un solo día todos los rebaños morirán. 14 Adelántese ahora mi señor a su siervo; y yo avanzaré sin prisa, al paso del ganado que va delante de mí, y al paso de los niños, hasta que llegue a mi señor en Seir.15 Y Esaú dijo: Permíteme dejarte parte de la gente que está conmigo. Pero él dijo: ¿Para qué?[j] Halle yo gracia ante los ojos de mi señor. 16 Aquel mismo día regresó Esaú por su camino a Seir; 17 y Jacob siguió[k] hasta Sucot[l], y se edificó una casa, e hizo cobertizos para su ganado; por eso al lugar se le puso el nombre de Sucot[m]. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes – ¡ESCUCHA! DIOS TE LLAMA Pasaje clave: Génesis 12:1-8. Seguramente Abram se encontraba muy cómodo con su familia y sus tiendas en Harán, hasta el día en que Dios lo llamó. Y cuando Dios llama, no nos podemos hacer los distraídos. ¿Sabes? Dios nunca llama a alguien para hacerle perder el tiempo. Cuando Él llama siempre es con un propósito. Primero, Dios te llamó para que seas salvo, para que recibas vida eterna y perdón de tus pecados. Para que tengas una relación personal con Jesús. Pero de ahora en más, Él te llama para que te comprometas intensamente con su vida y con su Reino. Y a cambio de tu compromiso Él te promete bendecirte en todas las áreas de tu vida. Dios te llama, no te hagas el distraído. No todo fue agradable para Abram, porque hubo algo en lo que él no obedeció el llamado de Dios. ¿Cuál fue esa excepción? (12:4-5). Abram continúa su viaje y nuevamente se le presenta Dios y le aclara más las cosas. Abraham entonces levanta un altar (12:7). El altar es un símbolo de comunión. Levantas un altar cada vez que te humillas delante de Dios, cada vez que lo adoras, cada vez que renuncias por amor a todo aquello que afecta negativamente tu vida, cada vez que lo buscas en oración. Pero aún hay algo más. ¿Dónde instala Abram su tienda y qué hace? (12:8). ¿Sabías que Bet-el significa “Casa de Dios” y que Hai significa “Ruina”? ¡Y él acampó entre ambos lugares! Si sus decisiones eran correctas iría hacia “la casa de Dios”, pero si sus decisiones eran erradas lo conducirían hacia la “ruina”. Dios lo llamó a Abram y le prometió bendecirlo y multiplicarlo. A cambio, él tenía que dejar su tierra (donde practicaban el culto de adoración a la luna), su parentela (todos ellos se asentaron en Harán para continuar la práctica de aquel culto) y la casa de su padre (porque Dios quería comenzar algo exclusivamente nuevo con él y con su esposa). Piensa un poco en ti mismo. Piensa en tus amistades, diversiones, sentimientos, proyectos futuros, pecados, música, hobbies, TV, videojuegos, conversaciones, vicios, sexo… ¿cuáles son las cosas que te están impidiendo seguir el llamado de Dios para tu vida y qué cosas, sí o sí, deberías dejar porque pueden llegar a conducirte a la ruina? “Dejar” no significa volverte “tonto”, “bobo”, o “amargado”. Por el contrario, cuanto más lugar le das a Dios en tu vida privada (y pública) más aprendes a disfrutar con libertad de todas las cosas (y personas) que sean sanas y santas. Piénsalo. Dios te llamó porque tiene propósitos muy fuertes para ti, pero es necesario que renuncies a todo lo que sea un estorbo entre tú y Él. No son solo los amigos o los lugares a los que asistes las únicas cosas que te puedan estorbar. ¿Y tu manera de pensar? ¿Y las cosas que sientes? Especialmente cuando lo cuestionas a Dios o cuando no quieres obedecerlo en todo. Seguir el llamado de Dios es mucho más que hacer algo en la iglesia, es estar comprometido con su santidad todos los días. Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis” Por Edgardo Tosoni Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION ¿Estoy persiguiendo el dinero? Seguramente has admirado a personas famosas que salen en la televisión, puesto que tienen todo lo que el dinero pueda comprar. Sin embargo, muchos ignoramos su sufrimiento. La fama les ha dado riquezas pero no amigos, reconocimiento pero poseen hogares divididos y en otros casos están esclavizados por la droga u otra sustancia. Recordemos al famoso artista Juan Luis Guerra ¿Qué lo llevó a volverse cristiano cuando aparentemente lo tenía todo? Esa pregunta se la hacen sus seguidores una y otra vez. Él la responde sin prisa:"Yo tenía en mi vida muchos triunfos, fama y fortuna pero no tenía paz, vivía tomando pastillas para controlar la ansiedad y dos personas me predicaron y dijeron que la paz que buscaba, la podía encontrar ahí, en el Señor. Abrí mi corazón y no sólo encontré paz sino vida eterna". Para él, esa ha sido la decisión más acertada de su existencia. “Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee”. También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho. Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios. Lucas 12:15-21 LBLA ¿Cuántas personas son como el hombre rico de la parábola? Buscan ser felices consiguiendo satisfacer todos sus deseos, pero se olvidan de Dios. Recuerda algo importante: Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.Mateo 16:26-27 Con estas palabras Jesús nos recuerda el valor del alma: Es la posesión más valiosa que uno tiene ¡Todas las riquezas y el poder que alguien pudiera ganar no vale el precio del alma! Lamentablemente muchos se olvidan que existe una vida eterna y pierden el tiempo buscando la felicidad en riquezas que tendrán corta duración. Hoy pregúntate: ¿Qué estoy persiguiendo?¿Estoy preparado para partir de esta tierra?. ¡Salva tu alma! ¡Busca al Señor! Las riquezas en este mundo son pasajeras. Shirley Chambi CVCLAVOZ

EXODO 12:27 INSTITUCION DE LA PASCUA

Éxodo 12:27 La Biblia de las Américas (LBLA) Institución de la Pascua 12 Y el Señor habló a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: 2 Este mes será para vosotros el principio de los meses; será el primer mes del año para vosotros.3 Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: “El día diez de este mes cada uno tomará para sí un cordero[a], según sus casas paternas; un cordero[b] para cada[c] casa.4 “Mas si la casa es muy pequeña para un cordero[d], entonces él y el vecino más cercano a su casa tomarán uno según el número[e] de personas; conforme a lo que cada persona coma[f], dividiréis[g] el cordero[h]. 5 “El cordero[i] será un macho sin defecto, de un año; lo apartaréis de entre las ovejas o de entre las cabras. 6 “Y lo guardaréis[j] hasta el día catorce del mismo mes; entonces toda la asamblea de la congregación de Israel lo matará al anochecer[k]. 7 “Y tomarán parte de la sangre y la pondrán en los dos postes y en el dintel de[l] las casas donde lo coman. 8 “Y comerán la carne esa misma noche, asada al fuego, y la comerán con pan sin levadura y con[m] hierbas amargas. 9 “No comeréis nada de él crudo ni hervido en agua, sino asado al fuego, tanto su cabeza como sus patas y sus entrañas. 10 “Y no dejaréis nada de él para la mañana, sino que lo que quede de él para la mañana lo quemaréis en el fuego. 11 “Y de esta manera lo comeréis: ceñidos vuestros lomos, las sandalias en vuestros pies y el cayado en vuestra mano, lo comeréis apresuradamente. Es la Pascua del Señor. 12 “Porque esa noche pasaré por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, tanto de hombre como deanimal; y ejecutaré juicios contra todos los dioses de Egipto. Yo, el Señor. 13 “Y la sangre os será por señal en las casas donde estéis; y cuando yo vea la sangre pasaré sobre vosotros, y ninguna plaga vendrá sobre vosotros para destruiros[n] cuando yo hiera la tierra de Egipto. 14 “Y este día os será memorable y lo celebraréis como fiesta al Señor; lo celebraréis por todas vuestras generaciones como ordenanza perpetua. 15 “Siete días comeréis panes sin levadura; además, desde el primer día quitaréis[o] todalevadura de vuestras casas; porque cualquiera que coma algo leudado desde el primer día hasta el séptimo, esa persona[p] será cortada de Israel. 16 “Y en el primer día tendréis una santa convocación, y otra santa convocación en el séptimo día; ningún trabajo se hará en ellos, excepto lo que cada uno deba comer[q]. Sólo esto podréis hacer. 17 “Guardaréis también la fiesta de los panes sin levadura, porque en ese mismo día saqué yo vuestros ejércitos de la tierra de Egipto; por tanto guardaréis este día por todas vuestras generaciones como ordenanza perpetua. 18 “En el mes primero comeréis los panes sin levadura, desde el día catorce del mes por la tarde, hasta el día veintiuno del mes por la tarde. 19 “Por siete días no habrá[r] levadura en vuestras casas; porque cualquiera que coma algo leudado, esa persona[s] será cortada de la congregación de Israel, ya seaextranjero o nativo del país. 20 “No comeréis nada leudado; en todo lugar donde habitéis[t]comeréis panes sin levadura.” 21 Entonces Moisés convocó a todos los ancianos de Israel, y les dijo: Sacad del rebañocorderos[u] para vosotros según vuestras familias, y sacrificad la pascua. 22 Y tomaréis un manojo de hisopo, y lo mojaréis en la sangre que está en la vasija, y untaréis[v] con la sangre que está en la vasija el dintel y los dos postes de la puerta; y ninguno de vosotros saldrá de la puerta de su casa hasta la mañana. 23 Pues el Señor pasará para herir a los egipcios; y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes de la puerta, el Señorpasará de largo aquella puerta, y no permitirá que el ángel destructor entre en vuestras casas para heriros. 24 Y guardaréis esta ceremonia[w] como ordenanza para vosotros y para vuestros hijos para siempre. 25 Y[x] cuando entréis a la tierra que el Señor os dará, como ha prometido[y], guardaréis este rito[z]. 26 Y sucederá que cuando vuestros hijos os pregunten: “¿Qué significa este rito[aa] para vosotros?”, 27 vosotros diréis: “Es un sacrificio de la Pascua al Señor, el cual[ab] pasó de largo las casas de los hijos de Israel en Egipto cuando hirió a los egipcios, y libró nuestras casas.” Y el pueblo se postró y adoró. 28 Los hijos de Israel fueron y lo hicieron así; tal como el Señor había mandado a Moisés y a Aarón, así lo hicieron. Un Encuentro Con la Palabra Pensamientos – Útil O Importante!! “Ser útil es determinante. No pierdas el tiempo es querer ser importante porque a la larga no funciona.” Serafín Contreras G 1 Timoteo 2:21 “Si alguien se mantiene limpio, llegará a ser un vaso noble, *santificado, útil para el Señor y preparado para toda obra buena”. Filemón 1:11 “En otro tiempo te era inútil, pero ahora nos es útil tanto a ti como a mí”. 1 Reyes 8:52 ¡Dígnate mantener atentos tus oídos a la súplica de este siervo tuyo y de tu pueblo Israel! ¡Escúchalos cada vez que te invoquen! Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Jovenes Cristianos – ¡SI! UNO ERA DIFERENTE Pasaje clave: Génesis 6:9. Noé era alguien común. No era un evangelista mundialmente conocido, tampoco era el director de alabanza de su iglesia, no era un discipulador, ni líder de algún grupo, y ni si quiera estaba en el grupo de danza. No era un teólogo con muchos títulos ni un predicador capaz de reunir multitudes. Y si no fuera por su edad (600 años) y por su blanca barba, tranquilamente podría pertenecer al ministerio juvenil. Y nosotros seguramente lo criticaríamos diciendo: “Míralo a Noé, cuándo pensará comprometerse en algún ministerio, nunca hace nada”. Aunque las apariencias nos engañen, Noé sí estaba comprometido, pero con algo mucho más importante que un ministerio. Su compromiso era tan intenso que, entre todos, él fue el único a quien Dios tuvo en cuenta. Noé estaba comprometido con la santidad de Dios. ¿Cómo piensas que habrá reaccionado la gente que lo conocía al ver que él era diferente y qué cosas habrá tenido que soportar por no ser como ellos? ¿Crees que ser diferente le sirvió para algo a Noé? Noé era un auténtico diferente, comprometido con la santidad de Dios. Él no se dejaba arrastrar por la corriente de sus amigos, familiares o conocidos. Y fíjate que ni siquiera se dice que su propia familia fuera como él; si Dios los salvó y bendijo fue exclusivamente por la vida de Noé. El pacto fue con él (6:18) porque él decidió no pactar con el pecado. ¿Valió la pena su decisión? Piénsalo fríamente. Tú, ¿qué decisión hubieras tomado? ¿Vivir como todos y morir ahogado, o vivir en santidad encerrado durante un año en el arca, oliendo “la caquita” de los bichos y vivir para contarlo?” ¿Hay corrupción hoy? ¿Qué cosas y quiénes te parecen que se han corrompido? ¿Eres diferente a tus amigos, o a otras personas, en tu manera de pensar, de hablar, de sentir, de decidir, de reaccionar? ¿Cuáles crees que son los peligros de “hacer lo que todos hacen”? ¿Cuáles piensas que son las bendiciones de ser diferentes y comprometidos con la santidad de Dios? ¿Qué cambios importantes piensas que tendrías que hacer en tu vida para ser auténticamente diferente? ¿Estás dispuesto? Piénsalo. A veces creemos, equivocadamente, que ser diferentes es “ser pavos”, “ser tontos”, “ser amargos”, “no disfrutar nada”, “tener todo prohibido”, “ser raros” o “anormales “. Si piensas esto o te sientes así es porque estás permitiendo que Satanás te confunda. Ser diferente es tener vida en medio de la muerte. Ser luz en medio de la oscuridad del pecado. Tener fortaleza en las debilidades. Poder decir NO a todo lo que corrompe (en cuerpo, mente y espíritu). Y decir SI a todo lo que te permite disfrutar de la vida plenamente. Ser diferente es defender la verdad de Dios entre tantas mentiras y falsificaciones, es vivir sin pecado entre tanta pecaminosidad, es sonreír y gozar auténticamente entre tanta falsedad. Ser diferentes (o santos) es pagar el precio de no ser entendidos por muchos. ¿Estás dispuesto? Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis” Por Edgardo Tosoni

martes, 23 de septiembre de 2014

GENESIS 35:1-7 JACOB VUELVE A BETEL

Génesis 35:1-7 La Biblia de las Américas (LBLA) Jacob vuelve a Betel 35 Entonces Dios dijo a Jacob: Levántate, sube a Betel y habita allí; y haz allí un altar a Dios, que se te apareció cuando huías de[a] tu hermano Esaú. 2 Entonces Jacob dijo a los de su casa y a todos los que estaban con él: Quitad los dioses extranjeros que hay entre vosotros; purificaos y mudaos los vestidos; 3 y levantémonos, y subamos a Betel; y allí haré un altar a Dios, quien me respondió en el día de mi angustia, y que ha estado conmigo en el camino por donde he andado. 4 Entregaron, pues, a Jacob todos los dioses extranjeros que tenían en su poder[b] y los pendientes que tenían en sus orejas; y Jacob los escondió debajo de la encina[c] que había junto a Siquem. 5 Al proseguir el viaje, hubo gran terror[d] en las ciudades alrededor de ellos, y no persiguieron a los hijos de Jacob. 6 Y Jacob llegó a Luz, es decir, Betel, que está en la tierra de Canaán, él y todo el pueblo que estaba con él. 7 Y edificó allí un altar, y llamó al lugar El-betel[e], porque allí Dios se le había manifestado cuando huía de[f] su hermano. 8 Y murió Débora, nodriza de Rebeca, y fue sepultada al pie de Betel, debajo de la encina; yésta fue llamada Alón-bacut[g]. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION ES DIOS Reflexiones-> ¿Alguna vez sentiste el deseo de hacer una cosa agradable por alguien a quien le tienes cariño? ES DIOS que te habla através del Espíritu Santo. ¿Alguna vez sentiste tristeza y soledad, aunque alguien cercano este a tu lado? ES DIOS que te escoge por medio de Jesucristo. ¿Alguna vez pensaste en álguien que te es querido y no ves hace mucho tiempo, y de repente aparece esa persona? ES DIOS, porque la casualidad no existe! ¿Alguna ves recibiste algo maravilloso que no habías pedido? ES DIOS que conoce bien los secretos de tu corazón. ¿Alguna vez estuviste en una situación muy problemática sin tener la menor idea de como resolverla y de repente la solución aparece? ES DIOS que toma nuestros problemas en Sus Manos. ¿Alguna vez sentiste una inmensa tristeza en el alma y de repente como si un balsamo fuese derramado aparece una paz inexplicable que invade todo tu ser? ES DIOS que te consuela con un abrazo y te da esperanza. ¿Alguna vez te sentiste tan cansado de la vida, a punto de querer morir... y de repente un día, sientes que tienes la fuerza suficiente para continuar? ES DIOS que te cobija en sus Brazos y te da descanso. Todo es mejor cuando... ES DIOS QUE ESTA AL FRENTE DE TODO!!! ¿Piensas que este mensaje fue enviado por casualidad? Fue DIOS que toco mi corazón y me hizo acordarme de ti. No por ser una persona amiga, colega o un pariente, sino porque eres importante para DIOS y para mi, porque DIOS también te ama! "Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él". 1 Jn 4, 16 "Dios es Amor. En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene: En que mandó al mundo a su Hijo único, para que vivamos por medio de El". Jn. 4, 8-9. Reflexiones - Renuevo.net Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION El sueño Se cuenta que una noche, un pastor soñó que él jalaba, en lugar del caballo, de un gran carretón cubierto con toldo. El trabajo era muy difícil y avanzaba lentamente, sobre todo cuando llegó a una parte lodosa del camino. Por fin,luego de mucho tiempo, sólo pudo hacer que el carretón avanzara unos pocos centímetros. Esto le pareció bastante extraño yaque la última vez que había mirado hacia atrás, creía haber visto a toda la congregación ayudándolo a empujar. Finalmente, cuandoya casi no le quedaban fuerzas, miró hacia atrás para examinar cuál era el problema. Fue ahí cuando descubrió que los miembros de la iglesia, no sólo habían dejado de empujar sino que se habían subido al carretón, y ahí estaban sentados, ocupados en criticar al pastor por la lentitud de su trabajo. Cuántas veces, muchos de nosotros, hemos empezado algo entusiasmados, nos anotamos a toda actividad que aparece y poco a poco, por la rutina, el cansancio, problemas, etc. nos vamos desanimando y dejamos sólo a nuestro líder. Cuando hablamos de líder no sólo nos referimos a un pastor como en la historia, podría ser tu esposo/a, tus padres, tus hermanos, tu trabajo, compañeros de actividades voluntarias u otras. Recuerda que todo debemos hacerlo como para Dios, dando lo mejor de nosotros, comprometiéndonos al máximo con aquello que decidimos asumir. Es muy fácil sentarse en la carreta y criticar mientras esperamos a que una persona se encargue de todo, pero se necesita de valor y determinación para no perder de vista nuestros sueños ni dejar de lado el compromiso asumido. “Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente”. Colosenses 3:23 (NTV) Cuando sientas que tu equipo está entrando en terreno difícil, lleno de lodo, cuando las cosas se pongan mal, no te cruces de brazos ni huyas, esmérate más en la tarea que se te ha encomendado, es de valientes seguir en la brecha y no abandonar las batallas. Si sientes que las fuerzas te faltan, no te preocupes porque Dios las multiplicará, sólo debes pedírselas. “En cambio, los que confían en el Señor encontrarán nuevas fuerzas; volarán alto, como con alas de águila. Correrán y no se cansarán; caminarán y no desmayarán”. Isaías 40:31 (NTV) No dejes las cosas a medias, los perseverantes son los que logran ver y disfrutar los resultados de su esfuerzo. Si tu familia está pasando por una crisis, no la abandones y da todo lo mejor de ti, si en tu trabajo están atravesando un tiempo difícil no escatimes esfuerzos; y lo mismo en la iglesia y en cualquier lugar en el que se te haya encomendado una tarea, que todos sepan que tu eres de las personas fieles y perseverantes. ¡Confía en Dios y haz tu mejor esfuerzo! Ana Maria Frege Issa CVCLAVOZ

GENESIS 26:24-25 BENDICION DE DIOS SOBRE ISAAC

Génesis 26:24-25 La Biblia de las Américas (LBLA) Bendición de Dios sobre Isaac 12 Y sembró Isaac en aquella tierra, y cosechó[g] aquel año ciento por uno. Y el Señor lo bendijo. 13 Y el hombre se enriqueció[h], y siguió engrandeciéndose hasta que llegó a ser muy poderoso[i]; 14 pues tenía rebaños de ovejas y vacadas y mucha servidumbre, y los filisteos le tenían envidia. 15 Y todos los pozos que los siervos de su padre habían cavado en los días de Abraham su padre, los filisteos los cegaron llenándolos[j] de tierra.16 Entonces Abimelec dijo a Isaac: Vete de aquí[k], porque tú eres mucho más poderoso que nosotros. 17 Isaac partió de allí, acampó en el valle[l] de Gerar y se estableció[m] allí. 18 Isaac volvió a cavar los pozos de agua que habían sido cavados[n] en los días de su padre Abraham, porque los filisteos los habían cegado después de la muerte de Abraham, y les puso los mismos nombres[o] que su padre les había puesto[p]. 19 Cuando los siervos de Isaac cavaron en el valle encontraron allí un pozo de aguas vivas. 20 Entonces riñeron los pastores de Gerar con los pastores de Isaac, diciendo: El agua es nuestra. Por eso él llamó al pozo Esek[q], porque habían reñido con él. 21 Cavaron otro pozo, y también riñeron por él; por eso lo llamó Sitna[r]. 22 Y se trasladó de allí y cavó otro pozo, y no riñeron por él; por eso lo llamó Rehobot[s], porque dijo: Al fin[t] el Señor ha hecho lugar[u]para nosotros, y prosperaremos en la tierra. 23 De allí subió a Beerseba. 24 Y el Señor se le apareció aquella misma noche, y le dijo: Yo soy el Dios de tu padre Abraham; no temas, porque yo estoy contigo. Y te bendeciré y multiplicaré tu descendencia[v], por amor de mi siervo Abraham. 25 Y él construyó allí un altar e invocó el nombre del Señor y plantó allí su tienda; y allí abrieron los siervos de Isaac un pozo. Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION ¿Qué te hace falta? A veces dudamos de lo que Dios puede hacer, de lo que es y de que va a volver. La Biblia nos dice que Cristo volverá,”Por tanto, también vosotros estad apercibidos; porque el Hijo del hombre ha de venir á la hora que no pensáis“. Mateo 24:44 Muchos no creen en la segunda venida de Cristo y no se esfuerzan por conocerlo más, agradarlo y obedecerlo. Esto ya sucedía desde los tiempos de Abraham, puesto que ya desde esos tiempos se anunciaba el nacimiento del Mesías y nadie lo creía; cuando el momento llegó, no creían que Jesús fuera el Cristo. De igual manera, actualmente, no llegamos a creer en todo lo que Dios nos ha prometido, en lo que hizo por otras personas y, más aún, en nosotros. Él nos prometió que estaría con nosotros y que nos dejaría su Espíritu Santo hasta su segunda venida, pero ¿Qué hace falta para que podamos creerle? En las escrituras podemos ver que nos pide que tengamos fe y volverá por nosotros un día, por todos sus escogidos y por quienes supimos responder a su llamado. Si nosotros no creemos en lo que Dios nos promete, nos dice y demuestra, no tiene sentido que oremos o meditemos en su Palabra. La fe es la que hará que vivamos una vida de esperanza, confiando en que Dios está en control de todo y que nos ofrece su ayuda en esta tierra y una vida eterna en el cielo. "Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos."1 Timoteo 6:12 (RV-1960) Hoy te invito a dejar de vivir por lo que ves y empezar a hacerlo de acuerdo a lo que crees y a prepararte cada día más. Telma Céspedes CVCLAVOZ Un Encuentro Con la Palabra REFLEXION Misericordia antes que castigo Categorías: Devocionales // Publicado hace 1 semana Cuentan que dos rabinos se aproximaban a Jerusalén y, mientras lo hacían, vieron una zorra que corría en el Monte Sión. Uno de los rabinos se puso a llorar, pero el otro empezó a reír. - ¿Por qué te ríes? Preguntó el que lloraba. - ¿Y por qué lloras? Contestó el otro. - Lloro- dijo el primero- porque veo el cumplimiento de lo que dice el libro de las Lamentaciones, pues el Monte de Sión está desolado y las zorras corren por él. - Pues por la misma causa estoy riéndome- contestó el segundo rabino- porque cuando veo con mis propios ojos que Dios ha cumplido sus amenazas al pie de la letra, aumenta mi seguridad de que ninguna de sus promesas dejará de cumplirse: porque siempre está más dispuesto a manifestar su misericordia que su severidad. Dios nos presenta advertencias claras acerca de las consecuencias de no obedecer sus mandamientos y de tener una vida desordenada. Pero al mismo tiempo nos da promesas para nuestras vidas, si confiamos en Él y seguimos sus consejos. Nunca dejes de creer que Dios tiene grandes cosas para ti y que sin importar si has desobedecido alguno de sus mandatos, si te arrepientes y vuelves a sus caminos, Él te recibirá con el mismo amor, te perdonará y cumplirá su propósito para tu vida pues su fidelidad es inagotable y sus promesas eternas. “Me inclino ante tu santo templo mientras adoro; alabo tu nombre por tu amor inagotable y tu fidelidad, porque tus promesas están respaldadas por todo el honor de tu nombre”. Salmos 138:2 (NTV) Recuerda que Dios te ama con amor eterno, que su misericordia es para siempre y que Él no escatima recursos para demostrarte su bondad, sólo depende de ti el disfrutar de sus promesas. El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.